29 noviembre, 2009

Esto no puede seguir así

Mientras andaba viajando por esos mundos del maracatú y la teoría de sistemas -sorprendente combinación- iba siguiendo en la red las informaciones sobre el editorial conjunto de los doce periódicos catalanes del Movimiento catalán y sobre las reacciones y contrareacciones de capuletos y montescos. Tedioso hasta la náusea, decadente, casposo, reaccionario todo; y cuando digo todo, digo todo. ¿Y el Gobiernito este que tenemos? Timoratito, poniendo velas a Santa Emilia de la Pompa y rezando, con los morritos así y la ceja flácida, para ir saliendo del día a día, y mañana ya seguiremos poniendo parches. Hastío, desengaño y ganas de tirar de la cadena, repito. Un TC impotente, un Gobierno incapaz, una oposición farisaica, una opinión pública pasota y asqueada, unos medios de comunicación -los de un lado y los del otro- venales y amarillentos, unos partidos políticos corruptos en lo territorial, vacíos en lo ideológico y organizados geográficamente por “familias” al itálico modo. Y siga usted contando. Tremendas ganas de largarse con viento fresco y a la primera de cambio, sea para tocar maracatú o para plantar cebollinos en las Chimbambas.
Esto no puede seguir así, porque, así, tal como está y va, no tiene arreglo. Algún día, no tardando, deberán los politólogos y los historiadores analizar con calma y con la necesaria frialdad por qué y por causa de quién o de quiénes hemos ido a parar a esta situación. Zapatero, gobernante de chichinablo adorado por una izquierda de canapé e ideología con preservativo, no saldrá muy librado, pero no será el único. En últimas, a todos nos tocará responder de algo, pues un incapaz demostrado no gobierna en todo un país una vez y otra sin que haya un fallo neuronal generalizado. Y lo más triste de todo, lo más, es que sigue habiendo buenas cabezas convencidas de que con él y a través de él manda la izquierda. Increíble. ¿O acaso ha mejorado en España la redistribución de la riqueza y ha aumentado la igualdad de oportunidades sin que algunos nos enteráramos? Eso es lo único que tiene que ver con la izquierda y lo demás son pendejadas, zarandajas, cuentos de mujercitas -en el fondo cuentos discriminatorios para las mujeres-, de homosexuales, de excavadores de tumbas, de recolectores de chollos, de pillos con turbante o sotana..., majaderías para que no se vea que somos una sociedad medio feudal -con sus señoríos territoriales, con estatutos jurídicos personales y escarnio de la ley general y abstracta, con sus lealtades al modo medieval, con sus estamentos...
Esto no puede seguir así y deberíamos ir pensando -no sé quiénes, pero deberíamos- en una reforma profunda de la Constitución o en un nuevo proceso constituyente. Basta reparar en el callejón sin salida en el que andamos metidos con el Estatuto de Cataluña. Si el TC le pone pegas relevantes, veremos seguramente una radicalización de la deslealtad constitucional de catalanes y de otros, de la mano de la incapacidad de los órganos principales del Estado, empezando por el Gobierno y siguiendo por el Parlamento -de la mano de los partidos dominantes- para mantener la Constitución en su sitio y hacer valer sus reglas de juego, las de la Constitución, ni más ni menos. Y, por cierto, si en Cataluña no valen ciertas normas que están parecidamente en otros Estatutos de Autonomía, ¿qué hacemos con esos otros Estatutos? Lo dicho, caos sin vuelta de hoja.
Si el TC da por bueno el Estatuto catalán nos hallaremos ante un más o menos tácito cambio de esas reglas básicas, bajo una reforma constitucional encubierta y el paso a un modelo de Estado aún más incierto, pues no se cerrará tampoco y duraderamente esa nueva forma la organización territorial, sino que se estará nada más que ante otra etapa en el tira y afloja permanente. Porque tenemos ahora, en la práctica, un régimen constitucional cuya esencia es ésa, el consistir tan sólo en un tira y afloja y en un sistema de pescadores de río revuelto y de demagogias combinadas.
¿Nos ponemos entre realistas y utópicos? Pues esto es lo que habría que hacer. En primer lugar, abrir de verdad procesos de autodeterminación. Que cada comunidad autónoma tenga la oportunidad de manifestarse, a través de su Parlamento, sobre si quiere autodeterminarse plenamente o no. Donde salga que sí, disolución inmediata del Parlamento correspondiente, nuevas elecciones y nuevo sometimiento de la cuestión. Si vuelve a salir que sí, referéndum en esa Comunidad y, si tiene resultado positivo, bye, bye, sin más problemas, sin llantos y sin mohínes. Con los que se queden, elaboración de una nueva Constitución con un modelo de organización territorial todo lo descentralizado que se quiera, pero cerrado, definitivo -todo lo definitivo que puede ser un modelo de Estado- y serio.
¿Sería tan difícil? ¿Acaso no se puede entender que a algunos no nos duele España en cuanto concepto metafísico, unidad de destino o gaitas, sino que lamentamos únicamente no poder vivir en un Estado que en verdad merezca su nombre y en una sociedad en la que sea posible luchar por la justicia social y la calidad de vida -debida- para todos sin estar mediatizados y condicionados por metafísicas nacionales, reyezuelos, burócratas de poca monta, partidos de campanario y pelotazo y fantasmas del pasado?

9 comentarios:

Carmen dijo...

El TC es quien tiene la patata caliente es un decir, porque a estas alturas debe ser papa arrugá. ¿No es posible recusarlos?
¿En este país sólo se puede despedir a los curritos que no trabajan para papá estado? ¿Están realmente capacitados para ejercer su trabajo? ¿Tiene sentido su existencia?
¿Estamos gilis o lo somos?

