17 marzo, 2013

Viva el Papa. Y la Pepa.



                No dejo de asombrarme con lo del nuevo Papa y con la peculiar lógica de la Iglesia Católica y de sus fieles, y hasta de algunos infieles. Pongo por delante que sé que algo se juega el mundo con la marcha de la Iglesia, por el enorme poder que tiene. Por ejemplo, un cambio en su doctrina y en algo de su disciplina sobre medios anticonceptivos puede hacer que muera menos gente de sida o de hambre. En el ranking del más allá no sé cómo estará situada, pero en este puñetero mundo es el poder terrenal de la Iglesia muy influyente. Así que no me lo tomo a broma, por supuesto que no.

                Comenzó mi sorpresa el ver las reacciones de algunos amigos míos nada creyentes ni crédulos cuando renunció el Papa Ratzinger, Benedicto XVI. Pasaba por pontífice conservador, no muy expeditivo al atajar algunos notables abusos de los eclesiásticos y sus poderes, amén de martillo de teólogos liberadores. Sin embargo, renuncia y nos ponemos todos de acuerdo en que cuánta honestidad, qué preocupación por la justicia intra y extraeclesial y qué enorme arrojo. Corcho, los mismos que a mí me regañarían si me doy de baja en no sé qué grupo o si aviso de que no enviaré a tal o cual revista el artículo comprometido, en el caso del Papa saliente toman como gesto de combate la renuncia y el paso atrás. Se tira un puñado de años dudando y sin dar leña donde, al parecer, hacía falta, y, sorpresa, gana puntos y simpatizantes al marcharse para que el trabajo difícil se lo haga otro. Ahora no tenía fuerzas, pero cuando le acompañaban no cogió el látigo para echar del templo a los mercaderes ni se le vio demasiado entregado a la justicia para los parias de la tierra.

                Pero eso no es nada más que un primer indicio de cuán potente es el aparato mediático de la Iglesia y qué esmerados sus voceros y propagandistas. Lo que me deja irremisiblemente patidifuso es lo del Papa nuevo, argentino para colmo y Francisco de nombre papal. Este tiene bula para rato. Y conste que por la pinta no me cae mal, aunque yo no me sienta para nada de su grey ni tenga claro si me divertiré más con un papa buena gente o con uno como el polaco.

                Lo que me apetece resaltar es algo que tengo por más gracioso y significativo que otros asuntos que no son de mi incumbencia. Voy a que los medios eclesiásticos tienen especial maestría en hacer virtud de una cosa y de  su contraria, habilidad para sacar ventaja de lo que sea. ¿Que el papa es guapo de cara? Oh, cómo realza la belleza de su rostro la limpieza de su alma y el alto amor que lo mueve y nos transmite. ¿Que es más feo que Picio? Qué maravilla comprobar que la Iglesia es la casa de todos, hasta de los más espantosos, y que al Espíritu le importa más la belleza del alma que la del rostro. Y así. Veámoslo en los ejemplos de ahora mismo.

                Resulta que es signo de enorme humanidad, de acrisolada sencillez y de renuncia a soberbias y vanidades el no usar coche oficial para ir al Vaticano o el hablar con la gente y mezclarse un poco con ella o el emplear un lenguaje llano y, al menos en apariencia, espontáneo. Bárbaro, estoy de acuerdo. Pero si es este el primer Papa que así hace en no sé cuantísimo tiempo, tendríamos que concluir que los anteriores eran soberbios, vanidosos, engreídos, distantes y pelín cantamañanas. Pero no. Ratzinger no se codeaba con nadie, pero porque era un grandísimo intelectual y un teólogo de primera, claro, y porque la profundidad de su pensamiento no le permitía pensar en el fútbol. ¿Será, entonces, que a Bergoglio le falta preparación u hondura intelectual? Quiá, en modo alguno, es que nos trae la cercanía que la Iglesia ansiaba. Ah, ¿si la ansiaba es porque Benedicto XVI era lejano y estirado? No, hombre, eso tampoco. Son los dos lo máximo, excelentes del todo y justo lo que los fieles necesitan. Que el siguiente tenga lo que hasta ese momento faltaba no significa que le faltara al anterior; y que al de ahora le falte lo que en el otro era suprema virtud no supone que no sean perfectos los dos. No sé si me entiendes.

                Este va a ser, según cuentan hasta los ateos, el Papa de los pobres. Pobres pobres. ¿Será que hasta ahora había papas de los ricos? No, cómo se te ocurre. Pero si hacía tanta falta que la Iglesia se ocupara de los pobres mucho más, querrá decirse que hasta ahora no se ocupaba lo debido. Sí, se ocupaba lo debido; es más, se ocupaba todo lo absolutamente posible, sólo que ahora va a ocuparse más. Lógica aplastante.

