01 febrero, 2006

Progresamos hacia atrás: en el mundo y aquí mismo

Cuentan hoy los periódicos que más de veinte países árabes elevan su enójadísima protesta ante Dinamarca, pues un periódico de allá publicó hace días unas viñetas en las que aparecía una caricatura de Alá, revestido de aspecto belicoso, guerrero. Esos países piden castigo para el periódico en cuestión. El periódico se ha disculpado ya y el primer Ministro danés dice que con eso basta y que hay que respetar la libertad de expresión. Desde aquellos países confesionales no se admiten licencias expresivas en lo que toque a su dios. No hay derechos humanos que valgan frente a la inmunidad divina y la intocabilidad de la fe. Los creyentes no admiten crítica ni caricatura de sus símbolos. Estamos a la espera de que Juan Goytisolo, siempre ejemplar en la denuncia del autoritarismo y la represión propia de este perverso y pervertido Occidente laico, denuncie el fundamentalismo y sus excesos.
Por aquí también comienza el lobezno a asomar sus orejitas. Una anécdota doméstica. Ayer mismo, en mi clase con alumnos de último curso de Derecho en mi universidad, tuve la malhadada ocurrencia de hacer unas bromas, yo diría que bastante inocuas -pero lo que a uno le parece inocuo, el otro lo puede considerar diabólico-, a propósito de la nueva encíclica de Benedicto XVI en que admite el disfrute carnal pleno en el matrimonio. Les insinué algo acerca de la liberación que ello significaría para tantas parejas de férrea disciplina católica en las que la antigua fobia eclasiástica al placer carnal llevaba a los esposos, y especialmente a las esposas, a la represión del placer y a la exclusión de cualquier variante erótica al margen de la postura del misionero y poquito más. Les conté algo, de pasada, de personas mayores próximas a mí, que habían vivido traumáticamente la furia de sus confesores por permitirse ciertas licencias amatorias con sus cónyuges. Todo ello en no más de tres o cuatro minutos. Todo para congratularme de la nueva libertad concedida por el reciente Papa.
Por qué lo hice, maldición. Al salir de la clase, un estudiante, un buen estudiante, vino a mí y, muy educadamente y con nobleza, eso es cierto, me dijo que con mis palabras seguramente habían ofendido muy seriamente las creencias de muchos de sus compañeros, y que no debo decir esas cosas ni hacer bromas de ese tipo, y que no es cierto que la Iglesia haya nunca reprimido ninguna forma de disfrute carnal entre los cónyuges. En esas estamos.
Traté de explicarle que en ese mismo día y en los anteriores me había permitido hacer bromas y críticas de cosas tales como el neoliberalismo, el comunismo, el PP, el PSOE, el pueblo en el que nací, los asturianos, los leoneses... Y hasta a costa de mi pobre madre había hecho algún chiste. Y ningún problema. Hacer guasas a costa de ZP o los ateos, por poner dos casos, da pie a una complaciente y complacida hilaridad de los jovenzuelos estos. Pero con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho. Pero no, seguramente es más ajustado decir que hemos topado con unas jóvenes generaciones que saben poco o nada de la historia y la dogmática de las propias creencias que acríticamente abrazan, esas que, por tanto, asumen superficialmente y con talante estrictamente maniqueo y futbolístico.
Llueve sobre mojado. A principios de este curso les hice leer un documento de la Conferencia Episcopal Española contra el matrimonio homosexual. Sospecharon algunos, o muchos, no sé, que mi propósito era crítico, y recibí un buen puñado de correos electrónicos anónimos en los que se me llamaba rojo de mierda, sociata maricón y lindezas similares. Y podría contar más casos así, del pasado curso.
Es lo que hay. Si el lunes les hago ver cuánto se parecen sus actitudes a las de los gobiernos islámicos antes citados, volverán a tomárselo a mal. Mejor me callo y les hablo de las normas anankástico-constitutivas. Si consigo que no lo entiendan, les parecerá muy bien.
Y ya sé que hay de todo en todas partes. Pero cuán oprobioso resulta el silencio estabular de la mayoría. Más oprobioso aún que la militancia fundamentalista e indocumentada de los otros.
Yo paso. Me rindo. Que nos zurzan a todos. Vivan las cadenas.

22 comentarios:

