10 marzo, 2010

¿Será paradójico el feminismo?

Hoy no me hagan mucho caso. Sigue dándome vueltas en la cabeza esa polémica tan rara que se armó aquí hace unas pocas fechas, cuando pretendí insinuar que si un día el feminismo lograba -muy meritoriamente y ojalá- el objetivo de que la igualdad de la mujer fuese plena, total, absoluta, a lo mejor tendría que disolverse por falta de razón de ser. Qué sé yo, como cuando, por ejemplo, uno lucha y lucha para hacerse una carrera de ingeniero y luego la termina con las máximas calificaciones. Pues ya está, ahora a otra cosa.
Digo que no me hagan mucho caso porque ando muy agotado. En estos momentos son las diez de la noche en Medellín y acabo de llegar al curioso hotel, al cabo de veintidós horas y tres aviones desde que salí de casa. No tengo enmienda. Eso sí, como en los vuelos largos ya no se estudia ni se lee en ningún sitio. Trabajé a fondo un libraco sesudo sobre la prueba de los hechos en el proceso, pero de vez en cuando echaba una cabezadita y se me venían feministas. A la mente, quiero decir. Me refiero a feministas y feministos. Así que, en el duermevela, me puse a hacerme preguntas y concluí que tal vez sean las paradojas lo que atasca al pensamiento progresista de esta época, por desgracia seguramente. Otro día lo explico mejor, si es que cabe explicación decente, pero hoy nada más que lo formulo como hipótesis o sospecha y únicamente a propósito del feminismo.
Cuando hace unos días planteé la posibilidad de que el feminismo y el machismo no tuvieran cabida a partir del momento en que el hombre y la mujer se miraran sin reparar en géneros ni sexos nada más que para el acoplamiento carnal igualitario y libre -eligiendo en él cada uno si se arrejunta con los del sexo suyo, con los del otro sexo o según-, se me tildó de resentido, malaje, cómplice de los escarnios de la globalización y estrecho de pecho. Que de frenar el feminismo ni flowers, que a cuento de qué y que jamás. Y que se mueran los feos y los machos. Y que ya va siendo hora de se haga justicia histórica zumbando desde el otro lado. O, como decía Juan Guerra, ahora nos toca a nosotros. Bueno, a nosotras.
Vale, lo acepto todo. Pero añado: el feminismo así es una paradoja del carajo. Y que me perdonen si las paradojas me salen de donde no deben. Pero yo lo veo de esa manera. Quiero decir que si el feminismo no está dispuesto a parar cuando la igualdad sea total, porque considera que la igualdad no es razón para detener la lucha de las mujeres por el poder y el dominio, el feminismo no sería una doctrina igualitaria, sino el reflejo exacto del machismo, sólo cambiaríamos los órganos, no las actitudes; sería machismo de otro género, otro tipo de sexismo. Se estaría contradiciendo o, al menos, contradiciendo su discurso igualitarista usual. Y si el feminismo entiende que jamás habrá de detener sus demandas porque la igualdad pretendida es inalcanzable, se estaría refutando a sí mismo al reconocer que su objetivo no es viable y que equivoca el tiro, y debería explicar por qué razón la dominación masculina estaría llamada a ser eterna e inmutable en su esencia. ¿Acaso por ser el hombre superior? Espero que no.
Ya digo que creo que este tipo de paradojas -o lo que diantre sean- surgen en más corrientes del pensamiento actual, como el multiculturalismo. Pero eso lo cuento otro día, si no se me olvida después del sueñecito que me voy a echar ahora mismo y de las ocho horas de disertación que me esperan mañana, a partir de las ocho de la mañana.
Salud, compañeros y compañeras.

36 comentarios:

un amigo dijo...

¿Parte por el todo?

Salud,

Emilio dijo...

Yo niego la mayor. Pongo en duda o más bien no me creo que lo que persiga el feminismo dominante, llámese institucional o perspectiva de género, lo que pretenda sea la igualdad y no discriminación por razón de sexo.

Esmeralda dijo...

la causa género nos une, pero las mujeres no somos demasiado homogeneas. Hay mujeres muy ricas, cultas y ultimamente con poder.Esto último un logro, sin duda. Y luego mujeres pobres, sin acceso a la cultura y sometidas. La mujer no es un sustrato homogeneo. Nos une nuestra condicion de mujer pero nos polariza mas nuestros orígenes. Y los abusos tampoco son iguales..en familias ricas o pobres (eso de el maltrato se da en todas las clases sociales es un poco falacia, todos sabemos...) Al igual de que el derecho de algunos países es tan primitivo que no reconoce lo que nosotros consideramos obvio, que se ha de tener el mismo status legal seas hombre o mujer. En cuanto que si las feministas no cesaran una vez logren la igualdad..pues la igualdad aun es un tópico y las feniminstas una minoria. Yo no soy feministas aunque he sufrido discriminacion por razon de género antes de saber que esa era su denominación, o sea, desde siempre.

Anónimo dijo...

Pues con cambiar de género, asunto arreglado.

Una pena, las rebajas acaban de acabarse... pero no dejarán las tiendas de estar repletas de toda clase de géneros.

Esmeralda dijo...

