28 junio, 2013

LA SENTENCIA DE LA SEMANA. SINSENTIDOS Y DISCRIMINACIONES DE LA PENSIÓN DE VIUDEDAD. A PROPÓSITO DE LA STS, 4ª, DE 5 DE FEBRERO DE 2013.



                ¿Ya hemos hablado aquí antes del sinsentido de la regulación actual de la pensión de viudedad? A mí esa regulación me parece absurda en muchos puntos, pero no sé si todo el mundo coincidirá conmigo. Además, estimo que con una normativa más razonable en esta materia ayudaríamos un poco a la muy tambaleante Seguridad Social. En otras palabras, si más de cuatro ricachones no cobrasen su pensión, a lo mejor llegaríamos a cobrarla dentro de una temporada usted y yo, si no nos hacemos ricos primero, que no parece.

                No soy experto en temas de Seguridad Social, loados sean los dioses, pero permítaseme que, a modo de introducción, resuma mis reticencias. Suponga que usted, varón (me gusta jugar con el género en estos ejemplillos, más que nada para fastidiar y romperle la cintura al de los eslóganes), está casado con una de las personas más ricas de España, hombre o mujer. Bueno, ponga que mujer para que no se nos enreden los tópicos ni nos asalten los prejuicios inversos. Pues eso, es usted el marido de Chindasvinta, que era empresaria autónoma de gran éxito, estaba forrada y le deja unos milloncejos de euros en herencia. Súmele que usted es notario con unos excelentes ingresos propios. Pues bien, si se cumplen los requisitos que establece el artículo 174 de la Ley General de la Seguridad Social (que el cónyuge que fallece estuviera en situación de alta o asimilada al alta, que hubiera cotizado cierto tiempo o dentro de un determinado periodo o que, aun sin tal tiempo de cotización, hubiera fallecido en accidente de cualquier tipo o por enfermedad profesional, etc.), usted percibirá de la Seguridad Social su pensión de viudedad, religiosamente o en plan ateo, como quiera, pero tendrá pensión. ¿Tiene sentido que la Seguridad Social pague a los ricos tras la muerte de sus esposos? No. No me vendrán ustedes con que es para compensarles por el enorme dolor del deceso, porque por ahí no cuela. Tampoco porque se trate de un derecho que el cónyuge finado ha generado con sus cotizaciones para el cónyuge supérstite y como compensación poco menos que automática por tales cotizaciones, ya que en ese caso carecería totalmente de sentido la causa de pérdida de la pensión que la Ley citada señala (art. 174.4): que el que está cobrando la pensión de viudedad “contraiga matrimonio o constituya una pareja de hecho en los términos regulados en el apartado anterior, sin perjuicio de las excepciones establecidas reglamentariamente”.

                Humildemente confieso que no sé cuáles son las excepciones que reglamentariamente se establecen y que con este sol no me voy a poner ahora a consultar un reglamento. Pero creo que el absurdo se mantendrá incólume para casos como los que a título de ejemplo paso a exponer y que dan buena cuenta de algo archisabido: antes se hacía con los pies el vino, pisando la uva; ahora se hacen con los pies las leyes, pisando el sentido común y la justicia distributiva. Eso sí, monas y políticamente correctas quedan que te mueres.

                Caso 1. El señor A, el creso antes mencionado que tiene millones de euros suyos y otros tantos que hereda de la parienta oportunamente fallecida, cobra su pensión de viudedad y se echa de novia una modelo no gratuita con la que convive sin que parezca que conviven, no por el qué dirán (pues a él le encanta que digan), sino para no convertirse formalmente en pareja de hecho y perder la pensión. O sea, que comen y duermen juntos y retozan como buenamente él puede, amén de guardarse un afecto que ya quisieran muchos matrimonios tenerse, pero no se inscriben en registro ni padrón para no echar a perder esos euretes de la pensión, que son los que usan para gastos mensuales de manicura. Así de mezquina es alguna gente y qué poco detalle no ir al INSS a pedir que dejen de ingresarle a él esos euros de viudo tristón. Retorno a la pregunta de antes: ¿tiene sentido que ese hombre perciba pensión de viudedad? No, ningún sentido.

