14 diciembre, 2010

Gran novedad jurídica: el Observatorio de Observatorios

Siempre he querido coleccionar algo, pero toda la vida me ha faltado constancia. Probé con sellos, con monedas, con cajas de cerillas, con postales, con almanaques o calendarios…, mil cosas; y nada. También… Bueno, déjalo. El caso es que al fin tengo una colección seria en marcha, y va viento en popa. Colecciono observatorios.

No me refiero a los meteorológicos ni a los astronómicos, sino a esos observatorios que sin parar crea el legislador estatal y autonómico: que si Observatorio de la Fauna del Monte Pelado, que si Observatorio de las Margaritas de Maceta, que si Observatorio del Ecosistema Inmundo, que si Observatorio de las Canciones Populares Bercianas, que si Observatorio de Cambio Climatérico… Tengo miles ya. No hay semana en que no aparezca alguno.

¿Quieren ejemplos reales, y a ver cómo los diferencian de los anteriores, que eran de pega? Déjenme que les diga unos cuantos, sacados prácticamente al azar: Observatorio del Empleo Público (Real Decreto 868/2010, de 2 de julio), Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar (Real Decreto 275/2007, de 23 de febrero), Observatorio de la Lectura y el Libro (Real Decreto 1574/2007, de 30 de noviembre), Observatorio Universitario de Becas, Ayudas al Estudio y Rendimiento Académico (Real Decreto 1220/2010, de 1 de octubre), Observatorio Nacional del Termalismo y Desarrollo Rural, Observatorio del Sector Porcino (Cataluña), Observatorio de la Pequeña y Mediana Empresa (Real Decreto 943/2005, de 29 de julio), Observatorio Estatal de Violencia contra la Mujer (Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre), Observatorio Industrial Bipartito en el Sector de la Madera (Resolución de 13 de mayo de 2010, de la Dirección General de Trabajo), Observatorio de la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres (Real Decreto 1686/2000, de 6 de octubre), Observatorio del Comercio Valenciano (Decreto 55/2001, de 13 de Marzo, del gobierno Valenciano), Observatorio de Precios de los Alimentos (Real Decreto 509/2000, de 14 de abril), Observatorio de la Distribución Comercial (Orden de 22 de octubre de 1996 del Ministerio de Economía y Hacienda), Observatorio de la Igualdad (LEY 7/2007, de 4 de abril, para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, y de Protección contra la Violencia de Género en la Región de Murcia), Observatorio de la Pequeña y Mediana Empresa (Real Decreto 943/2005 de 29 de julio)…

Bien, ya me cansé. Pero si me apuestan algo sustancioso, les preparo para mañana una lista de mil observatorios o más, empezando por los más chuscos.

Esta gente se pasa el día cotilleando y espiándolo todo. Su lema es: "Obsérvame: te estoy observando".

Es la última moda en gilipolleces legislativas.

Mi última adquisición es el “Observatorio Vasco de las Familias”. Que sí, diantre, que va en serio. Como en los patios de vecindad de antes. Que mira la del sexto qué bragas ha tendido, la muy guarra. Está en el Decreto 399/2010, de 23 de noviembre, de creación y regulación del Observatorio Vasco de las Familias (BOPV de 2 de diciembre de 2010). Pueden conocerlo aquí. Visto uno, los has visto todos, así que, si tienen curiosidad, echen un vistazo a esta prosa y ya se hacen una idea general.

¿Para qué sirven estos engendros jurídicos? Habrá de todo, pero la mayoría está creada más que nada para una cosa: para financiar a amiguetes y conmilitones mediante el encargo de estudios y proyectos bien pagados. Usted tiene cargo público con manejo de pasta ajena, quiere que unos colegas suyos se embolsen unos buenos miles de euros y resulta que la ley le pone trabas para regalárselos así, por el morro y sin papeles. Bueno, no hay problema. Puede, entre otras cosas, constituir una fundación, lo cual tiene un trámite algo más engorroso, o puede disponer la creación de un observatorio de cualquier mentecatez. Luego le pone un dinero para su presupuesto y, previamente, en la norma que lo crea, ha establecido que una de sus funciones es propiciar estudios y proyectos sobre la sexualidad latente de la oruga cachonda y tal. Y arreglado, le dice al Director del Observatorio, que casualmente es el novio de su sobrina de usted, que encargue el apaño a la empresa-tapadera que ha constituido la cuñada de su Consejero de Chupa-Chupa, y listo. Ni siquiera hace falta meterle mano a una sola oruga para ver cómo iba aquello. Son veinte mil euros este año y otros tantos el que viene. De nada.

