10 marzo, 2009

Impresionante artículo de d. Roberto Centeno.

Hoy no tengo tiempo para teclear ni tres líneas, pero aprovecho para invitar a la lectura de este artículo de D. Roberto Centeno, Catedrático de Economia de la UPM, "De mentiras masivas y sectarismo ciego". Una de dos, o el doctor Centeno miente como un bellaco, cosa que habría de demostrar quien pueda hacerlo, especialmente los aludidos en su escrito, o la sinvergonzonería de quienes nos gobiernan es como para echarse al monte definitivamente. Ustede dirán qué les parece. Pinchen aquí y lean, lean.

8 comentarios:

roland freisler dijo...

Asombrosa la jeta de estos tiparracos que nos gobiernan.
Pero les da igual porque a los parados que actualmente existen les igualan los funcionarios, que a esos la crisis les golpea de refilón y que deben los puestos a enchufes y recomendaciones (con las excepciones a remarcar)y que seguirán votando al padrone.
Estos funcionarios , si la depresión sigue adelante o se solidarizan o les solidarizamos o caeremos en el intento los que no nos cae el sobre mensual.
Que vayan pensando en repartir la nómina o a sufrir la ira del pueblo.
¿qué aprobaron una oposición? pues ajo y agua, como los demás.

Antón Lagunilla dijo...

Los artículos del profesor Centeno suelen ser altamente recomendables. Todos ellos, así como su perfil profesional, pueden consultarse en su web personal:

www.robertocenteno.es

Pasen y lean.
Saludos

Achab dijo...

Con el BOE el INE y el BE bien sujetos más un par de televisiones adictas se puede vender cualquier cosa.

Si no se lo creen, esperen.

un amigo dijo...

¡Qué bonito, un Catedrático de Economía, con C y con E bien mayúsculas, que aún cree en los Reyes Magos! ¡Qué esperanzador!

¡Y que cree que crecer es bueno, y que vender mucho gasóleo es una buena señal! ¡Y que cuando vuelvan "los buenos" ("sus" buenos, se entiende) al poder todo irá mejor, y seguiremos p'alante como si nada hubiera pasado!

¡Qué enternecedor! (con un puntito de jurásico, sí)

Salud,


p.s. Ahora hablando en serio. Bienvenidas las críticas a la opacidad y al manejismo del gobierno, a su absoluta desorientación (habiendo perseverado en las mismas políticas económicas gilipollas de los últimos quince años, con continuidad indistinguible). Lo que es insolvente intelectualmente, tan insolvente que da risa, es aducir que los males del gobierno sean específicos de este partido. ¿Ha oído hablar el dinosaurio Centeno de poderes fácticos? ¿ha oído hablar de crisis de sistema?

Más salud a todos,


p.p.s. Ya sé que pido mucho: le estoy pidiendo al interfecto que se dé cuenta de que él y su estilo de pensamiento son parte del problema - cuando se cree solución.

Anónimo dijo...

Los artículos del profesor Centeno tal vez sean ajustados a la veracidad y contrastados: no sé la suficiente economía como para juzgarlos en toda su dimensión. Sí sé lo suficiente como para que el artículo de Carlos Sánchez de hoy sobre los funcionarios me haya decidido a no volver a leer El Confidencial nunca más: no es la primera información desajustada y sin contrastar que encuentro en este periódico digital, y ésta, además, me fastidia particularmente. Cuando demuestren que conocen la buena praxis que consiste en ofrecer TODOS los datos, y bien contrastaditos ellos, igual vuelvo. De momento, seguro que alguno de los columnistas de El Confidencial que me interesan los encuentro en otra parte.

Lopera in the nest dijo...

Pues ya que andamos de críticas a "opinadores" y a periódicos digitales o hechos con "árboles muertos", ahí va mi opinión:
Después de haber leido esto, seguir leyendo "El Mundo" es un ejercicio de voluntad, de la cual carezco. ¿Como se puede denunciar desde el más irracional sectarismo, al propio sectarismo?

AnteTodoMuchaCalma dijo...

No le entiendo, Don Lopera. ¿Por qué?

Antón Lagunilla dijo...

Apreciado Lopera:
Librenmé las parcas de defender o de comulgar acríticamente con "El Mundo" (o con cualquier otro medio de prensa, radio o TV),pero creo que confunde al autor con el medio que lo publica: el sectario es quien firma el artículo, no (necesariamente) el periódico.
Personalmente, el autor me ha parecido siempre un diletante, sin mayor interés, del grupo de "intelectuales" orgánicos del psoe. De ahí que no recuerde que eran éstos quienes llamaban asesino a Aznar, el impresentable del bigote, o fascistas a los del PP, herederos del franquismo puro y duro, ni que fué Solchaga quien decía, orgulloso, que España era el país en el que más rápidamente podía uno enriquecerse, ni que los sedicentes socialistas, largos años en el poder, son los responsables políticos e idelógicos de ese sistema educativo de cuyas consecuencias se lamenta.
No dé importancia, pues, a tal sujeto. No la tiene. Y su opinión, tampoco.
Saludos