Por cierto, estoy descolocada desde que he leído que la propuesta en Suiza para prohibir los minaretes, es de la ultraderecha. Pues ahí estoy, oiga.
Jopé, ahora los suizos están preocupados por si son objetivo terrorista ¡qué cosas!

Un cordial saludo.

roland freisler dijo...

Los dos últimos párrafos son inasumibles para algunos ciudadanos entre los que me encuentro, porque todo parece quedar reducido a un padrón de la actualidad, sin pensar en los que tal vez queramos en el futuro ir a vivir allí.
No es realista tampoco un referendum actual porque se partiría con un nivel importante de votos de empoltronados y pomperos y además imagínese que pasase lo que Vd ya señaló hace tiempo y ¿por qué referendum de autodeterminación sólo en las CCAA actuales? y ¿El Bierzo y demás? y ¿Segovia y Almería que no quisieron formar parte de sus actuales CCAA? y ¿si contra todo pronóstico Castilla León se quiere autodeterminar? aunque ¿no cree que primero se debe separar León de Castilla?
No, para hacer un referendum de ese tipo primero habría que acabar durante 100 años con el sistema autonómico para ver si era verdad que existían esos deseos de autodeterminación o era todo una maquinación de cuatro capitalistas decimonónicos jartos de vino y hartos de que se lo estuviesen llevando los Borbones.

Lopera in the nest dijo...

¿De verdad cree que estos canallas van a querer hacer esos referenda?. Es sólo "mera pose" .

un amigo dijo...

Sí, toca nuevo proceso constituyente. Fue discutida y aprobada bajo condiciones sumamente imperfectas. Sirvió para lo que sirvió. Ocurre que reescribir en profundidad la Constitución le da cagalera a muchos, en una edad de internet y de real posibilidad de participación ciudadana. Entre otros, les da cagalera a los autonomistas, porque son los primeros a no querer transparencia y rendición de cuentas ante sus propios electorados. Prefieren el tira y afloja marrano de la actualidad, las negociaciones a puerta cerrada entre amiguetes o enemiguetes, tanto da.

Entre otras cosas, el nuevo texto debe regular también el procedimiento de autodeterminación -no sirven los inventados-, ¿qué tipo de matrimonio sería, si no puede haber divorcio? Si no nos decidimos, como sociedad, a llamar al pan pan y al vino vino, si seguimos teniendo áreas de la vida en común que sean "innombrables", "inmencionables" ... pues estaremos gritando a voces -continuando a gritarla- nuestra propia inmadurez.

Lo más risible de toda esta discusión, de cualquier manera, es que es un lujo de señoritos. Los problemas grandes se nos vienen encima al galope. Y nosotros con estos pelos.

Salud,

Aquiles dijo...

El problema de la Constitución es:

-De origen: no nace de un proceso constituyente, sino de una legislativas. Es el producto, por tanto, de un pacto que se realiza de espaldas a la ciudadanía.

-De desarrollo: nadie se la cree ni la respeta porque forma parte del menú de Juan Palomo. Además, lleva dentro la semilla de su propia destrucción: inseparación de los tres poderes, autonosuyas... Lo del TC es de risa.

-De resultados: lo estamos viendo.

Un saludo y felicidades por su magnífico blog.

David López Sandoval

www.deseducativos.com

IuRiSPRuDeNT dijo...

En fin esto se arregla entrando en EUROPA de lleno, ni tratados ni leches una constitución eurpoea y a hacer acto de fe todos.

Veríamos como repartimos los dineros europeos con semejante diseño territorial en nuestro querido Estado. que rechinar de dientes cuando vieramos que nos hemos pasado décadas discutiendo por nacionaliades y estatutos.

PD. No es necesario irse a las Chimbambas a plantar cebollinos. La misma terapia la puede hacer usted en León.

IuRiSPRuDeNT dijo...

Ojo al dato que nuestro presidente utilizó en referencia a la esperada setencia del TC el palabro "integración". ojo al parche que verás lo valiente que es nuestro TC uff va a marcar historia, vamos que van a currarselo como se lo han currado interpretando el articulo 93.

ana lopez dijo...

Cómo me recuerda el discurso a los de Pérez Reverte en El Semanal: tienes mucha razón: a mí también me gustaría vivir en un país menos mierdoso, aunque igual lo que ha ocurrido es que "he aprendido demasiado", resulta que cuanto más aprendo y el tiempo avanza menos amigos reales tengo y no esperaba ésto de la vida.
No creía que a mi edad madura tuviera que tener tanto cuidado para no molestar con mis opiniones a mis jefes y compañeros; para no ser despedida o acosada en el trabajo;
No creía que tendría que tener tanto cuidado, perder amigos y no ganar otros.

Me gustaría que el mundo fuera más amigable y menos abrupto...

En fin, saludos, camarada-amigo virtual.!!

ana lopez dijo...

El artículo me recuerda a los de Pérez Reverte en El Semanal y soy admiradora suya.
a mí también me ha empezado a pasar lo de quererme ir de este país cuando he sido una joven tan inocente, idealista y patriótica y , hace tiempo que me juego el puesto del trabajo por discrepar y me estoy quedando sin amigos en el mundo real.

No esperaba ésto de mi madurez, claro que queda lo de los cebollinos en León como terapia,juas, algo es algo, un poco mayores estamos algunos para irnos...

Saludos amigos-camaradas virtuales.