Para el último "anonimo". eres un frívolo. Las sociedades más avanzadas son las que ilustran una mayor igualdad de genero, por algo será.Y la gente primitiva, que piensa como tu, ha de desaparecer si queremos progresar.

Anónimo dijo...

Claro. Ya estarán las brigadas de feminazis preparando la artillería para cazar a los tipos como yo desafectos a la nueva ideología.

Curioso, a todo esto, el puritanismo que destilan las "miembras".

Sexo. Se dice sexo. Sexo masculino y sexo femenino. Ya sabe, las flores, las abejas, y todo eso...

Otra particularidad de los reaccionarios, es el muy escaso sentido de humor y la absoluta imposibilidad de entender la ironía, cegados por su ideología (o religión) totalitaria.

Sexo, señora.

Emilio dijo...

Esmeralda cuál ha sido esa discriminación por razón de género que has padecido?
Apuntas una cuestión interesante y son las diferencias de clase que el feminismo institucional niega, porque todo lo remite al género, vale decir sexo.
Por lo que dices me cuesta entender en qué tipo de feminismo militas, desde luego no parece el que cada día nos dice que tanto monta monta tanto hablar de una europea, una africana o una asiática porque todas padecéis la misma discriminación de género.
En fin, lamento que haya quien no entienda que el debate y el diálogo es bueno aún cuando puedan ser grandes las diferencias. Un saludo

Anónimo dijo...

Querida Esmeralda, yo no dudo de que tú hayas sido discriminada, en una o en varias ocasiones, por el hecho de ser mujer. Ahora bien, ¿estás segura de que no habrías sufrido otras discriminaciones iguales o peores si la casualidad hubiera querido que hubieras nacido varón?

La mayor parte de los varones de este país han tenido que soportar, sólo por nacer con un cromosoma Y, el haber sufrido un año o año y medio de trabajo en condiciones de esclavitud: ¿cúantas discriminaciones de las que usualmente sufre una mujer se pueden considerar peores que la prestación del servicio militar obligatorio? ¿Se publicará en España alguna vez la estadística de suicidio entre los jóvenes varones obligados a hacer el servicio militar? ¿Alguien le pedirá responsabilidades a las feministísimas diputadas socialistas que votaron a favor de un servicio militar obligatorio "sólo para varones"? ¿Alguien recordará el nombre de las feministísimas juezas que no tuvieron ningún empacho en condenar a los varones insumisos a ese servicio militar?

En caso de que te cases y tengas hijos, si eres varón tendrás que aceptar las condiciones que unilateralmente desee imponerte tu compañera: puede que ella sea una mujer justa, generosa y ecuánime, pero como no sea así, estará en su mano, y sólo en su mano, el que tú puedas o no seguir conviviendo con tus propios hijos, e, incluso, el que puedas seguir viviendo en el domicilio que tú mismo has pagado o estás pagando.

Cualquier mujer sin escrúpulos puede denunciarte por acoso sexual, violencia de género o violación, y sin absolutamente ninguna prueba más que la palabra de esta mujer podrías recibir una pena de prisión de muchos años. Recuerda la reciente hazaña de Biurny Peguero González: cuando ella, llevada por los remordimientos, reconoció que había acusado a un hombre de violación sólo por una broma entre amigas, éste ya había sido condenado y llevaba cuatro años en la cárcel:

http://www.elmundo.es/america/2010/02/25/estados_unidos/1267118015.html

Por lo demás, las pruebas de ADN practicadas en Estados unidos demostraron que el 20% de los condenados por violación (no acusados: condenados) eran claramente inocentes, y que otro 20% tenían también posibilidades de serlo:

http://www.ncjrs.gov/txtfiles/dnaevid.txt

En el contexto laboral que yo conozco un poco, el de los jóvenes investigadores universitarios, como consecuencia de las políticas de discriminación positiva, incluir en un grupo de investigación a un joven investigador varón supone perder oportunidades de financiación que pueden ser decisivas. De hecho, conozco el caso de una profesora universitaria que reconoce abiertamente que jamás ha investigado nada ni piensa hacerlo, pero que puede cumplir sin problemas con las exigencias para cobrar los sexenios porque, siendo mujer, siempre hay algún grupo de investigación que esté interesado en tenerla oficialmente como miembro para cumplir con el cupo femenino (esta mujer, que es por lo demás una señora encantadora y una excelente docente para los primeros cursos, aunque lleva 30 años en la universidad, ni ha llegado a hacer la tesis, pero consiguió en su día ser nombrada "profesora titular de escuela universitaria").

En fin, querida Esmeralda, no creas que los varones están exentos de "discriminaciones de género", pero, es verdad, ni a los políticos ni a los medios de comunicación parecen interesarles. Por lo demás, a los varoncitos sus madres les enseñan desde pequeñitos que "los niños no lloran", y, ya se sabe, quien no llora no mama.

(Athini Glaucopis)

Esmeralda dijo...

