04 marzo, 2013

No pasa nada, callemos



                Me estoy quedando seco, se me agostan las ideas y se me escapan las ganas de escribir. Resta, sí, el refugio en la prosa iusfilosófica, que a la postre es monólogo o poco menos, pues en España los colegas ya  no nos leemos, por falta de tiempo y de ganas, digámoslo todo. Nos tenemos muy vistos y la última idea de un filósofo del derecho que sea al tiempo original y comprensible y que pueda tener alguna utilidad para alguien debe de datar de hace poco menos de un siglo. Pero de asuntos de actualidad nacional ya para qué. Ahí hay auditorio, pero no tiene sentido. Hablamos todos a la vez para no entendernos y porque no estamos avezados al silencio sincero.

                Me acuerdo de cuando empecé con este blog, en tiempos primerizos de Zapatero. Me he pasado años despachándome con ganas y en la idea de que había algún tipo de comunidad en la que entenderse, sea para criticarse unos a otros, sea para coincidir en opiniones o propósitos. Eso ya no lo veo, ahora más bien me parece que no hacemos más que ruido y que la comunicación no existe. De otra manera dicho, que me veo y nos veo a todos como una pandilla de monos gritones, con mucho aspaviento, pero monos. Ni nos escuchamos ni tienen relevancia ninguna los juicios de unos u otros ni cambia nada por lo que digan los de acá o los de allá. El país se mueve por atávicas pasiones, por instintos primarios, por sistémicos impulsos que no vienen de designio consciente o de propósito deliberado. Las cosas son como son, pasan porque pasan y no las altera ni Dios.

                Si en algo pudiera influir la reflexión, si para algo contaran las ideas o si a alguien importaran las reacciones sociales, porque las hubiera, no seguiría todo igual y sin visos de cambio ninguno, en algo se vería venir mutación como consecuencia de lo que vamos sabiendo día tras día y año tras año. Más digo, creo que esta difusión de informaciones que nos demuestran inapelablemente que el rey está desnudo y nosotros en pelota picada y que es gaseoso cuanto parecía sólido no es ni casual ni bienintencionada, es la definitiva vuelta de tuerca. Una vez que probado quede de modo irremisible que nada se altera y todo permanece después de esta sobredosis de cochambrosa realidad, el sistema saldrá reforzado y tanto las instituciones públicas como los grupos privados operarán con mucha mayor solvencia, con la presteza que otorga la invulnerabilidad manifiesta. Es más funcional ahorrarse el engaño, reduce costes la sinceridad en el delito, la moral del pillo se lubrica al saber de la tácita complicidad de los observadores.

                No conozco a casi nadie que esté dispuesto a votar distinto de como ha votado las últimas veces o siempre. No tengo compañeros que se hayan propuesto ser más serios o responsables en su trabajo, si acaso menos. Los muchos de mis conocidos que vivían en la inopia hace diez años o cinco, siguen ahí y sin propósito de apearse; se acabará el mundo y ellos no lo sabrán hasta el día siguiente. Protestar, lo que se dice protestar dando la cara y donde se oiga, no protesta nadie, aunque quizá haya más ruido en los bares y salvo que llamemos protestar a repetir junto con otros del mismo sector del zoo que mecachis en la globalización y que una injusticia lo de quitarnos la extra. De cada escándalo pervive el chascarrillo. Donde algunos tenían admiración, ahora ponen resignación. Mis estudiantes estudian y se esfuerzan todavía menos que antes de que llegara la crisis económica y moral y de que se terminaran los puestos de trabajo aquí para jóvenes, o casi. Los profesores que regalan aprobados generales encubiertos son bastantes más que hace una década.

                Hacemos algunas muecas y ensayamos un par de mohines de viernes por la noche, pero no nos echamos a la calle ni a las urnas ni a parte alguna que nos saque de nuestras rutinas y diarias monerías. En alguna parte debe de haber sociólogos y científicos sociales extranjeros haciendo a nuestra costa un experimento que puede cambiar el saber sobre las sociedades. Consiste en bombardearnos cada día con mil noticias escandalosas que asumimos como si el escándalo fuera elemento sabido de nuestra cotidianeidad, igual que se acepta el frío de invierno o las ojeras con la edad.
               