                Hace un par de días estaba yo en un hotel en Santander y, al bajar a tomar el desayuno, cogí un periódico para hojearlo, periódico que resultó ser La Razón. Treinta y tantas páginas, ni una menos, dedicadas al nuevo Papa. Sí, es el periódico más conservador, pero aun con eso es tremendo ese número de páginas. Los otros diarios no andan muy a la zaga. Hoy mismo iba en mi coche y en el noticiario de las dos de la tarde en Radio Nacional escuché una larga entrevista a un teólogo de la Universidad de Navarra que decía maravillas de la obra del Espíritu Santo. Hablo de la radio pública de un Estado no confesional. Emisoras públicas y privadas están dedicando poco menos que la mitad de su tiempo de noticias a reproducir y glosar cada palabra que dice este Papa. ¿No es un poco exagerado? ¿Está en proporción ese tiempo con la importancia que para el mundo y sus gentes, o simplemente para los españoles, tiene el Papado, incluso este Papado? A mí me parece que se están pasando muchísimo. Si estamos ante una campaña en toda regla, dígase; es más, páguense los minutos de publicidad. Y, por favor, que alguien piense en los no creyentes a los que nos llena de perplejidad, en pleno siglo XXI, oír loas a la Santísima Trinidad en emisoras que no son Radio María, y ni siquiera la Cope. Tengo una pregunta, por cierto: ¿en tiempos de Franco se dedicaban más o menos tiempoas a estas cuestiones en las emisoras del régimen?

                Horas de programación radiofónica para el Papa y para el fútbol. Apenas se habla de otras cosas. ¿Qué pueden hacer las buenas gentes sin equipo y poco dadas a la alienación mediáticamente inducida?  ¿Habrá que pedir, como en las escuelas, una alternativa para los que no quieran cursar Religión (y fútbol)? Y no me digan que se trata de informar y que la información a todos nos interesa. La información sí; pero que aparezca un obispo exponiendo dogmas y catecismos no es información, es proselitismo; dicho sea con todo el respeto y desde el ruego de respeto. ¿Lo explico mejor, aun a riesgo de escandalizar? Cuando este mediodía hablaba en Radio Nacional de España el teólogo navarro, en el coche conmigo iba mi hija de cinco años. A lo mejor a otros no les importa; a mí sí, y mucho. Así que lo dicho: cuidadín.

8 comentarios:

un amigo dijo...

En cuanto a la estructura: noticia super-inflada mediáticamente, estoy de acuerdo, ¿pero no es un buen papel de tornasol para darse cuenta de lo que hacen habitualmente los medios, día sí y día también, con la dieta 'informativa' que nos propinan?

En cuanto al contenido: vale, no es una gran elección, por mucho que la inflen; pero qué queremos, con el parque cardenalicio que hay, y no por casualidad, sino como resultado decisiones bien concretas. En efecto, pedirle a la iglesia que elija un 'buen papa' es como en nuestros pagos pedirle al PP (o al PSOE) que elija un 'buen tesorero'. Entre los eligibles, el que no tiene una tara, tiene dos, y si desechamos a unos y a otros, nos quedan los que tienen tres o más.

Dicho eso, ¿qué nos esperamos los ciudadanos en general de la iglesia? Diré una cosa asombrosa, pero es como están las cosas: nos esperamos que sea iglesia, efectiva y etimológicamente, y no cabildo de poderes, de trapicheos y de injerencias, como ha venido siendo por lo menos desde tiempos de Constantino. En este sentido, dentro de la desesperanza, Jorge Bergoglio no es de lo peorcito. Vale que es un dinosaurio en términos de sensibilidad ante cuestiones de género y de sexualidad: ¿es que hay cardenal que no lo sea? Vale que está inevitablemente salpicado de connivencias con la horrorosa dictadura argentina: ¿es que hay argentino de media relevancia pública que, residiendo en el país durante aquellos años, no lo esté? Las taras personales que afectan a todo un colectivo no son informativas sobre la persona, son puramente descriptivas del colectivo. Que sea dinosaurio, y que esté políticamente pringadillo, es como decir que tiene dos ojos, nariz y boca. Ante lo cual nos quedamos con lo más importante: si el corazón de la iglesia va a dejar los cabildeos de lado y va a tomar partido, por fin, por los más desfavorecidos. Y en ese sentido, las primeras palabras no están mal, sobre todo considerando los precedentes inmediatos. Representan un doble compromiso: tanto de hacer 'algunas' cosas, como de no hacer 'otras' (a las que tristemente la iglesia ha dedicado la mayor parte de sus energías).