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Por sioD no tire la toalla Vd., que entonces qué nos queda a los demás.
Tengo una experiencia similar. Este año imparto una asignatura más cargada políticamente de la que suelo impartir (que ya le llega). Pues bien: durante el curso ni siquiera pude mantener con cierta normalidad la crítica estrictamente académica (esos umbralillos políticos mínimos que comparte razonablemente cualquiera que se haya asomado a esto). Los anti-ZP (tienen una revista y todo) se negaban a intervenir: sólo crujían dientes y se hablaban por lo bajinis. Cualquier intento de sacar el debate a la luz era inútil. Y no era porque yo lo acallase: ES QUE SÓLO HAY IRA. No hay argumento. ¡Ni siquiera hay un principio de identificación grupal: hay un principio de identificación DEL ENEMIGO!
Por supuesto, lo mismo con los rojetes de asociación. Estos sostenían su eslogan, con lo que les horrorizaba un enfoque no-principial, económico, de la cuestión (que fue el que intenté). Para unos, yo era un ZPero. Para otros, un nazi (nada tan malo como un ZPero: había que oír ese crujir de dientes).
No oigo ningún discurso que no sea una hostia. Y la interpretación sólo busca saber si eres enemigo o si eres enemigo del enemigo. Voces y oídos en pie de guerra. El otro día uno del TS le preguntó a mi jefe por "ese tío tan facha que tienes en el departamento". ¿Facha? ¿Y eso? Porque citaba a X (a un X a quien si citas hoy eres un facha). El artículo, por lo demás, angélicamente garantista. Otra: hace unos meses organicé un curso e invité a un profesor de otra universidad (muy fan suyo, por cierto). Cuando llega me dice que por ahí se dice que soy del Opus, porque un profesor opusino usa un trabajo mío para sus explicaciones (un trabajo en el que me he pegado unas sobradas... que si lo otro era angélico, esto es el puto coro de los serafines y los querubines).
Y claro: si es que alguien te cita, es por chalaneo, nunca por otro motivo (al citador en cuestión le he visto tres veces en mi vida; una de ellas quisiera de corazón olvidarla).
Y ya hemos hablado de los tonos en los blogs.
More Iurisprudente:
"You don't know me by the wind /
You never will, you never will
I'm the little jew who wrote the Bible
I've seen the nations rise and Fall
I've heard their stories, heard them all
But love's the only engine of survival"
Supongo que lo que hoy toca es "no desdibujar los frentes", incluso cuando uno decide jugar de outsider. Cualquier gesto de cordialidad o proximidad a la posición contraria es "talante"; y eso es ser o un lila destruyepartidos, un malvado destruyepatrias o lo peor: EL DEMOÑIO.
Pero...

Anónimo dijo...

Hombre, no haga más, rendición la de Breda (que fué un triunfo de los tercios), a seguir currando profesor.
Cuando dice con la iglesia hemos topado, puede que sea con la católica, mis hermanos en la fe cristianos católicos (yo soy protestante)tienen sus particularidades, pero no son fundamentalistas como los moros que son fundamentalistas pues de todo habrá.
El miedo que tienen quizá, que es mucho aventurar, es al suspenso, por eso se dirigió a Vd un buen estudiante, porque para él, como estudia, le suda la polla la dureza del exámen que pueda poner el catedrático, porque debe el examinador ajustarse al programa previsto para el curso, y el buen estudiante podrá estar más o menos acertado e incluso suspender pero no le asusta el exámen. Los silentes pueden ser por varias razones : vale más callar que debatir con el profesor, porque si le contradecimos argumentando puede que él en su dialéctica nos cite a algún Dworkin de esos o alguna epistemología ¿y qué decimos?, es lo que han aprendido que da resultados politicamente correctos, a saber salir con las manos blancas en silencio y como mucho decir No a la guerra o dejar las cámaras en el suelo y en silencio quedarse mirando para el presidente del gobierno o no debatir con ZP gran fallo de Rajoy.
Pero fíjese en la diferencia entre el estudiante que le indicó que no "debe" decir esas cosas y un moro fundamentalista que simplemente hubiese intentado cortarle la garganta.
Y si Vd ve que el tema ZP les hace sonreir, explótelo y que gozen un poco de la vida riendo ya que parece ser (ojalá me equivoque) que gozan poco follando.
No se preocupe que no creo que se repitan los insultos de primeros de curso, a pesar de ser silentes demosles el beneficio de que son racionales Amén.

Anónimo dijo...

Tiene razón. En sentido estricto, los fundamentalistas son protestantes.

http://en.wikipedia.org/wiki/Fundamentalism

http://en.wikipedia.org/wiki/Fundamentalism#Christian_views

http://en.wikipedia.org/wiki/Fundamentalist_Christianity

(Por sioD, no acudáis a la definición de la RAE. Recién incorporada, en el orden de las acepciones se pasa por el forro escrotal sus propias reglas. La definición en la Wikipedia española no es más que una horrible glosa de la horrible definición de la RAE. ¿Cómo confiar en una institución que inventa palabras como güisqui o cederrón?).

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Tiene razón. En sentido estricto, los fundamentalistas son protestantes.

http://en.wikipedia.org/wiki/Fundamentalism

http://en.wikipedia.org/wiki/Fundamentalism#Christian_views

http://en.wikipedia.org/wiki/Fundamentalist_Christianity

(Por sioD, no acudáis a la definición de la RAE. Recién incorporada, en el orden de las acepciones se pasa por el forro escrotal sus propias reglas. La definición en la Wikipedia española no es más que una horrible glosa de la horrible definición de la RAE. ¿Cómo confiar en una institución que inventa palabras como güisqui o cederrón?).

AnteTodoMuchaCalma dijo...

(Hostias... Me tenía por un psicótico, pero ahora me revelo como un metempsicótico... ¿Cómo he usurpado la personalidad del Anónimo?)

IuRiSPRuDeNT dijo...

Antetodomuchacalma:"Se romperá el viejo Código occidental.

Cuando dicen:¡¡¡Arrepentios!!!
Me pregunto Qué quieren decir."

IuRiSPRuDeNT dijo...