                Se me dirá: ¿y va a ponerse la Seguridad Social a comprobar los ingresos de cada cual? Pues por qué no. Miren el aptdo. 3 de aquel art. 174 LGSS, mismamente, y verán cómo para recibir pensión en ciertos casos, en los que se excepciona la regla general, se exige que el solicitante acredite que sus ingresos no rebasan cierto mínimo (ej.: 1,5 veces el salario mínimo interprofesional). Por tanto, nada ocurriría si para cobrar pensión de viudedad se dispusiera la necesidad de acreditar los propios ingresos y que estos no fueran diez o veinte veces el salario mínimo interprofesional, por decir algo. Justicia social pura y dura y, además, guerra a los avaros, pues ya me dirán para qué quiere los seiscientos o mil eurillos mensuales ese que al año obtiene quinientos mil o que es propietario de tres dehesas y una universidad privada.

                Caso 2. Ahora el viudo o viuda que tiene asignada su pensión de viudedad con todas las de la ley es un pobretón o pobretona que ningún otro ingreso obtiene, pues carece de empleo, su formación es limitadísima y, de propina, anda ya por los cincuenta y pico años. Y esa buena señora, v. gr., va y se casa con un novio nuevo y que está en las mismas, pobre de solemnidad sin más ingreso que la pensión de viudedad suya, pues también enviudó en su día, y sin expectativas de mejorar de estado con algún trabajo digno. Se casan y… pierden la pensión los dos, cada uno la suya.

                Sí, ya sé, tontainas así no habrá. No, ya sé, pero que se anden con cuidado, no vaya a ser que por inadvertencia y no leer legislación se conviertan en pareja jurídica de hecho y les birle la Seguridad Social la pensión como si se hubieran casado. Naturalmente, lo “normal” y que el legislador está fomentando es un fraude de ley en plan casero: vivir juntos como si estuvieran casados, pero sin casarse y sin papel ninguno, nada de registrarse como pareja en el ayuntamiento o de empadronarse y andar dándose besos ante testigos. Pero el que se induzca a los perceptores de pensión a esa práctica tienen consecuencias curiosas. ¿Está el legislador hasta la gorra de matrimonios y quiere que empecemos a pasarnos por el forro las instituciones familiares y matrimoniales, dizque protegidas por los arts. 132 y 139 de nuestra pobre Constitución? A mí me parece bien esa guerra a las instituciones familiares, pero que se diga y que no nos las saboteen unos tipos que no se sacan de la boca la célula básica y que se pasan los domingos en misas y procesiones. Y, por cierto, segunda consecuencia: si esos dos menesterosos enamorados y perceptores ambos de sus pensioncitas son católicos fervientes, estarán condenados  a un dilema que haría las delicias de cualquier catedrática de ética un poco marisabidilla: o se casan para vivir según su moral y se condenan a una vida moralmente asumible para ellos, pero de mucha hambre, o eligen poder comer y se resignan a la convivencia en pecado y al fuego eterno. ¿No están, en casos así, discriminados los creyentes o los que no profesen una moral sexual de calzón quitado y viva el derecho a autodeterminarse? Yo soy de estos últimos, pero a los primeros también hay que comprenderlos y hasta podríamos para ellos tomarnos en serio el derecho fundamental del art. 14 CE, el de la prohibición de discriminación por todo tipo de razones sociales y hasta por razones religiosas. Claro, sin en vez de ser esa catedrática de ética, es profesor de ética y de un grupillo católico que yo me sé, dirá que dónde está el problema y que cuán magnífica ocasión la de esos dos para cultivar la virtud, ya que si tanto se quieren y desean vivir juntos, que lo hagan, pero sin tocarse ni refocilarse en el sexo y la genitalidad. Conclusión: el profesor ése, todo el día en su residencia y sus oficios, no conoce al común de los católicos ni sabe cómo se lo pasan.

                Bueno, y qué tal si empezamos de una vez con lo de la sentencia. Lo anterior era un aperitivo de sinsentido y ahora viene la guinda de ese pastel. Repito que la sentencia es de la Sala Social del Tribunal Supremo y de fecha 5 de febrero de este año 2013. Se resuelve un recurso de unificación de doctrina. No es tanto la sentencia lo que pretendo criticar, sino la norma que la motiva, aun cuando tengo mis dudas de que el fallo fuera tan insoslayable como la Sala nos indica.