Para el anonimo y joven investigador:
Dices que si no pienso que hubiera sufrido discriminaciones peores por ser hombre, pues no; la verdad. Yo tengo un carácter fuerte, atrevido y he sido siempre un poco locuela, y eso no se admite en versión mujer. He pagado un precio alto que no hubiese pagado mi versión masculina. Y en el espacio doméstico por ponerte un ejemplo muy ilustrativo, un día mi madre me abofeteo porque no le quise hacer la cena a mi hermano y es que había reñido con él, era una niña. En ese momento no lo cuestionaba, era mi obligación; solo era un enfado puntual. A eso me refiero de las diferencias entre nosotras….podría contar más…según bajas en la escala…
Yo nunca he estado a favor del servicio militar obligatorio, si yo hubiese tenido algún tipo de poder o influencia lo hubiese suprimido en cuanto hubiese podido, como de hecho; afortunadamente se ha hecho. Un día un amigo mío me hizo un comentario sobre lo del servicio militar. Me dijo: he estado nueve meses, vamos, como un embarazo. Su supresión se consiguió porque se paso a la agenda política como ahora están los temas de lucha contra la discriminación por razón de género y la lucha contra la violencia de género.
Sobre lo que dices de que cualquier mujer sin escrúpulos y tal…
Eso pura demagogia, es comúnmente sabido que hay denuncias falsas en todos los campos, de rencillas entre comunidades de vecinos, bajas en el trabajo fraudulentas, fraude a los seguros, etc…El porcentaje de denuncias falsas no se sale de la media del que pueda existir en otros campos.
Acerca de tu argumentación de que favorecen a las jóvenes investigadoras.
Eso se denomina acción positiva muy ligado al sistema de cuotas, por desgracia necesario. Ojalá llegue un día en que deje de estar justificado.
Lo que dices de que las madres a los varoncitos les enseñan a no llorar, es el proceso de socialización en función del sexo, que educa a los hombres para el espacio público y a las mujeres para el espacio privado, doméstico. De hecho las mujeres cuando tienen éxito y llegan a tener poder de decisión se masculinizan e interpretan el papel de hombre.
Queda mucho por hacer pero sobre todo, necesitamos que podáis comprenderlo, y parece que ni eso logramos, por lo que has referido. No es una lucha, una contrargumentación, es que puedas entenderlo. ¿Puedes? Si no logramos que los jóvenes cultos lo entiendan…mal vamos…

Emilio dijo...

Esmeralda, aún cuando no soy yo el directamente interpelado, de algún modo así me he sentido y me he tomado la libertad de contestarte porque creo que la ocasión lo requiere.

Como ejemplo de la discriminación de género a la que has estado sometida citas la vez que tu madre te abofeteó porque no quisiste hacer la cena a tu hermano…
La escena que describes no se me hace inverosímil, sin embargo me suscita las siguientes dudas: ¿acaso tu hermano trabajaba fuera y colaboraba a la economía familiar con su esfuerzo? La ética del cuidado de las mujeres ha sido posible históricamente porque a los hombres se nos había imbuido la ética del trabajo y la colaboración con la familia desde ese ámbito.

Las estadísticas lo corroboran, los hombres comienzan a trabajar antes que las mujeres. Hace no muchas décadas montones de hombres comenzaban a trabajar a los 14-16 años, de tal modo que hoy mismo muchos de ellos, recién estrenada la sesentena llevan cotizados más de 40 años a la seguridad social.

Dices que eras un poco locuela y eso no se admite en mujer. De nuevo la estadística nos dice que los varones de las mismas características terminan más fácilmente en la cárcel.

Es de agradecer que no hayas estado a favor del servicio militar obligatorio, en correspondencia te diré que jamás estuve a favor de ninguna discriminación hacia la mujer. Pero lo cierto es que el servicio militar mientras existió lo realizamos los varones y que yo sepa jamás se nos recompensó por el tiempo perdido ni se dijo que ahí estaba el motivo de nuestra menor capacidad para progresar en los empleos o la investigación. Ahora que la Junta de Andalucía está dispuesta a compensar económicamente a las mujeres vejadas por el franquismo no estaría mal que se acordase que a muchos la mili les “cambio la vida” y no para bien.

Lo de las denuncias falsas en todos los campos no me vale. En este caso estamos hablando de que en dos años y medio de la Ley: de 256.473 casos, 115.768 han sido sobreseídos y 45.421 con veredicto de absolución. Son muchos casos ¿no? Para quien lo ha padecido no ha sido un trámite. Pero, si hubiéramos de hacer caso a María Sanahuja, hay que dar cabida a la consideración de que muchos hayan sido resueltos en perjuicio del acusado debido a la presión sobre los jueces.

Por lo demás hay casos relatados con pelos y señales por los medios de comunicación en los que a la falsedad de la denuncia no le ha correspondido ninguna sanción, mucho menos a esos 161.189 casos a los, sin comerlo ni beberlo, se les ha aplicado el protocolo de violencia de género. Y todos tenemos idea de lo que eso significa.

En esto de la ética no andáis muy bien las feministas, pues por un lado entiendes que el proceso de socialización en función del sexo, si es en perjuicio de la mujer entonces está justificada la discriminación positiva, pero en el tema de lo varones educados para no llorar, ahí ya sencillamente eso es un dato… ¿Quizá podría decirse que estamos por un lado ante lo que debe ser (para ellas) y lo que realmente es (para ellos)?

