11 abril, 2014

¿Cuál es el precio de un jurista?



Sigo poco a poco traduciendo aquel libro de B. Rüthers sobre “Derecho degenerado” (Entartetes Recht), con la esperanza de cumplir el plazo acordado con la editorial y aunque es un trabajo de mil demonios. Me pregunto qué es lo que me atrae tanto de la historia de las doctrinas y los juristas alemanes del tiempo de Hitler, por qué vuelvo cada tanto a ese tema. Una razón está en cuán aleccionadoras son aquellas teorías para estos tiempos y para cualquier tiempo, con qué facilidad un lenguaje jurídico lleno de valores objetivísimos y de metafísicas relucientes sirve para poner lo jurídico a los pies de cualquier tirano y para convertir la ley, cualquier ley, en herramienta de una arbitrariedad llena de artificio retórico.  

Pero hay algo que me fascina más y que me inquieta mucho. Se me ponen los pelos de punta al encontrarme una y otra vez con esa larguísima lista de profesores alemanes de aquel tiempo, grandes cabezas de la ciencia jurídica del siglo XX que se entregaron de hoz y coz a la vesania y el más feroz autoritarismo, que pusieron su formación, su técnica y su erudición al servicio de un régimen tan absolutamente oprobioso. Todo el mundo piensa en este punto en Carl Schmitt, aquel genio con alma de ratón, aquella gran cabeza de espíritu miserable que acabó primero cayendo en desgracia ante el propio régimen y que valió luego como cabeza de turco y pagó por tantos que en nada eran moralmente mejores ni tenían una trayectoria más presentable. Los nombres de aquellos profesores que, felices y ambiciosos, vendían su alma a Hitler y compañía, siguen impresionando: Larenz, por supuesto, pero también Siebert, Forsthoff, Scheuner, Henkel, Dahm, Schaffstein, Schwinge, Höhn, Stoll, Lange, Küchenhoff, Huber, Eckhardt, Schönfeld, Maunz…, tantísimos. Algunos ya dudaron antes de que el régimen se hundiera, como Emge o E. Wolf. Otros no se comprometieron en exceso, pero sí escribieron algunos párrafos con loas al Führer o al espíritu jurídico del nazismo, como el mismísimo Engisch, como Welzel. Unos pocos callaron dignamente sobre los temas políticos, apartados incluso de sus cátedras, como Radbruch (aunque siguió escribiendo y publicando en Alemania). Los hubo que buscaron temas ajenos a lo político para poder escribir e investigar sin mancharse, como Klug. En conjunto, y dando a cada uno lo suyo, el panorama es desazonador. Por supuesto, los profesores judíos fueron expulsados o tuvieron que huir en medio de la constante denigración por sus colegas, como fue el caso de Kelsen. También tomaron el camino del exilio los más comprometidos con la democracia o las ideas sociales. Pero en conjunto el panorama es desolador.

Y ahí viene la pregunta que no debemos soslayar: por qué, qué hizo que tantos se prostituyeran o cuánto había en cada uno de convicción y comunión real con aquellos aborrecibles ideales. Andar leyendo estas cosas me provoca un punto de paranoia, lo reconozco, pues me topo con tantos colegas de ahora y no puedo evitar preguntarme qué habrían hecho ellos o que harían hoy, si se diera un caso similar. La respuesta más verosímil aterra. Porque, además, ha habido más casos y lugares a lo largo del siglo XX, y hasta ahora mismo se pregunta uno si habrán puesto precio a su conciencia esos magistrados constitucionales venezolanos, por ejemplo, o si en verdad pensarán que están defendiendo un Derecho auténtico y haciendo acrisolada justicia.

Había ambición, mucha ambición. De repente, en 1933, empezaron a quedar vacantes cátedras, las de los profesores expulsados por ser judíos. Karl Larenz, por ejemplo, bien jovencito ocupó la de Gehart Husserl en Kiel. Y así, muchos. Ascenso rápido, nombramientos, cargos, encargos, promesas, influencia social, poder, supongo que dinero. Y el optimismo de pensar que apostaban a caballo ganador, que llegaba la nueva gran Alemania y que ellos estarían sentados a la diestra del padre, arrimaditos al Führer, poderosos y pletóricos.