                La LGSS, en el aptdo. 2 de aquel art. 174, regula el régimen especial para el caso de separación o divorcio, disponiendo en qué casos tiene derecho a pensión el cónyuge separado o aquel que lo fue pero estaba ya divorciado cuando muere su antiguo esposo. Pongamos que Borja y Francisca estuvieron casados diez años, hace cinco se divorciaron y ahora muere Francisca. ¿Tiene Borja derecho a pensión de viudedad, dando por descontado que se cumplen los requisitos (tiempo de cotización de Francisca, etc.) que lo harían acreedor de dicha pensión si no hubiera mediado separación legal o divorcio? Pues lo que dice el art. 174.2 LGSS es esto:

                 En los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien, reuniendo los requisitos en cada caso exigidos en el apartado anterior, sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente. Asimismo, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil y ésta quedara extinguida a la muerte del causante. En el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última. En todo caso, tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género, así como por cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho”.

                Omito la cita de otra casuística que ese artículo contempla y que para nuestro caso hoy no nos interesa, como el que puedan concurrir varias antiguas parejas para cobrar o que el matrimonio no hubiera acabado por divorcio, sino por nulidad. Bástenos con lo transcrito y procedamos a descuartizarlo con buen arte.

                Para que Borja, divorciado de Francisca, tenga derecho a percibir pensión de viudedad después de que esta se murió, y sentado que concurren los requisitos que se exigirían para esa pensión si no hubiera mediado divorcio, hará falta que Borja:
                a) No hubiera contraído nuevo matrimonio por cualquiera de las dos vías actualmente existentes al efecto, casarse formalmente o hacerse pareja jurídica de hecho. Es mi manera de expresarlo, pero ustedes ya me entienden. Y ya vuelven a ver cómo recaer en matrimonio nuevo, sea en una variante o en la otra, priva del derecho a pensión de viudedad, aunque yo no logro entender por qué.
                b) Estuviera cobrando, al morir Francisca, su ex, pensión compensatoria apoquinada por Francisca, de las del art. 97 del Código Civil, pensión compensatoria establecida a raíz del divorcio y por el desequilibro económico por el divorcio producido. No sé qué pasa con las pensiones, pero raro es encontrar en nuestro Derecho una que no parezca cosa de locos  con pancarta. Lo que se exige es que la muerte de Francisca extinga el derecho de Borja a cobrar la pensión compensatoria.

                Bien, ahora recuerdo el fragmento de la norma con el que aquí se va a liar la cosa. Es éste:
                En todo caso, tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género, así como por cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho”.

                Ya ven de qué se trata. Entre los cónyuges había uno que practicaba vilmente la violencia de género y otro que era su víctima. Se divorcian, muere más adelante el violento, y el otro tiene derecho a pensión de viudedad aunque no estuviera cobrando del finado pensión compensatoria. O sea, que si Francisca le pegaba o vejaba a Borja (casos puede haber, no me lo negarán, aunque sean menos o bastantes menos que los otros) y esa violencia anterior queda suficientemente acreditada de las maneras que la norma antedicha señala,  ¿tiene Borja asegurado su derecho a la pensión de viudedad aun cuando no estuviera cobrando una pensión compensatoria que a la muerte de Francisca se extinguió. Pues no, no es así. ¿Por qué? Porque ya vieron que lo que la norma dice no es cónyuge que hubiera padecido de parte del otro violencia, sino mujer que hubiera padecido violencia de género. Con lo que, si la víctima fue varón, ajo y agua y no hay derecho a pensión si no estaba operativa la pensión compensatoria. ¿Qué tendrán que ver la Seguridad Social con las témporas y la pensión de viudedad con el culo? No sé. Tampoco hay pensión si era un matrimonio de personas del mismo sexo, creo, pues entonces tendríamos que, ya que la ley dice “mujer”, tendría más derechos una mujer que hubiera padecido violencia de su esposa que un hombre que hubiera sufrido violencia de su esposo. En resumen, que estamos ante un trato especial y excepcional en favor de las mujeres que han soportado violencia de sus parejas masculinas. No se protege a los hombres que hubieran pasado por esa situación, agredidos por sus esposas o esposos, ni a las mujeres que hubieran soportado violencia de su pareja femenina. Si eso no es discriminación, que venga una Pajín y lo vea en el ojo ajeno. Es discriminatorio, se mire por donde se mire y se mire para quien se mire, pues penaliza a todos los hombres, homo y héteros, y también a las mujeres homosexuales. Pero si en un conjunto con cuatro subconjuntos (hombres con pareja masculina, hombres con pareja femenina, mujeres con pareja femenina y mujeres con pareja masculina) tienen peor trato los integrantes de tres subconjuntos, la discriminación que hay es por privilegio del cuarto subconjunto, que es aquí el de las mujeres con pareja masculina. O de cómo tienen más derechos las viudas de hombres malos que las viudas de mujeres malas. Discriminación por razón de orientación sexual, ¿o no?

