31 diciembre, 2008

Lo + espectacular del 2008: ganaron el negro y el lelo

Se va un año especial. Hija, cuantísimas emociones. En EEUU ganó las elecciones un negro, Obama, cosa que ocurre por primera vez y es un gran hito histórico. En España las ganó un lelo, Zapatero, cosa que no tiene nada de particular en este país. Ni es la primera vez que triunfa un bobo ni es la primera vez que gana este bobo. Somos así y de este modo nos queremos. Amén.
Los paralelismos entre Obama y Zapatero son más que evidentes, tal como aquí han resaltado varios videntes. Ambos provienen de la Universidad y de universidades de primera, donde fueron brillantísimos profesores. Ambos tienen una oratoria precisa e innovadora. Ambos poseen una formación intelectual que les permite entender a las mil maravillas los resortes de la sociedad y los problemas del mundo. Ambos han trabajado duramente con los estratos sociales más bajos y conocen bien de cerca lo que son las privaciones y las iniquidades. El abuelo de Obama era africano; al de Zapatero lo mataron, pese a ser un militar pacifista. Digo más: ambos han trabajado. Y los dos han viajado por muchos rincones del mundo y han vivido en varios países, lo que les da esa actitud cosmopolita y esa amplitud de miras que se espera de un gran gobernante. En resumen, que estamos de enhorabuena tanto norteamericanos como españoles.
En los dos países, además, existía el peligro de la derecha. En EEUU ese peligro era grande, pero aquí era inmenso. ¿Se imaginan que habría pasado en esta España nuestra si llega a perder Zapatero? Uff, menos mal que los más concienciados electores izquierdistas le dieron su voto, aunque sea al precio de echar a IU a tomar vientos seguramente para siempre. Oye, pero lo importante es apoyar la única izquierda que puede detener el avance violento y brutal de la derecha: el ZPSOE. Chica, me maltrata y me pega, pero es mi ideología. Así que nada de órdenes de alejamiento, yo quiero aguantar mecha a la vera de mi ZP, pichón mío, criatura, ceja.
Gracias a ese apoyo masivo de las masas más ilustradas y valientes, el ZPSOE ha podido ampliar su política izquierdista y redistributiva. Cierto que no pudo evitar la crisis, que se desató exactamente en abril, después de las elecciones, por lo que nadie podía esperarla. La andaba anunciando antes la derechona, es verdad; y seguramente por eso se desató. Joer, de tanto invocarla, se vino. Si hubiéramos hecho todos como el lelo al que (m)amamos, no tendríamos crisis; o no sabríamos que la tenemos, que viene a ser lo mismo. Porque vamos a ver, si algo está mal y no te enteras, para ti es como si estuviera bien, ¿no? Por eso son felices los bobos, por eso queremos ser bobos, por eso votamos a un bobo, para que nos ayude.
¿Se imaginan ustedes, por ejemplo, cómo habría sido la política de inmigración de la derechaza? Si hasta el ZPSOE ha tenido que votar cosas muy duras contra los inmigrantes, con gran desgarro de la ceja del culo, imagínense lo que habría votado la derechota, habría incluso campos de concentración para inmigrantes. No, no me refiero a esos centros de internamiento que el ZPSOE aprueba, no; me refiero a campos de concentración de verdad, con perros, alambradas y niños con pijamas de rayas. De la que se han librado los pobres inmigrantes gracias a la victoria de nuestro lelo del alma.
¿Y qué me dicen de la obsesión punitiva de la derechona? Todo el día queriendo golpearnos con el Código Penal, que si más penas para esto, que si mayor castigo para lo otro, que si mano dura en general. El ZPSOE da caña penal, es cierto, pero sólo a los malos. No como la derechona, que quiere pegar a todo el mundo. El lelo sólo castiga a los malos y felones de verdad. Y también a las felonas, aunque menos.
La pena es que el lelo de nuestros pecados no pudo cumplir su promesa electoral de pleno empleo. Estuvo a punto, pero fue entonces cuando la derecha le tendió su encerrona. Ya se sabe que todos los bancos y grandes empresas están en manos de derechosos y, claro, al ver que esto marchaba bien gracias a la visión profética del ojo de ahí de nuestro lelo, pues decidieron autoarruinarse para fastidiar el país y perjudicar al gobierno lelista. ¿Pero qué hizo nuestro corto timonel? Pues darles pasta, hala, tomad millones, para que veáis que no soy sectario. Eso estuvo genial, pues ha dejado al capital sin argumentos y ahora no les queda más remedio que reconocer que no es mal tío, aunque parezca un poquito retrasado. Para ellos el botín y para nosotros las convicciones profundas de los rumiantes.
Por no hablar del pacifismo masivo. Ampliamos el número posible de tropas en el exterior para poder enviar la Unidad Militar de Emergencias a luchar en Afganistán contra las nevadas. Oye, ¿que en Afganistán se cierran un día por culpa de la nieve las autopistas de peaje y no funciona el Ministerio de Fermento de allá?, pues ahí van los más caritativos de nuestros soldados y rescatan a los sufridos conductores. ¿Que en Afganistán no nieva? Otra faena del cambio climático, otra maniobra perversa del primo de Rajoy. Eso también lo vamos a solucionar con cargo a nuestro erario.
Para rematar este año que pasará a la historia de nuestro país como el año que volvió a gobernarnos el que más se nos parece, un izquierdista del copón, ZP está a punto de cuadrar el galimatías de la financiación autonómica demostrando que entre la aritmética y la liberación de los oprimidos hay tanta relación como entre el culo y las témporas o entre el socialismo y los votantes: ninguna.
Ah, y casi se me olvida. En la parte que me toca (los cataplines), estoy particularmente agradecido al lelo cazurro y sus gobiernas por la reforma de la universidad que están a punto de consumar, reforma que repercutirá en que los estudiantes universitarios lleguen más o menos al nivel cultural e intelectual del propio Presidente (¿se puede ser más igualitario?) y en que el alumnado pague por sus títulos justamente lo que valen: nada por los que no valen nada y un pastón por los que les sirven de algo. Es justo, ¿no?
El 2008 ha sido un gran año para este país. El 2009 puede ser aún mejor. La única pena es que Zapatero no sea negro. Pero ya nos iremos poniendo negros nosotros, ya.
Que ustedes lo pasen bien.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Je-nial.