                En los periódicos de hoy viene que el Rey tenía a su amante, la tal Corinna, en una casa aneja a la Zarzuela, sin pagar renta y protegida por el CNI. No pasa nada. Ella concede entrevistas y se da importancia en los periódicos españoles. Estos días está saliendo que entre los grandes comisionistas en el negocio tremendo del tren de alta velocidad a La Meca están el Rey y su amante, en compañía de la mujer de un traficante de armas y de vaya usted a saber qué otros mafiosos y pícaros. No pasa nada y ni siquiera la Casa Real desmiente cosa alguna, ya estamos en la fase de otorgar callando y tira, que libras. Se explica en documentos policiales que los millones de Luis Bárcenas provienen de que era recaudador de comisiones que el Partido Popular cobraba a empresarios grandes, especialmente constructores, comisiones de las que se quedaba buenos pellizcos. No pasa nada y nadie se pregunta cómo era eso de las comisiones y dónde están esos emprendedores, también delincuentes, que las pagaban y si lo suyo no sería también delito.

                Y así hasta la nausea, hasta la extenuación. Me saludo por la mañana o por la tarde con compañeros y conocidos y por regla general no están más deprimido que hace diez años y no dejan de hablar de lo de hace diez años, que si el niño no me come, que si la niña me baila, que si mi suegra se ha operado los juanetes o que jolín qué putada que me han puesto una clase los jueves a las nueve. NO PASA NADA. No va a cambiar nada, nunca, bajo ningún concepto.

                Tal vez no deberíamos hablar más. Callar y tente tieso. Que escriba cosas su reverenda madre, la de la nación. Y no leer ni una línea del día a día. O tenemos que saber al menos que en este país-jaula, en este zulo con bandera e himno y muy buen fútbol, somos inmunes a la palabra y al pensamiento y que cuanto ocurre pasa por divina voluntad, que cuanto se diga es música de fondo, cantata a mayor gloria del rebaño, algarabía para pasar el rato en lo alto de los árboles.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Si estas cansado déjalo, pero no intentes hacer ver que no te consta la revolución.

Y por cierto, si estas amohinado porque no conseguiste demasiado trafico con tus últimos tochos sobre sentencias judiciales...pues que eran un coñazo, tu, estas mucho mejor cuando hechas pestes.

Garciamado dijo...

¿Ven?
Es lo que digo.

Anónimo dijo...

Imbéciles, siempre los ha habido y siempre los habrá; nade contra la corriente usted, sin importar quién se precipite en catarata. Y, por lo más, no deje de publicar sus reflexiones jusfilosóficas que, aunque pocos, hay, conmigo y con usted, quien halla placer en el ejercicio de la inteligencia.
Incansable lector suyo y de otros tantas buenas mentes.

IuRiSPRuDeNT dijo...

Bueno es entretenido leer las declaraciones de Diego Torres, Las de Urdangarin, y las de un Sr Secretario de las infantas... Más desolador no puede ser...
Para llorar, reirte...cansado pero entretenido. Desde aquí les deseo al juez instructor y al fiscal lo mejor de lo mejor en su vida profesional.

Con el tema Barcenas... cada vez más me viene a la cabeza el caracter de asociación privada de un partido político, con la subsiguientes obligaciones, separación de cuentas electorales en los ejercicios correspondientes, cuenta para los abonos de las cuotas de los socios... y despues las restricciones en cuanto a donaciones.... Una legislación pobre pero aun siendo pobre quedarían con un analsis exhaustivo de dichas cuentas muchas preguntas sin responder en muchos partidos políticos... Ahí se llega con denuncias ante el tribunal de cuentas... Pero claro estamos ante una asociación de caracter privado por otro lado en su funcionamiento interno, y cuanto al control externo el control es somero y mínimo lo justito para cumplir los requisitos que marca la ley de financiación de Partidos políticos...al menos que medien denuncias ante el tribunal de cuentas... Estoy por apostar que si algún juez en el conocimiento de alguna causa ha llegado a saber pues que las cuotas no se domicilian en una cuenta... y que de pronto aparecen pagos en dos fechas señalas y de una tacada por abono de cuotas se queda tan pancho y no le da ni importancia.... ( resumiendo que parece como que alguien o algunos pagaron las cuentas de todos) de ahí la domiciliación de los pagos, esa es la importancia)que quízas averiguar eso es esencial para ver tongos en su funcionamiento interno, quizás viendolo se queda tan pancho, le baste argumentar cualquier perrogullada para salir del paso... total cosas de partidos psss quizás mire a la cara de paletitos de la parte demandante, mira la cara de vecinos importantes de la parte de demandada y se diga ufff por dios que tengo que salir de vinos los domingos por la mañana¡¡¡¡

Me llama la atención como ciudadano que solo un partido IU se haya atrevido a querellarse,,, me parece un chiste y una verguenza

Me parece ... En fin... Por momentos estoy creyendo en el sistema judicial pero solo estamos comenzando en estos dos casos...