                Es sencillamente insoportable para una razón bien. A ver, ponga usted que yo estuve casado con otro señor que era un animal violento, pues hay varones así y no solamente entre los heterosexuales. Me divorcié de él y cuando murió yo no recibía pensión compensatoria de él. Así que no tengo derecho a pensión de viudedad. ¿Y si yo fuera mujer y en esa misma situación en todo lo demás? Entonces sí. ¿Qué cara se me puede quedar a mí cuando me entero de esa diferencia de trato? Pues la de quien se preguntan por qué tienen ventaja las tías que se casan con tíos frente a los tíos que se casan con tíos. Si les gusta más, imaginen ahora que yo soy mujer y que me casé con otra mujer que se ensañó violentamente conmigo hasta que me divorcié, manteniendo igual los demás datos del ejemplo anterior. Soy mujer, pero no tengo derecho a pensión de viudedad si no había en vigor una pensión compensatoria, mas si mi cónyuge hubiera sido un hombre, sí habría tal pensión de viudedad para mí. Con lo que ya vamos suponiendo también que mi pregunta sería la de por qué han de tener más derecho las mujeres que se casan con hombres que las que se casan con mujeres. ¿Las estarán discriminando, a éstas, por lesbianas?

                En suma, que si violencia de género es nada más que la practicada por un hombre contra una mujer que es pareja suya, están negativamente discriminados todos los homosexuales que se casen con uno de su género que les salga maltratador. Y si violencia de género fuera (que no es hoy para la ley y sus exégetas) toda la que padece una mujer de su pareja, sea masculina o femenina, los discriminados estrepitosamente son todos los hombres y en particular los hombres homosexuales. Y ahora imaginamos que a esos discriminados les explicamos que el legislador redactó la norma de aquella manera porque tomó en consideración que la violencia de pareja más frecuente es la de hombre contra mujer. ¿Será alivio para el hombre al que su mujer dejó en silla de ruedas de un estacazo o para el varón al que su marido le rompió un día todas las costillas? ¿O será que soy yo poco progre?

                El problema del que el Tribunal Supremo se ocupa en la sentencia en cuestión es el suscitado en los casos en los que hubo matrimonio entre hombre y mujer y divorcio, se dio probada violencia de género y también existió pensión compensatoria a favor de la mujer, si bien dicha pensión tenía carácter temporal y ya no se estaba pagando cuando el antiguo esposo murió, o bien se había extinguido porque la antigua esposa había contraído nuevas nupcias. Recordemos que la Ley exige, para que se genere el derecho a pensión compensatoria, que en el momento en que el antiguo esposo muere se estuviera todavía abonando la pensión compensatoria del art. 97 del Código Civil.