La ambición explica, claro que sí, pero no sé si vale como explicación bastante. ¿Cuánto puede un profesor universitario estar dispuesto a decir por pura ambición personal y para mantenerse en el privilegio? Esas grandes figuras del pensamiento jurídico ponían negro sobre blanco, en artículos y libros, que el Führer era la suprema fuente del Derecho, que la esencia del Derecho alemán era racial, que los judíos eran bestias infrahumanas y no podían tener derechos civiles ni de ningún tipo, que la pauta para la aplicación del Derecho por los jueces tenían que ser la voluntad del Führer y el espíritu del nacionalsocialismo, que la ley que venía de los tiempos de Weimar no tenía más valor que el de un formalismo degenerado y caduco, que el pueblo alemán se constituía en comunidad político-jurídica a través de la conciencia sublime del Führer. Veían el abuso, el crimen, la arbitrariedad supina, y no se desmoralizaban, sino que se exaltaban y escribían con entusiasmo para apoyar cada nuevo paso de aquella locura sanguinaria y absurda. Y tal vez lo que más me choca: veían a Hitler, lo oían, lo conocían, y no por eso dejaban de aclamarlo y de proclamar a los cuatro vientos su entrega a él, su incondicional sumisión. ¿No se daban cuenta, ni siquiera un poco de cuenta, de que era un idiota, un loco compulsivo, un demente absurdo, un zoquete sin remisión?

Por mucho que la juventud los cegara y los obnubilara el deseo de gloria, me cuesta creer que fuera auténtica su ingenuidad o genuina su fe, que no fuera interesada y vil tanta lealtad, que no vendieran su alma al diablo por un plato de lentejas, una cátedra y algo de relevancia social. Para ser mala gente no es imprescindible ser tonto, aunque a veces ayude. Echaron sus cuentas y pensaron que se subían al carro de la Historia. Su conciencia la entregaron porque era venal y miserable. Eran malas personas, eran mezquinos y canallas. También cobardes.

La prueba la dieron ellos mismos después de 1945. Ni uno asumió gallardamente culpas o errores, ninguno se disculpó, todos fingieron que no sabían lo que hacían o acusaron a los ausentes, empezando por el positivismo jurídico en general y por Kelsen en particular. Explicaron que habían acatado los mandatos paralegales de Hitler porque, por causa de Kelsen, ellos habían sido positivistas convencidos y que por eso no osaron desobedecer la ley inicua. Pero lo suyo no fue obedecer, lo suyo fue apoyar y fundamentar con entusiasmo y ganas. Se decían positivistas, ellos que en sus escritos degradaban y despreciaban con saña la ley democrática y el Estado de Derecho, ellos que escribían aquello de que “Toda interpretación de la ley ha de ser una interpretación en sentido nacionalsocialista”, ellos que explicaron mil veces que, dijera la ley lo que dijera, era inconcebible que los judíos pudieran ser titulares de derechos, ellos que proclamaban que el constitucionalismo liberal-democrático era un invento judaico destinado a destruir al pueblo alemán, ellos que cambiaron el viejo principio de nulla poena sine lege por el de nullum crimen sine poena y que afirmaban que el crimen no necesitaba tipificación legal para merecer castigo del Estado, pues la esencia de lo criminal consistía en ser enemigo del Estado y en comportarse de modo contrario al interés de la comunidad racial alemana.

La prueba mejor de su villanía la aportaron cuando llegó la Ley Fundamental de Bonn y la alabaron con idéntico celo, cuando expresaron su inquebrantable fe en los derechos humanos y la dignidad de todo ser humano, cuando se convirtieron en los exégetas privilegiados de la nueva Constitución y cantaron loas a sus principios, cuando se acogieron apresurados a la nueva Jurisprudencia de Valores y se dijeron felices bajo los nuevos principios morales del Estado de Derecho. Mantuvieron o recuperaron sus cátedras los que eran profesores, retornaron a sus juzgados los jueces, volvieron a copar la Administración Pública los altos funcionarios y juraron que estaban donde siempre habían estado, en la defensa sin tacha de la libertad, la igualdad y los derechos iguales de los ciudadanos. Hicieron discípulos, recibieron homenajes cuando se jubilaron, llegaron muchos a las más altas magistraturas del Estado, se parapetaron tras la complicidad gremial y bajo el manto de la lealtad de sus discípulos, impidieron que circularan sus obras anteriores a 1945, mandaron callar a los que sabían quiénes habían sido y qué habían hecho. Hasta fines de los años sesenta no se publicó apenas un solo artículo en el que se recordaran sus escritos de antaño. Precisamente fue Bernd Rüthers el primero que sistemáticamente dio cuenta de cuál había sido la talla moral y académica de tantos profesores de Derecho.

No eran inocentes ni ingenuos, no eran simplemente ambiciosos, no estaban deslumbrados por ningún poder carismático. Eran malos y sabían que hacían el mal, eran inmorales y perversos. Escribieron, después del 45, algunas de las grandes obras del pensamiento jurídico del siglo XX, pero con su vida escribieron también uno de los capítulos más evidentes de la historia universal de la infamia. Por eso, hasta sus libros de más calidad hay que leerlos con reservas, hay que leer su obra en su conjunto, no debemos olvidar que cualquiera de esos que por escrito se extasiaban luego ante el valor de la dignidad humana, ante el art. 1.1 de la Ley Fundamental de Bonn, ante el Estado de Derecho, ante los derechos fundamentales todos, antes habían dicho que nada de eso tenía valor y que no hay más Derecho verdadero que el que mana de la voluntad del Führer y del sano sentimiento racial del pueblo ario.

