01 junio, 2013

Lo que se enseña a los que enseñan y que es mentira que hay crisis

Amos a ver, amos a ver, yo quiero mucho a todo el mundo y respeto una barbaridad a cualquiera. Así que la cuestión no es personal. Y como la institución universitaria ya me importa más bien poco y que le den, pues tampoco debe ser institucional el asunto. Así que no sé ni por qué me cabreo ni con quién, aunque, bien pensado, tampoco estoy cabreado, sino con una sonrisa de oreja a pies.

Recibo un correo electrónico de mi querida Universidad y me comunican los cursos de formación para profesorado que se van a impartir próximamente. Ya saben ustedes, uno cursa cursos de esos y luego cuentan como méritos a la hora de acreditarse o de comprar leche semidesnatada en Hipercor. Así que tengo un momento de debilidad y miro. Para qué lo hice, si ya sabía lo que me iba a pasar.

Se ofertan estos tres.

- Uso de Google-Calendar para la planificación horaria global en un centro académico.

Pues sí, con un par de narices.  Oye, estará bien, yo no digo nada. Eché un ojo a los contenidos del curso y aparece descritos así sus objetivos: 

"Objetivo: aprender el manejo del uso de Google Calendar para una implantación posterior de su uso en todo un centro académico. Competencias: con el manejo del Google Calendar el coordinador de curso podrá conseguir que en su centro cada profesor del centro pueda confeccionar su propia agenda académica de acuerdo a las asignaturas que imparte y que los alumnos confeccionen su propia agenda de acuerdo a las asignaturas (nuevas o repetidas) de las que se encuentra matriculado".

¿Destinatarios del curso? Estos: "Personal responsable de Facultades y Escuelas encargados de elaborar los horarios de cada cuatrimestre/semestre".

Yo no digo esta boca es mía y me clavo los dientes en la lengua. Pero daría algo bueno por acercarme a espiar en faena a los que se inscriben, todos aplicados para ver cómo consiguen poner en el calendario que el examen de Estadística es el viernes y que menudo lío porque es vigilia. 

- El trabajo cooperativo: un recurso para enseñar y un contenido para aprender.

Con este título podríamos ir a Eurovisión. Raro que Wert no lo haya puesto en la nueva ley educativa. Bueno, pero quedamos en que divulgo y no comento. Así que trascribo:

Objetivos del curso:  "1) Introducir el aprendizaje cooperativo como recurso de innovación para el desarrollo de Competencias básicas comunicativas y metodológicas en la enseñanza universitaria. 2) Desarrollar habilidades para gestionar la heterogeneidad en el aula". 

Me podría haber venido bien lo de la heterogeneidad, pues he tenido yo este año un aula heterogénea de ovarios, ciento ochenta alumnos en el aula, aunque sólo el primer día. Creo que los asusté y se fueron, y todo por no gestionarles adecuadamente la heterogeneidad. Recuerdo que había varios con gafas.

Contenido del curso: "El aprendizaje cooperativo dentro del ámbito del EEES. Psicopedagogía de la simplicidad vs. psicopedagogía de la complejidad: las escuelas inclusivas. El aprendizaje cooperativo: objetivos, cambio de la estructura del aprendizaje. Cooperatividad de un equipo. Organización social en el aula: estructuras cooperativas (competitiva, individualista y cooperativa). Enseñanza del aprendizaje cooperativo: fomento de la interacción entre iguales y con el profesor. Potenciación de competencias básicas. Aspectos positivos de los equipos cooperativos y aspectos a mejorar. Procesos de coevaluación y autoevaluación en el aprendizaje cooperativo". 

No comment porque no me da la gana comentar, ¿vale?

Destinatarios del curso: "Profesorado universitario con alta motivación para promover aprendizajes significativos y con deseos de desarrollar competencias y/o habilidades para la facilitación del proceso enseñanza-aprendizaje". 

Supongo que irán los mismos que al otro. Están en su derecho y yo lo(s) veo bien. Un poco enrevesada la prosa y escasamente cooperativa, eso sí. La palabra "cooperatividad" no sale en el Diccionario de la Real Academia. Otras, tampoco.

Sí, eso he dicho, emoción y conflicto. Supongo que se explicará bien que hay emociones conflictivas y conflictos emocionantes. Entre otros.