Claro que la traca la guardas para el final. “No es una lucha, una contrargumentación, es que puedas entenderlo. ¿Puedes? Si no logramos que los jóvenes cultos lo entiendan…mal vamos…”

Vaya, cuál debiera ser mi actitud, ¿renunciar incluso a pedir explicaciones? ¿Renunciar a ejercer el derecho a la palabra? ¿Se le puede pedir a alguien algo más…?

Sinceramente pienso que quien debes hacer un esfuerzo por entenderlo eres tú, pedirle a alguien que renuncie a denunciar lo que ve, a luchar contra la injusticia, o a exigir igualdad y equidad, es mucho más de lo que se puede y se debe pedir a nadie.

Anónimo dijo...

Estimada Esmeralda:

Permíteme que comente algunas de tus afirmaciones.

Yo tengo un carácter fuerte, atrevido y he sido siempre un poco locuela, y eso no se admite en versión mujer.

¿Crees que a los sargentos les hacen mucha gracia los jóvenes reclutas varones con un carácter "fuerte, atrevido y un poco locuelo"? La educación tradicional de los varones siempre se caracterizó por educarlos para formar parte de rígidas estructuras jerárquicas como la escuela, el ejército, o la fábrica. ¿Crees realmente que las jerarquías toleran bien a las personas "fuertes, atrevidas y un poco locuelas"? En absoluto, los sistemas jerárquicos buscan, por definición, la anulación máxima de lo individual: la valoración del carácter "fuerte" estaría reservada tan sólo a quien alcanza la cúspide de esta jerarquía, pero todo el proceso de ascensión dentro de la misma lo que más valora es la sumisión y la docilidad.

Las personas "fuertes, atrevidas y un poco locuelas" donde realmente pueden ser valoradas es en el ámbito particular, que es, precisamente, el que la tradición reservaba a las mujeres. ¿Por qué crees que en la historia de la literatura y las artes es tan sorprendentemente elevado el porcentaje de varones homosexuales? Porque sólo podían desarrollar su individualidad quienes eran incapaces de integrarse en los ámbitos a los que típicamente se destinaba a los varones (ámbitos típicamente jerárquicos y despersonalizadores: el ejército, la iglesia o la burocracia estatal).

Yo no dudo, en fin, de que en tu condición de mujer hayas podido sufrir mucho por ser "fuerte, atrevida y un poco locuela", pero permíteme que dude mucho de que con estas características ibas a tener las cosas más fáciles dentro de los ámbitos tradicionalmente masculinos.

Athini (continúa)

Anónimo dijo...

(continuación)

Yo nunca he estado a favor del servicio militar obligatorio (…). Su supresión se consiguió porque se paso a la agenda política como ahora están los temas de lucha contra la discriminación por razón de género y la lucha contra la violencia de género.

La propia manera en la que has redactado tus frases revelan que, consciente o inconscientemente, consideras la supresión del servicio militar obligatorio “sólo para varones” como una cosa que no tiene nada que ver con “la discriminación por razón de género”. No es raro que pienses así, porque el final del servicio militar obligatorio en España no se produjo, desde luego, por la presión que en contra de él hicieron las feministas. Más allá de alguna declaración retórica, el movimiento feminista demostró, con su total indiferencia ante este asunto, que no era cierto que su objetivo fuera la "igualdad". ¿Conoces a alguna diputada socialista que votara en contra de aquella ley que establecía textualmente el servicio militar "sólo para varones"? ¿Se llenaron los grandes periódicos de artículos de feministas protestando por aquella muestra de sexismo? ¿Alguien le ha recordado a la tan feminista Fernández de la Vega el que fue ella la encargada de organizar la represión de los insumisos?

No, desde luego, un servicio militar sólo para varones no parecía tener nada que ver con la “discriminación de género”. ¿Se habría pensado lo mismo si el servicio militar obligatorio fuera “sólo para mujeres”? Lo que sí se consideraba una discriminación sexista intolerable es que las mujeres no pudieran ser militares profesionales: el mismo Tribunal Constitucional que declaró intolerable el que las mujeres no tuvieran acceso a la carrera militar profesional, no tuvo empacho, pocos meses después, en declarar que el servicio militar obligatorio “sólo para varones” no suponía ninguna discriminación. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por cierto, ha venido a hacer lo mismo, al igual que todos los tribunales constitucionales de Europa y América del Sur. Ya ves tú lo que es la lógica jurídica. Por cierto, el Tribunal Supremo de Estados Unidos es, en lo que yo sé, el único que consideró esto de otra forma, y por ello la incorporación de la mujer al ejército de Estados Unidos supuso la automática desaparición del tradicional servicio militar obligatorio “sólo para varones”. Por cierto, ¿has leído muchos artículos en la prensa en que se comenten estas curiosidades jurídicas que afectan a tantos millones de personas?

Athini (continúa)

Anónimo dijo...

(continuación)

La absoluta indiferencia, cuando no profunda satisfacción, con la que el feminismo considera al servicio militar "sólo para varones" se puede comprobar de forma inmediata en los países nórdicos, tantas veces citados como la mejor aproximación al paraíso feminista en la Tierra: allí el servicio militar obligatorio sigue siendo sólo para varones. Y otro tanto sucede todavía en la mayor parte de Europa: en Alemania, sin ir más lejos. Las feministas alemanas, eso sí, han realizado una fuerte campaña para combatir un aspecto de este servicio militar que sí les parecía discriminatorio: cuando se intentó sacar adelante una ley para que el tiempo del servicio militar fuese computado como tiempo cotizado a la Seguridad Social, las feministas pusieron el grito en el cielo, pues las jóvenes, exentas como están de dicho servicio militar, no podrían beneficiarse de tan suculento privilegio.