                No tiene una lógica todo esto y el sentido común a la ley no se le ve. Si la pensión de viudedad para esas mujeres que padecieron violencia conyugal es una especie de compensación que el legislador les otorga por lo que sin duda sufrieron, ¿por qué esa pensión también se pierde al casarse de nuevo? Y si no es tal compensación, ¿qué es lo que justifica que “en todo caso” esas mujeres la perciban? Téngase en cuenta que a lo mejor no tuvieron pensión compensatoria porque son bien ricas. ¿Y si esa dama es una notoria notaria de Madrid que tiene dinero para dar y tomar y se divorció de un menesteroso violento que, naturalmente, no hubo de pagarle pensión compensatoria porque ella no sufrió ningún desequilibrio económico y fue él quien se quedó a dos velas y sin su braguetazo? ¿Decimos que, de todos modos, ella ha de recibir pensión de viuda cuando él muera unos años después de que el divorcio terminó con el vínculo? ¿Por qué? Palabra que no logro entenderlo. Porque frente a los varones violentos la pensión de viudedad función disuasoria no cumple, eso es claro. Ya me dirán lo que le importa a ese bestia que gracias a él la Seguridad Social le vaya a pagar mañana a la mujer una pensión. Entonces la función que justifica la excepción normativa habrá de ser la de brindar esa protección económica a las que sufrieron en tiempos tal violencia. Pero, ¿y si ya no la necesitan? Y si la necesitan, ¿por qué la pierden cuando vuelven a casarse? ¿Acaso una vez más en la idea de que ahora ya la protegerá el nuevo hombre? Cuanto más lo medito, más me convenzo: esos legisladores progres son unos reaccionarios camuflados.

                Lo que el Tribunal Supremo resuelve es un problema de interpretación de aquel fragmento de la norma que ya leímos dos veces, y muy especialmente del “En todo caso” con que comienza. ¿Qué quiere decir que “En todo caso, tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de la pensión compensatoria pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme”? ¿Debe recibir pensión de viudedad la mujer que sufrió en tal momento dicha violencia pero para la que se acordó pensión compensatoria por plazo de tres años, pensión compensatoria que ya no regía cuando el antiguo marido murió? Ese es el hecho que da pie al recurso que resuelve la sentencia que vemos. Es más, en ese caso hubo reanudación de la convivencia de la pareja al cabo de trece años de la separación y por unos meses, convivencia que volvió a terminar con denuncias de malos tratos infligidos por el hombre, pero esta vez sin pensión compensatoria. Al poco, el hombre muere y la mujer reclama pensión que el INSS le deniega. En el caso que se decidía en la sentencia de contraste que permite este recurso de unificación de doctrina había habido pensión compensatoria para la mujer, pero se había extinguido por nuevo matrimonio de ésta. Y es al morir el primer marido y así extinguida la pensión compensatoria, cuando la mujer reclama pensión de viudedad.

                ¿Tienen derecho esas dos mujeres a tal pensión, ley en mano? ¿No hay más que una interpretación posible del art. 174.2 LGSS? El Tribunal Supremo plantea bien la cuestión a dirimir, que es la de si, en casos semajentes y conforme a esa norma, se requiere que la mujer no haya sido en ningún momento acreedora de pensión compensatoria abonada por el marido o si vale también para las ocasiones en que tal pensión compensatoria ha existido, pero ya estaba extinguida a la muerte del antiguo cónyuge maltratador.

                Reconoce la sala la razonabilidad de fondo de la postura mantenida por algunos Tribunales Superiores de Justicia, que entendieron que nada más que puede haber esta pensión de viudedad cuando no hubo pensión compensatoria, pero no cuando la hubo y estaba extinguida. La razón que justificaría esa medida excepcional puesta por el legislador en el art. 174.2 LGSS sería la de contrapesar el riesgo de que en el convenio de separación o divorcio la mujer víctima, urgida por terminar la relación y en situación de presión o alteración psicológica, hubiera renunciado a la pensión compensatoria en que legalmente y en justicia le correspondía. Si ese era el objetivo de la norma, la norma no tendría por qué surtir aquel efecto de asignar pensión de viudedad cuando la pensión compensatoria sí se había pactado. Pero dice el Tribunal que nada se lee en la Ley ni en su exposición de motivos sobre dicho objetivo legislativo, por lo que carecería de sostén tal interpretación teleológica. Y nos preguntamos nosotros: ¿acaso no hay más interpretación teleológica posible que la subjetiva o referida a la voluntad del legislador? ¿No cabe una interpretación teleológico-objetiva?

