08 junio, 2009

Una joya contra la peste del pedagogismo aerofágico

Miren qué joya. Recomendable para los que, como un servidor, soñamos cada día con colgar de las orejas a unos cientos de pedagogos frívolos, hasta que progresen adecuadamente. Será nuestro "tramo lúdico" o como diablos llamen ellos al recreo de toda la vida, que no me acuerdo bien ni falta que me hace.
Esta joya la encontré en el blog Desdelacavernadeplatón y ahí mismo pueden enlazar (se lo recomiendo; de paso echan un vistazo por los alrededores, que merecen la pena). O ir directamente aquí. El documento se titula "La influencia de la nueva eduación en la pedagogía: el ejemplo de Suecia" y la autora es Inger Enkvist. Pasito a pasito hacia la contrarreforma educativa para echar al mar a esa panda de pedagogos reaccionarios que en su puñetera vida han sido capaces de leer un libro sin dibujitos.
Por cierto, anticipo el título de dos de los cursos que en mi universidad de León se ofrecen esta semana dentro del crucial apartado de "formación del profesorado universitario": "Gestión eficaz del tiempo" y "Administración del estrés". Manda cojones/o-varios.

2 comentarios:

un amigo dijo...

Me gusta la distinción entre pedagogismo y pedagogía.

El texto es en general bueno - pero plantea una caricatura del pensamiento de Foucault. Quizás la Ekvist sólo se haya enfrentado al pensamiento de foucaultianos de vía estrecha.

Propondría otra visión del problema, muy simplificada.

La escuela occidental del pasado reciente (entendiéndolo convencionalmente como el desde hace 100-150 años, hasta hace 20-40, según países) me parece un claro fracaso pragmático: sus alumnos fueron de mal en peor, partiendo del colonialismo, han continuado montando dos guerras mundiales, y han puesto la guinda desarrollando el capitalismo consumista hasta un punto que arriesga seriamente llevarnos a la extinción de la especie. Si eso es formación ...

Si vale una anécdota que a lo mejor resuena en otras memorias, la escuela mía -un prestigioso Colegio Nacional e Instituto de Madrid- abundaba en prácticas arbitrarias de un autoritarismo extremo, y en absurdas estupideces cuyo recuerdo manda escalofríos por mi espina dorsal. No se la desearía a ningún ser querido.

El experimento actual es otro fracaso; concuerdo con la autora en que probablemente mayor.

A donde podría a lo mejor llevar un cierto espíritu científico, a la luz de dos fracasos, es la propuesta de un tercer experimento (¿quizás de síntesis, si falta la imaginación?). Lo estamos esperando.

Lo único que encuentro que acomune a ambos experimentos ... es que a ambos calza perfectamente la crítica de Foucault. Sigue siendo la institución por excelencia de control social, de erradicación del espíritu crítico, de batalla al pensamiento. Ambas enseñan maravillosamente un conformismo ciego - poco cambia que los contenidos de ese conformismo hayan sido ligeramente retocados. Quien sale pensando de una u otra escuela lo hace a pesar de la misma, no gracias a ella.

Salud,

Luis dijo...

El pedagogismo es una lacra en el sistema educativo, sin él tuvieramos a los buenos profesores enseñando y a los malos y mediocres en la calle.
Al valorar el espectáculo y lo superficial, el pedagogismo produce mucho daño en las futuras generaciones y atenta contra la cultura ya que produce un embrutecimiento colectivo.
Dejo unos enlaces para otros textos similares:

http://www.scribd.com/doc/25619390/Repensar-la-educacion-Inger-Enkvist

http://www.scribd.com/doc/14750483/La-Venganza-de-La-Realidad-Hirsch

http://www.scribd.com/doc/14750355/CRITICA-DE-UNA-COSMOVISION-4-Hirsch

http://www.scribd.com/doc/14750195/Los-Colegios-Que-Necesitamos-Hirsch