21 agosto, 2006

¿Qué discriminación es ésta?

Pues eso, pongan mis amigos sus mentes a pleno rendimiento y díganme de qué clase es esta discriminación, si ordinaria, inversa o mediopensionista. Vean la foto, atiendan a la explicación y luego devánense los sesos, con ese.
Amberes, Bélgica, 3 de agosto pasado. Llegamos en coche a la ciudad y busco un aparcamiento subterráneo en pleno centro. Desciendo por la rampa y veo de inmediato que están libres las primeras plazas, bien cómodas y a mano. Pero, ¡cielos!, figuraba en ellas el letrero que en la foto se aprecia: "sólo mujeres". No me corto y aparco en una de esas plazas, dispuesto, si alguien me reconviene, a mantener lo que haga falta: que abomino de la discriminación por razón de género, que no soy ni hombre ni mujer sino todo lo contrario o que acabo de operarme y no me he hormonado aún lo suficiente. Lo que sea. Pero nadie nos dijo ni pío.
El caso es que medimos esas plazas y las ordinarias, las unisex, y resulta que aquéllas, las reservadas para féminas, tienen unos centímetros más de anchura, lo cual, obviamente, facilita la maniobra. Manda carallo.
Y yo me hago preguntas que no alcanzo a responderme, razón por la que imploro la ayuda de ustedes.
¿Estamos ante un caso de discriminación inversa o positiva, también llamada acción afirmativa? Es decir, un supuesto en que el mejor trato a un grupo, las mujeres en esta ocasión, sirve para igualarlas a base de compensar la discriminación que como grupo padecen. ¿Están discriminadas las mujeres en los aparcamientos y hace falta darles este trato de favor? Pues igual sí, oiga, y servidor no lo ha captado, por su obtusa condición varonil.
¿Se trata de una brutal discriminación ordinaria contra las mujeres? A lo mejor es que en Bélgica las consideran más torpes para las maniobras finas y por eso les dan más espacio y les reservan mejor lugar. Intolerable, ya imagino a las feministas valonas y flamencas entonando al unísono su ardorosa queja. Que cuenten conmigo, que me adhiero a ellas. Es un decir, ya me entienden.
¿O será porque piensa el autor de la medida que la mujer necesita mejores condiciones para estacionar, dado que suele ir cargada con el niño, el adorable perrito y el carrito de la compra? Si así se creyera, ¿no se estaría perpetuando un estereotipo nada beneficioso para las señoras?
En fin, que no lo veo claro. Que menuda coña. Que vaya plan, oiga.

11 comentarios:

tumbaito dijo...

No es ningún tipo de discriminación. Igual que regalando flores a mi novio no discrimino al resto de chicos.

Lorenia dijo...

En Cancun y en Mexico DF (no se el resto de Mexico) ocurren muchos asaltos de noche en las plantas bajas de los estacionamientos, o en las partes mas alejadas a los puestos de seguridad y ascensores. Ahi si que han designado sitios para estacionarse para mujeres precisamente por esto, para ofrecer una pizca mas de seguridad. Hay una cadena de hoteles (creo que son los Radisson) que ofrece una planta de habitaciones solo para mujeres por la misma razon, violaciones en hoteles por parte de hombres que siguen a la mujer desde un bar al oir que se queda en tal hotel. Cuidan mas quien entra, hay camaras de seguridad en el pasillo, etc.

Discriminacion... quiza un poco, pero tampoco esta mal que se haga un pequeño esfuerzo por prevenir.

Y respecto a que sean mas anchas esas plazas... pues hombre, ya que son para mujeres, aprovechan. ;-)

Lorenia dijo...

p.d. Y mejor solución sería incrementar las medidas de seguridad en general, en vez de hacer "cosas especiales" para las mujeres, pero que se le va a hacer?

Lo peor es que la verdad es que cosas así brindan un falso sentimiento de seguridad.

Un amigo dijo...

A mí me parece no discriminación, sino simple cursilada, especialmente lo de la rosita, entre otras cosas porque llevo muchos años convencido de que ellas, en media estadística, conducen decididamente mejor -en modo más pragmático, más seguro, mucho menos irascible-, y dejándome choferear siempre que puedo. ¡Qué raro e inhabitual placer, cuando en la cola te corresponde en suerte una taxista!

