03 agosto, 2008

Honestidad de campaña

Hoy viene en El País una entrevista con Pedro Solbes, que es ese señor del que todos, oposición incluida, decían que era un grandísimo ministro de economía, a pesar de que en los 90 lo dejó todo hecho unos zorros. De todos modos, seguramente se acabó su buena estrella y el Zapatero lo va a hacer comer sapos esta temporada hasta que reviente, para luego elevar a los altares del desmadre a Miguel Sebastián y que los dos, Zapatero y Sebastián, puedan ir por el mundo diciendo chorradas en plan Dúo Sacapuntas. Será la garantía de nueva mayoría en el 2008, esta vez mayoría absoluta. Progres y además graciosos, qué mas se puede pedir.
Vean qué cosas tan simpáticas dice Solbes en la entrevista sobre las promesas y previsiones zapateriles en la pasada campaña electoral. Acongojante.
Pregunta. ¿Se arrepiente de haber dicho hace dos meses que hablar de crisis era "enormemente exagerado"?
Respuesta. No, en aquel momento, honestamente, lo pensaba así con los datos que teníamos. Pero siempre dije que era exagerado si por crisis entendemos recesión. Desde hace dos meses, hay algunos datos radicalmente diferentes, como la subida del petróleo o de los tipos de interés que nos pueden dar la idea de que la situación económica es peor de la que preveíamos todos. Nosotros pensábamos que iba a ir algo más lento y al final ha ido más rápido.
(...)
P. Dice que no ha hecho nada por ocultar la crisis, pero en el debate electoral con Manuel Pizarro sostuvo que la inflación acabaría este año por debajo del 3%.
R. Es cierto, es cierto, pero lo que dije era consistente con el precio del petróleo en aquel momento y dado que ha evolucionado mucho peor de lo que esperábamos es normal que ahora tengamos los precios más altos.
P. ¿Y realizar una promesa de pleno empleo para esta legislatura no era una quimera?
R. Bueno, es posiblemente una extrapolación: si en cuatro años habíamos logrado aumentar de forma muy sustancial el empleo, ¿por qué no tener la ambición de ir más lejos? Yo siempre vi esta declaración más bien como una ambición que como un análisis técnico.
(...)
P. El presidente Zapatero dijo que se construirían 600.000 viviendas protegidas esta legislatura, eso ahora también parece demasiado ambicioso, ¿no cree?
R. Los programas electorales parten de las situaciones económicas de cada momento y de unas ambiciones que pretenden ir más lejos. A mí esa estrategia me parece lícita, se plantea por todos los partidos políticos, pero luego la realidad es la que es, y tenemos que adaptarnos. Que se consiga en cuatro años, en cinco o en seis va a depender mucho de la evolución de la economía.

1 comentario:

rogelio dijo...

Que sueldos más bien gastados, que sagacidad, que visión de futuro, que águilas tenemos al mando de la nave.

Con semejantes ases al volante mis desvelos como padre están bajo mínimos, pues sé que el futuro de mis hijos está en buenas manos.

Cómo duermo a pierna suelta, en la certeza de que nada ni nadie va a estorbar mi sueño pues nuestros políticos son una especie de "Equipo A", aquel grupo de héroes televisivos que en los 80 solucionaban los problemas que acaecían a la gente humilde.

¿ Que hacen las fundiciones que no están fundiendo ya cientos, ¿ que cientos ?, miles de estatuas de todos estos notables Patricios para ponerlos en todas y cada una de las plazas y/o glorietas de nuestros pueblos y/o ciudades ?.

Son tan majicos y entrañables que me los comería a besos (y/o a bocaos).