Luego están los que no pillan tajada gorda, pero forman parte de la Dirección o Comité Superflás de algún Observatorio. En las conversaciones de pijos se lleva mucho ahora preguntarse por los observatorios. "¿Tú en qué observatorio estás?". "Yo, ahora, en el de Vegetaciones y Sinusitis y en el de Remo, Waterpolo y Rómulo, ¿y tú?". "Chico, yo he dejado el de Puntos y Comas porque no podía más. Ahora ando sólo en el de Cócteles Sin y en el del Portal de Bailén" (nota del traductor: este Observatorio había sido creado, como Observatorio del Portal de Belén, por el segundo gobierno de Aznar, pero una de las primeras medidas de Zapatero, nada más bajarse de la onda expansiva, fue darle un toque laico, con lo que se cambió Belén por Bailén, se transfirió a la Junta de Andalucía y tiene actualmente su sede en Algeciras).

Bueno, pues yo voy a patentar un observatorio nuevo y revolucionario, uno que está haciendo muchísima falta: el Observatorio de Observatorios. Sí. Concretamente, se llamará Observatorio Estatal de Observatorios, a fin de que, de inmediato, cada una de las diecisiete Comunidades Autónomas cree su Observatorio Autonómico (Gallego, Asturiano, Murciano, Balear, Canario, Madrileño… y el Vasco y el Catalán, que se distinguirán porque les meten más pasta por no sé qué de un teatro, porque tienen una Exposición de Motivos en la que se explica que cada nación tiene que observarse a sí misma y no dejar que la miren otros y porque en la norma constitutiva se establecerá que tales Observatorios meramente nacionales de allí mismo tendrán representación diplomática en Bruselas, Pekín y Las Vegas), a fin de que en cosa de un año o dos el Observatorio Estatal quede sin competencias y sin nada que observar, aunque seguirá funcionando y una reforma de su normativa dispondrá que el número de miembros de su Directorio pase de veinte a ochenta y dos.

Por supuesto, tanto en el Observatorio Estatal de Observatorios como en los Observatorios Autonómicos de los Observatorios Autonómicos respectivos no se cobrará por ser miembro Observador de la Dirección del Observatorio y sólo se percibirán dietas. En cambio, los que formen parte de cualesquiera de dichos Meta-Observatorios y hagan más que observar y observar, es decir, que trabajen algo, percibirán un sueldo neto que oscilará entre los doce mil euros anuales del Observatorio Riojano de Observatorios de La Rioja (en abreviatura: TINTO, aunque no entiendo por qué) y los noventa mil del Observatorio Vasco de Observatorios de Euskadi (Vaskoak Observatorikoak Reobservatorikoak Vaskaya –VORV-).
¿Qué les parece mi observación?

16 comentarios:

Merlucillo dijo...

Lamento volver sobre temas de días atrás, pero acabo de toparme con esto:

http://www.elpais.com.uy/101214/ultmo-535304/ultimomomento/gobierno-declarara-el-estado-de-emergencia-sanitaria-por-la-suspension-de-operaciones/

Aunque el caso es completamente distinto al español, y aun desconociendo las disposiciones de la constitución uruguaya, me parece preocupante que los gobiernos comiencen a tomar medidas como estas ante situaciones de conflictos laborales.

Aun desconociendo como digo la situación con detalle, que se aplique el estado de emergencia (sanitaria) en este caso me parece más acorde con una interpretación de sentido común acerca de qué es una emergencia.

Me parece que esto traerá cola (teniendo en cuenta que parece que se prorrogará indefinidamente el estado de excepción en España).

A ver si consigo dormir a partir de enero, porque lo que es este diciembre, ni de broma...

Sim dijo...

Eso es tener altura de miras. Genial.

Ahí va una humilde contribución a su magna empresa:

Observatorio Socieconómico de la Provincia de Segovia

http://www.cajasegovia.es/observatorio/observatorio.asp

Anónimo dijo...

Sería estupendo que el Observatorio ese de Becas se fijase mucho en por que a dia de hoy no se ha abierto el plazo para solicitar las FPU... para el año 2010. Eso si que habria que mirarlo con lupa.

Anónimo dijo...

Por favor, yo también quiero pertenecer a un Observatorio de esos, algo así como "Observatorio de estudio y análisis del desarrollo del trabajo ajeno" o algún otro de trascendencia y objetivos similares...

No tan anónimo dijo...

