27 abril, 2006

Iraq

Vaya por delante lo que tiene que ir delante: la invasión de Iraq por EEUU fue un atentado grave contra el derecho internacional y un acto de prepotencia basado en el engaño y el fanatismo. Y si la cabeza de Occidente la representa, por dejación de otros, el señor Bush, mal estamos en Occidente, muy mal. Esto que conste bien clarito frente a los maniqueos de guardia.
Dicho en alto lo anterior, todo el discurso sobre Iraq y su situación es bien extraño. Es extraño no sólo por lo que se dice sino, fundamentalmente, por lo que se calla o meramente se insinúa. Por ejemplo, es evidente que nos parece que los iraquíes estaban mejor con y bajo Sadam Hussein que ahora. ¿Porque había menos muertos? De eso no estoy tan seguro, habría que computar los que mató Sadam y hacer la media. No es por eso, más bien se diría que pensamos que aquella gente ni es apta para vivir en libertad y democracia ni la merece. Y eso pese a la gran cantidad de ciudadanos iraquíes que se jugaron la vida para votar en las primeras elecciones. Peor para ellos, quién los manda. La democracia es cosa de occidentales, y cosa mala, además. Por eso estamos disconformes con ella. Un pueblo como el iraquí está mejor en manos de un dictador. Tal vez por esa razón no nos provocan especial disgusto todos esos "insurgentes" que ponen bombas y matan civiles y quieren volver a la dictadura más férrea, a ser posible teocrática. Poco nos duele que los muertos sean iraquíes sin culpa, con tal de que el pretexto sea la resistencia al invasor gringo. ¿Por qué los que quieren liberar Iraq de los norteamericanos matan más iraquíes, muchos más, que soldados gringos? ¡Qué valientes!, ¡qué insurgentes tan osados!
Hay una nueva y muy prominente forma de racismo y desprecio bajo apariencia de defensa de ciertos pueblos y de sus derechos colectivos. Fingiendo que estamos en contra de que la democracia se les imponga, pensamos que ni la merecen ni están capacitados para ella ni pueden comprenderla, por ser constitutivamente inferiores. Enésima miseria de un pensamiento paraprogresista actual que es esquizofrénico y estrábico.
Seguimos atrapados en el maniqueísmo más primario. Si Bush es malo, y lo es, los que lo usan de pretexto para volver a la tiranía vesánica o para implantar un régimen de fundamentalismo religioso tienen que ser buenos por fuerza, nuestros amigos. Por eso somos selectivos en nuestras condenas, parciales en nuestros juicios, tendenciosos hasta la náusea. Cualquier bomba de Bush es peor por definición que todo el gas con que Sadam asesinó kurdos o todas las bombas que hacen estallar los tarados suicidas. Porque son unos tarados abyectos, unos energúmenos sin seso, escoria, hez; y eso apenas nadie lo subraya, qué curioso. Es más, aun con su sanguinario designio, Sadam es nuestro héroe por haberle plantado cara a los yankees, aunque sólo sea una cara testimonial y retórica. Los llamados "insurgentes", con candoroso eufemismo, matan civiles, niños, viejos, aleatoriamente, salvajemente, con las miras más infames. Pero no sólo no son peores que las tropas de Bush, son nuestros ejemplares resistentes. Todo nuestro amor al pueblo y a las gentes se torna comprensión del asesino cuando la causa es antiamericana, aunque nada tenga esa causa de lucha por las libertades, ni por la igualdad, ni por la dignidad de nadie. Bush es el pretexto para que traguemos cualquier cosa. Tal vez confiamos en que los "insurgentes" triunfen e instauren un régimen ejemplar de justicia social, bienestar y amor al pueblo, sin opresión ni sangre. Quizá somos tan idiotas. O nos importa el pueblo iraquí infinitamente menos de lo que simulamos. Nosotros estamos a nuestras disputas parroquiales, mezquinas, egoístas, bobas. Y así nos irá. Al tiempo.
¿Tanto nos cuesta reclamar bien alto, ante quien sea, que el pueblo iraquí, como todos, merece y debe tener democracia y libertades? Y que nadie debe privarlos de ellas a tiros, ni los norteamericanos ahora, ni Sadam antes ni los zoquetes fundamentalistas nunca?

9 comentarios:

Un amigo dijo...

O yo estoy obtuso esta noche, o no se entiende muy bien lo que quieres decir, Juan Antonio. ¿Seguro que lo tienes claro?

Comparto, cómo no, algo de lo que entreveo en tu discurso. Y que está denunciando desde hace meses gente que entiende bastante de Oriente Medio. Es decir, que hay algo que huele mal en Irak, y no sólo el ciento o cientos de muertos nuestros de cada día: la historia que nos relatan, de sunníes contra shiitas, no pega ni con cola. Hay en ella algo profundamente ilógico.