Por lo demás, no nos engañemos, la razón última del final del servicio militar obligatorio en España fue que aquel enorme pero ineficaz ejército de conscripción no se correspondía con las necesidades que la OTAN adscribía a España (convenía un ejército pequeño, pero capaz enviar rápidamente contingentes a sitios muy alejados de España: no es casualidad que ahora mismo estemos en Afganistán). Si el fin del servicio militar entrón “en la agenda de los políticos” fue porque antes había entrado en la agenda de los Medios de Comunicación, y no creo que sea casualidad el que tal hecho se produjo justo en el momento en que a la OTAN y, en particular, a Estados Unidos le convenía una profunda reestructuración de nuestro ejército. Las feministas, en cualquier caso, podrían haber aprovechado la ocasión para demostrarle a los varones que su lucha “por la igualdad” incluía tanto a hombres como a mujeres, pero prefirieron demostrar con los hechos que las discriminaciones sufridas por los varones les importaban un pimiento.

Athini (continúa)

Anónimo dijo...

(continuación)

Sobre lo que dices de que cualquier mujer sin escrúpulos y tal…
Eso pura demagogia, es comúnmente sabido que hay denuncias falsas en todos los campos, de rencillas entre comunidades de vecinos, bajas en el trabajo fraudulentas, fraude a los seguros, etc…

En cualquier actividad humana, es cierto, hay un margen de error inevitable, ahora bien, las previsiones que se den para estos márgenes de error no pueden ser las mismas en todos los campos. Como ya sabían los romanos, a diferencia de lo que sucede en el Derecho Civil, en el Derecho Penal el margen de error tiene que utilizarse siempre en beneficio del acusado (aquello tan viejo de “in dubio pro reo”). Sólo se puede condenar, por tanto, cuando la culpabilidad quede demostrada (como dicen en las películas americanas) “más allá de cualquier duda razonable”. Y esto, la presunción de inocencia, uno de los mayores logros de la cultura occidental, ha sido sistemáticamente atacado por el feminismo: para determinado tipo de denuncias, se ha logrado que en la práctica llegue con la simple declaración de la autoproclamada víctima.

Creo, por cierto, que la demagogia no es defender que se respete escrupulosamente la presunción de inocencia; en mi opinión la “pura demagogia” es la de realizar juicios paralelos en los medios de comunicación, multiplicar la repercusión mediática de cierto tipo de delitos y hacer que ni se mencionen otros, falsear estadísticas, amenazar a las voces discordantes..., y todas esas cosas con las que se ha conseguido que se establezcan derechos penales distintos para hombres y para mujeres.

El porcentaje de denuncias falsas no se sale de la media del que pueda existir en otros campos.

¿Cómo puedes saber cuál es el porcentaje de denuncias falsas? Si te refieres al número de mujeres que han sido condenadas por falsas denuncias en casos de “violencia de género”, entonces habría que concluir que el porcentaje de falsas denuncias no sólo es bajo, sino prácticamente inexistente. Si, por el contrario se toma como referencia la proporción entre acusaciones y condenas, entonces habría que concluir que el número de denuncias falsas es escandaloso.

¿Has leído, por cierto, u ojeado al menos el contenido de los dos enlaces electrónicos que te adjuntaba en mi anterior comentario? Uno de ellos era una prueba palpable de cómo una jovencita, por una simple broma entre amigas, había conseguido que se condenara por violación a un hombre que se había limitado a llevarla en coche. El otro es un estudio oficial (recalco lo de oficial) en que se reconocía que las pruebas de ADN habían exonerado sin lugar a dudas a un 20% de los condenados (fíjate que hablamos de condenados, no de acusados) por violación, y que era probable que otro 20% más también fueran inocentes. ¿Recordar este tipo de cosas te parece “demagogia”? ¿Te parece tolerable un margen de error del 40% en las condenas penales por un delito tan grave como la violación?

Athini (continúa)

Anónimo dijo...

(continuación)

Acerca de tu argumentación de que favorecen a las jóvenes investigadoras.
Eso se denomina acción positiva muy ligado al sistema de cuotas, por desgracia necesario. Ojalá llegue un día en que deje de estar justificado.

Así pues, según tú, en las circunstancias presentes te parece justo que miles de jóvenes varones sean discriminados para pagar las culpas (reales o supuestas) de sus antepasados. El individuo no debe responder por lo que él haya o no hecho, sino por lo que haya hecho su “género”. Creo que este era el razonamiento con el que antes se justificaba la “sumisión” de la mujer: Eva era la responsable de que Adán hubiera pecado, y por tanto era justo que todas las mujeres pagaran por la culpa de aquella primera mujer. Una preciosa defensa de la “igualdad” y de los derechos del individuo, en fin.

