25 marzo, 2007

Puterío(s)

En la radio acabo de oír que los de ERC dicen que harán a Artur Mas presidente de la Generalitat si se compromete a convocar un referéndum de autodeterminación. Será verdad o no será, vaya usted a saber. Pero sorprender, no sorprendería. Es lo que pasa con las relaciones venales, que si uno las confunde con el amor, sufre doble chasco: se queda sin la cartera y sin el corazón.
Esos linces de la “esquerra” republicana de Catalunya ni son izquierda ni son republicanos ni son nada, sólo son linces. Pero parecen tigres cuando toca hacer el salto del idem. Tampoco se diferencian mucho de los demás partidos nacionalistas, que ponen el cazo a cambio de un triquitraque más o menos apresurado. Les va bien con ZP porque éste es de los que se lo hacen sin bajarse los pantalones siquiera, pues jode más por despecho que por convicción. Es que una vez le mataron a un abuelo y tal y el tío va ciego. Que ni se lo pasa bien, vaya, lo hace por resentimiento más que por sentimiento genuino o por ganas propiamente.
La escena es conocida. Gana un partido las elecciones por poco margen y en la primera noche en que sale a darse una vuelta su secretario general lo aborda en la esquina un barrigudito con barretina y traje de marca a rayas. Mozo, que tú y yo tenemos que hablar, ¿vale?, que no te imaginas lo que puedo hacerte y a dónde puedes llegar conmigo. El otro, acostumbrado a tantos mítines a la intemperie y a la prosa desabrida de los partidos rivales, se lanza a preguntar qué placeres ignotos son ésos que aguardan y ni se acuerda de interrogar al que hace la calle sobre el precio de la coyunda. No te preocupes, cielo, -le replica el de la saya con los colores de alguna bandera- que ya nos iremos arreglando. Contigo pan y cebolla, mi vida, que con los tipos como tú no lo hago por negocio, es puro amor, mi sol, una pasión ideológica que se me hace incontenible, un sinvivir de convicciones y agites.
Y juntos se van y al segundo empellón ya empieza el seductor a refunfuñar por lo bajinis, que mira que no me haces tanto caso como yo soñaba, que ya me lo había advertido bien clarito mi madre en la masía, no te fíes, hijo, de estos señoritos castellanos, que ni te enteras de que hoy he ido a la pelu y me he peinado el himno y me he depilado las disposiciones transitorias, que en realidad te gusta más que yo el otro, el YaMásZares, pero a ver de dónde te va a dar él todo lo que yo te entrego sin pedirte nada, que, por cierto, he visto unas competencias nuevas y monísimas que están ahora de saldo y que por qué no me las compras, mocetón, que te encuentro cada día más guapo y que me pones cada vez más burro. Y así día tras día y toma y daca y dale y venga. Y nuestro político que va perdiendo el ánimo y el Estado que se le queda más chupado que hueso de vaca en perrera y que a la Constitución se le notan ya las costillas como a un De Juana el esternón cuando no está empalmao.
Y pasa siempre lo que tiene que pasar, más viejo todo que la historia del mundo y que sus oficios más antiguos. Que nuestro político con mando en Estado central ya no rinde como antes ni se aplica con el esmero de sus primeros arrebatos y que anda con la mosca detrás de la oreja porque se ha enterado de que el otro recibe en el piso que le había puesto con los ahorros de la abuela. Y que, haga lo que haga y diga lo que diga, aparecerá un día de estos otro tunante con más posibles y un cortijo más grande y le hará el otro un nudo con las piernas y un roto en la cuenta corriente y se oirán los gritos desde las habitaciones en que velamos a nuestra decencia difunta y rompemos la hucha del cerdito para pagar el entierro y vemos que no alcanza y ahora nos tocará a nosotros aguantar en la esquina el frío y lo que aprieta el maldito liguero.

2 comentarios:

Juan dijo...

Gracias al cerrajero he descubierto tu blog, ha sido un gran hallazgo.
Eres un gran artista, no se puede pintar mejor y mas real el cuadro de la nefasta política que el traidor está llevando a cabo desde que un terrible y sangriento atentado lo colocó en La Moncloa para desgracia de todos los españoles, incluidos los que le votáron.
Un abrazo majo.

roland freisler dijo...

Que más quisieran estos politicos que parecerse a una casa de putas.