08 marzo, 2007

Félix Ovejero sobre la política que tenemos

Apabullante y brillante, en mi opinión, el artículo de Félix Ovejero Lucas que publica hoy ABC en su tercera. El autor no es sospechoso de complicidades cavernarias, creo, y el diagnóstico que hace refleja a la perfección la inanidad de estos políticos que nos gobiernan.
Pueden verlo si pinchan aquí encima. Se titula Ladran porque no cabalgan.

2 comentarios:

Un amigo dijo...

Amigo JA, leí ayer el artículo que nos recomiendas y estuve a punto de contestarte.

Para ser prudente, decidí esperar a hoy y volverlo a leer. Lo he hecho.

Las ideas básicas de Ovejero no tienen nada de nuevo (indiferenciación ideológica entre formaciones políticas principales, malos modos y malas calidades de la vida política, planeidad de la retórica de nuestro actual Presidente). En esta misma bitácora se han presentado cien y cien veces, muchas de ellas gracias a ti mismo. No veo que decirlas en ABC -y peor dichas, si me apuras- aporte nada nuevo.

El desarrollo del artículo no es particularmente atractivo.
La estructura, pesada (por ejemplo, "La izquierda se perfiló en una doble dimensión: la económica y la de los modelos de vida. La primera hablaba", y veinte líneas después, cuando el lector ha desesperado de encontrar la segunda dimensión mentada, "La otra coordenada atañía a los modelos de vida.").
La escritura, correcta, en el sentido de que no hay faltas de sintaxis ni de ortografía, pero bastante adocenada ("Por ceñirnos al conjuro más invocado"). Dejémoslo en cuestión de gustos.

Más grave. Hay ejemplos internacionales trasnochados; por poner un botón de muestra de "periodismo" rematadamente malo, Ovejero cita la posición del partido socialista francés ante el acceso al matrimonio de las parejas del mismo sexo. Supongo que se refiere, sobre todo, a las declaraciones de Jospin en el 2003-2004. Omite que la candidata actual a la presidencia, Ségolène Royal, ha manifestado explícitamente (noviembre 2006) que apoya el proyecto de evolucionar del PACS al matrimonio, incluyendo la adopción, desarrollando el punto 84º del programa de su candidatura.
Aquí hay un video de las declaraciones http://www.dailymotion.com/visited/search/gay/video/xnmid_segolene-royal-debat-ps-mariage-gay. Lo que yo he encontrado en internet trabajando unos minutos, ¿podría haberlo verificado nuestro buen Ovejero antes de mandar el artículo, o estaba demasiado ocupado escogiendo los adjetivos? Anticipo que no me vale el argumento que la propia Royal haya participado de los titubeos del PS francés en materia (parecidos a los del PSOE en los años 90, a propósito), ¡porque precisamente por eso su toma de posición llenó titulares!
Me extraña que la redacción de ABC, que suele ser profesional, le haya dejado pasar tal gazapo a Ovejero. En una redacción puntillosa, a un becario se le pone en la calle por menos. Si hay un pecado mortal en periodismo, es no comprobar las fuentes.

En cuanto a los conceptos, es bastante forzado -por decir poco- ver el estado social como fruto de una casualidad ("chiripa") histórica. Resulta inmediatamente evidente de ello, por ejemplo, que Ovejero conoce la historia sindical alemana y francesa al dedillo. Otro punto de vista alternativo, con mucha más evidencia a favor, ve el estado social como un elemento característico del modelo europeo ... tanto es así que las prestaciones básicas sociales, en Europa, han trascendido la pugna política, puesto que sería suicida para un partido conservador ponerlas en cuestión (nota 1: el Reino Unido no es Europa, políticamente hablando; nota 2: harina de otro costal es que de forma subrepticia muchos partidos conservadores hagan todo lo posible por minarlas). No creo que eso corresponda exactamente a la definición de un argumento político "agónico" (Ovejero dixit).
Me parece pasotismo histórico de baja estofa: con la misma solvencia se podría decir que la Unión Europea es mero producto de una sucesión de chiripas.

Por dar una breve pasada sobre las opiniones económicas de Ovejero: decir que "la derecha no ha cambiado" en una situación histórica donde, por poner un ejemplo extranjero y dos patrios, Bush ha llevado el deficit del Tesoro americano a profundidades donde ni los enemigos más acérrimos de los Estados Unidos lo hubieran soñado, mientras que Aguirre en Madrid y Camps en Valencia hacen, en pequeño, lo propio con las finanzas públicas autonómicas ... ¡cuando la derecha, si ha sido algo desde siempre, ha sido fiscalmente conservadora! ... bueno, impulsa a dejar de leer el artículo. Eso lo llamo yo facilonería.

En última instancia, es autocontradictorio: comienza diagnosticando (correctamente, en su nula originalidad) que no hay distinción entre derecha e izquierda, ¿para luego criticar al partido socialista ferozmente y poner como ejemplo, sin muchos circunloquios, nada menos que a Sarkozy ? ¿Demasiadas lanzadas para un moro muerto, no te parece? Comenzar una grandilocuente crítica de sistema para luego quedarse en una alicorta critiquilla de partido (que la merece, conste) ... buh, a lo mejor gana el Mariano de Cavia, no te digo que no ... pero no me parece nada del otro mundo. Incluso perdonándole el garrafal error periodístico sobre el partido socialista francés (que en buena ley excluiría de la calificación), cinco raspandillo, JA. Disiento de tu juicio esta vez, ¿será el jet lag?

Sin acritud: propónnos cuando quieras otro artículo de Ovejero. Pero cuando escriba de algo que sepa.

Saludos a todos,

Garciamado dijo...

Pues mire, Amigo, yo también acabo de releer el artículo y tengo que decirle que... me parece que tiene usted buena parte de razón en sus críticas. Las cosas como son. Me gusta la tesis de fondo de Ovejero sobre los partidos actuales y su creciente desideologización, aunque no sea nada original, como usted dice. Pero me parece que es cierto que no le quedan muy lucidos unos cuantos detalles de su exposición.
Le pido disculpas porque ayer, con las prisas, colgué duplicado el post sobre el cine y, al suprimir una de las dos entradas, se perdió también su comentario.
Un abrazo.