Jejeje. A saber. Quién puede saber lo que piensan los alumnos, ó que coños pueden estar pejiñando el otro, el tercero mientras hablas? Imposible saberlo si no se expresa.

Y estúpido sacar conclusiones del silencio ajeno. es difícil ya sacarlas de la palabra expresada....

Lo jodido es que no pillen la idea.

Yo fui alumno de Amado. Y de los calladitos.
En ningún momento intente veriguar si era de un lado o de otro. O intenté tacharlo de nada.

Siemrp se intentaba razonar, y el nivel crítico siempre quedaba por debajo, como para sacar conclusiones....

Yo personalmente Lo que más temía precisamente era hablar, preferia escuchar. Por que a decir verdad siempre en sus clases me montaba el pollo mental y me revolvía todos los esquemas, o de su esplicación comenzaba a encontrar sentido a tal o cual cosa que no entendía bien; que dichos sea de paso nada podría tener que ver con el tema en cuestión. Vamos yo sacaba a mi manera provechoa lo que oía a nivel personal...

Así que si en ese momento tengo que hablar me pillaría en extasis, autismo total.

Posiblemente el profesor de turno dijera: " menudo gili no se stá enterando de nada, ó ese capullo que mal le caigo, ó este tío se está haciendo el interesante, ó joer ese jambo me da que sabe mucho"

o en fin mil "o"

No sé posiblemente esa persona jejeje fue hacia el profesor a contarle que si ofendió ó no a saber porqué; pudiera ser porque quería hacer un poco de acercamiento y caramba¡¡¡ esta es la mía.

en fin, yo qué se.

Yo en particular aprendí bastante y tire algun que otro esquema viejo. Lo demás ni me interesa. Ni siquera la nota.


Es cierto que ocurre eso en clase, y en la primera toma de contacto lo lógico es que se pilel ala clse desprevenida a salen a relucir los prejuicios estúpidos. Per creo que profundizando en el tema dos otres clases más todos acojonaos ya.

El problema es que lo que no hay es tiempo..... o los alumnos no nos lo tomamos para prepararnos. pero creo que al larga todos reconcen esa labro en clase, pero eso a largo plazo.

Mercutio dijo...

'Si el lunes les hago ver cuánto se parecen sus actitudes a las de los gobiernos islámicos antes citados, volverán a tomárselo a mal.'

Pues se jode Vd., estimado propietario. Pero es su doble obligación: como profesor y como ciudadano. Que se lo tomen a mal, con leche o en dos veces, pero lo que deberá Vd. hacer es justamente eso: hágaselo ver.

Dios sólo es sagrado para los fieles. Yo, que soy ateo (y no agnóstico; mi agnosticismo ocupa el resto de saberes, pero en el terreno teológico no tengo duda alguna) no estoy capacitado para blasfemar; la blasfemia es patrimonio del creyente.

Salud e ibuprofeno.

vosgo dijo...

Estoy un poco descolocado con lo de Goytisolo. Sospecho que usted supone que al no decir nada en contra de los fundamentalistas, los legitima, les da la razón... ect., pero ¿y si lo dice y no lo oimos?, ¿y si el hecho de no decirlo no implica que esté de acuerdo con éllos?. Hombre, no lo sé, igual usted ýa ha visto algún comentario de Goytisolo.
Vuelve a ser pertinente la lectura del libro "Manifiesto contra el progreso".
Salud

AnteTodoMuchaCalma dijo...

“Esperando por el milagro
uno no tiene mucho que hacer.
No había estado tan contento
desde el final de la Segunda Guerra Mundial".
Gracias por la explicación alternativa, Iurisprudent. Pero de verdad, que tenías que oírlos. Otro día te cuento.
Aunque dice Garciamado que exagero, ahora una de las tareas políticas más importantes es metapolítica: restaurar un mínimo convivencial en la vida pública. Y no lo digo como cuestión de higiene laboral para los politicastros. Lo digo porque en estos momentos la gente está alterada, y el típico elemento de autoidentificación por las ideas políticas está a un nivel de la hostia (hay sectores de mi familia que ya no puedo visitar; los SMS de fin de año llegan con mensajes de politiqueo; etc.). Rebajar la tensión en en los grupos de identificación la rebajará en los demás. Y permitiría un replanteamiento de la cuestión.
P. ej: minimizar los argumentos "de puro trámite agresivo", que carecen de contenido material y desde un punto de vista dialéctico sólo reportan la utilidad de desacreditar al contrincante.
Y todo esto, incluso con los intolerantes, en la medida en que sean sensibles a las urnas(lo que excluye fanatismos tipo Al-Qaeda). Ahí esto funciona porque le robas al radical su principal activo: su enemigo. El gestor político inteligente debe privar a los partidos antisistema de los apoyos derivados del victimismo antipoder.
Con los antisistema, con los prosistema y con los "porsistema": Independientemente de la política que uno vaya a seguir, puedo hacerlo despreciando al de enfrente o sin hacerlo. El electorado nacionalista -de todo tipo- agradece que su partido ataque y que sea atacado, pues un nacionalista sin enemigo no es nadie. Eso lo han entendido siempre Arzallus o Aznar, que buscan electorados nacionalista. Por ejemplo: si le privas al PNV de la gestión del conflicto, si le quitas las portadas, si nadie amenaza nuestra identidad... ¿qué fuerza tienen? La de los votos: a hacer política, a gestionar, a negociar y a dejarse de carajadas. El debate del Plan Ibarretxe en las Cortes supuso el mayor daño electoral que pudo sufrir el PNV. Carod-Rovira ha escarmentado en cabeza ajena, y no está dispuesto a sufrir el abrazo del oso que les supondría abandonar las hostilidades… Pero se le puede forzar el pie.
¿Quién sería lesionado con todo esto? Electoralmente, el PP perdería su baza de, cuando no puede criticar razonablemente una política, insinuar que es una lamida de culo al Demoño Catalán: sin argumentos, el cuentavotos sigue sonando. Así que no puede permitir la jugada: si el PSOE rebaja el tono, hay que subirlo de nuevo gritando que está vendiendo España a los nacionalistas: lo subimos de nuevo y empezamos otra vez: al electorado catalán se le hinchan las pelotas, sube el voto nacionalista (a ver las encuestas después de lo del puto cava), ERC sale a la cancha a ver quién la dice más gorda, el PP saca más votos en Madrid o en Cuenca, ve que sale rentable, lo agita más... Si el debate político español fuese razonable, los negociantes de símbolos nacionales de uno y otro tipo iban jodidos.
Habrá que ver cuál es la cuota de responsabilidad de cada cual en mantener este ambiente. Cuando digo “cada cual” no me refiero al PSOE, el PP, ERC: me refiero a todos nosotros.
En política, inimicus est alter ego. Si nos salimos de ahí vamos jodidos.

