27 noviembre, 2006

Valores académicos

No hay manera de pasar un rato tranquilo y sin que brame la bestia que uno lleva dentro. Me llama un querido colega y me cuenta, escandalizado, que un compañero de otra disciplina jurídica (¡tiene tantos recovecos la Ciencia del Derecho!) le ha pasado el texto de lo que será su primer ejercicio de habilitación para cátedra postinera, y que qué horror, que tiene la sintaxis de un ornitorrinco y las haches todas aspiradas. Y de contenido que qué decir, una sarta de memeces, la mitad plagiadas.
- Pues se pegará el batacazo -le digo yo, por decir algo y con muy escasa convicción.
- De eso nada -me responde-, tiene los votos amarrados y sale seguro. Además, es guapo de cara.
Pues qué bien. Así se hace Academia, por la cara. Valores académicos.Cada día da más corte confesarse catedrático cuando a uno le preguntan el oficio. Te pueden contestar "ah, como fulano". Y ahí te hundieron, ruborízate. Urge pasar a la clandestinidad.
Un comentario que he oído muchas veces a los jefazos de escuela: ha salido una plaza, ¿nosotros a quién tenemos? Y enseguida responde el mayordomo: pues están la Conchi, la Jennifer, la Peras y el Pocholo, que ya sabes que está operado y le hace a todo. Y la Conchi qué tal es. Ah, pues muy limpia. Bueno, que vaya ella.
El otro día me contaban que a un buen amigo le acaban de planchar enterito un artículo, sin citarlo, claro. Hace un par de años, en un concurso para profesor titular de universidad, una señora, que por supuesto ganó el concurso y ahí la tienes hecha una gloria, le fusiló a mi pareja un buen trozo de libro, en el segundo ejercicio del concurso, consistente en la exposición de un trabajo original de investigación. De investigación y original, sí, y yo con estos pelos. Y el tribunal sin depilar igualmente. Mi mujer se lo dijo a unos cuantos de los que cortan el bacalao, aunque sea por la parte de la cola, y pusieron cara de póquer: vete a los tribunales, si quieres, tú verás y tal. Pero como ya no hay honor ni decencia ni la madre que lo fundó, a nadie con mando en plaza se le ocurre poner a escurrir a la sinvergüenza y condenarla al ostracismo académico. Ahora acaba de publicar como libro el ejercicio aquel y vamos a ver si el plagio de mantiene. Puede arder Troya y puede mi santa comerse el marrón enterito si alza la voz. Valores académicos.
A mí hace bastantes años, cuando era todavía más mindundi y menos calvo, me copió por la brava medio artículo un fulano de otra materia que, para más joder la marrana, era rector. Magnífico. Valores académicos.

9 comentarios:

el necroscopio dijo...

Como en todos sitios no importa lo que digas, sólo el tamaño de tu lengua para alcanzar el glúteo adecuado...
Lo lamento de veras.
Muy español el tema ya que aparte de copiones, somos expertos también en la puñalada institucional por la espalda. O de frente, si hace falta...
Sólo os queda hacer como Quevedo y esparcir por el mentidero querellas zahirientes en forma de verso...
Un saludo.

AnteTodoBergerac dijo...

More Umbralis
Estaba yo en mi dacha, decía-digo, niquelando un articulillo de urgencia sobre la cosa del mangoneo del munícipe, a medias con mi señora, por la cosa del negocio familiar. Y hete aquí que saco la pala de citar y me releo un trabajillo dizque pulcro sobre el percal. Qué bien explicado el argumento, no es que sea Silvela, pero mira. Lo cual que me extraña la conclusión, que parece no encajar con el argumento; vaya, que ya casi nadie es perfecto.
Pero sigo con la pala y abro otro libro, dos años anterior. No un libro publicado, qué sé yo, en Tirana o en Nicosia, sino en una de las editoriales más conocidas en la cosa jurídica. Lo cual que me araña la retina encontrarme allí con EL MISMO razonamiento (el mismo verbatim: dos o tres páginas fusiladas como Sánchez Mazas, que diría Ruano), pero con otra conclusión (la adecuada al hilo argumental).
Malvada la mujer, y más si es plagiaria (de una víctima también mujer: Eva y Sierpe). Y fue su ejercicio para sacarse la cosa de la titularidad.

Joder. Qué mal escribe Umbral ahora. Desde Mortal y Rosa, ná de ná. Lo cual que.

Ah: estoy montando otra cosa en mi Uni, una en plan ciencias sociales. Me voy a traer a un tipo que ha escrito la cosa un poco asín, pero es lo que hay (por 280 euros muy brutos más dietas, qué quieres). Me enseña un/una compi de la complu que el fulano también le da al escaneo sin pedinota. Ya no le llamo. ¿A quién llamo? Que levante el dedo quien quiera y no haya plagiado. Ahora, à la Edmond Rostand: "¿Ni un hombre? ¿Ni un dedo?"

Edmond D'Umbral

tumbaito dijo...

Lean al profesor, padres, para saber dónde llevan a sus hijos.

¿Adivinan ustedes que tendrán que hacer sus hijas -o su hijos- para aprobar?

Antón L. dijo...

A veces algunos fusilan hasta de El Rincón del Vago, sin mayor escrúpulo. ¿No hay nadie que se anime a hacer una bonita web sobre la materia ?. Podría tener el siguiente esquema: 1)Trabajo original: reproducción, con el nombre del autor. 2)Trabajo fusilado: reproducción, con el nombre del autor, y a ser posible la foto, Universidad donde pace, etc. etc. En caso de oposición, concurso, etc., añadir datos del Tribunal: nombres, cátedras, escuela a la que se pertenece, familiares si se tercia, etc. 3) Pequeño comentario, preferiblemente jocoso. Indispensable incluir en la web una dirección de correo donde poder enviar material, incluso en forma anónima. Deseable que la web fuera gestionada por algien ajeno al mundo de la docencia, por si las represalias.
A lo mejor (o seguro del todo) soy un ingenuo, pero juro que disfrutaría un montón de una web así.

roland freisler dijo...

Tumbaíto, mis hijos lo que van a hacer para aprobar y sacar algún que otro sobresalinente va a ser estudiar.
Como le decía yo a mis compañeros : un vago nunca ganará a un empollón.

tumbaito dijo...

Es un usted un ingénuo.

tumbaito dijo...

(Pero, naturalmente, les deseo lo mejor a sus hijos)

roland freisler dijo...

Tumbaíto , gracias por sus sinceros deseos, de ellos dependerá, si ellos estudian duro y con las miras puestas en ser útiles a la humanidad y tienen la suerte de tener un profesorado como el que yo he tenido, el éxito está asegurado. Y me refiero al éxito mental, no al económico ... que ese vendrá por añadidura.

Luis Simón Albalá Álvarez dijo...

Entrad en www.senado.es
Publicaciones oficiales
Buscador
Cuando podáis, seleccionais CONGRESO
y en número de publicación ponéis simplemente 698
Ahí se encuentra una interesantísima intervención del profesor Sosa Wagner en el Congreso de los Diputados sobre el proyecto de ley de Universiades.
Merece la pena leerlo. Este puente de la Constitución fue un buen momento de lecturas atrasadas, como esa, que recomiendo. En la página 23 y siguientes.