Por lo cual, la tarea ciudadana (y digo ciudadana porque el pasado reciente de la iglesia ha sido de ingerencia sobre la ciudadanía, por lo cual es responsabilidad de la ciudadanía vigilar dicha ingerencia, cuestiones de fe totalmente aparte) consiste en tomar nota de estas palabras y alzárselas delante: si viaja sobre esta línea, sea bienvenido (dentro de su limitada relevancia, a la cual lo condena su propia dinosaurez); si no viaja sobre ella, sea escarnecido.

Salud,

roland freisler dijo...

Un Robin Hood moderno?
ha ingresado en prisión un alumno suyo CHF, no, no es el Colegio de Huérfanos Ferroviarios, sino Carlos Hernández Fierro por unos presuntos hechos y la envidia de otros profesionales del sector según lo aparecido hoy en leonnoticias.com :
Imprimir Enviar por email Cambiar tamaño de texto
REPORTAJE "¿Cómo se ha comprado éste un X6?"
El alto nivel de vida del cabecilla de la trama, las sospechas en el entorno judicial y una intensa investigación policial acaban con la red dedicada a estafar a varias aseguradoras
Vote:
Resultado: 53 votos
leonoticias.com 17/03/2013
Imagen del BMW del cabecilla de la trama tras ser incautado por la Policía Nacional.
"¿Cómo se habrá comprado éste un X6?". La frase circulaba desde hace meses por los juzgados de León, donde extrañaba sobremanera la emergente carrera de un joven letrado de apenas 31 años. Mientras el resto de sus compañeros actuaba de 'pasante', opositaba, o simplemente había dejado el complicadísimo mundo del derecho ante la imposibilidad de encontrar un nicho de clientes, la 'cartera' (la de clientes y la de resultados) de C.H.F. crecía y crecía a un ritmo que hizo saltar las sospechas entre sus compañeros.
Este abogado, "de aspecto muy juvenil y elegante" según ha sido definido por otros letrados, había pasado en apenas unos meses de un utilitario a disponer de un BMW X6, un modelo deportivo de la marca alemana cuyo precio de 'salida' ronda los 70.000 euros.

"Demasiado nivel para una ciudad de León y para un abogado que en teoría no tenía grandes casos", recuerdan sus compañeros. En tiempos de crisis, también para los abogados, lo suyo era sorprendente.

Compañeros del hoy abogado detenido (en prisión y sin fianza) lo tenían claro: "Más o menos todo el mundo pensaba que algo había", aseguran.

Las primeras investigaciones corroboraron las informaciones previas y que alertaban del el alto nivel de vida que llevaban varios de los miembros de la organización, así como por el incremento de accidentes de tráfico que tramitaba el bufete que estaba bajo sospecha.

Los presuntos autores de los hechos, según la Policía, conformaban una organización criminal debidamente estructurada y jerarquizada, compuesta por más de 30 personas que desarrollaban individual y conjuntamente tareas delictivas en función de la actividad profesional que cada uno de ellos tiene. Se dedicaban a estafar a distintas compañías de seguros de vehículos a motor.

En el seno de la abogacía leonesa asegura que "todo cantaba mucho" y que la Policía llegó a enviar varios "topos" para comprobar cómo podían tramitar los casos. Y los resultados no admitían dudas, así que simplemente tiraron del hilo.

Según la subdelegación de Gobierno el montante estafado a las distintas compañías aseguradoras de vehículos ronda los cinco millones de euros, de los cuales se han recuperado 272.000 euros en efectivo. Parte de la cantidad restante ha sido blanqueada con la adquisición de bienes inmuebles y vehículos de alta gama.

De ser ciertos estos presuntos hechos nos encontraríamos ante un Robin Hood moderno que le quita a poderosas compañías de Seguros y se lo da a ciudadanos con graves dificultades económicas.
Y parece que la envidia de ciertos abogados fue que se comprara a plazos no a tocateja un coche de 70.000, pues si llega a ser un Porsche ¿que hubiesen dicho los envidiosos?

Anónimo dijo...

Iba yo en el metro cuando tres, si, tres tipos (dos y una) anunciaron con alborozo al resto del vagón y casi al unisono: "habemus papa !!!"

No me lo podía creer pero lo peor es que a continuación algunos aplaudían, otros con el bieeeeen y aun alguno preguntando de donde era el interfecto.

No sabéis que sensación de ahogo.

Juan Carlos Sapena dijo...

