01 diciembre, 2007

Esquizofrenias.

La autodenominada izquierda y la Iglesia catolica cada vez se parecen más. Las coincidencias son múltiples. Les gusta tergiversar la historia, eligen con pésimo criterio sus líderes, inspiradores y gurús, adoran los mitos y los ritos, disfrutan moviendo malamente a las masas, cuando más alienadas y enfebrecidas mejor, reparten frívolamente condenas y bendiciones, lanzan muertos a las cabezas de sus rivales, tanto muertos propios como ajenos, tienen una visión del mundo y de la sociedad perfectamente maniquea...
Un rápido vistazo a los periódicos de hoy basta para captar el calibre de los desatinos. El Papa vuelve a tomarla con el ateísmo, al que hace culpable de crímenes sin cuento. Entre ateos y materialistas, que son dos caras de la misma moneda, están llevando al mundo a la perdición, la desesperanza y las masacres. Claro, claro. Se confirma lo que muchos sospechábamos. Todos aquellos inquisidores eran ateos disfrazados de dominicos. El Papa del Syllabus y todos los que desde la Silla de Pedro echaron pestes contra los derechos humanos, la democracia, el constitucionalismo moderno, la igualación de la mujer, el sexo libre sin culpas ni traumas –con eso siguen dale que te pego-, la libertad religiosa, etc., etc., etc, eran materialistas haciéndole regates al Espíritu Santo. El cardenal Gomá era otro ateo infiltrado en el franquismo para hacerlo bien sangriento, y aquella Carta colectiva del Episcopado español también fue obra de materialistas travestidos de pastores. Cómo no. Igual que fríos materialistas y ateos eran los obispos argentinos de cuando Videla y los chilenos de cuando Pinochet, por no hablar de los sin dios con sotana que acompañaban los vuelos de la muerte y repartían bendiciones a los que lanzaban al mar a los detenidos narcotizados. Claro que sí, Su Santidad Suya de Usted, claro que sí, ateos malísimos todos. Igual que ateos acaban siendo esos teólogos de la liberación a los que el Santo Oficio tiene que poner en su lugar para que no contaminen todo de materialismo, o esos misioneros que se dejan la piel entre los que sufren y hasta les reparten condones para que no siga matándolos cruelmente el sida. Porque son ateos y materialistas acierta la Iglesia de Roma al pararles los pies. Con lo bien que podrían estar repartiendo bendiciones y recibiendo óbolos suculentos en alguna parroquia de ricachones, comentando con las marquesas de a millón lo mal que anda el mundo y cómo el materialismo lo impregna todo, horrible, horrible. No me consta que el Santo Oficio la haya tomado nunca con ningún eclesiástico ordeñador de marquesas ni adulador de banqueros ni reconfortador de espadones golpistas. No señor, el problema somos los ateos, todo el día explotando al personal, matando sin ton ni son, torturando en horas extra y destripando inocentes en nombre del No-Dios. Exacto, Santidad, exacto. Y que su Dios le conserve la vista.
De prelados y purpurados de por aquí cuentan hoy los periódicos que los Rouco hacen doblete, pues el Rouco Antonio María ha conseguido, dicen, hacer obispo a su sobrino. Mira, como los ateos. Beneméritas tradiciones. Los concejales colocan esposas, amantes, primos y demás familia, pero los curas sólo maniobran con sobrinas y sobrinos. Bien está, pues la familia es célula básica de la sociedad, aunque sea la colateral o la ajena. Tendrá grandes méritos eclesiásticos el Rouco II, no digo que no ni soy quien para juzgarlo, pues de méritos trascendentes entiendo menos que de golf o julepe, pero lo que me llama la atención es que, según los periódicos, el joven Rouco es de Comunión y Liberación. Esos tampoco son ateos y se desviven por la humanidad sufriente. Por ahí sí que va la Iglesia camino de ganar adeptos entre la flor y nata de la humanidad pensante y sintiente. Sensibilidad cristiana a flor de piel. A flor de piel de chinchilla o de visón, quiero decir.