Anónimo dijo...

Antetodomuchacalmaposeedordelaverdadabsoluta, dice que los protestantes (apoyándose en un texto)somos los más fundamentalistas. Amén.
Cuando quiera quedamos y vamos a cualquier iglesia protestante y se caga Vd en Dios a voz en grito (como prueba, se que según se expresa ,en principio está Vd abierto a la tolerancia siempre y cuando Vd como poseedordelaverdadyeldiscernimiento le reconozca a esa persona que no es nazi), le aseguro que no será Vd lapidado , etc ... sin que yo intervenga para nada, si persistiese Vd en su actitud, como mucho se llamaría a la policía para que le invitase a marchar, sin poner ninguna denuncia.
Después vamos otro día a una mezquita fundamentalista de Hamas, por ejemplo, (ya que hay musulmanes tolerantes que tendrán sus mezquitas tolerantes)y sin abrir la boca simplemente no nos descalzamos o no llevamos la barba esa , le apuesto 10 euros (si pierdo de momento no me comprometo a responder con más)que tenemos allí la de Alá.
Cuando dice : "¿Quién sería lesionado con todo esto? ...ve que sale rentable, lo agita más..." = falacia de la pendiente resbaladiza pues Vd acepta que posibilidades que se imagina Vd sucederán, van a ser ciertas o automáticas, ¿no hay más posibilidades?

Anónimo II dijo...

Pues qué quieres que te diga, usuario anónimo... sin entrar en el tema de la comparación protestantes y fundamentalistas (que me parece un pelín desmedida) creo que antetodomuchacalma tiene razón.
La responsabilidad final en la crispación del debate, de las formas, de los diálogos (o imposibilidad de ellos) en la sociedad la tenemos nosotros, el electorado. Cada uno individualmente considerado.
En todo este tiempo que llevamos discutiendo el dichoso estatuto (que ya produce urticaria) los problemas cotidianos parecen haber ¿desaparecido?
¿Y qué ha pasado con el modelo de educación no universitaria y universitaria? ¿Y la reforma del poder judicial? ¿Y la reforma laboral? ¿Y la precariedad en el trabajo? ¿Y los sueldos mínimos de España, tan antieuropeos ellos, a la par con unos precios y un IPC tan, pero que tan europeo? ¿Y la reconstrucción del Carmel? ¿Y el plan de infraestructuras? ¿Y la deslocalización de las multinacionales que operan en España? ¿Y el precio de la vivienda? ¿Y...?
Nada de eso importa porque, oh albricias, mientras podamos ir al bar y discutir a voz en cuello quién es más gilipollas si Almunia o Acebes, todo irá bien...

Anónimo dijo...

anonimo ii , yo creo que el que más acertado está en los comentarios al post de garciamado es mercutio.
Antetodomuchacalma ya sabemos que es muy brillante y se toma con mucho interés la dialéctica y tiene razón en lo que la tiene y en lo que a mi me parece que no la tiene o que caben más posibilidades pues lo pongo de manifiesto ,pero de lo que no me cabe duda es que si el tiene que responderme lo hará, pues el sabe que al contrario que en su aula aquí se intenta razonar que ya es bastante.
El problema del estatuto es más importante para mí que todas esas burguesadas que Vd cita, porque para mí ESPAÑA es el no va más y lo otro tiene remedio ,ejemplo : a mi me da igual que me eduquen en un campus que tenga para acceder a internet hasta debajo de las piedras o que debajo de un castaño cayendo chuzos de punta me explique Sosa Wagner de que van los bienes comunales (prefiero esto 2º a ojos cerrados y mente abierta); a mí que más me da que me juzgue A que B si el resultado va a ser el mismo : al maco ; la reforma laboral, la precariedad, los sueldos mínimos , la deslocalización eso le puede preocupar al que no se esfuerce y quiera vivir del enchufismo y la recomendación ; los vecinos del Carmel están realojados (por la cuenta que les tiene a los del 30% de comisiones); y el precio de la vivienda ... y el moro que nos abanique y el coche en la puerta y la seguridad social no contributiva para todos ... a mí me interesa más el tema del Estatuto , de momento claro.