Le felicito por este blog y por los últimos aportes, más que felicitarle le doy las gracias... Pero comprenda lo que se oye y lee últimamente demuestra que somos primates, binarios... me alegro por los ecuatorianos ellos siguen viviendo su sueño, sueñan en algo mejor... aquí es imposible respetamos las reglas del juego pero otros se nos mean encima porque controlan el gallinero el gallinero político. España es un gallinero, y una simple comunidad de vecinos mal avenidos en la que manda el portero, y los cuatro dueños de los bajos comerciales españoles. Y lo peor de todo es que ni al portero podemos echar.

Antón Lagunilla dijo...

Siempre ha habido que pagar un precio por la lucidez. Con frecuencia, un precio muy alto. Así son las cosas, y no hay que darle más vueltas.

Dicho esto, creo sinceramente que el anfitrión minusvalora la importancia de este punto de encuentro que es su blog, en el que tantos amigos nos reconocemos, aunque el debate, a veces, brille por su ausencia.

En mi opinión, estamos en un momento en que lo viejo ya no da más de sí, mientras que lo nuevo no aparece aún por sitio alguno. Y no me refiero solamente, ni principalmente, al sistema político-económico vigente, sino sobre todo a la ideología imprescindible para comprender cabalmente y, acto seguido, dinamitar esta realidad miserable y podrida. Y estos periodos de transición histórica siempre han sido jodidos para aquellos a los que les toca vivirlos. En eso estamos.

Un tema de posible debate (o, al menos, reflexión): tras años y años de denunciar que los países ricos viven a costa de los paises pobres, y precisamente porque aquellos mantienen a estos en la pobreza, en cuanto los países pobres comienzan a mejorar su situación, nos extrañamos de que la nuestra empeore. ¿No será la crisis económica de occidente (por entendernos) un simple mecanismo de redistribución de la renta mundial, como apunta, por ejemplo, Ramón Tamames?.

Saludos

Juan Carlos Sapena dijo...

Hombre profesor, el espectáculo debe continuar. Usted es que lo quiere hacer tan sesudo el "chow" que le quita la gracia.
Solo podemos ser espectadores, no pretenda usted escribir este guión, o decidir los contratos de los primeros espadas, siquiera los de las vicetiples...no hay nada, allende la butaca palomitera, para nosotros en las modernas sociedades del espectáculo...
Nos queda el criterio cultivado, la opinión incesante, ese inquieto desvanecimiento que oscuramente denominamos inteligencia y el amor, que ya sabemos los que por aquí pasamos que solo es una mirada.
¿El mundo va a cambiar? El mundo cambia constantemente. Comparto con Antón y Tamames que ya no somos primer mundo en lo económico (fue breve nuestra gloria) pero también es cierto que nunca lo fuimos en lo político, ni en lo social, ni en lo que de humano tenga el pensamiento racional moderno (por oposición al clásico) De cuando en cuando se nos crece el Imperio, simplemente, pero es todo una ilusión.
España nunca pasó del caciquismo, de la adulación "rebañosa" al líder, del desprecio al saber, del recelo al transgresor, nunca dejó de ser una comunidad de pillos y maleantes, disimulados, choricetes de medio pelo al asalto de las ubres europeas.
En este país de conejos, señor profesor, nadie tiene noción de Estado y así, hasta los intentos de cortijo se les desmoronan a los prohombres del casino local.
Ya hemos comentado sobre las mentiras de la transición, de la Constitución o del Derecho. Son mentiras, es cierto, pero ¿dónde está la verdad? ¿a quién le interesa habiendo tanta mentira?
También podemos pensar que son atrezzo y que al final, las cosas no son lo que son, sino lo que queremos que sean.
Un abrazo y un mensaje: no se puede matar una idea pero de pianistas anda el saloon lleno.

Anónimo dijo...

Una acotacion al margen: planteas que el caracter espaniol se mueve por impulsos emocionales. En mi opinion, es una creencia comun pero equivocada.