Lo que dices de que las madres a los varoncitos les enseñan a no llorar, es el proceso de socialización en función del sexo, que educa a los hombres para el espacio público y a las mujeres para el espacio privado, doméstico.

No veo la relación: el que a los varoncitos se les enseñara a “no llorar” servía tanto para lo público como para lo privado. Con lo que sí veo relación es con la diferencia con la que tú misma enfocas las cosas: si soy mujer puedo quejarme, si eres varón cállate y acepta humildemente el castigo que mereces por haber nacido con ese cromosoma.

Queda mucho por hacer pero sobre todo, necesitamos que podáis comprenderlo, y parece que ni eso logramos, por lo que has referido. No es una lucha, una contrargumentación, es que puedas entenderlo. ¿Puedes? Si no logramos que los jóvenes cultos lo entiendan…mal vamos…

Pues no, no puedo entenderlo si parto de la aceptación de que lo que se busca es que una persona no sea discriminada en ningún sentido por nacer o no con un determinado cromosoma sexual. Pero puedo entenderlo muy bien si lo relaciono con dos constantes repetidas en los más diversos momentos de la historia:
-- siempre los grupos privilegiados han defendido sus privilegios presentándolos como justísimas compensaciones (si creyésemos a los propios romanos, ellos habrían conquistado el mundo en defensa propia; la Inquisición justificaba sus hogueras recordando la sangre de los mártires cristianos; los conquistadores españoles de América sometían a la población autóctona llenos de buena conciencia, porque les estaban haciendo el gran favor de evangelizarlos, etcétera),
-- siempre que en el derecho penal se establecen distintas penas por los mismos hechos atendiendo al grupo al que pertenecían agredido y agresor, el grupo que recibe menores penas es indudablemente el grupo privilegiado en la sociedad del momento.
Con estos antecedentes, en fin, creo que hace falta una ceguera muy grande para no percatarse de que lo que generalmente se llama “feminismo” hace mucho tiempo que ha dejado de estar interesado en la igualdad y a entrado de lleno (y con gran éxito, al menos por el momento) en la reclamación del privilegio.

(Athini)

Esmeralda dijo...

No doy crédito a lo que leo.Espero que las opiniones vertidas no sean muy representativas de lo que piensan los jóvenes ligados a la universidad. Creía todo esto superado, supongo que estoy leyendo a las minorias.Yo siempre he pensado que estudiar da a la gente sentido común.Se me ocurre que si representais un porcentaje relativo, tendríamos que introducir en las escuelas una asignatura específica de igualdad de género. Introducirla en la enseñanza básica.Pero, sobre todo, veo un profundo desconocimiento. Supongo que más que ignorancia, sera defender unos intereses caducos y del todo injustos.Entonces puedo entenderlo, desde el egoismo o la falta de nobleza.

Anónimo dijo...

Doña Esmeralda, esa manera suya de argumentar recuerda mucho a los machotes de antes, a los de callaos tías, qué sabréis vosotras. Yo que estaba esperando para ver si podía usted desmontar los argumentos de esa juventud perdida... Cuanto descarrío, verdad? Animo Esmeralda, a ver si los ponemos a todos como estaban las tías antes.

Emilio dijo...

A falta de argumentos palabras altisonantes: desconocimiento, ignorancia, intereses caducos y del todo injustos, egoísmo o falta de nobleza.

¿Desconocimiento e ignorancia de qué? ¿Cuáles son esos intereses caducos y del todo injustos? ¿Dónde está el egoísmo y la falta de nobleza?

En algún aspecto si entiendo que representa usted una cierta idea de feminismo que cuando directamente no puede mandar callar o silenciar al discordante apela a alguna asignatura -¿lavado de cerebro?- que venga a poner orden en el caos.

Eso sí es viejo y caduco y tampoco representa ni una especial altura de miras, ni mucha generosidad, tampoco una mayor comprensión de aquello sobre lo que sin embargo se pontifica. Lo que es muy viejo y tiene poco que ver con el diálogo ilustrado y civilizado es la apelación al anatema. La sociedad civil no se puede administrar como si de un credo o una Iglesia se tratara. Lamentablemente el actual feminismo excluyente parece que es así como lo entiende

Anónimo dijo...

El Instituto de Medicina Legal de Murcia recoge en su Memoria que el 84% de las denuncias de violación son falsas.
En la medida en que tal cifra sea representativa y general, estamos ante un escándalo de proporciones mastodónticas. Refugiarse en aquello de que en otras parcelas del delito se dan también muchas denuncias falsas, revela, cuando menos, cierto cinismo. Saca a la luz una realidad cruda y evidente: las mujeres son muy capaces de delinquir, pese a la propaganda feminista que las santifica a diario. Pero, además, pone de manifiesto que, a tal alcanza el poder feminista, que las mujeres pueden acusar falsamente con casi total impunidad. Si las denuncias falsas fueran castigadas como merecen, otro gallo nos cantaría. Pero no, porque hay miedo de policías, abogados, jueces, psicólogos… Se prefiere dar curso a cualquier petición femenina por miedo a que se les eche encima las asociaciones feministas.
A este paso no sólo se acabará impartiendo alguna asignatura sobre “igualdad de género” en las escuelas; quizá llegue el día en que sea una carrera universitaria más.

Esmeralda dijo...