Anónimo II dijo...

Creo que quizá no me he explicado con claridad. No pretendo exponer problemas "burgueses" o de mera comodidad, ni mucho menos.
Lo que pretendo es exponer algo tan sencillo como que se está perdiendo un tiempo precioso en discutir conceptos, metaconceptos y supraconceptos de una forma absolutamente chabacana y sin ninguna seriedad o rigor doctrinal mientras que nadie nos explica o da cuenta del día a día y de cuestiones que son de mucho más calado a largo plazo para el propio mantenimiento de nuestro sistema social tal y como lo entendemos.
Y de momento apenas he apreciado debate de verdad, del auténtico en el tema del Estatuto. Sólo he visto política rastrera, barriobajera por parte de todos los implicados, electoralista, apocalíptica por todas las partes y agorera. Pero debate real, del bueno, con argumentos, barajando repercusiones, consecuencias, razones y motivos, de eso nada de nada.
Por eso me da asco la situación. Porque mientras el Presidente de Castilla y León clama por la aprobación del Estatuto y las consecuencias económicas que eso va a suponer para una Comunidad deprimida como Castilla y León, el Vicepresidente de la Comunidad intenta "sisar" los fondos prometidos por Zapatero a las provincias León, Zamora y Salamanca (que veremos a ver si llegan), fundándose, entre otras lindezas, en la aportación económica más fuerte de Valladolid y Burgos a la Comunidad. ¿De qué me sonará a mí ese discurso...?
Y lo siento, pero no comparto su análisis porque me resulta demasiado complaciente. Hay que plantar cara. Nuestros diputados cobran una media de 6.000 euros al mes ¿y qué hacen a cambio?
Por poner sólo un ejemplo, la LRU fue un desastre en la educación universitaria de los ochenta que sólo alcanza parangón con la aprobación de la LOGSE para la educación no universitaria.
Y no me refiero a la existencia de ordenadores o a las clases a la sombra de un árbol, me refiero a que mientras discutimos si Cataluña es o no nación, estamos formando generaciones de auténticos borregos, sin capacidad crítica ni de análisis, que no saben escribir correctamente, que son incapaces de leer un texto complejo y entender su significado porque en clase hay que explicar términos tales como "gravamen" (caso real y la explicación la tuve que dar yo a alumnos de tercero de Universidad), estudiantes que no leen la prensa porque no saben ni que existe, les basta con El Marca (real, de 120 alumnos en clase sólo uno levantó la mano y confesó leer el periódico local los domingos)... esa generación (con honrosas pero cada vez más escasas excepciones) responde a un modelo educativo que absolutamente nadie ha abordado con el rigor, la seriedad, el consenso y la participación social necesaria.
Eso por no hablar del sistema de selección del profesorado y de la formación de este último que también tiene honrosas excepciones, pero que desgraciadamente tienden a escasear cada vez más. El genio que decida quedarse en la Universidad sale corriendo nada más ver la cantidad inhumana de formularios de becas, proyectos, acreditaciones, certificaciones, habilitaciones, contrataciones temporales, cuasitemporales y supratemporales que debe rellenar antes de tener un tiempo mínimo para sentarse a TRABAJAR.
¿Por qué será que soy tan desconfiada de pensar que ese caldo de cultivo favorece precisamente a esos mismos políticos que desvían nuestra atención de lo que es más importante para lanzarnos a discutir sobre el concepto de moda metiéndonos unos a otros el dedo en el ojo?
Nuestro sistema educativo, por continuar con el ejemplo, permite ahora que alumnos peguen a sus compañeros sin que el centro pueda hacer nada, porque si lo intenta siquiera corre el riesgo de que el nenín pegue fuego al centro con el director dentro. Y permite también que en Cataluña un director de colegio pueda decidir por encima de la opción personal de los padres si el niño va a recibir o no educación en castellano como "lengua vehicular".
No quito importancia al debate sobre la inclusión, por ejemplo, del deber de conocer catalán o del término nación en el estatuto pero me parece increible que toda la prensa y clase política de este país se lance a hacerse "pajas mentales" con estas ideas sin un estudio crítico, riguroso y serio de la legislación vigente, nacional y comparada, de la situación real existente en Cataluña y de tantas y tantas cosas de las que se debería de informar con algo más de profesionalidad.
Por cierto, algunas de esas "novedades que van a hacer estallar la patria" llevan vigentes desde hace muchos, pero que muchos años sin que ningún Gobierno de la sacrosanta Nación española decidiera hurgar en la herida no sea que me quede sin el apoyo parlamentario preciso (léase, CiU).
