09 enero, 2007

Lógicas y semánticas.

Este país nuestro ya no lo entiende ni la madre que lo fundó. Y digo país para usar una expresión lo más neutra posible, aunque no estoy muy seguro de que ésta sirva para tal propósito. Nación al parecer no somos, sino nación de naciones o putiferio conceptual parecido. Si somos Estado tal vez sea peor, pues voy viendo aquí y allá y por lo que me dicen algunos buenos amigos en el blog que somos un Estado asesino y torturador que casi está en el mismo nivel de infamia que un grupo terrorista, por lo que no conviene meterse con los asesinos sin hacer la salvedad de que el Estado también es horrible, matón y abusica. Vale, pues me pongo a buscar manuales de Ciencia Política, Ética, Teoría del Estado y fabricación de bombas para ver si me aclaro, pues está visto que en lugar de cerebro llevo puesta una manta de Palencia.
Mañana llegaré a mis clases y no sabré por dónde empezar. A lo mejor propongo que se cierre la Facultad hasta que sepamos si lo que en ella se explica es Derecho de un Estado de Derecho o la lista de la compra de una casa de putas. Si no me aceptan la propuesta, siempre me quedará disertar sobre los atentados contra la ecología en la selva amazónica, y así los estudiantes se van haciendo una idea de lo que la justicia requiere del ciudadano moderno. Desde luego, lo que no voy a hacer es explicar las reglas de la lógica y el razonamiento, pues resulta obvio que han sido derogadas. Tengo que preguntar si se trata de derogación tácita o si alguna norma, puede que consuetudinaria, se las ha cargado por las buenas. Pero regir, no rigen, eso seguro.
Porque veamos. Basta asomarse a los periódicos electrónicos esta misma tarde. Sin orujo o algún brebaje igual de potente no se entiende nada. Habrá que probar si entre vapores etílicos el panorama se aclara y somos capaces de dar con la regla oculta que gobierna todo este desbarajuste mental, político, moral y de todo. Repasemos, de momento sobrios, aunque me he puesto una música de Astor Piazzola para ir abriendo boca.
1. ETA ha enviado su esperadísimo comunicado, en el cual a) reconoce que es la autora del atentado de Barajas, b) dice que se mantiene vigente en el alto el fuego permanente (y tiro -en la nuca- porque me lleva la corriente), y c) amenaza con realizar más atentados si continúan los ataques del Estado a Euskal Herria y a la izquierda abertzale. Así que tranquilos. Es que ellos o bien entienden de otra manera la permanencia de lo permanente o bien consideran que no ha habido fuego en Barajas. Lógico.
2. ETA dice en su comunicado que ha puesto la bomba porque el Gobierno “ha incumplido sus compromisos de alto el fuego”. ¿Se puede saber de una maldita vez qué compromisos son ésos? Mi inclinación natural es a pensar que ETA se lo inventa todo, hasta los supuestos compromisos del Gobierno. Pero como últimamente todo el mundo me insiste en que ETA no miente, no engaña, cumple y tiene más palabra que el Gobierno, voy a tener que creerme que sí había dichos compromisos, con lo que paso a preguntarme cuáles eran y por qué no se cumplieron. Bueno, sobre esto último ya sé la respuesta: por culpa del PP. En cuyo caso volvemos a lo de siempre: por qué no se pactaron esos compromisos con el PP. También me sé la contestación: porque con el PP no hay quien pacte nada. Bueno, pues será eso. Pero si el pacto era imprescindible para poder cumplir los compromisos, ¿por qué se comprometió el Gobierno con ETA –si es que lo hizo- sin pactar? Qué lío.
3. Zapatero declara hoy mismo que España “vivirá sin asesinatos y sin bombas”. No dice cuándo. Tampoco aclara si sólo se van a terminar los asesinatos de los etarras o también los que, al parecer, comete el Estado un día sí y otro también.
4. Rubalcaba manifiesta que “nunca más habrá otra tregua creíble con ETA” y que ETA "tiene una lógica diferente, una lógica asesina, psicopática”. Mira, en eso de la lógica ha estado acertado. Pero en lo de la psicopatía que vaya con cuidado, pues a mí, modestamente, me regañan los amigos por llamar psicópatas a los terroristas. A lo mejor a Rubalcaba se lo permiten.
Juntamos lo afirmado por Zapatero y por Rubalcaba y nos sale esto: que si España va a vivir sin asesinatos y sin bombas y si resulta que las próximas treguas no van a ser creíbles y no se les va a hacer caso (¿no acaba de decir ETA que la tregua sigue y no se ha interrumpido?, ¿si es la misma tregua de antes sí le hacemos caso?), habrá que pensar que esa paz sin bombas o se va a alcanzar negociando sin tregua (o sin creérsela) o se va a lograr sin negociar. ¿O estoy aplicando la lógica de toda la vida, recientemente derogada? No me aclaro y sólo me vienen preguntas, como ésta: ¿Zapatero y Rubalcaba comentan el asunto entre sí y están de acuerdo en el plan y los principios, los que sean, o va cada uno por libre y dice lo que buenamente se le ocurre en cada momento? ¿Se han parado a pensar que al pueblo llano le están montando en la cabeza una empanada de tomo y lomo, o es que se trata de sembrar el desconcierto a posta? No sé qué prefiero, la verdad.
5. La lógica se nos perdió, pero la semántica está poderosa y mandona. Ibarretxe convoca una manifestación por la paz y el diálogo. El PP no va porque no le gusta la palabra diálogo ahí. Al PSOE tampoco le gusta, pero va. Sin embargo, con quien el PSOE quiere pactar es con el PP y el PP quiere un pacto con el PSOE. No se los permite la semántica, mira qué lástima.
Más vueltas con las palabras. Los sindicatos y las asociaciones de ecuatorianos convocan una manifestación en Madrid. Primero el lema iba a ser “Por la paz y contra el terrorismo”. Van los ecuatorianos, manipulados por el PP, seguro, y proponen este otro: “Por la paz, la libertad, contra el terrorismo”. Y volvemos a liarla por un quítame allá esa palabreja. UGT dice que lo de la libertad sobra y que nanai. ¿Por qué molesta la palabra libertad ahí? No se me alcanza, estoy obtuso. A todo esto, el PP todavía no sabe si ir o no ir a esa manifestación; a lo mejor depende de la palabrita de marras. O quizá estén esperando a que convoque una manifa la Conferencia Episcopal y entonces sí van.
Todo esto, TODO, es INSOPORTABLE. Iba a añadir que basta ya, pero a lo mejor la liamos más con esa expresión. La única extrañeza que se me ha ido es la de por qué los ciudadanos no salen a la calle a protestar en condiciones contra el terrorismo etarra. Ahora ya me imagino por qué: estamos analizando las palabras, no vayamos a joder la marrana por cantar lo que no se debe. Yo propongo un lema: etarras, si no sois buenos, no os traerán nada los reyes la próxima vez. ¿Vale así?

1 comentario:

tumbaito dijo...

¿Quién no tiene más palabra que el Gobierno?