En fin, parece que sois casos perdidos, aunque yo siempre me niego a creer que alguien no pueda racionalizar la obviedad. Las mujeres son el 50% de la población y han de estar representadas en todos los campos, y que ahora están subrepresentadas. Y para llegar a la igualdad hay que trabajar en políticas positivas y hay que educar las generaciones venideras para que no se den casos tan tristes como los discursos de algunos comentarios de este post.Y he llegado a la conclusión de que argumentaros no va a ser productivo.En fin, seguro que en vuestros trabajos y familias interactuais con mujeres cada día. No sé que pensaran ellas de vuestro discurso..

Anónimo dijo...

Si las mujeres deben estar representadas en todos los campos, adelante. A ver si es verdad que las feministas piden que las mujeres estén representadas en todos los trabajos duros, penosos y peligrosos que actualmente están copados por hombres. Los muertos y mutilados por accidentes laborales son, en su mayoría, hombres. Espero ver que se exigen medidas discriminación "positiva" para que las accidentadas sean la misma proporción que los accidentados. (Quizá aquí pase como con la mili, me temo).De momento las feministas están muy preocupadas de que las mujeres ocupen por cuota puestos de dirección, no los de abajo.

El fracaso escolar afecta más a los varones que a las mujeres. Espero acciones "positivas" para enmendar el desequilibrio.

Los diferentes campos laborales deben ser ocupados por PERSONAS capacitadas para ello, con total independencia de su SEXO, señora Esmeralda. Si consideramos sus cromosomas, ya estamos siendo sexistas, ya estamos decidiendo en función del sexo del sujeto. Lo que usted propone es sexismo puro y duro. Si para un puesto de trabajo hay más mujeres capacitadas que hombres, procédase a contratarlas por orden de capacidad. Si el puesto en cuestión lo desempeñan mejor los hombres que se presenten a la selección, pues lo mismo. Esto es una visión NO sexista, señora Esmeralda.

Yo le agradecería que entrara a discutir punto por punto lo que aquí se dice, porque sus valoraciones personales -sus descalificaciones- sobre lo retrógrados y machistas que somos, a mí no me valen.

Emilio dijo...

Esmeralda, utiliza usted un tono despreciativo que molesta. Estaría bien que en su lugar argumentase algo y guardase un poco la compostura.

Tontolaba dijo...

Aplicación de la ley de igualdad, el o la denunciante en asuntos de violación que lo haga falazmente y se pruebe, será condenado a la misma pena que le correspondería al falso imputado, eso es la igualdad y la reciprocidad, se acabarian los despechos de malcriadas y caprichosas.

Tontolaba dijo...

leyendo y leyendo por estos comentarios me alegra una cosa que supongo que será así, Cuando en una oposición de 200 plazas y trescientos presentados haya 200 mujeres que son una eminencia y 100 hombres que son unos garrulos, las 100 eminencias que dejará sin trabajo la ley de la igualdad aceptaran el resultado o para esos casos no valdrá.

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Me parece SORPRENDENTE que adultos que no creen en los reyes magos puedan creer SANDECES como que el 84% de las denuncias por violación sean falsas.

Me parece PATOLÓGICO que eso salga en un debate sobre feminismo.

La ANIMALADA fue emplear como criterio de falsedad QUE EL RECONOCIMIENTO PERICIAL FUESE NEGATIVO. Tócate las narices.

El CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL considera que SÓLO UNA DE 531 DENUNCIAS ANALIZADAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO ES FALSA.

Hala. Ya tengo un numerico en contra. Viene en Internés. Y habla específicamente de lo que dice: DE-NUN-CIA FAL-SA.

norante dijo...

Disculpe violencia de géro y violación van en el mismo saco o son churras y merinas.

Anónimo dijo...

Según los criterios utilizados por la encuesta oficial sobre violencia de género, para que una mujer sea considerada víctima de esta violencia basta con que responda "algunas veces" a la pregunta "¿Ironiza sobre sus creencias o no las valora?". De acuerdo con este criterio sobre lo que es maltrato, lo sorprendente es que el CGPJ haya podido encontrar una denuncia falsa. Por cierto, todos los varones que se atreven a escribir aquí comentarios criticando opiniones vertidas por mujeres, que sepan que, según los criterios oficiales, son todos ellos maltratadores.

Anónimo dijo...

Hay que ver, sólo un 0,19% de denuncias falsas. Seguramente bastante menos denuncias falsas que las que se producen para cualquier otro delito, ¿no?
Lo de ser culpable por ironizar contra las creencias de una mujer o no valorarlas nos convierte, en efecto, a todos los hombres en maltratadores. Para dar un pasito más hacia nuestro ineluctable destino, ya debería haberse promulgado una ley que estableciera que todos los hombres son culpables de maltratar a las mujeres mientras no se demuestre lo contrario. Yo no me explico a qué se debe este retraso. Ya podíamos tomar ejemplo de ellas. Que, de todos es sabido, jamás ironizan contra las creencias de sus maridos, ni malmeten, ni reprochan, ni desprecian… Ni pegan, claro. Y si lo hacen, lo hacen en defensa propia, faltaría más.
Que sí, que estoy ironizando. ¿Para qué ocultar mi condición de maltratador empedernido?