Un ejemplo de caracter nacional que se mueve en base a emociones es la forma de ser de los estadounidenses. Alli, por ejemplo, todo el juego politico consiste en recurrir a las emociones del ciudadano medio dejando de lado cualquier argumentacion racional o logica.

En Espania la gente no es emocional. Es mezquina, que es diferente. El caracter espaniol se resume en una frase muy simple 'Que hay de lo mio'. Dicho con sonrisa y cachondeo para dorar la pildora y que no sea tan obvio (algo que mas de un guiri se piensa que es lo que nos define, perdiendose el verdadero quid de la cuestion).

Lo que tu ves en los circulo que te mueves, Garcia Amado, son personas con su chiringuito asegurado que no quieren que nada cambie para asegurarse su status. Pero aquellos que hay en las protestas no son mejores: la unica diferencia estriba en que quien protesta no tiene chiringuito propio y eso es lo que les duele. No se busca la justicia: se busca el interes propio y al pais que le zurzan. O incluso aun peor: si el vecino es prospero, lo suyo es hundirle, que puestos a ser tuerto, al menos que uno ande rodeado de ciegos.

Pedir que se hable de todo esto y mas es pedir a la gente que haga autocritica, que entone el mea culpa, se mire al espejo y vea que todo dios ha puesto aqui su grano de arena particular para que las cosas anden como andan. Y la autocritica, en este pais catolico, es el octavo pecado capital.

roland freisler dijo...

JUSTICIA | Pedro Varela

Declaran que el dueño de una librería filonazi Europa no tuvo un juicio justo
María Peral | Madrid
Actualizado martes 05/03/2013 11:47 horasDisminuye el tamaño del textoAumenta el tamaño del texto
Pedro Varela. | Santi Cogolludo
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha declarado que España vulneró el derecho de Pedro Varela, dueño de la Librería Europa de Barcelona, a tener un juicio justo, por lo que deberá ser indemnizado con 13.000 euros.

La Corte de Estrasburgo ha considerado por unanimidad que España no respetó ese derecho porque Varela fue condenado en segunda instancia por la Audiencia Provincial de Barcelona por un delito -apología de ideas o doctrinas justificadoras de actos de genocidio- que no fue incluido en los escritos de acusación por los que fue juzgado en la primera instancia por el Juzgado Penal número 3 de Barcelona.

Varela fue condenado el 16 de noviembre de 1998 por el Juzgado Penal a un total de 5 años de prisión por un delito continuado de negación del genocidio nazi y otro de incitación a la discriminación y al odio por motivos racistas y antisemitas.

En 2008, después de que el Tribunal Constitucional declarara inconstitucional la tipificación delictiva de la negación del genocidio, la Audiencia de Barcelona condenó a Varela a siete meses de prisión por un delito de justificación del genocidio y le absolvió del resto de los cargos.

El TEDH considera que, para poder cambiar la calificación de los hechos (de negación del genocidio nazi a justificación del mismo) la Audiencia "debió dar la posibilidad al acusado de ejercer su derecho de defensa sobre ese punto de una manera concreta y efectiva", lo que no sucedió en este caso.

Anónimo dijo...

Me gustó mucho el texto sobre Nino y el iusmoralismo que colgó el otro día.
Saludos.

Perplejo dijo...

Estimado Juan Antonio:

No soy el más indicado para reconducirlo a los consuelos del optimismo. Como bien dice el amigo Antón, la lucidez tiene un precio altísimo. Más en España donde, como sabía Larra, "escribir es llorar".

Con todo, incluso en un país como este, las luces de la inteligencia y del buen ejemplo no caen en saco roto. Quiero creer que, silenciadas ciertas voces como la suya y ciertos ejemplos como el de tantas personas esencialmente honradas, el panorama sería aun más desolador.

Le dejo un par de reflexiones que me acompañan (y dan cierto consuelo) desde hace muchos años:

"Lo más importante es no perder la esperanza. No hagamos demasiado caso a los que anuncian el fin del mundo. Las civilizaciones no mueren con tanta facilidad, y, aun suponiendo que este mundo tuviera que derrumbarse, lo haría después que otros. Es muy cierto que estamos en una época trágica. Pero mucha gente confunde lo trágico con la desesperación. «Lo trágico —decía Lawrence— debería ser una inmensa patada que se le pega a la desdicha.» He aquí un pensamiento sano e inmediatamente aplicable. Hay muchas cosas hoy en día que merecen esa patada.