De algunos, hoy, estoy bastante seguro. Les doy los buenos días en el aparcamiento de alguna Facultad de Derecho y capto que están disponibles y a la espera, afilando los reglamentos y soñando sentencias. Por una cátedra, un sobresueldo o unos dictámenes mandarían hasta a su madre al campo de concentración y a los hornos. Están al quite, simplemente aguardan su ocasión. Ojalá se pudran en la espera.

8 comentarios:

Mario Felipe Daza Pérez dijo...

Maestro, le falto citar al gran Mezger.

Etelvina dijo...

No hay que ir tan lejos. ¿Cuantos de nuestros juristas del siglo XX, alguno tachado de ilustre, accedieron a sus cátedras por méritos de guerra?. ¿Cuantos, en los años 50,60 y 70 miraron para otro lado cuando la policía entraba a saco en la Universidad?. ¿Cuantos protestaron cuando expulsaron de ella a sus colegas?. Me temo que en todas partes se cuecen habas, si bien es cierto que la palma se la llevó Alemania.

Unknown dijo...

Es una buena reflexión y cierta en ciertos grados. Solo quiero referirme a Carl Schmitt que en mi opinión es uno de los mas grandes politologos y juristas. Creo que Hitler se baso en sus teoría de la excepción, en su teoría del amigo-enemigo etc. Schmitt creía solo en los derechos de primera generación y no en otro tipo de derechos. Creo que la utilidad de su pensamiento claramente se puede aplicar en países donde existe o existió un estado de emergencia como por ejemplo en el Peru, con el tema del terrorismo. Según Schmitt los valores últimos del derecho son el orden y la seguridad.

Anónimo dijo...

Un ejemplo mas actual se da en mi estado coahuila, donde veo violaciones directas a los derechos humanos por parte de grupos paramilitares que creo nuestro gobernador (grupo de armas y tacticas especiales) los cuales cuentan con mas de diez desapariciones documentadas por la cndh que se vio obligada a conocer xq la comisión estatal se rehusaba a investigar, e incluso no hizo nada cuando sus visitadores fueron golpeados por estos grupos paramilitares por realizar su trabajo pero que pasa un académico es el responsable de la comisión estatal un académico q defiende su puesto y estatus. O como recientemente vemos a una multitud de académicos de la facultad de jurisprudencia de la uadec legitimando en derechos humanos al gobernador de coahuila cuando se da a conocer por autoridades federales que estos grupos paramilitares no forman parte de la.procuraduria estatal ni de la secretaria de seguridad si no de una comision estatal de seguridad que solo le rinde cuentas al gobernador y la cual en informes justificados rendidos en amparo por privación despacha desde secretaria de gobierno

un amigo (irritado) dijo...

El precio de un jurista, según sesudos estudios, es la mitad del doble del precio de un ciudadano medio (hay otra corriente académica que defiende que es el triple de un tercio, pero los considero heréticos). Cuando una sociedad se deteriora, se deteriora todo: los prostitutos, las doctoras, los juristas y las comerciantes. Cuando se pierde el norte, se pierde. Por eso son desesperanzadoramente ridículas las propuestas de intervención sobre la economía, los recortes y toda la vaina.

Tanto para decirlo con una imagen muy fuerte, perdonen ustedes la ordinariez extrema: después de los recortes (suponiendo que se puedan llevar a término sin que ocurra algo muy gordo), seguiremos teniendo el mismo Tribunal Constitucional que tenemos. Creo que este ejemplo lo dice todo.

Socialmente hablando, políticamente hablando, ¿habremos arreglado algo? Sólo un idiota irrecuperable, tipo Guindos o Salgado, o sus jefecillos, podría creerlo.

Salud (deseo restringido para ustedes: para la partitocracia neoplásica que nos gobierna, enfermedad, veloz y compasiva pero sin remedio, y cuanto antes)

Elkatzer dijo...

Interesante resulta también, la actuación de los juristas españoles despues de la guerra civil española. Algo hay publicado por ahi

Anónimo dijo...

En España tenemos ahora mismo una ley que establece un derecho penal distinto según el sexo del acusado. Ha sido votada por unanimidad en el Parlamento; el Tribunal Constitucional asegura que no se trata de ninguna discriminación por razón de sexo; innumerables son los/las juristas/os que cantan las loas de semejante ley; e incluso Amnistía Internacional se congratula por ella. Bien es verdad que en España existía hasta hace muy poco un servicio militar sólo para varones, y en Alemania sigue existiendo ahora mismo, y nunca los juristas han visto que tal cosa pueda ser considerada una discriminación por razón de sexo: ni los de ningún tribunal constitucional, ni los del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Apio Claudio dijo...

Sobre Kelsen : "Su lección es doble: enseño lo que es derecho como dercho, y cuando le llegó la hora de enseñar moral, la enseño, según se debem sin palabras" S. Soler Jurista argentino