La izquierda oficial muy bien también. En las mismas. Como en el caso de los católicos, aquí o allá los hay que se parten el alma y se juegan la salud por los pobres y la justicia social. Pero a la izquierda de escaparate le pasa lo mismo que a la iglesia institucional, lo que más le gusta son los fantoches, los esquizofrénicos, los voceras y los que hacen las putadas más gordas a los inocentes y desprevenidos. Después de ver las imágenes de Ingrid Betancourt secuestrada durante seis años, junto con cientos de personas más, por esa guerrilla sangrienta, tan sangrienta como los paramilitares que juegan a lo mismo, seguirá habiendo cabestros con pluma empeñados en sostener que las FARC representan la insurgencia latinoamericana y la esperanza de los pobres. Volverán oenegés y partidos de pseuodoizquierda a recibir aquí, entre alabanza y mimo, a los embajadores de semejantes asesinos y habrá quien se crea que el cretino de Chávez realmente media con las FARC por razones humanitarias. Contaban los periódicos hace unas semanas cómo Chávez recibió a un tal Ivan, representante de las FARC, y estuvieron cantando y riendo muchas horas, según palabras del propio Presidente vitalicio de los venezolanos demócratas. Imagino que de algo más hablarían, tal vez de la revolución bolivariana y del antiimperialismo para dummies.
Por cierto, hoy se cuenta igualmente que Chávez amenaza con meter mano, si el Rey de aquí no se disculpa, a los bancos españoles que hacen negocio en Venezuela. Eso también es sana política izquierdista. Lo que haya de hacer el gobierno venezolano con los bancos no dependerá de ideologías o cálculos con el interés general, sino de que un rey se disculpe con un patán que juega a ser rey, aunque sea de bastos, versión caribe de un Luis XIV baboso y con más papada. Si Juan Carlos le pasa la mano por el seboso lomo a Hugo, seguimos en Venezuela con capitalismo financiero; si no, nacionalizamos los bancos. Seguro que nuestro Yamasfabes babea aquí de gusto ante semejante izquierdismo que combina con tanta sabiduría la lucha anticapitalista, la oposición al imperio y el republicanismo. Por cierto, del Santander y el BBV no me da ni gota de pena. Otros ateos, seguro.
No queda donde caerse muerto y líbrennos los dioses de los paraísos. Tanto el paraíso eterno como el paraíso comunista se están llenando de idiotas, pendejos y cretinos. Yo me quiero ir al infierno de toda la vida, con la gente normal y del montón. Y, por cierto, menos mal que en su nueva encíclica insiste Benedicto XVI en que infierno haber haylo, aunque no esté lleno de fuego y dolor de tripa. Uno se conforma con que no aparezcan por allí ni Chávez ni los de las FARC y los paramilitares ni los funcionarios del Santo Oficio ni Rouco y su sobrino. Todos ésos al cielo, por lo mucho que han hecho por la humanidad. Y que les vaya bonito. Qué te apuestas a que no los aguanta ni Dios.
PD.- Acabado este post, oigo en la radio la noticia del atentado de ETA en el Sur de Francia. Larguísima declaración de Zapatero después, sin decir "accidente" ni palabra similar. Llama a la unidad para deternerlos y acorralarlos, con un énfasis que ni Aznar en sus más furibundos tiempos. Es lo bueno de no tener ideología, que puedes sostener en cada momento lo que más te convenga.
Pero el que me deja más contento es Yamasfabes, bufón que haría mejor la carrera si hubiera nacido en la Venezuela de su colega bolivariano. Dos declaraciones le escucho. En la primera manifiesta su solidaridad con las familias de “los afectados”. Así, “los afectados”, como si se tratara de una sequía o un tornado. En la segunda se solidariza con "las víctimas". Las víctimas, como si lo fueran del sida o de los accidentes de carretera. No tiene lo que hace falta para pronunciar las palabras “guardia civil”, ni siquiera “cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado”. Será para que no se le enfade Madrazo o para no parecer cómplice objetivo de la opresión y la represión y todas esas gaitas de otros tiempos y otros lugares -por ejemplo, Venezuela-. Triste destino el de ser el clown de la política española, siempre poniendo la mano a ver quién le da una limosna, un carguito y una palmadita por su depurada sintaxis. Puaj. Y a eso lo llaman izquierda. Que falta de respeto a la izquierda.
Por cierto, los de ERC, otros depurados izquierdistas, no van esta tarde a la reunión de los grupos políticos en el Parlamento. Si Zapatero llama a la unidad contra el terrorismo y ésos no se unen contra el terrorismo, ¿puede Zapatero seguir unido a ellos sin que parezca que nos toma por idiotas a todos? Pues sí, puede. Y somos idiotas casi todos. Es lo que hay.
Ah, y dice la Iglesia que recuerdos para monseñor Setién. Otro materialista, mira tú.

