06 septiembre, 2005

Se acabó la crisis ideológica de la izquierda..

Andaba la izquierda europea un tanto desdibujada en sus perfiles ideológicos y considerablemente huérfana de ideas remozadas que pudieran ilusionar a las masas y movilizarlas para emprender nuevas y más ambiciosas reformas en pro de la justicia social. Pero, eureka, como por azar, pero sin duda tras ardua reflexión y prolija consulta, nuestro Presidente ha abierto un nuevo y prometedor camino al señalar que es de izquierdas la lucha contra el tabaco y el alcohol. Esto tiene como ventaja más inmediata y práctica la de ayudarnos a confirmar lo que ya sospechábamos: que el pueblo es derechista. No hay más que ver a los jodidos obreros de la construcción a la hora del bocadillo, en una mano el pan con butifarra y en la otra un ducados, y ligotazos de morapio cada minuto.
Descubrimos también, y no resulta cosa vana, cuán progresista hay que considerar la Ley Seca, que estuvo vigente en EEUU de 1919 a 1933, con los extraordinarios resultados sociales de todos conocidos.
Según se comenta en círculos próximos y fiables, el Gobierno ha formado una Comisión de politólogos, sociólogos, filósofos, economistas y directores de cine para que en el plazo máximo de seis meses elabore una lista exahustiva de actividades derechistas, con su correlativo comportamiento progresista. A fin de que los trabajos de dicha Comisión tengan un punto de arranque fiable y homogéneo, se les ha pedido que comiencen analizando si son de izquierdas o de derechas los siguientes comportamientos:
- Comer con poca sal.
- Ir al fútbol.
- Ver El Gran Hermano.
- Ducharse con agua fría.
- Echar una partida al mus.
- Jugar a la play station.
- Ir sentado en el autobús.
- "Coger" por detrás.
- Hacerse un tatuaje.
- Soñar con la Kournikova.
- Hurgarse la naríz en los semáforos.
- Comer fabada asturiana.
- Tomar el café con sacarina.
- Conducir un Golf.
- Decir palabrotas.
- Comer los domingos en casa de los suegros.
- Mentir a los papás.

1 comentario:

Sherlock dijo...

Muy simpática su vuelta de las vacaciones, me ha hecho reir. Mi propuesta de respuestas –por alguien hay que empezar-:


- Comer con poca sal. De derechas: los de izquierdas buscan sales carísimas y rarísimas, y no sólo de baño, de esas que ponen de moda los gurús de la cocina. Si después de comprarlas, y pagarlas, no las usan…

- Ir al fútbol. De todos (obsérvese el masculino): aquí no libra casi nadie.

- Ver El Gran Hermano. De todos: apela a los instintos más primarios, así que, aunque sea a escondidas, de todos.

- Ducharse con agua fría. De mujeres, da igual la filiación política: se hace por la celulitis, la circulación, la firmeza de la piel. Sólo de mujeres (y de metrosexuales)

- Echar una partida al mus. De izquierdas.

- Jugar a la play station. Los niños, todos. Los no tan niños, de izquierdas.

- Ir sentado en el autobús. De pobres (los pudientes, de izquierdas o derechas, no van en autobús)

- "Coger" por detrás. De todo el que puede, de todo al que dejan, sin partido.

- Hacerse un tatuaje. De subnormales (los hay en ambos frentes)

- Soñar con la Kournikova. De izquierdas (a los de derechas les ponen otras…)

- Hurgarse la naríz en los semáforos. De todos

- Comer fabada asturiana. Depende: la fabada tradicional, de derechas. La fabada emulsionada o en daditos o vaporizada o en pétalos, de izquierdas.

- Tomar el café con sacarina. Depende: si antes te has pegado un atracón, de imbéciles (los hay en ambos frentes). Si es parte de una dieta rigurosa, de izquierdas.

- Conducir un Golf. De Peter Pan (los hay en todas partes)

- Decir palabrotas. Mujeres de izquierdas en público. Mujeres de derechas en la intimidad. Hombres de derechas en público. Hombres de izquierdas si no hay mujeres o niños delante.

- Comer los domingos en casa de los suegros. Ja, de todos, ahí no libra nadie.

- Mentir a los papás: de todos. Si acaso, más de derechas. Los niños no cuentan.