03 enero, 2007

No tratemos como normales a los anormales

Es gracioso ver en los periódicos de hoy cómo insisten los responsables de las negociaciones con ETA en que los criminales los han engañado. También parece que existe una sorpresa general porque los matones no avisaron de que romperían la permanencia del alto el fuego permanente. Enternecedor. Ahora resulta que nos espantamos porque los terroristas mienten y engañan. Uy, uy, asesinos ya sabíamos que eran, pero lo de mentirosos no nos lo esperábamos, fíjate tú, Marilú. Cómo pueden hacernos esto, ellos, auténticos caballeros y señoras de pelo en pecho, que siempre van de frente.
Pero cómo podemos ser tan lelos. Seguimos concediéndoles más de lo que piden y les corresponde. En este país de ciudadanos bienpensantes por bien alimentados y de políticos buenistas de merengue y algodón de azúcar, de profesionales de la sonrisita ñoña y el culete en pompa, no acabamos de asimilar que para ciertos individuos pervertidos y con la condición humana venida a menos no hay más que táctica donde otros tenemos ética y principios de noble y leal trato con los demás, enemigos incluidos. No conseguimos asumir que los comemierdas de ETA y los que se la maman a los comemierdas de ETA se hallan en ese estado de la evolución del carácter que los psicólogos llaman la fase anal y que es propia de niños muy pequeños. En esa fase es el principio del placer la única guía del comportamiento: lo que da gusto es bueno y lo que disgusta es malo, y vaya usted a hablarle a un niño de dos años de Mead y la perspectiva del otro generalizado o del imperativo categórico kantiano o del muy cristiano –en teoría- principio de que debes amar al prójimo como a ti mismo. Los gudaris tarados se quedaron ahí, en la fase anal, con la diferencia de que, además de tener el gusto en el culo, han descubierto un par de inverosímiles fuentes de placer: matar, poner cara de chulo putas con flequillo, proclamar entelequias metafísicas a grito pelado y creer con convicción religiosa en idioteces como autodeterminaciones, naciones, espíritus del pueblo y heroísmos de pistoleros que disparan por la espalda o ponen bombas y salen por pies.
Resumiendo, que de enfermos morales y psíquicos, de tarados que compensan con bombas y pistolas sus otras incapacidades e impotencias, de animales de rebaño que no tienen de humano más que la leve apariencia, el flequillo y la fofa chulería propia de adolescentes consentidos, no se puede esperar el tipo de razonamiento moral que hace el ciudadano común. Su psicología se parece más a la de los maltratadores domésticos o a la de los pedófilos más infames. Y vaya usted a extrañarse, por ejemplo, de que un pedófilo no dio un preaviso de cuarenta y ocho horas antes de violar a un bebé. ¿No parece una estupidez tamaña pretensión? Bueno, pues con los etarras pasa lo mismo, así que dejémonos de esa tontería de “ay, qué raro, no nos advirtieron con un mes de antelación de que iban a destripar un aeropuerto y a quienes en él pillaran”.
¿De verdad creían los enviados de Forrest que trataban con personas y con personas de honor? Anda ya, no puede ser. Tú alucinas, Forrest.
PD1.- Acabo de oír en la radio que esta mañana el tal Pernando Barrena, ese batasuno guapo de cara que les hace a los pistoleros eso que decíamos antes, ha declarado, todo serio, que la bomba de Barajas no implica que ETA haya interrumpido el alto el fuego. ¿Ven? ¿No se lo decía yo? La cabeza de esta "gente" es distinta, no sólo no les cabe la ética, tampoco se relacionan con la lógica. Su cerebro se parece bastante más al de los ornitorrincos que al de los humanos. Y que me disculpen los ornitorrincos. Luego voy a los periódicos y me entero mejor del "pensamiento" de "eso": que no hay interrupción del alto el fuego porque ETA todavía no ha emitido un comunicado diciendo que se ha interrumpido el alto el fuego. Como cuando Pepiño, salvando las distancias que haya que salvar, decía aquello de que Batasuna no existe porque está ilegalizada. Te lo cuentan y no te lo crees, fijo.
PD2.- Seguro que me equivoco siempre cuando juzgo a Zapatero, a Pepiño, a los curas, a los profesores, a las monjas o a tantos de los que aquí largo, seguro; y lo asumo desde ya. Pero a ver quién es el polculista profesional que viene a decirme que me paso y soy injusto por los calificativos que les pongo a los de ETA. A ver.
PD3.- Hoy han vuelto a detener a unos cuantos presuntos terroristas islámicos.

