16 mayo, 2006

De malevos y cayucos.

Tengo la cabeza agujereada de tanto rascármela mientras leo las noticias de cada día. Y no sé para qué leo, pues apenas consigo entender nada. No sé a qué carta quedarme casi nunca, no acabo de captarle las claves a esta lógica difusa, esta fuzzy logic que aplican partidos y gobiernos en estos tiempos de destemplanza. Pondré sólo dos ejemplos de ahora mismo: cayucos y Evo Morales.
Por ahí tengo escrito en revistas sesudas que soy universalista, de vocación cosmopolita, poco simpatizante con las fronteras y alérgico a las naciones. Sueño con la República Mundial, en la que todos seamos ciudadanos de iguales derechos y con libertades garantizadas, amén de con algo que llevarnos a la boca cada jornada. Cuando me cruzo en las calles de este país con negros o con ecuatorianos de rasgos precolombinos no sólo no me siento ni inquieto ni molesto, sino que los miro con toda simpatía, mucha mayor que la que me despierta, por ejemplo, tropezarme en un restaurante fino con un concejal que se baja una botellita de Vega Sicila a la vera un constructor al que todavía se le nota la marca de la boina bajo el peluquín, por muy blanquitos y repulidos que quieran parecer los dos. Eso que quede claro.
En lo que no acabo de ver la luz es en lo de la regulación de la inmigración. Puedo entender perfectamente dos cosas, ya me gusten más o menos. Una, que un gobierno de acá diga que abre las fronteras y que ancha es Castilla y Cataluña ya veremos. O que las clausure, al grito de Santiago y cierra España, pon, pon, quién es, una rosa y un clavel. Lo que no logro comprender es lo que está pasando. Al parecer, que vengan y vengan está mal, por lo del desorden y el posible atasco social y laboral. Bien, pase. Pues entonces que no vengan; o sea, que les corten el paso, les den la vuelta o los devuelvan para algún lado. Pero eso tampoco se puede, por razones humanitarias, que soy capaz de aceptar perfectamente. Pero entonces que se diga con sinceridad y sin tapujos que todo el que se haga al mar y toque aguas territoriales aquí se queda per saecula saeculorum. Pero nuestro Gobierno no dice ni que sí ni que no ni que no ni que caiga un chaparrón. Dice que les va a poner un satélite. De alquiler, además. Sugiero que lo arriende la Trujillo, para que se entretenga en algo. Satalifinder, fíjate qué mono, hija, un par de antenas y doscientos funcionarios por si hay que ordeñarlo. Y que unos barcos van a vigilar. Será para hacer fotos a los cayucos y presentarlas luego al World Press Photo, supongo. ¿Para qué les ponen nada si no se les puede obligar a dar media vuelta? Tampoco cabe, al parecer, decirles que bueno, que vengan. Pero si vienen se quedan. Esto no lo entiende ni Pepiño, que ya es decir. Ese Pepiño preclaro que dice que fue el PP el que en este país animó al personal a enriquecerse a lo burro y a dar pelotazos sin cuento. Qué tío, vaya pelotas.
Hacen falta soluciones imaginativas. Por ejemplo, que la Tere organice un viaje en cayuco para churris solas. Puede ser una vuelta a Capri, por decir algo, con almuerzo solidario en el Capri Moon. O que manden a Zaplana a Mauritania a montarles una Terra Mítica. Ellos seguirán negros, pero seguro que él se pone morado.
Ahora con Evo el malevo, que debió de nacer de la costilla de una Adana contumaz. También ahí puedo entender muchas cosas, pero no pillo el razonamiento del personal político de nuestra España cuarto y mitad. No sé de economía ni un pimiento y de política dejé de enterarme cuando comencé a estudiar. De modo que no tengo argumentos apenas para opinar sobre si las nacionalizacines boliv(ar)ianas son buenas, malas o mediopensionistas y si el gas para el que lo trabaja y todo el poder a los soviets quechua. Así que pase. Es una nación mirando por lo suyo y decidiendo sobre lo suyo. Pues bueno, que les vaya bonito y tal, pero luego que no nos pidan un trozo de merienda si les sale chungo y una Eva cualquiera se lo lleva crudo en una faltriquera suiza. Allá ellos y ojalá no sean sólo unas docenas los que dejen de ser pobres. Por cierto, me encanta la conciencia racial y cultural de García Linera, el vice de Evo, más blanco que Beckham y casi igual de chuli. Un cromo de hombre: voila. Los grandes personajes siempre van por parejas, Fidel y Hugo, Franco y Carmina, Yogui y Bubu, Perón y Evita. Evito proseguir con la enumeración.
Lo que me deja perplejo es pensar qué puede hacer nuestro Gobierno ante una nación así, que reclama lo suyo y va a la suya. Digo yo que tiene que entenderlo y que no podrá ponerse ZP muy farruco. Al fin y al cabo, si aquí dentro vemos bien que procedan de tal guisa los catalanes, los vascos y hasta el corcho de la Bernarda, con qué cara vamos a ponernos reivindicativos ante Evo, pobrecillo. Él no hace más que ejercitar su autonomía. Qué digo, propiamente se autodetermina. Si Cataluña tiene su Gas Natural, por qué no va a poder Evo hacer lo que le dé la gana con el gas suyo, que ése sí es natural del todo. Bastante majo es que no nos pone una opa, al grito de “Opá yo vi hasé un corrá pa el accionista y la accionista”. Simplemente se queda con la pasta, por las buenas, sin tejemanejes jurídicos, con la naturalidad de los pueblos primigenios, de las naciones con un par. Por cierto, ¿no necesitará también unos sellos?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Dice garciamado :" ... no se para que leo pues apenas consigo entender nada" "prefiero cruzarme en las calles con negros ... que con un concejal ... constructor con restos de boina..."
"...la regulación de la inmigración... pon pon quién es, ordeño de Satelifinder..." "Pepiño preclaro... faltriquera suiza...negro y seguro que el se pondrá morado".
Profesor, por el almica de la racica se lo suplico, que no vea más a mis hijos ni a mi madre con salud si tan siquiera le molesto, pero este tema se lo ha tomado Vd en plan Chico de la Calzada y no se por qué, se excede Vd en comicidad o es cierto que el tema se le escapa de la mente en el sentido de que es tal despropósito lo que ocurre alrededor nuestro que ha decidido Vd pasar de lo jodido y desdramatizar porque si no , no lo entiendo palabra.

