13 febrero, 2008

Cultura

Maldita vejez. Sí, se hace uno viejo e intolerante y sin cintura y cascarrabias. Porca miseria.
Llega el día en que no entiendes nada y te preguntas por qué han modificado todos los nombres de las cosas, por qué se han cruzado todas las referencias, quién y para qué ha cambiado cada cosa de lugar.
- Maruja, dónde están mis calzoncillos.
- En el MUSAC, cielo.
- ¿Y eso?
- Me los han pedido para una instalación sobre palomas y palominos. Es de un artista japonés muy prometedor que está casado con un primo del Ministro de Cultura.
- Ah, bueno.
Te acostumbras a cosas y luego cómo cambias cuando todo se invierte. Por ejemplo, recuerdo que de joven hacía equilibros para llegar a fin de mes, y aun ahora, que no me quejo -perdón, queridos sindicatos, amarillos en general-, hago mis cuentas para no pillarme los dedos con la letra del nuevo cortador de cebollas que anuncian en VeoTV. Pero eso se acabó. Con lo que nos pagarán por el morro a todos a partir del 9 de marzo esto va a a ser coser y cantar. El gobierno pone la máquina de coser y por cada canción te da pasta la SGAE con lo del canon. Según cuentan esta mañana los periódicos, tanto PSOE como PP reservan una dádiva sorpresa para el primer día de la campaña: alargamiento de pene con cargo a la SS para ellos; y para ellas El País va a ofrecer, gratis con el periódico de tres domingos, prótesis adaptables a cualquier lugar y situación. Parece que el lío está otra vez con los obispos, que también quieren de eso e invocan su derecho a no ser discriminados. El PSOE se lo concede sin problemas, como siempre, pero el ala más reaccionaria de PP admite que se les ponga lo que sea, si quieren, pero con pinchos y por lo de sus hábitos. Las espadas están en alto.
Bueno, ahora en serio. Hace un rato abro mi correo electrónico y me encuentro un mensaje del Secretariado de Actividades Culturales de mi nunca bien ponderada Universidad, Secretariado dependiente del Vicerrectorado de Relaciones Institucionales y Extensión Universitaria, arsa, tralará. Título: "Talleres comienzo febrero". Sincopada poesía, administrativo haiku. Esto de los talleres se lleva mucho ahora. Son como los viejos seminarios, pero en workshop y con manga ranglan, que no sé lo que es pero que lo decía mucho la modista de mi madre allá en el pueblo. Que éramos de los ricos de Ruedes, hostias, ustedes que se creían.
La curiosidad mató al gato. Meto la nariz en el mensaje y veo que los talleres son dos. Uno de sonido. El tema no me pone y no averiguo más. Quién sabe qué sonidos serán. Ah, pero ¿y el otro? Agárrense:
"Taller de técnicas de circo II: Telas y cuerdas aéreas".
El programa es tal que así:
"Aproximaciones técnicas a ascensos y descensos.
Agarres y presas.
Figuras básicas y rutinas de iniciación.
Arrojes y nudos sencillos.
Iniciación al trabajo en parejas.
Estudio de transferencias entre cuerdas y telas aéreas.
Experimentación con/sin soporte sonoro.
Combinación con otras técnicas de circo".
Oigan, todo mi respeto para el circo. Y para el fútbol, el parapente, la taxidermia, el gang bang, el ordeño manual, el pote gallego, Mira quien baila, las nuevas acreditaciones..., lo que quieran. Pero, diablos, vigilemos los rótulos para que el personal no se llame a engaño. Es como si te acercas al tablón de anuncios de la parroquia a ver las amonestaciones y descojonarte un rato y te topas con el aviso de que el domingo a las doce se incia el cursillo de técnicas de sexo oral, con Linda Lovelace (que ya llevará dentadura postiza, si es que no palmó, la pobre. Tengo que empezar a fijarme más en los títulos de crédito, a ver si pillo nuevos nombres) de ponente y el deán de la catedral de prologuista. También está bien, pero no debería ser ahí ni a esas horas en que van mayores.
Yo entiendo que lo del circo, con esos nudos, esos agarres y presas y esas iniciaciones al trabajo en parejas, es tema que interesará a estudiantes y profesores de la Licenciatura en Educación Física, pues ya lo dice la expresión cómo es la educación esa. Pero, diantre, que lo metan en la sección de deportes, no en la de cultura.
¿Se imaginan que en la misma sección de cultura se anunciara un curso sobre "La enfiteusis en el Derecho Romano"? Seguro que salía un enterado a decir que vaya una cultura del carajo. Bueno, y lo de los "arrojes y nudos sencillos" qué, ¿eh?
Estoy esperando que esto del circo universitario siga y que llege el curso sobre payasos. A ver quién lo imparte. Hombre, puede ser una salida, ahora que se acaban tantos mandatos. Impartir el curso, digo. Y nada más que por lo que tiene de cultura. Ojo, ¿eh?, que luego dicen que me paso y es la gente que lee con muy mala milk.
Mas reconozcamos que llueve sobre mojado y que en esto bien poco original es la universidad, de la que tampoco vamos a esperar prodigios culturales, estando en manos de quien está y con estos profesores tan exigentemente seleccionados. Miren lo que sale en la edición digital de El Mundo de ayer por la mañana, sección de Cultura: "Lennie Kravitz ingresado por una bronquitis". Ése era el titular. Un marciano o un igenuo de mi pueblo (donde seguimos con la tonada asturiana y El Tordín de Frieres, aunque no seamos nación) se preguntarían si se tratará de un eximio poeta, un escultor posmoderno o un director de cine ucraniano. Pues no, un cantante de voz aflautada. ¿De ópera dice usted? No, hombre, entonces no aparecería en esa sección sino, todo lo más, en la de obituarios un día y con dos renglones. De pop o rock o yo qué sé qué leches de alta cultura.
Y, ya puestos, vuelvo a lo mío: ¿Por qué no cuentan nada de la vida y milagros de El Tordín de Frieres? Igual ha padecido estos días un fístula y no nos enteramos. Mismamente.

