19 abril, 2012

La reforma educativa va por buen camino

En el BOE de ayer, 18 de los corrientes, se publica el Real Decreto 556/2012, de 23 de marzo, “por el que se establece el título de Técnico en Vídeo Disc-jockey y Sonido y se fijan sus enseñanzas mínimas”.

Pueden verlo aquí . Vayan con tiempo, pues son sesenta y cuatro páginas de decreto real.

Es precioso. Por ejemplo, el artículo 5 regula las “Competencias profesionales, personales y sociales”. Of course, las competencias; casi se nos olvidan, y mira que me lo decía mi madre: no salgas de casa sin tus competencias y sin pañuelo. Entresaco algunas particularmente pizpiretas:

“a) Definir la forma y el contenido de sesiones de animación musical y visual destinadas al público en directo o en emisoras de radio, adecuadas al gusto del público y de la dirección de la empresa, realizando acciones para su promoción”.

“c) Mantener actualizado el catálogo de recursos musicales y visuales empleados en sesiones de animación musical y visual, cumpliendo con las normas de propiedad intelectual y utilizando los canales idóneos para su obtención”.

O sea que una de las competencias es no piratearás.

“f) Montar, conexionar y desmontar equipos de sonido, imagen e iluminación en proyectos de sonido y de animación musical y visual, realizando la comprobación y el ajuste de los mismos para garantizar su operatividad”.

Sí, dice conexionar. Y yo, muy lerdo, ignoro qué es un proyecto de sonido. ¿Una partitura de Berlioz es un proyecto de sonido? ¿Habremos vuelto a la aristotélico-tomista división entre potencia y acto?

Pero, con todo, mis preferidas son estas:

“l) Actuar con responsabilidad y autonomía en el ámbito de su competencia, organizando y desarrollando el trabajo asignado, cooperando o trabajando en equipo con otros profesionales en el entorno de trabajo”.

Interesantísimo, lógica, semántica y ontología en mano: es una competencia que se desarrolla en el ámbito de las competencias.

“n) Comunicarse eficazmente, respetando la autonomía y competencia de las distintas personas que intervienen en el ámbito de su trabajo”.

En otras palabras, que al hablar no deben pisarse las competencias unos pinchadiscos a otros, y sobre todo las que más cuelgan.

“o) Aplicar procedimientos de calidad, de accesibilidad universal y de ´diseño para todos` en las actividades profesionales incluidas en los procesos de producción o prestación de servicios”.

Pardiez, qué será el diseño para todos. Cuando se prepara un “proyecto” de sonido ¿habrá que tener en cuenta a los sordos, y a los ciegos si es un proyecto visual? Y si es audiovisual, ¿tienen que poder cantar los mudos? Y ¿los que no puedan pagar a entrada deben tener accesibilidad garantizada, tal vez mediante un sistema de becas, subvenciones o préstamos a bajo interés? ¿Los diseños también tendrán que entenderlos los rectores, pongamos por caso, por aquello de la accesibilidad?

“q) Ejercer sus derechos y cumplir con las obligaciones derivadas de su actividad profesional, de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, participando activamente en la vida económica, social y cultural”.

No acabo de verlo. ¿Por qué para ser un respetable pobre diablo que enchufa micrófonos (vid. art. 6, entre otros) hace falta tener una competencia económica? ¿Van a enseñar Economía a los que cursen este título de disc-jockeys?

Oigan, ¿y por qué el legislador ya no cuida el lenguaje sexista? Será porque gobierna el PP. Pues ¿no es jockey uno que monta jacas, con lo que eso implica de dominación y reproducción acrítica de un modelo trasnochado de virilidad?

