12 junio, 2009

Los leoneses son celtas a tope

Bueno, pues ya está. Después de quince años en León, al fin he conseguido averiguar de dónde son los leoneses. Son celtas. No hay más que verlos. Tienen una pinta de bereberes que te c..., pero es por causa de la contaminación cruzada. Son celtas, insisto. No como los de Valladolid, que son romanos, casi seguro. De ahí la enemistad. Porque yo creo que los celtas se llevaban mal como los romanos, ¿no? ¿O eran los galos? Mecachis, mis escasas fuentes historiográficas tal vez me traicionan. Me quedé en Asterix y Obelix, hasta el periódico de hoy. Pero tampoco vamos a ponernos exquisitos por unos cientos de kilómetros arriba o abajo. ¿O no eran celtas también los galos, vamos a ver? En realidad, bien miradas las cosas, las dos Españas se explican por eso, por la tensión irresoluble entre los celtas y los otros. ¿Y quiénes son los otros? Joer, pues los de Madrid y Valladolid.
Debo el definitivo descubrimiento a la noticia que viene hoy en El Mundo de León. El retador titular reza así: “León revive su pasado celta a golpe de gaita”. No podría ser de otro modo, a golpes con la gaita. A por ellos, que son pocos y viejos. Lean, lean e ilústrense(n): “León recupera sus orígenes celtas gracias a la música. La plaza de Don Gutierre (éste, por el nombre, seguro que era celta también) será el escenario en el que se recupere entre el 17 y el 21 de junio el Festival Celta Reinu de Llión”. Por si no lo sabían, los celtas siempre fueron monárquicos y aquí en León tenían un reino celta del todo. Entre la actuaciones que ponen en comunicación a los leoneses con sus ancestros está la de Fred Morrison, “rey de la gaita escocesa”. Aquí en León el apellido Morrison es casi tan común como en Escocia y la gaita se la toca este personal con maestría. Ese festival lo organiza la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, manejada con destreza por un señorito que se llama Abel Pardo y que también es celta, como indican su nombre y su apellido, probablemente provenientes ambos de las islas Hébridas o del Highlands.
Yo andaba medio preocupado porque mi pequeña Elsa aprendiera pronto inglés, además de buen castellano y quién sabe si alemán, pero no, voy a buscarle una institutriz celta que le enseñe gaélico, pues no me extrañaría que acabara siendo el idioma oficial del nuevo Reino leonés, celta y corto. Y nada de piano ni violín, que son pendejadas de centralistas sin pedigree: gaita a tutiplén. Y el nombre artístico ya se lo tengo pensado también: Elsa Morrison. Suena de miedo.
La Historia es una ciencia apasionante. Y con gaita, más.

3 comentarios:

Miguel Fdez Benavides dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Panoramix dijo...

Pues no anda usted desencaminado, en León vivían los astures, y en Pucela los vacceos. Ambos fueron sometidos por el infame imperialismo romano (si bien los astures resistieron más al invasor, naturalmente).

tato dijo...

no has dicho mas que tonterias. eres un ignorante