22 abril, 2012

El colmillo del Rey. Por Francisco Sosa Wagner

No entiendo bien a qué ha venido todo este revuelo con el episodio del rey don Juan Carlos y su jornada cinegética. Me da la impresión de que entre nuestros compatriotas anda suelto mucho partidario de la monarquía absoluta aunque ellos lo ignoren como es fama que le ocurría al personaje del burgués gentilhombre del señor de Molière que hablaba en prosa sin saberlo.

Porque quienes defendemos la monarquía constitucional y parlamentaria lo que queremos justamente es que el rey se entregue a la caza, a la pesca, a intensas jornadas de parchís y al aprendizaje del perfecto batido de la clara de huevo. Pues, entretenido en estas inofensivas actividades, no se le ocurrirá poner las manos en los asuntos del gobierno, asuntos estos en relación con los cuales las grandes casas reales han desarrollado a lo largo de la Historia un instinto innato e infalible para errar y marrar.

Precisamente nuestro actual monarca, que conoce a su estirpe, sabe perfectamente que fue el descuido de las artes cinegéticas lo que obligó a su ilustre abuelo a tener que despojarse de la corona y la capa de armiño en aquel infausto catorce de abril. La manía de aquel Alfonso de meterse donde no le llamaban, le obligó a irse precisamente a donde no le llamaban, es decir, al exilio. ¡Cuánto hubiera ganado la estabilidad y la salud institucional de España si aquella testa coronada, en lugar del cabildeo de ministros, presidentes, generales y demás a que tan gustosamente se entregaba, se hubiera ido de caza a matar unas cuantas perdices e incluso acabar con algún urogallo despistado se le podía permitir, con tal de que no se le ocurriera hacer nada en beneficio del bien común.

De manera que a ver si aprendemos un poco de derecho constitucional y no nos trabucamos con el estatuto de la majestad real.

Dicho esto, a mí realmente lo que más me preocupa de este episodio es el colmillo, es decir, qué pasa con los colmillos del elefante abatido. ¿Para qué quiere el rey esos colmillos? Esto es lo que me inquieta.

Porque sabemos que quien enseña los colmillos es que quiere amenazar u obrar con energía o con violencia. Y ¿a quién quiere amenazar don Juan Carlos o qué violencia quiere ejercer? No le conocemos hasta la fecha ninguna y nos extrañaría que a sus años tomara gusto a estas actitudes desafiantes e infantiles.  

¿O es que quiere escupir por el colmillo, que es lo mismo que decir fanfarronadas? Al no haber sido aficionado a ellas hasta la fecha ¿a qué vendría practicarlas cuando se entra en una edad venerable do las pasiones se acoquinan y los ardores se tornan asustadizos?

Por último, de quien se dice que tiene el colmillo retorcido es porque resulta difícil de engañar por su astucia. Desde mi modestia provinciana le aconsejaría al monarca que no intentara dar lecciones de esta asignatura a sus súbditos, es decir, la de utilizar procedimientos engañosos para conseguir algún objetivo -normalmente, torpe- porque hay miles y miles de españoles que, en este punto, no precisan aprendizaje suplementario alguno: les sale con la mayor naturalidad. Suelen ser personas acomplejadas y mediocres ¡pero son tantos y tan activos!
           
En resumen: sí a la caza; no a los colmillos. Porque ya sería el colmo. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Intentando ocultar la mierda en vez de dejar de cagarla ?
Es que no oyen como se afilan las guillotinas ???
http://elteleoperador.blogspot.com.es/2012/04/encuentra-las-diferencias.html

J.M. Llerena Hualde dijo...

http://www.noticiasdealmeria.com/noticia/67396/ALMER%C3%8DA/ual-invit%C3%B3-conferencia-magistral-%E2%80%9Cprofesor%E2%80%9D-t%C3%ADtulos-expedidos-universidad-inexistente.html
Saludos. Juan Manuel Llerena Hualde; Almería

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alberto Lafuente dijo...

Suelo estar de acuerdo con Francisco Sosa, en especial cuando carga contra las innumerables deficiencias del plan Bolonia y su implantación en los estudios de Derecho. Sin embargo, en este caso mi discrepancia no puede ser más rotunda.

Lo cierto es que entre inmiscuirse en los asuntos de gobierno y tocarse los regios testículos hay una amplia zona intermedia en la que nuestro monarca bien podría ubicarse. Los españoles necesitamos un jefe de Estado, no un zángano. Y si pensamos que el mejor servicio que puede ofrecer a su país es llevar la vida de un zángano, no sé para qué diantres queremos la monarquía.

Francisco Sosa Wagner dijo...

@Alberto Lafuente.

Muchas gracias por seguirme pero le recuerdo que las "Soserías" que escribo desde hace décadas son colaboraciones periodísticas que pretenden ser "galanas". Relacionadas con acontecimiento o noticias de la actualidad, nacen con un aire intemporal, no intempestivo, y para provocar la sonrisa frente a tanta seriedad, plomicie y mediocridad que nos circunda.

Un cordial saludo