Con ello no pretendo decir que la realidad cotidiana deba responder a leyes racionales, ni mucho menos. Simplemente quiero recordar que cuando una situación, por muy convulsa que sea, no supera criterios mínimos de coherencia, hay gato encerrado. Aplicando el buen sentido, aunque reconozco que no tengo ni puñetera idea de lo que verdaderamente esté pasando en Irak, sí puedo afirmar, con bastante certeza, que la narrativa que nos están propinando no se tiene en pie.

Mala tempora currunt para la verdad, en especial allí donde hay negocio. Los costos de la guerra van por un trillón de dolares (trillón americano, entiéndase, es decir "sólo" un millón de millones). El barril de petróleo tocó los $75. Parece claro que hay gente con buenas razones para inventar historias.

Anónimo dijo...

Vale, ya comentaré de Iraq, pero ahora estoy cohibido de coraje por un dolor de ESPAÑA que contemplé esta tarde. Iba a buscar a mi hija al colegio cuando veo en la acera de enfrente por donde andaba a un menda sentado en la calle , apoyado contra la pared con una manta por encima de las piernas , las barbas y los pelos, me doy cuenta que a través de las lanas reconozco a un antiguo chaval que conocí siempre de vista de ir al quiosco de Mariano a cambiar cuentos del Guerrero del antifaz y dije : Jesús, ¿cómo se ha quedado así este chorbo? . Eran las dos de la tarde y la ¿humanidad? caminaba delante de él y ni puto caso hijo, como si esa persona fuese un piojo profesor, con sus bolsas de la compra, con su trajecín, con su democrática conciencia pasaban ante el desdichado y seguí pensando ¿pero estas cucarachas?, si es que ni miraban , irían pensando en dinero o en la pensión; desde luego que el tirao no tenía pinta de guaperas como se podrá comprender, pero toda la solana en la cabeza, por que no se acercaban un poco joder que estaban al lado ¿tenían miedo a que les atacase?, miré para él y pensé ¡tontorrón! pero es que no ves que estás en un nido de cucarachas, me fuí a la cabina llamé a la administración indicando que hiciesen el favor de mandar una ambulancia que un ciudadano se encontraba defraudao de solidaridad, que diga en mal estado. Y hete aquí que llega la ambulancia y de repente las cucarachas allí a mirar como abobaos, a ver que había sido. Y ayer le decía Felipe González al loco de la colina que en este país (en ESPAÑA) habíamos llegado a unas cotas importantes de bienestar. No hay quién me ampare.

Uno que pasa dijo...

Yo, al menos, creo ver muy claro lo que dice nuestro autor.

Que en Irak hay dos varas de medir. Que una tropelía no puede justificar otra tropelía mayor. Y que por ¿ideología? estamos comulgando con piedras de molino.

Y creo que no le falta razón

Anónimo dijo...

Iraq, sobre la legalidad del destronamiento del tirano Hussein y la custodia del petroleo patrimonio de toda la humanidad y el pretendido respeto del derecho internacional han sido de siempre los comunistas los que empezaron a injerir en asuntos internacionales y a mandar tropas a todos los sitios : Angola, Namibia, Afganistán, Congo ... y ¿no podemos los demás acabar con una tiranía?

IuRiSPRuDeNT dijo...

Bueno yo dije en su momento hasta la saciedad : Que si se hacia una guerra contra Irag para instaurar la democracia se corri el riesgo de engendrar no una Ate sino 20 Ates en un mismo territorio.

Que los cambios en un estado tienen que ir surgiendo paulativamente desde dentro iniciativa del propio pueblo.

Los demás estados como mucho presionar desde el exterior con la cultura, economicamente etc etc como medida de protesta. Mas o menos entedía así la moralina del principio de no injerencia.

Pero ahora despues de leer esto tendré que plantearme si me aferro demsiado al aspecto simbólico de tal pricipio para comprender la idoneidad o no del proceder de USA Bush.

Ultimamente me ha dado que pensar el aspecto simbólico de las instituciones.

Pd: Es un buen flitro eso de lo simbólico: ua institución por ende lo más democrática puede llegar a ser lo más fascista a la hora de implantarla para resolver problemas organizativos en plan democracia interna; se argumenta su carácter símbolico (democrático) pero en su aplicación practica puede devenir en ejecucioón fascista. ( no estoy pensando en iraq) solo en el aspecto del simbolo como motor en la argumentación.

Besos a todos

AnteTodoDarleLaVuelta dijo...

