02 marzo, 2008

¿Historias que se repiten?

Estoy leyendo con sumo interés el libro en el que Santiago Roncagliolo narra la historia de Abimael Guzmán y Sendero Luminoso. El libro se titula La cuarta espada y es sumamente aleccionador. Enésima obra en la que se muestra bien a las claras qué clase de dementes egocéntricos suelen encabezar las revoluciones sangrientes y qué tipo de mentes suelen seguirlos con perruna lealtad.
Al leer un párrafo puramente incidental y en el que el autor hace alguna confesión autobiográfica, me sobresalto, pues lo que se cuenta me suena demasiado familiar. Éste es el párrafo en cuestión:
"Más adelante, entré como periodista en un diario oficialista, una empresa casi ficticia, porque el diario no se vendía en realidad. Su única utilidad era publicar portadas amables que el gobierno agradecía con su apoyo a otras empresas del dueño. Muchos columnistas políticos no creían en lo que escribían, pero tenían familias que mantener y no se quejaban. Los editorialistas habían inventado un concurso: quién escribe el artículo más rápido a favor del gobierno. El récord estaba en cinco minutos con veinte segundos".
Da qué pensar.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

Recomendación por recomendación: "Adiós Cataluña. Crónica de amor y de guerra" de Boadella. También aparecen peculiares comportamientos de algunos periodistas. Tristes historias que se repiten.

Un amigo dijo...

Desconfía, en efecto, de todo lo que esté a favor de un gobierno.

Salud,

AboveAll_Lexatín dijo...

Un amigo:

Quizá podríamos completar esa frase: "Desconfía de todo lo que esté a favor de un PARTIDO POLÍTICO DE LOS MAYORITARIOS" (si no gobierna ahora, gobernará después).

Aunque la cosa es más heavy si volvemos el día de pago. Que con la cosa de las teles digitales y sus repartos en las Comunidades Autónomas, ha quedado aún más clara la cantidad de periodistas y directores de empresas mediáticas reconvertidos en miserables palanganeros y mamporreros de mano flácida. Pero mira: hoy por tí, mañana pones la cama tú.

Así que probablemente la idea sea más concreta pero menos heroica con esta formulación: "desconfía de todo el que tenga intereses implicados".

Lo de "menos heroica" no va por nadie de los presentes: pienso en gente de mi entorno. Es que desde que el conservadurismo ha descubierto la retórica "revolucionaria" anda tarascadísimo. No sé yo si Viagra andará financiando al "presunto criminal" de Losantos.