Ahora bien, como doctores tiene la iglesia, le preguntaré a Paola y a Elena apenas regresen de África, que la están cruzando en todoterreno. Con lo que ellas me digan, os actualizo.

Relativamente a Tumbaito -hombre afortunado, tu novio, por recibir esos cariños, si me permites el inciso- no acabo de comprender la relación que señalas: tu loable iniciativa es individual, mientras lo que describe Juan Antonio parece ser algo colectivo, diríase casi institucional. Ilústranos.

Relativamente a Lorena, de acuerdo con tu segunda parte: lo oportuno es, a medio plazo, apuntar por la seguridad en general. Y que las mujeres os sepáis defender: las artes marciales se inventaron para algo. Pero si alguna medida a corto plazo ayuda, vaya por esa medida, aunque fuese cursi. Lo primero es lo primero.

Saludos a todos,

tumbaito dijo...

La autoridad tiene un compromiso con la seguridad de las mujeres, un compromiso que requiere de unas atenciones características.
Lo que pasa es que los "positivistas" son poco amigos de las "causas" de las obligaciones. Enemistad que les hace cegatos para explicar el concepto de discriminación.

Si el gobierno reserva las mejores plazas para los rubios de ojos azules, sí que habrá discriminación porque "la causa" de la benevolencia del gobierno hacia los rubios es discriminante.

Lo que es discriminante no es la prestación sino la causa y, la causa de la preferencia femenina sobre la masculina es la que magníficamente ha caracterizado lorenia, haciéndola, creo yo, invencible ante una acusación de discriminación.

Se me replicará que quizá el compromiso del gobierno con el bienestar de los rubios tiene una "causa" que no puede ser tachada de discriminante. Y, ciertamente, es posible. Pero en ese caso ese gobierno tendrá que darnos las notas que caracterizan a la causa tal como lo hizo lorenia.

Garciamado dijo...

Oye, querida Lorenia (por cierto, un beso bien fuerte te mando), vale muy bien lo que cuentas para México, pero no estoy yo muy convencido de que sea la misma situación y sirva la misma justificación en Amberes. Habría que ver las estadísticas de violaciones en aparcamientos subterráneos en Bélgica. Y, sea como sea, lo de la mayor anchra de las plazas para mujeres no parece que tenga mucho que ver con el riesgo de asalto sexual.
Hasta pronto y lo dicho, un beso afectuoso.

Lorenia dijo...

lo de la mayor anchra de las plazas para mujeres no parece que tenga mucho que ver con el riesgo de asalto sexual

Ya, pero ya que saben que son para mujeres, aprovechan para evitar arañazos en los coches próximos a esas plazas. ;-)

Y gracias.

tumbaito dijo...

¡lorenia es un genio!

AnteTodoMuchaCalma dijo...

(Tocacolionis causa)
Manda huevos... o sea, que un ciudadano particular en Asturias S� puede dejar su herencia s�lo a t�os (y no s�lo eso, sino intentar forzar al Estado a que se encargue de tutelar su patrimonio como fundaci�n), pero el particular Vinci Park no puede organizar SU NEGOCIO poniendo unas plazas para t�as y otras para t�os...
Es curioso c�mo cambian los principios cuando uno est� al volante... �O es que cambian si cambia la posici�n del de enfrente? ;)
Un abrazo y bienhallado,
ATMC

AnteTodoMuchaCalma dijo...

(Tocacolionis causa)
Manda huevos... o sea, que un ciudadano particular en Asturias puede dejar su herencia a varones no inmigranes (y no solamente eso, sino intentar forzar al Estado a que se encargue de tutelar su patrimonio como fundacion), pero el particular Vinci Park no puede organizar SU NEGOCIO poniendo unas plazas para mujeres y otras para hombre...
Es curioso como cambian los principios cuando uno se sienta al volante... ¿O es que cambian si cambia la posición del de enfrente? ;)
Un abrazo y bienhallado,
ATMC
P.S. ¡Hoy no me salen las tildes en los posts!

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Y ahora en serio:
En Alemania, en varios aparcamientos me he encontrado con Frauenplätze. Recientemente, en la biblioteca de la Uni en Marburg. Es un aparcamiento al aire libre, pero en una parte despoblada pese a tener la biblio al lado. Se trata de plazas dispuestas para evitar agresiones por la noche (y, probablemente más, para evitar el miedo a la agresión). Society is to blame...