Supongo que lo que le irrita es la idiotez moral de algunos, que presume que dirían "blanco" si tocase blanco y "negro" si tocase negro.
Pero resulta que, casualmente, es blanco y acertaron. Ntsch, que diría el Maki.
Supongo que toda su argumentación descansa sobre una premisa que no acabo de ver clara el "posse". Si no hay posibilidad conocida hoy de instaurar democracias en ciertos países, entonces el resto de la argumentación se queda en el congelador, como el cerebro de Walt Disney, esperando un momento en el que el estado de la ciencia etcétera.
En mi ignorancia, lo único que sé sobre lo que SE PUEDE HACER es lo que SE HA HECHO CUANDO SE HA INTENTADO, y lo que ocurre con las sociedades abiertas desde la revolución islámica de 1979 (vuelvo a recomendar aquí el formidable Persépolis, de Marjanne Satrapi, sobre Irán antes y después de la revolución jomeinista).
Los intentos conocidos hasta ahora son generadores de muerte con una eficiencia que ya hubiera querido Sadam con los pobres kurdos. No logran democratizar ni las juntas de vecinos de las casas que se han derruido. Los medios empleados A SABIENDAS Y CON PUBLICIDAD son constitutivos de crímenes internacionales (por ejemplo: bombardeos con conciencia de la posibilidad de afectación a la población civil). Con frecuencia tengo la impresión de que criticar a los críticos por "no querer llevar la democracia" es como criticar a los antiestalinistas por "no querer alcanzar la sociedad sin clases". Los fines siempre nos tienen de acuerdo. Los medios tienen lo que tienen.

Y sobre las elecciones de "blanco" y "negro" por motivaciones espúreas: ¿por qué habrá querido Bush "democratizar" Irak y no China? Aqúi sí me atrevería yo a entrar en quién se cree lo de las razas inferiores.

Si criticamos la motivación del antiyanqui ¿qué hacer con nuestro anti-antiyanqui patrio?

AnteTodoFeDeRatas dijo...

Joder con la puntuación y los párrafos retocados. Qué raro ha quedado el primer párrafo: lo repito:

"Supongo que toda su argumentación descansa sobre una premisa que no acabo de ver clara: el "posse". Si no hay posibilidad conocida hoy de instaurar democracias en ciertos países, entonces el resto de la argumentación se queda en el congelador, como el cerebro de Walt Disney, esperando un momento en el que el estado de la ciencia etcétera".
Y añado: Mientras no se PUEDA democratizar a distancia, todo lo que cabe hacer es destrozo sin beneficio.
Etc. Etc.

Anónimo dijo...

Antetodomuchacalma en mi modesta opinión, hay una prioridad absoluta en democratizar Iraq, Irán, Marruecos y Afganistán con más urgencia que China y Corea del Norte.
Por ejemplo para que en las tiras del jueves de makinavaja y de pedro pico el anarca pijo puedan criticarse igualmente a Mao que a Mahoma o a alabarlos, lo que se quiera.
Es lo mismo que en la calle, la banda del barrio atacará a la del barrio que más peligroso le parezca, no a todos a la vez.
Lo que yo veo incomprensible es que los paises nuestros, los de occidente, tengan armas nucleares y no quieran que las tengan los moros. Es como si en la calle los de un barrio quisieran tener el monopolio de la heroina, no de eso nada cada barrio decidirá lo que vende o lo que de ninguna manera va a permitir que allí se venda ni una grana.
Lo que yo admiro es a líderes como AhmidenAYAB , que da gusto verle con su ropa popular, con su barba inmesable, su naricina y sus gestos nada afectados ni marcando la voz cuando quiera que las masas borreguiles le aplaudan sino diciendo lo que el cree adecuado para su pueblo, pero no imponiendo sino exponiendo, es una pena que su cerebro esté comido por un islamismo tremendo y alejado de Alá que sin duda es Dios porque Dios sólo hay uno grande y misericordioso.
Pero ya he señalado más arriba que para tragedias las que se viven aquí en ESPAÑA con los pobres, como para preocuparme de los iraquies.
Y como en todas las cosas de la vida, o en gran parte, la cuestión es elegir, yo basta que la izquierda no quiera luchar en Iraq para que yo diga lo contrario. Como si aristóteles me hubiese ordenado en el Agora : "defiende tú lo contrario"

Anónimo dijo...

Lo que dice Juan Antonio es cierto, pero lo dificil es hacer democracias donde no hay petróleo.
Que lástima de americanos, que lástima de quienes los criticamos..
¿no debería ser la ONU, quien barriera el mundo?
Que lástima de ONU
Que lástima de mundo