5 comentarios:

Lopera in the nest dijo...

Brillante post, parece Vd. nacido en la Tacita de Plata.
Por cierto que lo del cantante "aquejado de bronquitis" está en la sección de cultura de El Mundo.

Rosina dijo...

¡Genial!, como siempre.

AnteTodoDeepThroat dijo...

Imperdonable.

Linda Lovelace lleva criando malvas cosa de un lustro.

En sus últimos años era una firme activista opuesta al cine porno. Un giro a lo Don Guido:

Murió don Guido, un señor
de mozo, muy jaranero
muy galán y algo torero
de viejo gran rezador
(...)
Gran pagano, se hizo hermano
de una Santa Cofradía;
el Jueves Santo salía
llevando un cirio en la mano


(bueno: esta antes y después de la conversión).

Un amigo dijo...

'Cultura' es una palabra pasadita de rosca, sí ... pero le ocurre a tantas.

Sugiero la siguiente definición amplia: 'huella de la especie humana sobre la tierra'. Relaja mucho, lo aseguro, y no deja mal aliento, ni sube la tensión.

Saludos,

jotajota dijo...

En efecto, brillante e hilarante. Pero en la mía (universidad, me refiero, y lo de "la mía" es puro eufemismo) van a hacer talleres para promover la faceta afectiva del nuevo perfil de profesorado universitario exigible para la puesta en práctica del EEES (¿sabéis qué es eso, verdad?). Pues si, como se lee, porque la cosa afectiva es lo que falla: los profesores no sabemos dar cariñitos a los/las y cuándo se los damos es sólo alguno que se pasa de listo. Esto es lo que hay también, con cuerdas y nudos, el nudo que nos están haciendo al cuello esta panda de mediocres con un destino universal: incorporarnos al sistema europedo de educación suprema.