5 comentarios:

cuentista dijo...

De acuerdo. ¿Para cuándo una asociación de ateos organizados contra la nefasta, represiva y caradura Iglesia Católica, Apostólica y Mafiosa?. Como soy un cuentista, no esperen que la organice yo, pero seré el primero en apuntarme.
En cuanto a los políticos, mi héroe es Zapatero. Ya subió puntos cuando lo de los 2.500€. Evidentemente, esto es lo que necesitan los sufridos padres, y no una buena guardería. Aumentó mi estima poniendo y quitando a toda leche el céntimo ecológico, no vayamos a creer que subirá los impuestos (algún tarado creerá que alguien los baja, cuando los trasladan del IRPF al IVA, pongo por caso). Y, por si fuera poco, nada de aborto, eutanasia, ni cosa que se le parezca, pues estuvo a punto de perder las pasadas elecciones por eso. Creo que es dífícil encontrar en la historia un político de izquierdas tan de derechas como él. Si se descuida, va a dejar chiquito al mismo Aznar

Antón Lagunilla dijo...

El atentado de ETA en el sur de Francia plantea algunos interrogantes.

Según informa hoy El Mundo.es (con todas las cautelas acerca de la exactitud de tal información), los agentes realizaban una operación de vigilancia "habitual" y de forma conjunta con la Gendarmería francesa cuando, tras un "encuentro fortuito" en la cafetería Les Ecureuilles, ellos dos y tres presuntos terroristas se reconocieron mutuamente.

La conversación que mantenían los guardias civiles entre ellos y la interpelación de los supuestos etarras —dos hombres y una mujer— pudo haber hecho concluir a éstos que aquéllos eran miembros de las fuerzas de seguridad, según fuentes de la lucha antiterrorista citadas por Europa Press.

Las cinco personas comenzaron a discutir y posteriormente los dos agentes salieron de la cafetería. En ese momento, los pistoleros les abordaron desde atrás, disparándoles por la espalda a bocajarro. Hasta aquí, la información de prensa.

Llama la atención cómo es posible que los dos guardias civiles se dejaran sorprender de ese modo. Estaban desempeñando tareas de vigilancia y seguimiento de miembres de ETA en el país vasco-francés, es decir, en un terreno peligroso. Hace días que el Gobierno había elevado el nivel de alarma ante inminentes atentados de ETA. Ayer mismo se había desarrollado la detención de los encausados en el caso Ekin. Y los dos guardias desayunando en en sitio de costumbre -es decir, siguiendo con una rutina que objetivamente falicitaba su seguimiento-, sin ninguna cautela especial (sin cubrirse las espaldas uno a otro, sin protocolo de seguridad mutua), y manteniendo una conversación, en un lugar público, que, a juzgar por la reacción de los tres etarras "casualmente" presentes en en la cafetería, dejaba a la vista su condición. Además, inician una discusión con ellos, y ni remotamente se les ocurre que estaban hablando con miembros de la banda, pues no les reconocen, ni advierten en ellos amenaza ni riesgo alguno.

Así las cosas, me pregunto ¿cómo es posible que actuaran de forma tan inexperta y chapucera? ¿qué clase de formación y entrenamiento de autoprotección se imparte a los miembros de la guardia civil que afrontan tareas tan arriesgadas como las que ellos estaban desempeñando?

La juventud de los dos agentes hace pensar que estaban integrados en un grupo más amplio de la Guardia Civil, destacado allí para tareas de control y seguimiento de la banda.

Todos ellos, por tanto, son claros objetivos de ETA que, si puede, les someterá a seguimiento y vigilancia, como paso previo a un atentado, o cometerá éste a la más mínima ocasión. ¿No tenía la Guardia Civil su propio protocolo de contravigilancia y autoprotección? Y si lo tenía, ¿qué falló?. ¿quién o quienes son responsables de tan flagrantes fallos de seguridad?

Cuestiones todas que, en mi opinión, deben aclararse de inmediato. En beneficio de nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad. Se lo debemos a las víctimas.

Anónimo dijo...

Y Garciamado, ¿no tiene ideología?, o prefiere sostener la ideología del fin de las ideologías? o ¿el metarrelato del fin de los metarrelatos?.
Posar como liberal escéptico acomodado, ¿pasa por ideología?. (Y conste que digo posar y no defender tesis).

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Lagunilla:

¿Cree usted que es piadoso ponerse a señalar las faltas de cuidado de los asesinados? ¿La culpa es de ellas que se visten como putas?

¿O me pierdo algo de sus interrogantes?

Antón Lagunilla dijo...

Estimado Antetodo: Se pierde usted, efectivamente. Debe ser por leer tan deprisa. O con anteojos de prejuicio. Repito, pues:

"Así las cosas, me pregunto ¿cómo es posible que actuaran de forma tan inexperta y chapucera? ¿qué clase de formación y entrenamiento de autoprotección se imparte a los miembros de la guardia civil que afrontan tareas tan arriesgadas como las que ellos estaban desempeñando?"

No se lo tome a mal (quizá sea mucho pedir), pero si le parece que en este párrafo se echa la culpa de lo sucedido a la falta de cuidado de los asesinados, debería apuntarse a un cursillo de comprensión de escritura.

Un cordial saludo
Antón