05 febrero, 2006

YO TAMBIÉN SOY DANÉS

Yo también soy danés.
Frente a la barbarie religiosa, soy danés.
Frente a los que detestan las libertades, soy danés.
Frente a los asesinos, soy danés.
Frente a los que odian al infiel y quieren su muerte, soy danés.
Frente a las religiones estúpidas, odiosas, cerriles, soy danés.
Frente a los que aman las cadenas, soy danés.
Frente a los dioses y profetas sanguinarios, soy danés.
Frente a los relativistas culturales, soy danés.
Frente a los cobardes que no plantan cara a los liberticidas, soy danés.
Frente a los que no merecen la libertad que disfrutan en esta civilización occidental moderna, soy danés.
Frente a la tolerancia fofa, soy danés.
Frente a los que entienden o disculpan al que mata por un dios, soy danés.
Frente a los que quieren aliarse con la parte más infame del género humano, soy danés.
Frente a los que prefieren rendirse ante los que nos amenazan con la muerte porque somos libres, soy danés.
Frente a las teocracias, soy danés.
Frente a los que no están dispuestos a mover un dedo para que sus hijos sean libres, soy danés.
Frente a los que se muestran comprensivos con los tarados del puñal y la bomba, soy danés.
Frente a los de aquí que dan la espalda a los daneses libres, soy danés.
Frente a las masas furiosas de allá que gritan, amenazan y queman, soy danés.
Para el que quiera castigar, reprimir, humillar o matar a los daneses, sépalo, yo también soy danés. Para los daneses que nos enseñan a mantener la cabeza alta y a sentir el orgullo por una cultura de libertad, que lo sepan, yo también quiero ser danés.

8 comentarios:

Un amigo dijo...

Pues sí, frente a la mayoría de ésos que citas, yo también me apunto a la danesidad, qué carajo.

Pero frente a los editores papanatas que publican caricaturas de mala calidad, y se meten -y nos meten a los demás, sin comerlo ni beberlo- por estos fatigosos e innecesarios berenjenales, permite que prefiera ser toledano, o sarajevano, o palermitano. Que hay que convivir, caramba.

Saludos dominicales a todos,

Garciamado dijo...

Querido amigo "un amigo". Lo de querer ser toledano o sarajevano o palermitano, yo lo comparto también. Pero ¿verdad que no quisieras ser afgano o islamabadiano? Pregúntate por qué.
Y supongo que esos editores papanatas que mencionas ya comenzaron a serlo cuando se burlaron o caracterizaron a otras religiones que no matan al que las ridiculiza, aunque sea tan mínimamente. Ser más considerado con el matón no es, sin duda, lo que a usted y a mí, querido amigo, nos caracteriza.
Y conste que lo de el igual respeto a todas las religiones se lo dice un ateo militante. Y el igual somentimiento de todas ellas a la libertad de expresión.
Ah, y no creo que hubiera sido distinta la razón de los fanáticos si las caricaturas hubieran sido de buena calidad, francamente.
Saludos afectuosos.

gps dijo...

Estoy en la misma linea, pero prefiero seguir siendo español y asturiano aunque sólo sea por apego a la tierrina. Veo que el gobierno danés está dando muestras de firmeza y coherencia ya que como tal no tiene que pedir disculpas de nada. Aqui todavía algunos exigen que nos disculpemos por haber guerreado (los antepasados de los que hoy andamos por aquí) contra los invasores musulmanes, que eran más cultos y, por lo que dicen, mejores personas.

Anónimo dijo...

Tendrá que especificar que tipo de danés es.¿Los daneses que se manifiestan pidiendo disculpas?. ¿O los que apoyan la libertad de expresión sin valorar sus consecuencias?
Menudo lio, oiga.

Del mismo modo que, hay que valorar las alternativas por lo que valgan sus posibles consecuencias.............
¿Habrá que llevar hasta la última consecuencia, la defensa a ultranza de la alternativa elegida?


Un cordial saludo.

gpa dijo...

¡Vaya tráfico que hay en este blog| Circulan dos comentarios a la misma hora.

Anónimo dijo...

Disculpe,soy anónima.

Un amigo dijo...

Querido Juan Antonio,

Afghano, o islamabadiano, pues no me apetece, si puedo evitarlo. La respuesta es fácil. Entre los mullahs de un lado, las bombas 'inteligentes' del otro, y los pseudopresidentes y dictadores sostenidos por Occidente, la verdad es que se hace incómodo. Pero que la respuesta sea fácil no quiere decir que no describa una realidad muy complicada. Es esa realidad la que tenemos que tratar de analizar, y no caer en maniqueísmos que son imagen especular de la manifestación que esta tarde ha pasado bajo mi casa.

Los editores papanatas que mencionaba podrían haber criticado muy seriamente diversas cuestiones que claman al cielo en los países musulmanes. O en las relaciones que tenemos con los inmigrantes musulmanes, que hemos traido a servir barato en nuestras casas y a trabajar barato en nuestros campos y en nuestros talleres; que hemos humillado repetidamente, en sus países y en los nuestros, y de los que ahora nos esperamos, hipócritamente, frialdad británica. Podrían haber pensado, en pocas palabras. Pero eligieron ser imprudentes. Toca defenderlos ahora de la agresión, por supuesto, pero a la par que los defendemos, permíteme la higiene intelectual de decir que son unos grandes, poderosos, eméritos gilipollas. Como a quien prende un incendio en su casa fumando en la cama, yo considero que hay el deber de rescatarlo, primero, y el deber de hacerle pagar los daños, a continuación.

En cuanto a los matones que impulsan esto, los considero de la misma pérfida calaña que los haredim hebreos o que los fundamentalistas cristianos. No les tengo más que desprecio, como a los totalitaristas de cualquier signo, porque han escogido vivir de espaldas a la humanidad. Pero me toca vivir en el mismo mundo que ellos, y tengo que reconocer la realidad; no me puedo arrastrar a tonantes declaraciones retóricas. Si quiero hacer algo inteligente, tengo que intentar desconectarlos de los muchos millones de personas -a fin de cuentas bastante normales, cuando los conoces- que tienen bajo su influjo. Porque quienes manejan los hilos son un puñado de enfermos, que para poder hacer sus maldades necesitan de una cadena de transmisión de muchos miles de infelices desinformados. Y la forma de desconectarlos es exactamente la contraria de lo que han hecho, perdona la repetición, esos gilipollas de editores.

Su 'valiente' pica en la europeísima, rica, confortable y civilizada Jutlandia -con una total ignorancia de que en el mundo de hoy las fronteras son puramente nominales- por la libertad de expresión mira cómo esta acabando. Por sus frutos los conoceréis, decía un conocido antifundamentalista.

Correspondo al saludo afectuoso,

IuRiSPRuDeNT dijo...

yo en esos parametros tambien quiero ser Danés y portugues y lo que ahga falta.

Haya algo que me ha llamado la atención.

Palestina, año 2006
Hamas gana las elecciones....

Parametros

Fatah: corrupcion de sus politícos hasta la medula.

Israel: presion total, asesinatos selectivos

hamas: único partido reivindicante y además presentandose como proveedor de necesidades a los ciudadanos.

Y ahora una shariah islámica que se niega a abandonar las armas

esos son los parametros de la victoria de Hamas: un gran numero de quienes se predican cristianos protestantes votaron a Hamas:porque veían a ese partido como el unico que estaba atendiendo sus necesidades prioritarias como ciudadanos, como el único que tenía contacto con ellos.

La nacion palestina...

el estado israeli menuda espiga, menudo trigo