Objetivos del curso:  "Objetivo General Conocer la naturaleza de los conflictos y aprender a manejarlos de forma constructiva, especialmente en el contexto laboral. Objetivos Específicos 1. Conocer los modelos y conceptos fundamentales en la gestión de conflictos. 2. Aprender a afrontar los conflictos con efectividad, abordándolos en el momento oportuno y reconociendo y gestionando los pensamientos y emociones implicadas". 

Contenido del curso:
"1. ¿QUÉ SON LOS CONFLICTOS?  Características de los conflictos.  Actitudes frente el conflicto. El conflicto como oportunidad de mejora 2. RELACIONES INTERPERSONALES Y HABILIDADES SOCIALES. Percepción. Inteligencia Emocional. Autoestima. Empatía 3. COMPONENTES DE LAS HABILIDADES SOCIALES 4. TÉCNICAS PARA LA PREVENCIÓN Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS. Técnicas de Reestructuración Cognitiva. Entrenamiento en Asertividad. Técnicas de reducción de ansiedad.

Joer, éste sí que me encantaría a mí, para montármelo en plan conflictivo y mostrar mis habilidades sociales destructivas y mi empatía antipatica. Además, nunca permitiré que me hagan una reestructuración cognitiva, que ya bastante tengo con lo del urólogo cada añito. 

La palabra "asertividad" tampoco viene en el Diccionario. Pero qué más da, lo que importa es quererse.

¿Crisis? ¿Quién dijo crisis? Es todo mentira, no hay crisis. No hay más que ver todas las terrazas atestadas de gente y los cursos llenos. 

Dicho todo con el debido respeto y en aras de la convivencia entre los pueblos, cuidao.


5 comentarios:

Juan Carlos Sapena dijo...

No es por dar ideas, pero puede comunicar al señor rector la conveniencia de unirlos todos en un curso transversal talque:

"Emoción y conflicto desde la heterogeneidad en el aula: uso del Google calendar"

Por supuesto, se entregaría diploma de acreditación de la asertividad correspondiente.

Un saludo. Voy a seguir con Tributario que me tiene en un sinvivir esto de la autodeclaración y los procedimientos.

Anónimo dijo...

En las universidades del sur un cursillo nos sabe a poco; nosotros tenemos un máster, con gran proyección profesional, por cierto: Máster en Cultura de Paz. Conflictos, Educación y Derechos Humanos Interesados aquí: http://www.uco.es/estudios/idep/masteres/cultura-de-paz

Perplejo dijo...

Hasta anteayer, en el concurso de traslados para profesores de secundaria, los cursos de doctorado no computaban a efectos de méritos académicos; un cursito de "alfarería andaluza" o "cultura para la paz" -convenientemente certificado por una institución "competente"- sí.

Para ese mismo concurso, el mero hecho de permanecer en el mismo IES unos pocos años supone más "puntos" para elegir nuevo centro que tener veinte carreras, diez doctorados, cien libros publicados y un par de premios Nobel.

Un par de ejemplos que permiten prescindir de sesudos análisis críticos sobre nuestro sistema de enseñanza.

Agrimensor PAS dijo...

Yo ya no voy a más cursos de esos. Si me señalo como "poco adicto al Movimiento" me da igual. Uno de los últimos a los que fuí, presionado, pues todo el servicio se apuntó en pleno, no tenía ni pies ni cabeza. Puro constructivismo patatero, eso sí, las dos chicas que lo impartieron, psicopedabobas ellas, eran enormemente guays, de un guay estomagante. Una de las prácticas (el curso era eminentemente práctico)tenía que ver con el alfabeto de no se que tribu polinésica, en otra nos hicieron dibujar un arbolito y en otra nos hicieron leer un enrevesado texto de temática escocesa. Y entre práctica y práctica nos ponían grabaciones de "El club de la comedia" para distender el ambiente. En toda mi vida he asistido a nada tan peregrino. Es triste, descorazonador, inquietante, pero el fascismo mosquitamuerta logsiano hace tiempo que campa a sus anchas por la universidad. Con la excusa de Bolonia, of course.

Perplejo dijo...

"Fascismo mosquitamuerta logsiano".

Con su permiso, Agrimensor, tomo prestada su magnífica fórmula.