En la educación universitaria en Cataluña más del 90% de las clases se imparten en catalán. No recito de oídas. Lo afirmo. Respuesta oficial ante cualquier intento de obtener respuestas en castellano durante la clase: si eres de fuera de Cataluña, estudia allí. Hace tiempo que en determinadas asignaturas se ha optado por publicar los programas y entregar los exámenes solamente en catalán. Hace mucho, pero que mucho más de un año que se persigue el pequeño comercio por no rotular su establecimiento por dentro y por fuera en catalán (no hará falta que recuerde cuándo y quién empezó la política lingüística que ahora tanto se critica). Hace mucho más que ha desaparecido la bandera española de los edificios oficiales. ¿Y justo ahora hay que dejarlo todo, salir corriendo y paralizar a todo el país por estas dos "novedades" del Estatuto?
Pues lo siento pero me rebelo. Son asuntos de importancia capital, pero para tomársela con el interés debido. No para adoptar la postura que más me va a favorecer electoralmente y montar el pitote tirando de la cuerda en dos direcciones totalmente contradictorias.
Lamento mucho mi aburguesamiento, pero no todos tienen la suerte de disponer de casa, empleo y medios suficientes. Y lo siento sobre todo porque tampoco es éste un país que facilite el "hágase a Ud. mismo a base de trabajo y esfuerzo". Imagino que estará al tanto de la generalización del término "mileurista" a raíz de una carta publicada en El País, por cierto muy realista y muy alabada por todos los periodistas y "expertos" de rigor, de una joven madrileña que se quejaba y con absolutamente toda la razón de la situación de los ciudadanos de este país, especialmente de los jóvenes.
Hace tiempo que todos nuestros jóvenes leoneses (y de muchos sitios más) tienen que emigrar a Madrid para poder trabajar, ciudad donde pasan por el año o dos años de "becario" (explotado sin sueldo) para pasar al de empleado con sueldo mínimo (explotado con sueldo de risa). ¿Me quiere decir qué va a pasar el día que sus padres no puedan seguir manteniendo dos casas, pagando estudios, másters, postgrados, formación, etc. para después seguir ayudando al pago de alquileres, hipotecas, facturas, etc. mientras su hijo/a gana una porquería eso sí con todos los honores cum laude habidos y por haber?
Ayer se publicaban en La Crónica de León las declaraciones de una diputada por León que gana 6.000 euros al mes y que afirmaba, sin sonrojo alguno, que esa cantidad "entre alquileres y desplazamientos apenas le alcanza para llegar a fin de mes"?
¿Dónde están los sindicatos? ¿Dónde los partidos políticos contrincantes? ¿Dónde tantos agentes sociales implicados? Pues cobrando del otro lado y recortando nuestros servicios y derechos sociales. Ya sabes, hay que apretarse el cinturón y no ser muy "burgués" pero ellos, casualmente, necesitan 6.000 euros al mes en una ciudad donde la mayor parte de los jóvenes titulados universitarios con menos de 3 años de experiencia en cualquier rama laboral ganan una media de 1.000 euros al mes.
¿Le sigue pareciendo un asunto "menor" si debido a todas estas disfunciones educativas y laborales la tasa de natalidad es de las más bajas de Europa, nuestra Seguridad Social está al borde de la quiebra y sólo es capaz de salvarse a partir de una llegada indiscriminada y mal gestionada de inmigrantes extranjeros? Fíjese en todos los problemas que la situación está planteando ahora pero no olvide los que planteará en el futuro cuando los hijos de esos inmigrantes sean españoles de pleno derecho igualitos, igualitos a nosotros y se pasen la Constitución y el Estatuto por el arco del triunfo para ir a recibir a los gavilanes en plena Plaza Colón o para asistir a la enésima pelea de los Latin Kings en cualquiera de nuestras ciudades.
Ojo, con esto no estoy haciendo un planteamiento xenófobo o racista, basta con mirar hacia Francia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos para ver qué nos aguarda a la vuelta de la esquina en esta materia.
Me ratifico, con nuestras pajas mentales hemos descuidado aspectos sociales y jurídicos básicos, que determinan nuestro modelo de convivencia mucho, muchísimo más que el Preámbulo del Estatuto catalán. Y sin embargo, a nadie parece importarle.
Lo siento si mis preocupaciones le parecen "nimias" pero a mí me parecen realistas. Lo que no se puede jamás es olvidar que los Estados, naciones, nacionalidades, regiones, Administraciones públicas, poderes públicos y cualquier otra entelequia organizada del tipo que sea (incluidos los políticos que en ellos se integran) están al servicio de los CIUDADANOS. No de conceptos metajurídicos, ni de fantasmas nacionales, grupales, tribales o lo que sea. De los ciudadanos y de sus necesidades reales.