Nuestro legislador es un artista del vocablo. Como poeta, tiene jurisdicción sobre el alfabeto y bien puede “observar” el ruido, como Quevedo escuchaba “con los ojos a los muertos”, Rimbaud coloreaba las vocales (“A noir, E blanc, I rouge, U vert, O bleu: voyelles”) o Valle-Inclán percibía el “amarillo olor del yodoformo” (“Rosa de sanatorio”). Así quiero entenderlo: no se trata -como parece- de monumental ignorancia, cercana -pero más dañina- al analfabetismo total, sino de jugar con las palabras, divertirse y divertirnos con ello. Después de fatigar el oxímoron, la sinestesia, la anáfora y el epíteto (lo inútil gusta mucho), vuelve el legislador a los orígenes, al realismo desnudo, y decide observar … ¡el paisaje!, que es lo que establece la Ley 7/2008, de 7 de julio, de protección del paisaje de Galicia, creando -faltaba más- un “Observatorio Gallego del Paisaje”, aunque no queda claro cómo puede uno integrarse en este órgano. Si alguien lo sabe, estoy muy interesado, porque siempre me prestó el paisaje gallego. Y no crean que esa observación del paisaje se va a hacer de cualquier manera, en una mesa de juntas o en un oscuro despacho, porque “el Observatorio Gallego del Paisaje adoptará la forma que más se adecue a sus funciones”. ¡Adoptará formas!, es decir, que este maravilloso y proteico organismo será capaz de transformarse y, por ejemplo, si se trata de observar la ria de Vigo, se convertirá en una grácil dorna (embarcación autóctona), para pasar a refugio de montaña cuando toque observar el interior de Ourense, Esperemos que, en el curso de estas mutaciones, no aparezcan los observadores transformados en “un monstruoso insecto”, ya que eso les impediría cumplir una de las funciones que más juego pueden dar, la de “participar en las redes de observatorios de paisaje y entidades semejantes”. Nace así la anunciada observación de segundo grado u observatorio de observatorios, que -en forma de mandamiento- es algo así como “observaos los unos a los otros, como yo os observo”. Olvidábaseme decir que la composición de este órgano “garantizará la presencia equilibrada de hombres y mujeres”, sabio arbitrio, porque no es plan eso de contemplar la puesta de sol desde el monte de Santa Tecla rodeado en exclusiva por ejemplares peludos del mismo sexo.

No tan anónimo dijo...

Nuestro legislador es un artista del vocablo. Como poeta, tiene jurisdicción sobre el alfabeto y bien puede “observar” el ruido, como Quevedo escuchaba “con los ojos a los muertos”, Rimbaud coloreaba las vocales (“A noir, E blanc, I rouge, U vert, O bleu: voyelles”) o Valle-Inclán percibía el “amarillo olor del yodoformo” (“Rosa de sanatorio”). Así quiero entenderlo: no se trata -como parece- de monumental ignorancia, cercana -pero más dañina- al analfabetismo total, sino de jugar con las palabras, divertirse y divertirnos con ello. Después de fatigar el oxímoron, la sinestesia, la anáfora y el epíteto (lo inútil gusta mucho), vuelve el legislador a los orígenes, al realismo desnudo, y decide observar … ¡el paisaje!, que es lo que establece la Ley 7/2008, de 7 de julio, de protección del paisaje de Galicia, creando -faltaba más- un “Observatorio Gallego del Paisaje”, aunque no queda claro cómo puede uno integrarse en este órgano. Si alguien lo sabe, estoy muy interesado, porque siempre me prestó el paisaje gallego. Y no crean que esa observación del paisaje se va a hacer de cualquier manera, en una mesa de juntas o en un oscuro despacho, porque “el Observatorio Gallego del Paisaje adoptará la forma que más se adecue a sus funciones”. ¡Adoptará formas!, es decir, que este maravilloso y proteico organismo será capaz de transformarse y, por ejemplo, si se trata de observar la ria de Vigo, se convertirá en una grácil dorna (embarcación autóctona), para pasar a refugio de montaña cuando toque observar el interior de Ourense, Esperemos que, en el curso de estas mutaciones, no aparezcan los observadores transformados en “un monstruoso insecto”, ya que eso les impediría cumplir una de las funciones que más juego pueden dar, la de “participar en las redes de observatorios de paisaje y entidades semejantes”. Nace así la anunciada observación de segundo grado u observatorio de observatorios, que -en forma de mandamiento- es algo así como “observaos los unos a los otros, como yo os observo”. Olvidábaseme decir que la composición de este órgano “garantizará la presencia equilibrada de hombres y mujeres”, sabio arbitrio, porque no es plan eso de contemplar la puesta de sol desde el monte de Santa Tecla rodeado en exclusiva por ejemplares peludos del mismo sexo. A alguien le ha dado en exceso el sol en la cabeza.

No anónimo dijo...