Anónimo dijo...

Confieso que hace unos años hice mofa de las creencias de una amiga que trabajaba de funcionaria en la administración de sanidad. Contaba que había ido a una vidente muy sabia que le echó las cartas y le predijo el futuro con precisión. También contaba que todos llevamos en la chepa, o detrás de nosotros, algo así como siete espíritus, cuya función no era otra que darnos por saco (siete, supongo que uno por cada día de la semana). Y cosas por el estilo. Ahora me arrepiento de haberme echado a reír. Qué malvado. Por supuesto, debí valorar esas creencias y animarla a seguir investigando sobre videncia y espíritus. Pero no lo hice, y ahora me atormenta la mala conciencia. Ya he pensado en acercarme a la comisaría más cercana, confesar mi delito de maltrato y entregarme a la justicia. Y animo a todo ciudadano o ciudadana que vea emplear la ironía contra las creencias de su pareja que llame de inmediato al 0,16 y denuncie el caso. Acabemos con esta lacra de ironías misóginas.

Esmeralda dijo...

Os comprendo, es un tema muy complicado.Sobre lo que dice alguno de los anónimos,que uno de los items es ironizar o desvalorizar las opiniones, ideas; se refiere, como sabéis al maltrato psicológico. Nadie le pega a su pareja de la noche a la mañana, eso tiene un proceso lento de anulación, aislamiento, dependencia emocional, chantaje, no sé muy bien...No soy experta en ello aunque lo he aprendido a detectar en algunos casos.Esos casos son los, ya digamos, extremos, y suelen darse en parejas extranjeras aunque se diga lo contrario...tb españolas, claro; pero en un menor porcentaje. Porque esas mentalidades tienen que ver con la no prosperidad ,no desarrollo de las sociedades, ya sabemos como están algunos países.En fin, mucha educación , mucha legislación, mucha fé, prosperidad, mayor reparto de la riqueza y responsalidades,...supongo que alguno de vosotros tendrá hijas, ¿qué deseáis para ellas?

Esmeralda dijo...

Y por eso mismo que os digo, de que yo asocio el maltrato por razón de genero al subdesarrollo. Por eso, me cuesta entenderos, porque creo que vosotros tenéis un mínimo de cultura..y también yo tengo dificultades para poder entenderos...así que creo que la dificultad es mutua.Porque yo me muevo en unos círculos donde nadie opina como aqui lo hacéis así que me descubris un mundo nuevo,...no me imaginaba gente cultivada con ideas que pensaba superadas. Yo tb tengo dificultades para comprenderos...Puedo entender a los obreros de la construcción faltando al respeto a la que pasa por la obra, al jornalero que exige o no entiende...en fin..por eso que yo quizas, equivocadamente; pensé que era una forma de incultura...tb yo tengo problemas para entender...

Anónimo dijo...

Pues yo conozco a varias que no les desagrada en absoluto que obreros de la construcción les "falten al respeto" a la que pasa por la obra. Es más, suelen caer en depresión cuando tras el inexorable paso del tiempo, dejan de decirle piropos al pasar ante una obra. Eso sin contar las que echan en falta esa galantería del pasado. Las guapas, claro. De las otras, que no llamaré feas, pues decir eso es maltrato (por el que puedes acabar 24 horas en calabozo), pues ya se puede uno imaginar lo que les pasa...

Menos mal, que gracias a las feminazis y demás "mujeres progresistas" ahora ellas pueden vengarse llamando a la pareja lo que sea, humillarlo, y decir públicamente que la tiene pequeño y que es malo en la cama, además de mal padre y pederasta potencial. Eso no es maltrato psicológico ni nada parecido.

Me estoy planteando cambiar de acera...

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja. El que se va a meter a vidente soy yo, qué puñetas. El otro día dije que ya faltaba menos para que las feministas propusieran una asignatura sobre feminismo. ACERTÉ de pleno. Hoy veo en el telediario y en la prensa que Bibiana Aído ya la ha propuesto para la universidad. Bueno, en palabras de El Mundo: “(que) los estudios de género y "la tradición intelectual" del feminismo ocupen "un lugar en la formación troncal" de los estudiantes universitarios españoles”. Ahora mismo voy a los chinos y me compro una bola de cristal… Bueno, no sé, si esto se veía venir.

Anónimo dijo...

En palabras de Aído publicadas en el Mundo, quise decir.

Esmeralda dijo...

Pues no he leido la propuesta de la ministra, pero seguro os han leido y por eso quieren poner la asignatura. Desde luego no nos vendría mal, que sea troncal, por supuesto; en todos los grados.

Emilio dijo...

Esmeralda, qué crees que sucedería de aplicar a ellos esa misma encuesta, y ver si también por parte de ellas se da eso de desvalorizar las opiniones, ideas...

¿Te parece decente que para medir la violencia entre dos se pregunte a uno solo de ellos?. Si no te lo parece como creo respondería cualquier persona de bien, porque no exigís desde el lado femenino que se pase el cuestionario a ellos.

Una persona con tu formación sabe que lo primero que debe evitar cualquier estudio sociológico es el sesgo y en este caso el sesgo no puede ser evidente, sólo se pregunta a una de las partes.