Un amigo dijo...

Estimado Juan Antonio,

aunque la ristra de posts se haya ido -legitimamente- por otros derroteros, pues nuestros amigos quieren conversar, me gustaría volver sobre "el caso Dinamarca", el que nos proponías como anfitrión con esta entrada. Creo que se ha analizado un poco a la ligera.

Parto de dos datos que me parecen razonablemente objetivos, y ya veremos cómo conciliarlos:

1) el periódico en cuestión, Jylands Posten, ha ejercido la libertad de expresión tal como es entendida en buena parte de Europa Occidental (es decir, sin límites confesionales),
2) en buena parte del mundo musulmán se ha armado una importante contra Dinamarca (sin distinciones) y, por extensión, contra gran parte de la UE.

La primera pregunta que me hago es: ¿consideramos la libertad de expresión como un fin absoluto, o bien pensamos que sea un instrumento relativo, es decir que deba perseguir un objetivo?
Comienzo a darme una respuesta: yo propendo por lo segundo. Aunque se pueda calificar como libertad de expresión salir al balcón en esta helada noche a recitar a gritos a Jorge Manrique, y por supuesto que soy libre de hacerlo, no se me ocurre que sea un uso especialmente productivo de la misma. Pero creo, en cambio, que escribir esta notita lo sea, modestamente.

La segunda, relacionada con la anterior, es ¿qué ha conseguido el JP con la publicación de esas caricaturas? ¿Ha profundizado en el debate sobre derechos humanos en los países árabes? ¿Sobre reforma política de las repugnantes dictaduras de la zona? ¿Sobre cómo traer paz a la sangrante guerra palestino-israelí, y a la guerra civil en ciernes en Irak? ¿Sobre cómo resolver deudas e injusticias históricas? ¿Sobre cómo desactivar, o al menos calmar, la situación de tensión con Iran?
Aquí también tengo una respuesta provisional, a saber, un rotundo No a todas y cada una de las partes de la pregunta. Me parece que cabe calificar el acto del JP, ética y pragmáticamente, como inútil.

La tercera, ¿no estaremos saliéndonos de la realidad? Me explico. La historia de la libertad de expresión es larga y difícil, y ha requerido varios pasos: la abertura de la sociedad, el reconocimiento en ella de derechos universales ligados a la ciudadanía, la separación de poderes, la adquisición de autonomía del estado respecto a la iglesia, la garantía de un procedimiento judicial razonablemente igualitario, etc. Los países donde se ha armado esta trapatiesta, en general, no han dado ni uno solo de estos pasos (lo cual nos viene muy bien, entre paréntesis, cuando se trata de hacer negocio con ellos; nuestro Jefe del Estado viene a la mente como ejemplo inmediato, ni mucho menos el único). Pero les estamos pidiendo implícitamente -ésa es la única interpretación posible de nuestra sensación colectiva de escándalo- que salten todos estos pasos, y que reconozcan sin más el último. Además de mala historia, me parece mala didáctica.

[Me parecería en cambio legítimo plantearle a tu alumno católico la exigencia de que asuma esos hechos de su y nuestra historia; lo considero una diferencia significativa entre los dos casos, aunque luego haya paralelismos. Ya hablaremos, si viniera al caso.]

Con esto quizás haya para trazar unas reflexiones provisionalmente finales.

a) creo que hay mejores formas de ejercitar la libertad de expresión que la del JP, en el sentido de "más productivas", y también más didácticas,

b) creo que los diarios que han seguido rueda publicando lo mismo han mostrado notable ausencia de análisis crítico de la situación, puesto que han aportado más de lo mismo (contenido poco, conflicto mucho), en nombre de un derecho abstracto.

c) creo, lamentándola, que no tiene sentido escandalizarse por la reacción de algunos países musulmanes. Primero, por lo consabido y predecible: es el tipo de noticia que en las escuelas de periodismo llaman del tipo "perro muerde hombre". Segundo, por lo culturalmente condicionada: piden que el gobierno danés les corte a los del JP todo lo que sobresalga porque desde su punto de vista es la solución del problema: en sus países la prensa libre no existe, y los gobiernos tienen el poder absoluto.

d) que incluso en Europa Occidental, afirmamos que la libertad de expresión existe, pero no decimos, ni mucho menos, que sea gratis. Tiene sus consecuencias. Y hay que mirarlas a la cara como adulto. Si me cruzo en el rellano con mi vecino fumador empedernido y le pregunto por el futuro cáncer de pulmón suyo, de su mujer y de su hija de tres años, cierto que estoy ejerciendo mi libertad de expresión, pero puedo esperarme un conflicto.

e) la última, y la que más me toca: creo que estamos en mantillas sobre lo que sea la paz, y cómo buscarla. Y en ello nos va cada vez más; puede que la supervivencia. Tenemos que encontrar formas de afirmar aquello en lo que creemos que sean certeras, didácticas, y que vayan al corazón del problema. Formas coherentes y estables, que no den bandazos porque hoy me interesa comprar petróleo y mañana vender mantequilla. Eso es responsabilidad del que sabe más y ha recorrido más camino. Teniendo en cuenta que comunicar es muy difícil, y comunicar con un interlocutor desconfiado, más. Entrar en conflicto, y arriesgar un desplante, por algo que valga la pena puede ser necesario; entrar en conflicto por algo con 'contenido cero', me parece gratuito y desorientado.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

anonimo ii, ya se había expresado Vd muy bien anteriormente, pero ahora lo ha hecho de maravilla, dando unos puntos de vista que, cuando menos ,me hacen ver que tiene Vd grandes inquietudes sociales y ganas por hacer cosas por la sociedad, no me queda más remedio que animarle a seguir adelante y no asquearse más de la cuenta.
Ahora bien cuando dice : "ahora pegan en el colegio alumnos ... fuego al centro con el director dentro", existe problema porque no se practica la legítima defensa.
Y sus preocupaciones no me parecen nimias, son sus preocupaciones que después de explicarme a fondo lo que significan para Vd , retiro de inmediato el calificativo de burguesas para sus inquietudes, pero yo de momento sigo con mi ESPAÑA a la que amo apasionadamente.