Nuestro legislador es un artista del vocablo. Como poeta, tiene jurisdicción sobre el alfabeto y bien puede “observar” el ruido, como Quevedo escuchaba “con los ojos a los muertos”, Rimbaud coloreaba las vocales (“A noir, E blanc, I rouge, U vert, O bleu: voyelles”) o Valle-Inclán percibía el “amarillo olor del yodoformo” (“Rosa de sanatorio”). Así quiero entenderlo: no se trata -como parece- de monumental ignorancia, cercana -pero más dañina- al analfabetismo total, sino de jugar con las palabras, divertirse y divertirnos con ello. Después de fatigar el oxímoron, la sinestesia, la anáfora y el epíteto (lo inútil gusta mucho), vuelve el legislador a los orígenes, al realismo desnudo, y decide observar … ¡el paisaje!, que es lo que establece la Ley 7/2008, de 7 de julio, de protección del paisaje de Galicia, creando -faltaba más- un “Observatorio Gallego del Paisaje”, aunque no queda claro cómo puede uno integrarse en este órgano. Si alguien lo sabe, estoy muy interesado, porque siempre me prestó el paisaje gallego. Y no crean que esa observación del paisaje se va a hacer de cualquier manera, en una mesa de juntas o en un oscuro despacho, porque “el Observatorio Gallego del Paisaje adoptará la forma que más se adecue a sus funciones”. ¡Adoptará formas!, es decir, que este maravilloso y proteico organismo será capaz de transformarse y, por ejemplo, si se trata de observar la ria de Vigo, se convertirá en una grácil dorna (embarcación autóctona), para pasar a refugio de montaña cuando toque observar el interior de Ourense, Esperemos que, en el curso de estas mutaciones, no aparezcan los observadores transformados en “un monstruoso insecto”, ya que eso les impediría cumplir una de las funciones que más juego pueden dar, la de “participar en las redes de observatorios de paisaje y entidades semejantes”. Nace así la anunciada observación de segundo grado u observatorio de observatorios, que -en forma de mandamiento- es algo así como “observaos los unos a los otros, como yo os observo”. Olvidábaseme decir que la composición de este órgano “garantizará la presencia equilibrada de hombres y mujeres”, sabio arbitrio, porque no es plan eso de contemplar la puesta de sol desde el monte de Santa Tecla rodeado en exclusiva por ejemplares peludos del mismo sexo. A alguien le ha dado en exceso el sol en la cabeza.

Anónimo dijo...

http://leon2020.blogspot.com/

un amigo dijo...

Pa mi que basta con observar esto ...

Salud,

Carmen dijo...

Hombre, es lógico que observen a las familias vascas, ya están tardando. Que en un territorio tan pequeño exista tanto etarra es para hacerselo mirar, taclaro. Se sospecha que la clave está en el ph y no en el rh como hasta ahora se venía diciendo.

Exijo la declaración de emergencia (o de guerra, ya puestos) a las eléctricas.

"Si el Gobierno no hace algún tipo de maniobra de última hora para corregir la subida, las eléctricas calculan que la tarifa regulada de la luz (TUR) debería repuntar el 1 de enero exactamente un 9,9%, el doble de lo que subió el 1 de octubre. En enero de este año, el recibo subió otro 2,6%.
Sin tener en cuenta el incremento del IVA en julio, y si se confirma la próxima subida, el recibo de la luz habrá subido más del 18% entre enero de este año y enero de 2011 de forma acumulada, todo un récord anual en España. Las tarifas de la luz, que afectan a 27 millones de contratos, han sido un frente muy polémico en la política energética del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero."

Un cordial saludo.

Lopera in the nest dijo...

Pues mi amiga Berta también lo tiene claro .

Anónimo dijo...

Lo mejor de los observatorios son los subsidios... soy un vago de la ostia, qué hago para vivir sin currar, pues observar con mi caña fría. Buena vida.

Rogelio dijo...

Gracias por darme otro motivo más que añadir al ensayo que estoy escribiendo y que pienso titular "Más de 1 millón de motivos por los que nos vamos a ir a tomar por el culo antes de que a mi mujer se le ocurra una excusa original para evitar el mensual y preceptivo caliqueño".

Anónimo dijo...

Pues no se me había ocurrido, sí; pero parece una buena observación sobre los observatorios. Y el de Bailen que tiene su sede en Algeciras, clarooo...jajaja.Más de lo mismo.Con lo interesante que sería observar, y va a ser que no..

roland freisler dijo...

Parece mentira pero es cierto. Ha ingresado en prisión el 9-12-2010 un librero condenado por antisemitismo por publicar un libro del autor judío Israel Adán Shamir, que se queja de los crímenes genocidas contra el pueblo palestino y por vender otros 15 libros uno de los cuales está escrito por H J Eynseck el psicólogo más citado después de Freud.
A ver si tiene tiempo profesor y le echa un vistazo a la sentencia condenatoria, aunque mejor no ¿para qué?

Hominis Provecta dijo...

Aqui tenemos 7 observatorios mas(de la mujer, que son los mas inutiles de todos):

http://www.cuartopoder.es/laespumadeldia/2011/07/08/%C2%BFpara-que-sirven-los-7-observatorios-de-la-mujer-que-mantiene-el-gobierno/