                Opta, pues, esta sentencia por una interpretación extensiva, la que asigna el derecho a la pensión de viudedad tanto a la esposa maltratada que no tuvo pensión compensatoria como a la que sí la tuvo hasta que se extinguió por las razones legalmente previstas (paso del plazo, si no era pensión por tiempo indefinido, nuevas nupcias o pareja de hecho de la perceptora). Y esa opción interpretativa la sustenta la Sala en las siguientes razones:
                a) La rotundidad de la expresión legal al decir “En todo caso”. Ahora bien, decimos nosotros, ¿de verdad es tan rotundo e insoslayable el significado de esa expresión en ese enunciado, tanto que no cabe la otra interpretación que veíamos? Si no es asumible esa otra interpretación, ¿cómo pudo ocurrírseles a algunos tribunales y al INSS?
                b) Las dificultades que la heterogénea casuística puede suscitar tal vez movieron al legislador a tirar por la calle de en medio y elegir la solución más generosa, la que otorga para todos los casos la pensión de viudedad a las antiguas esposas maltratadas. No le importarían, pues, mayormente al legislador aquellos absurdos que antes anotábamos aquí, aunque tal vez para el Tribunal Supremo no se trata de situaciones absurdas o los magistrados no alcanzan a verlas.
                c) Donde la ley no distingue no debemos distinguir, y máxime tratándose de la restricción de derechos. Este es un tópico que no tiene mayor valor argumentativo, más allá del aroma a barata retórica, pues, en supuestos como el que examinamos, que la ley distinga o no depende, precisamente, de cómo interpretemos sus palabras.
                d) A la luz de la claridad de los términos normativos, aquella interpretación teleológica o finalista que antes se trató “implicaría un auténtico desarrollo de la norma, en función complementariamente legislativa que en absoluto corresponde al Poder Judicial”. Eso dice el Tribunal.

                Soy de los que, por principio, están de acuerdo con que el poder judicial aplique las normas que existen y lo vinculan, en lugar de sustituirlas por otras de su cosecha. Pero no estoy tan seguro de que aquí no cupiera aquella otra interpretación sin violentar los términos de la norma. Hay problema interpretativo precisamente porque dichos términos no son tan unívocos, y la Sala está dando ni más ni menos que argumentos interpretativos para elegir una de las interpretaciones posibles, al tiempo que niega que haya aquí elección entre interpretaciones posibles. Algo suena a paradójico.

                Sea como sea, estos casos ponen sobre la mesa un problema interesante, en particular para quienes, no queriéndose para nada positivistas ni sumisos ante la ley democráticamente creada, conciben la aplicación judicial del Derecho como prioritaria búsqueda de la justicia, la general y la del caso, aunque para ello haya en ocasiones que pasar por encima de la letra de la ley y de todas sus interpretaciones posibles, violentando abiertamente su tenor y la semántica de nuestro idioma. De acuerdo, a esos colegas yo les pregunto: ¿no creen que, si la ley no ata tanto, lo que la justicia demanda es que nunca perciba pensión de viudedad un cónyuge supérstite que no la necesite? ¿Y no creen que lo que debería mirarse no es, por ejemplo, si la mujer sufrió antaño violencia de género o si volvió a casarse o no, sino si esa paga con cargo a la Seguridad Social, que es de todos, la necesita en verdad o le es perfectamente prescindible? Y más: ¿no habrían de decir, la ley y el juez en su defecto, si es que pueden los jueces poner y quitar, que lo que vale para la mujer por qué no va a valer para el hombre que materialmente se halle en su misma situación, y que lo que sirve para la mujer que casó con varón por qué no ha de ser igual para mujer que casó con hembra o para hombre que contrajo nupcias con otro?

                Estoy convencido de que si la Sala Social del Tribunal Supremo no dominaran los varones, no se optaría por este tipo de interpretaciones que, en apariencia, favorecen más a las mujeres. Las mujeres verían que esa apariencia es perfectamente engañosa y, además, se atreverían a decirlo. Así será, no tardando.

                Termino como empecé. Pero esta vez voy a usar un ejemplo real cuyos protagonistas conozco personalmente. Eran un matrimonio, hombre y mujer, y, al menos según consta en los pertinentes documentos judiciales, se pegaron los dos, ejerció cada uno violencia contra el otro. Hasta se dictó para cada uno orden de alejamiento del otro. Se divorciaron. Pues, ley en mano y visto lo visto, si el muere ella cobrará pensión de viudedad, pero si muere ella él no tendrá derecho a tal pensión. Reflexione el honesto lector, pero tratando de sortear las olas del pensamiento políticamente correcto y mostrenco.