Anónimo dijo...

Apreciado un amigo, creo que garciamado siempre antepone el derecho al honor cuando entra en conflicto con la libertad de expresión; pero una caricatura es una caricatura y de acuerdo en que si Vd se cruza en la escalera con los vecinos y les menta lo del cáncer y tal puede crear un conflicto, ahora bien, si Vd publica con su nombre la caricatura esa del esqueleto fumando y diciendo : siga fumando, en el boletín del barrio, si sus vecinos fumadores quieren cortarle lo que sobresale porque les ha parecido fatal, estamos en lo de siempre, que no hay que correr, ni pedir perdón, ni refugiarse, legítima defensa si te intentan agredir y ya está y si no que desaparezca la figura del ordenamiento jurídico.
No quiero caer en mi pecado de pesado pero creo que los moros fundamentalistas se han creído que tememos a la muerte y cuando algo les jode enseñan el diente ... hasta que les partan el morro.

Anónimo dijo...

Apreciado un amigo, creo que garciamado siempre antepone el derecho al honor cuando entra en conflicto con la libertad de expresión; pero una caricatura es una caricatura y de acuerdo en que si Vd se cruza en la escalera con los vecinos y les menta lo del cáncer y tal puede crear un conflicto, ahora bien, si Vd publica con su nombre la caricatura esa del esqueleto fumando y diciendo : siga fumando, en el boletín del barrio, si sus vecinos fumadores quieren cortarle lo que sobresale porque les ha parecido fatal, estamos en lo de siempre, que no hay que correr, ni pedir perdón, ni refugiarse, legítima defensa si te intentan agredir y ya está y si no que desaparezca la figura del ordenamiento jurídico.
No quiero caer en mi pecado de pesado pero creo que los moros fundamentalistas se han creído que tememos a la muerte y cuando algo les jode enseñan el diente ... hasta que les partan el morro.

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Dije ahí atrás "en sentido estricto, los fundamentalistas son protestantes".
Anónimo ctee que eso significa "en sentido estricto, los protestantes son fundamentalistas".
Problemas de lectoescritura aparte, manda huevos que un sedicente protestante no lo pille.

El fundamentalismo es, en origen y en sentido estricto, una rama del evangelismo norteamericano. Así se denominaban ellos. En esa denominación influyen la publicación de "The Fundamentals: A Testimony to the Truth". Están colgados en la red:
www.xmission.com/~fidelis/. Por similitud a su antiliberalismo (fue una protesta frente a la teología liberal de finales del XIX) y su radical antimodernidad, se aplicó el término "fundamentalista" a grupos musulmanes radicalmente antiliberales y antimodernos.
Si tiene propósito de enmienda, me doy por satisfecho: vaya y no peque más.

Con respecto a lo que pretende rebatir:
a) los argumentos de pendiente resbaladiza son PROSPECTIVOS. Hablan del FUTURO. Lo relatado acerca del juego de radicales entre PP y ERC es PRESENTE ("presente continuo", de hecho): abra un periódico un momento, cerciórese y luego ciérrelo.
b) pero en el plano meramente analítico, es cuando menos inadecuado pretender rebatir los argumentos de pendiente resbaladiza apelando a que no se sabe qué nos traerá el futuro. Eso se cargaría CUALQUIER ARGUMENTACIÓN CONSECUENCIAL que no se base en certezas. O tiene demasiadas certezas, o iba usted a vaciar la bañera y ha terminado tirando hasta al niño por el sumidero.

Anónimo dijo...

Antetodomuchacalmaposeedordelaverdadabsoluta , sigo sin estar de acuerdo , amplíe más su negación de la falacia de la pendiente resbaladiza porque apelar a los medios de comunicación que es junto con la clase política donde más falacias se encuentran es otra falacia ad populum.
Y no me responde ¿cuándo quedamos para ir a meter la pata por iglesias o mezquitas?

AnteTodoMuchaCalma dijo...

No piso ni iglesias, ni mezquitas, ni casetas de quiromancia, ni sedes de partidos políticos.

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Anónimo: me va a gustar leer la respuesta a esto.
¿De dónde saca usted información sobre acontecimientos políticos nacionales o internacionales, ya que los medios de comunicación nos engañan a los pobres mortales? Mientras los demás, pobres ignorantes, debemos leer y contrastar mendacísimos medios de comunicación, usted debe leer en los posos del té, o quizá tiene un teléfono rojo que le conecte con las grandes cancillerías, de diseño similar a los góndolas granates de mi infancia...
En fin... Cuando los hechos le acorralan, impugna su veracidad. Veo que ha aprendido bien lo que le dijeron en la facultad (pero no crea que lo que aprendió sea lo correcto). En fin, ya sabe: cuando los hechos le acorralen, apele a la ley. Cuando la ley le acorrale, apele a los hechos. Cuando tanto la ley como los hechos le acorralen, grite como un poseso.
Y sobre lo de los fundamentalistas: you're welcome.