Cuando vivía en Argel, esperaba siempre pacientemente durante el invierno, porque sabía que en una noche, en una sola noche fría y pura de febrero, los almendros del valle des Consuls se cubrirían de flores blancas. Después me maravillaba al ver cómo esa nieve frágil resistía todas las lluvias y el viento del mar. Sin embargo, todos los años resistía lo suficiente para preparar el fruto.

No es un símbolo. No ganaremos nuestra felicidad a fuerza de símbolos. Hace falta algo más serio. Quiero decir tan sólo que, a veces, cuando el peso de la vida se vuelve excesivo en esta Europa todavía colmada de su propia desdicha, me vuelvo hacia esos países restallantes donde quedan aún tantas fuerzas intactas. Los conozco demasiado como para no saber que son la tierra elegida donde la contemplación y el valor pueden equilibrarse. Meditar acerca de su ejemplo me enseña que, si se quiere salvar la inteligencia, es necesario ignorar sus dotes para la queja y exaltar su fuerza y su prestigio. Este mundo está envenenado de desdichas y parece complacerse en ellas. Está entregado por completo a ese mal que Nietzsche llamaba espíritu de torpeza. No le tendamos la mano. Es inútil llorar sobre el espíritu, basta con trabajar por él.

Pero, ¿dónde están las virtudes conquistadoras del espíritu? El propio Nietzsche las ha enumerado como enemigos mortales del espíritu de torpeza. Según él, son: la fuerza de carácter, el gusto, el «mundo», la felicidad clásica, el duro orgullo, la fría frugalidad del sabio. Tales virtudes son necesarias más que nunca y cada cual puede elegir la que le convenga. Ante la enorme magnitud de la partida en juego, que no se olvide en todo caso la fuerza de carácter. No hablo de esa a la que en las tribunas electorales acompañan los fruncimientos de cejas y las amenazas. Sino de la que resiste todos los vientos del mar en virtud de la blancura y de la savia. Esa es la que, en el invierno del mundo, preparará el fruto."

(Albert Camus)

"El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio."

(Italo Calvino)

Yo le diría, con menos elocuencia, que hay demasiadas cosas, demasiadas personas que restan.

No deje de sumar.

Aarón Segura dijo...

Juan Antonio:

Tal vez no sea palpable en grandes hazañas el eco de tus palabras que siempre han tenido un dejo de llamado a la acción, pero de lo que puedes estar seguro es que hay gente que atentamente te lee y valora en justa medida. Con ello no me refiero únicamente a que te has transformado, al menos para algunos, en inspiración y guía, pues tus agudos comentarios siempre han invitado a la reflexión sobre lo mucho que estamos jodidos a escala mundial, sino que en realidad la lucha desde tu trinchera día a día cumple con un específico propósito: despertar mentes otrora dormidas que contagien a su vez el espíritu de inconformidad con la esperanza de traducirlo en movilización. Creo tener razón cuando digo que tus líneas son razianas razones para la acción.
Que nos falta actuar más, de acuerdo. Que usualmente la gente es apática, innegable. Pero que te quede claro: a tus palabras no se las lleva el viento. Estamos catalogados como lectores pasivos ante la falta de respuesta explícita a tu constante propuesta, pero ello no quiere decir que ésta sea desdeñada.
Ojalá jamás pierdas las tremendas ganas de seguir dando a conocer tu lúcido pensamiento.

Saludos desde México.

Exiliado dijo...

(perdon por la falta de acentos)
Cada vez que enciendo el ordenador espero, con cierta emocion, encontrar una nueva entrada suya. En muchas ocasiones estoy de acuerdo con sus planteamientos e ideas pero cuando no es asi disfruto igualmente por la manera en que los argumenta y, lo que es mas importante, reflexiono sobre si no estare yo equivocado.

Abg. José R. Nina C. dijo...

Me produce sentimientos encontrados. Alguno mirabamos la universidad Española como la cumbre del saber en nuestro Idioma, y lo es respecto a nuestra situación en Latinoamerica. Pero así nos desalienta más a los que vivimos en el apogeo de las tinieblas. Muchos tenemos que buscar referentes en tierras lejanas y aún así la mediocridad en nuestro medio paga mal a quienes se aventuran a cambiar algo.