¿Y cómo, en pleno siglo XXI, puede alguien todavía, y aún así, declararse creyente?
¿Cómo, en pleno siglo XXI, se puede pertenecer a una sociedad como la Iglesia, y aún así, declararse demócrata, igualitario o simplemente buena persona?
¿Cómo, en pleno siglo XXI, y aún así, se constata que no hemos avanzado nada, que seguimos inmersos en las mismas charcas, que los mismos idiotas, en sus blancas casullas, nos siguen "roneando" a la luz de la hoguera?
¿Qué tan estúpidos fuimos que tan así, y aún con eso, seguimos siendo?
¿Es posible que algún día cambie algo? Pues que quizá.

Yo no sé si existirá ese Dios pero espero que tenga una buena excusa.

roland freisler dijo...

Peor que cualquier religión es la imposición de la democracia a ostia limpia, ejemplo :
El centrocampista griego ha asegurado que no lo habría hecho de conocer el significado real del gesto y que aborrece el nazismo.

El centrocampista griego del AEK Atenas Giorgos Katidis ha sido apartado de por vida de la selección de su país por celebrar con un saludo nazi el gol de la victoria de su equipo sobre el Veria (2-1) en la vigésima sexta jornada.

La federación helena acordó, en una reunión extraordinaria, "la exclusión de por vida del jugador de todas las categorías de la selección" nacional.

El órgano federativo "condena inequívoca y categóricamente" la acción y entiende que dicho gesto en "un profundo ataque a las víctimas de las atrocidades del nazismo y va contra el carácter pacífico y humano del fútbol".

la Federación agrega que "tomará todas las medidas necesarias para preservar el carácter pacífico de fútbol y promover los valores de la solidaridad, la cooperación y el respeto".

Katidis, de 20 años, escribió en Twitter, tras conocer el alcance de su acción, que no lo habría hecho de conocer el significado real del gesto y que aborrece el nazismo.

Codín dijo...

Profesor:
El hecho de que uno u otro cardenal tengan diferentes cualidades no implica que uno deba ser mejor que otro. Por ejemplo, Eisenhower y Kennedy no podían, ni como hombres ni como políticos, ser más distintos entre sí, pero ambos fueron elegidos por el mismo pueblo para la misma magistratura y la desempeñaron con brillantez. El que se alaben las condiciones de quien acaba de llegar no implica impugnar las de quien acaba de irse. También es cierto que hay mucho meapilas.
En cuanto a la trascendencia que los medios de comunicación han dado al acontecimiento y el espacio que le han dedicado, usted mismo se da la respuesta en el primer párrafo.
Por último, a pesar de los tiempos que corren, me extraña que aun existan quienes, como se ha visto en algún comentario a esta entrada por lo demás muy interesante, de la profesión de una fe deduzcan la condición de idiotas o la maldad de otros sin dar más razonamientos en que fundar esas afirmaciones. Semejantes simplezas dicen más de su autor que de aquellos contra quienes se dirigen.
Un saludo.

Juan Carlos Sapena dijo...

Hombre Codín, que yo no ando creyendo que un ser superior me va a premiar en otra vida...
Por la misma razón que usted esgrime le exijo el respeto que usted no muestra. ¿Afirmaría usted que existe la Tierra Media porque J.R.R. Tolkien existió y así lo dejó escrito? Entiéndame, que a mi me gustaría poder alabar su inteligencia pero me lo pone un tanto difícil.
Y sobre todo, y hablando de Dios ¿en qué le intereso yo a un ser así? Qué obtiene él de mis halagos? ¿De dónde viene esta necesidad, él, que todo lo puede, porque yo haga tal o cual cosa?
Cuántas preguntas amigo Codin. Se llama inteligencia, criterio propio, planteamiento, razón. Nada que no pueda arreglarse con dos padres nuestros y tres ave marías.
Si no le gusta mojarse no baje al río. Viva su fe en silencio, en ese silencio de la idiotez supina, en esa tranquilidad lobotomizada de los tontos de baba. Pero a mi déjeme al margen de sus hábiles argumentos, dicúlpeme si no me dejo psicoanalizar, soy tan simple...
Y no se olvide de salir en procesión esta semana santa que me chivo...Que no me entere yo que falta usted a una.
Y no se disculpe, si le ponen las casullas, pues le ponen.

Anónimo dijo...


Muy buen artículo. Le felicito.

A mí la elección del Papa me recuerda a cuando Gallardón era alcalde de Madrid. Todo el mundo decía que éste era el más progresista del PP, que parecía que no era de ese partido. Pero cuando llegó al gobierno fue tan conservador como todos. Lo mismo pasa con los papas, unos tienen una imagen, otros otra, pero lo esencial no cambia.