21 abril, 2007

Necesitamos muchos más así.

Pues qué quieren que les diga, me quito la boina ante Hermann Tertsch. Será todo cuestión de gustos, pero, desde los míos y desde lo que estimo requisitos mínimos de la deciencia y la conciencia de las cosas, lo que este hombre dice en su entrevista en Basta Ya me parece apabullantemente acertado. Pone las cosas en su sitio de modo magistral y muestra que el problema de este país a día de hoy no es una artificiosa división entre izquierdas y derechas, sino el hecho puro y duro de que estamos gobernados por una pandilla de indigentes intelectuales con serias taras morales. El que, sin cobrar por su ceguera, no lo vea así es tonto de remate. Y punto.
Si luego algún amable lector quiere explicarme también lo feos que son los del PP y cómo les huele el urbanismo municipal, pues también se lo admito. Pero ni con todas las taras juntas del PP se tapa la otra verdad elemental, la de que nos gobiernan, aquí y ahora, una pandilla de zombies con mala uva, sin más oficio que la política y sus mamporreos y dispuestos a todo, absolutamente a todo, con tal de no apearse del sillón ni perder el coche oficial.
Bueno, pues pinche aquí y vea lo que es un periodista con agallas, sin pelos en la lengua, sin miedo a perder su trabajo y capaz de decir cosas distintas de las que son doctrina oficial y forzosa en el periódico independiente en el que hasta ahora trabajaba.
Ah, se me ocurre que a lo mejor decir todo esto es crispar. Tengo que preguntarle a Pepiño, siempre sabio y pulcro.

2 comentarios:

Antón Lagunilla dijo...

Estimado García Amado:
Para mí, que Hermann Tertsch es lector asiduo de su blog, y eso se nota. Afortunadamente.
Y tampoco puedo evitar acordarme de Gustavo Bueno, y de su libro, magnífico a fé mía, "Zapatero y el pensamiento Alicia". Por cierto, creo que D. Gustavo, aunque riojano, ha desarrollado su actividad profesional en Asturias, su patria chica. Algo importante se cuece en esas tierras, no lo dude.
Saludos.
Antón Lagunilla

Un amigo dijo...

¿De veras necesitamos muchos más que ensalzen, frente a la indiscutible mediocridad del actual presidente, la demostrada criminalidad de sus dos antecesores, creador del GAL y participante en la guerra de Irak, respectivamente?

Eso en el plano factual. En el intelectual, ¿necesitamos a muchos más que utilice "relativismo" y "pensamiento débil" como malas palabras? ¡Pero si ya tenemos a Benito 4x4!

En cuanto a la entrevista de Muñagorri, la lista de preguntas es deliciosa, mucho mejor incluso que las respuestas. Las reproduzco aquí, porque una buena mitad de ellas son una perla textual que merece análisis separado:

¿Cuál es su situación profesional tras la salida de El País?
¿Que hayan prescindido de su trabajo en El País es un ejemplo de una prensa, y de unos medios de comunicación en general, que en España cada vez más son voces de partido?
¿Cómo ha ocurrido?
El tema de moda es la crispación, pero ¿hablar tanto de crispación no es una pantalla para que los políticos evadan la responsabilidad de sus actos?
¿Existe también crispación en los medios de comunicación?
¿Los consumidores de información se olvidan de que la mayoría de los medios son empresas con ánimo de lucro?
¿Se puede ganar electoralmente la presidencia del Gobierno sin tener una mayoría de medios de comunicación favorables o, al menos, no contrarios?
El comunicado de ETA en forma de entrevista del pasado domingo deja alguna posibilidad de creer en el final dialogado de la organización terrorista?
¿El Gobierno de Zapatero ha asumido ya que no hay nada que hacer o todavía buscará resquicios?
¿Le sorprende la posición tan firme de Imaz, incluso más que Zapatero, a la hora de ponerle las cosas claras a Batasuna?
Todo indica que ETA volverá al tiro en la nuca y al coche bomba. ¿Significará un nuevo escenario político o regresaremos a la época de las condolencias y las condenas, mientras la puerta de una futura negociación se mantiene abierta?
¿El futuro político de Zapatero depende de ETA?
¿El PP debería de variar en algo sus posiciones actuales?
¿Cree que si ETA regresa a los asesinatos de cargos públicos y políticos seguirá manteniendo a los nacionalistas fuera de la diana?
¿Habrá movimientos importantes en la sociedad vasca y española si ETA vuelve a asesinar de manera sistemática?

Espero, por el bien de Hermann Tertsch, que las verdaderas preguntas hechas cara a cara no hayan sido ésas, sino que sean el resultado de una edición posterior. De otra manera, habida cuenta de su experiencia en periodismo, no logro imaginarme cómo se haya prestado a un intento tan burdo y deshonesto de manipulación.

Saludos dominicales a todos,