Feliz y provechoso 2009

Antón Lagunilla dijo...

Magnífica despedida de año, profesor.
Feliz 2010,porque 2009, no sé, no sé, .....
Saludos cordiales
Antón

roland freisler dijo...

A los felices de los años profesor.

Anónimo dijo...

¡Bárbaro!
Salud.

rogelio dijo...

Pues que al final habrá que creer en los milagros.

Vamos, que una persona que es tonta de las gónadas desde que se levanta hasta que almuerza, y despues todo el día, siga siendo el político mejor valorado del panorama nacional-estatal-pluriregional-plurinacional sólo tiene para mí dos explicaciones:

- Tiene a toda la corte celestial trabajando para él bajo un contrato de exclusividad.

- Me la callo.


Feliz año y gracias por su arteria crítica.

Lopera in the nest dijo...

Yo ya no estoy tan seguro de llamarlo "lelo". Acabo de terminar una biografía que escribió S. Zweig sobre un tipo especialmente "adaptable": J. Fouché. Este "lelo" fué, además de votar favorablemente la ejecución de Luis XVI, y el famoso "mitrailleur de Lyon", ministro en el Directorio, en el Imperio con Napoleón y en el reinado de Luis XVIII. El tipo parece ser que era un experto en poner las velas antes de que soplara el viento. Y consiguió engañar a mucha gente durante mucho tiempo.
El amigo que me recomendó el libro me insinuó el paralelismo entre Fouché y Rubalcaba, pero más parecido lo veo con el "lelo" que con el "químico".

un amigo dijo...

En efecto, en 2008 el zapaterismo ha tocado su punto más bajo -hasta ahora-, a pesar de ganar en unas elecciones generales al combinado partido popular+iglesia católica, Rajoy+Rouco.

Se ha confirmado la continuidad de la ¿política? económica con el octenio precedente (¡doce años perdidos para las indispensables reformas estructurales!), la apuesta por el "infraestructurismo" como simulacro de organización de la sociedad, el deterioro de justicia, sanidad y educación, la nula intervención ambiental, las ayudas opacas con el dinero de todos a los poderosos de siempre, la persistencia en la cada vez más criminal operación de Afghanistán ...

La absoluta ausencia de ideas. El servilismo abyecto a los poderes fácticos, nacionales e internacionales. El oportunismo desvergonzado como modo de gobierno.

Hay una cosa grandiosa, sin embargo, que debería producirnos alegría, optimismo irrefrenado: que cada vez le queda -nos queda- menos futuro.

Salud,