3 comentarios:

J.M. Llerena Hualde dijo...

Conozco personalmente a dos viudos que para no perder las respectivas pensiones,consiguieron que el sr. cura párroco les casase, pero que no diera traslado del acta del matrimonio al Registro Civil.
Al día de hoy, bastantes años después, siguen viviendo en gracia de Dios y cobrando las respectivas pensiones.
Saludos desde Almería

Aloe dijo...

Estos abusos y sinsentidos son lo que sucede cuando tienes una acumulación absurda de sucesivas filosofías distintas respecto a lo que se espera que sea la vida de la gente normalita, pero sin que esos sucesivos cambios se asuman (porque nadie quiere renunciar a nada que le pudiera beneficiar de todas las filosofías posibles a la vez, y porque el legislador español parece ser vago de narices para afrontar el hacer las cosas bien hechas y ajustando con un poco de finura).

Así que la regulación legal sigue suponiendo que la vida sigue siendo como en 1950: o sea, que las mujeres no tienen ingresos propios porque se ocupan de sus labores, y tampoco cotizan por lo mismo, por lo cual hay que tratarlas, cuando viudas, como apéndices o satélites de sus maridos a los que sustituyen (más o menos) en la pensión a que hubieran tenido derecho, porque así es como han vivido siempre por imperativo social (y a veces legal, que a las empleadas de muchas empresas las despedían al casarse con todas las bendiciones del derecho laboral), y si no, las dejas en la miseria.

Luego nos damos cuenta de que eso es discriminatorio con los varones viudos, ahora que muchas mujeres cotizan también: pues nada, en lugar de arreglar el asunto, lo ampliamos para tratar igual a los viudos, aunque el marco social tradicional de desvalimiento que justificaba la regulación de toda la vida no suele darse en su caso (ni en de sus señoras, si ahora ya trabajaban).

Por supuesto, siempre ha sido injusta la regulación tradicional en el otro aspecto que se menciona, a saber, el caso de que la viuda (y ahora también viudo) tuviera patrimonio o rentas propias. Supongo que no se haría excepción originalmente por dos razones buenísimas: una, porque es muy cansado comprobar rentas y patrimonios, y la Administración no quiere cansarse; dos, porque así dejaríamos sin pensión a Doña Adela, que fue con la señora del legislador al Sagrado Corazón, y es de una familia buenísima de toda la vida, o a Doña Amparo, que es su cuñada. Nada, nada, que entren todas. Y ahora, resulta que en los abundantes casos en que ambos cónyuges tienen ingresos, hay mucha más gente que perderia si eso se tuviese en cuenta, no solo unas pocas. Pues razón de más para no molestarles.

Ya metidos en harina de la cosa de la igualdad, ahora además hay un montón de disposiciones variopintas de todo tipo en donde además de la lista existente de privilegiados a los que debemos un trato especial, tanto antiguos como modernos (víctimas de terrorismo, mutilados de guerra, familias numerosas, titulares eclesiásticos, patrocinadores de los Juegos Olímpicos, residentes en Ceuta y Melilla..., y así siguiendo, cada norma legal con su lista variopinta de casos preferentes), ahora hay que meter a las víctimas de violencia de género en todas las listas posibles de privilegios varios, en lugar de ayudarlas de verdad si lo necesitan aunque no se queden viudas.
(Parecido a lo que les pasa a otros de las tales listas, porque las familias numerosas tienen matrículas gratis para la universidad aunque sean ricas, pero lo mismo no tienen para ropa aunque sean pobres)

El producto de parchear a golpe de actualidad sin quitar nada a nadie, mezclando normas para la sociedad tradicional, para la de ahora, para seguir la última moda, para todo. El efecto perverso es que una norma que solo se justifica por motivos de equidad es un frankenstein recosido a trozos, un dechado de desigualdad... en nombre de la igualdad.

Muebles de oficina dijo...

Maravilloso articulo, excelente leerte.