2 comentarios:

AnteTodo_TimeoResponsivam dijo...

I. Entro al trapo. No a lo profesional, como usted sugiere en su PD2, sino a lo amateur.

Mire: en eso no está contra el Feindstrafrecht. Ahora sí que está de acuerdo con el viejo en que los etarras no son personas, ni merecen trato de tales...

II. Sigo entrando al trapo.
Le releo como siempre, y no me creo que todo vaya en serio, más allá de la expresión de indignación moral.
Por supuesto que los terroristas tienen palabra. Y la cumplen. En eso consiste el terrorismo: en la Propaganda durch Tat, en la promesa de seguir asesinando si no se cede al chantaje. Cada acto terrorista es cumplimiento de una amenaza pretérita y su renovación hacia el futuro. Si no supiésemos que cumplen sus promesas, no habría terror y los asesinatos de ETA sólo (!) serían asesinatos. Pero son no algo más.
Legítima rabia aparte, si la realidad no encaja con el la indignación, tiene razón la realidad. Los casos de final negociado del terrorismo irredentista europeo, tanto en España (Terra Lliure) como en Irlanda (IRA), nos dicen que sí. Que ha funcionado. Que unos hijos de puta, que sabandijas, que polculistas, comemierdas, eso, pero que sí: que ha funcionado.
Por eso tantos y tantos lo han intentado. ¿Que es asqueroso? Ya. Y operar un cáncer de colon. Pero en los casos que he citado, la negociación ha colaborado a que mueran menos personas. Repito: entiendo que la perspectiva contraria a la negociación propone una gestión distinta del mal menor (en mi opinión, los argumentos fundamentales en su apoyo derivan de la enorme incertidumbre sobre el éxito de la extinción negociada). Llamar al anti-negociador "cómplice de los asesinatos" es una chorrada similar a llamar al pro-negociación "cómplice del terrorismo", predicar de él que se la mama a los etarras o lindezas similares.

3. ¿Por qué habrán detenido a más terroristas islámicos días después del atentado, en vez de días antes?
Yo tengo mi teoría. Creo que en realidad el atentado no fue de ETA, sino de un grupúsculo de agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, fieles al PP, que quieren cambiar el gobierno legítimamente elegido por los españoles mediante un atentado meses antes de las elecciones autonómicas. Así, venderán las autonomías y comprarán una vaca... ¡no, no, perdón!... un gobierno de la nación.

4. No me creo que le parezca igual que el atentado se cometiese siguiendo las instrucciones de la dirección de ETA (con lo que habrá seguro, antes o después, un comunicado de reivindicación)... o desobedeciéndolas?
En esta hipótesis (que podríamos llamar "ETA auténtica" o "hipótesis Omagh"), las posibilidades son:
a) que ETA se desmarque (escisión)
b) que ETA no se desmarque (que pese a no haberlo ordenado, asuma esa línea rompiendo con la anterior). Días antes del atentado, Balza (que algo sabe de esto) decía que si un grupúsculo descontrolado cometiese un atentado, la tendencia monolítica de ETA sería asumirlo: unidad antes que nada es el lema de una organización que, si no, no existiría desde hace cuatro décadas.

La hipótesis a) nos conduce a Irlanda. Las demás, no.

Los indicios que los optimistas patológicos manejan son: que aún no ha habido comunicado de reivindicación (irrelevante: en muchos casos ha tardado bastante), que no ha habido, como en las anteriores ocasiones, declaración de ruptura (relevante, porque un cambio en el modus operandi puede indicar un cambio en el sujeto... pero es contradicho por otros indicios, como veremos); y que había otro encuentro planeado con ETA para dentro de unas semanas (relevante pero).
El "pero" es enorme: los indicios en contra de los que he hablado. Más zulos, más movimiento, más explosivos. Esto no es un grupúsculo. Si en efecto hay división de opiniones en ETA, la cosa parece dividirse en 95% / 5%. Así que hay que irse olvidando.

(Vamos: que no me parece una tontería sorprenderse porque no hubo comunicado de ruptura. Cualquier criminalista verá relevante un cambio en un modus operandi con décadas de existencia. La cuestión es qué conclusiones hay que extraer de ella y, sobre todo, los errores en los que se puede incurrir guiándose por esas conclusiones).

AnteTodo_Errabundo dijo...

Fe de ratas.
Donde dice:
"o desobedeciéndolas? En esta hipótesis"
... debe decir:
"o desobedeciéndolas. En esta última hipótesis".