Anónimo dijo...

Soy anónimo, pro ya me conoces...
Y hablando de otra cosa, aunque en la órbita de combustibles. Hoy he conocido algo sorprendente relacionado con el caso Prestige. Parece que la investiggación de la fiscalía está logrando poner de manifiesto que el capitan tenñia instrucciones de partir el barco, aunque al final también se le hundiera (que no era tanto el propósito). Al Estado español, también la reclama Francia (échale un galgo al motivo!), Y por medio está también la reclamación de la aseguradora americana, de cuya defensa jurídica se ocupa, nada más y nada menos que un antiguo Fiscal General del Estado, pasado ahora al ejerciocio libre: MOSCOSO.
Éste, además, tiene por costumbre firmar sus escritos con el prefijo "Ex-", y el subfijo "Fiscal General del estado". En lo demás, existe una excelente comunicación profesional entre éste, como representante de los intereses EEUU, y -¡no te caigas de espaldas!, pero te caerás- el letrado de la acusación a nombre de IZQUIERDA UNIDA.
Todo, todo, todo, al revés "del Derecho".
Coment, please!!!

SALV dijo...

Pues vaya...¡una República Mundial!

¿Y un Referendum Mundial para elegir al Presidente del Mundo?
¿No es eso globalización?

Garciamado dijo...

Que quiere que le diga, anónimo pero ya me conoces y tal. No estoy al tanto de esas informaciones. De ser ciertas, y no dudo de usted ni de sus fuentes, sería más de lo de siempre: promiscuidad jurídico-política. Y lo que te rondaré, morena. De lo que no le quepa duda es que pagaremos todo entre todos los que pagamos, el barco de los unos o los sellos de los otros. Seguro, seguro, la única aseguradora real es el ciudadano. El Estado sólo pone la cama.
Salud.

Anónimo dijo...

Otra mentira más, dicen que los negratas vienen huyendo del hambre de Africa, no hay más que ver las fotos de los periódicos de estos últimos huidizos y me cago en ros, están como para debutar del peso medio 72 kilos de peso de ahí para arriba y vaya dentaduras si parecen pitbulls , cuando aquí en ESPAÑA todavía tenemos bastantes pesos mosca 48 kilos de peso. Lo que vienen es por alguna prestación de la SS que al cambio en su país es una buena pasta, pero de famélica legión nada, es que no están famélicos ni los que viven en las afueras de Palos de Moguer, el que quiera ver miseria que se de una vuelta por el jardín de san Francisco de León de lunes a viernes de 10 a 13 horas y son españoles de toda la vida.

Un amigo dijo...

Sobre los malevos.

Mira, lo único que está claro es que toda la polvareda que se ha levantado es porque Evo Morales le ha tocado los cataplines a las grandes compañías petrolíferas. Con un acción anunciada en el programa electoral que lo ha llevado a la victoria. De ahí el sofocón de los poderosos de esta parte del mundo, ya sean políticos, empresarios o comunicadores.

¿Cómo dice el dicho? ¿Dime por qué te sofocas y te diré quién eres?


Dicho sea de paso, parece que la privatización de los campos petrolíferos bolivianos hecha en los años 90 resultaba ser ilegal, porque no la había aprobado el Congreso.

(William Powers, 6th May 2006. All Smoke, No Fire in Bolivia. The New York Times)

Anónimo dijo...

"Por ahí tengo escrito en revistas sesudas que soy universalista, de vocación cosmopolita, poco simpatizante con las fronteras y alérgico a las naciones. Sueño con la República Mundial, en la que todos seamos ciudadanos de iguales derechos y con libertades garantizadas, amén de con algo que llevarnos a la boca cada jornado"

¡Alto,alto! un momento, no tan rápido.
Si es usted tan así, ¿por qué no vive en Sudán, Etiopía o Ruanda?. ¿Cuántos de sus recursos van destinados a la República Mundial?. ¿Cuánto hace por destruir las fronteras de las que habla?
Ah, que no, que usted es de vocación cosmoplita, pero español, acabaramos.

Me da que las demagogias no sólo son de izquierdas.