Sí, en la enumeración de competencias llegan hasta la letra q. Un puñado de ellas. Ahí hay campo para un nuevo oficio, con su titulación: competenciero. Si el que hace artificios es artificiero, el que inventa competencias puede llamarse competenciero. Se forrarían. ¿Que el legislador tiene que explayarse en un nuevo título universitario de sacristán de parroquia o de pedigüeño de semáforo? Pues se contrata al competenciero y, a tanto la competencia, te saca treinta y dos en un pispás, y cuatro destrezas de propina. Hábilmente.

Luego dicen que estoy algo chinado o que le echo imaginación excesiva cuando me invento mis cuentos, historietas o caricaturas. Corto, me quedo corto. Siempre me superan el legislador de palabra y mis colegas al obrar, en todas las acepciones de tan polisémico término.

PD.- No me lo tomen muy en cuenta. Estoy bajo otra impresión fuerte y en una especie de razonamiento a fortiori inverso e invertido. Resulta que en este España mía, esta España nuestra, el Rey pide disculpas por andar cazando elefantes y que lo descubran, pero uno de Orense que plagió un artículo científico no se disculpa ni pa dios, ni ante el Rey siquiera, ni se disculpa ninguno de los condenados o no condenados por corrupción ni se disculpan los ministros de fomento que hicieron aeropuertos o estaciones de ave a las que solo concurren las aves, etc.

¿No está todo un poco raro?

6 comentarios:

Lopera in the nest dijo...

Y yo aquí pretendiendo explicar las diferencias entre un fotón y un fonón. Seré imbécil!.

Anónimo dijo...

¡ole ahí! mientras se aumentan las tasas en las matrículas universitarias nos dedicamos a crear estúpidas ummm ¿"carreras"? para saber "pinchar" música... ¡por favor!, pero si hasta Paquirrín está de disk-jockey y el chico muchas luces no parece tener... ¿dónde vamos a parar?

Garciamado dijo...

Bueno, el nuevo y muy sugerente título es de formacion profesional. Pero todo se andará.

Anónimo dijo...

Estimado Profesor, si es que vivimos en un país, con sus cosas, claro, pero muy interesante. Yo he descubierto recientemente otra joya en uno de nuestros boletines oficiales. Se trata, nada menos, que de la proclamación formal del derecho de las empresas a pedir subvenciones; sí, sí, como suena. Esta joya aparece en el B.O.J.A. de 31 de diciembre de 2011 (se ve que ya estábamos celebrando la nochevieja), dentro de la Ley 13/2011, de 23 de diciembre, del Turismo de Andalucía. Nos vamos a su artículo 23 (que determina los "derechos" de las "empresas turísticas") y nos encontramos (letra d) con el derecho a "solicitar subvenciones, ayudas y programas de fomento que reglamentariamente se establezcan". Oiga, ¿a que tampoco es moco de pavo?.

GA dijo...

Y este:

Master en Derecho de Deportes de Montaña

http://eues.unizar.es/index.php?modulo=fichas&id=234

"Aragón en un país de montañas. Aragón cuenta con dos grandes cordilleras, Pirineos y Sistema Ibérico, separadas por una depresión no homogénea, a la que se acercan las sierras oscenses del Prepirineo o las sierras ibéricas zaragozanas y turolenses. Es lógico que Aragón lleve la iniciativa y se anticipe a otras Comunidades Autónomas en cuanto tiene que ver con las montañas."

"Se trata del único Máster en España que aborda desde el punto de vista jurídico un sólo deporte"

No sé si resulte práctico el master, pero uno se queda preocupado pensando si se hablará de la "autonomía científica del derecho de montaña y su relación interdisciplinaria con otras ramas del derecho" o algo así.

Saludos,

Croqueto dijo...

Querido profesor:

A la vista de esta noticia,

http://www.publico.es/espana/430279/los-extranjeros-no-comunitarios-pagaran-el-100-de-la-matricula-universitaria

me pregunto si tendrá sentido seguir manteniendo en España los programas de doctorado. ¿Puedo preguntarle con cuantos alumnos españoles de doctorado cuenta actualmente la Universidad de León?

Gracias de antemano por su respuesta.