28 enero, 2006

Adivina adivinanza

Ahí van dos textos de un hermosísimo libro. Juegue el amigo lector a adivinar cuándo se habrán escrito, a qué se referirán y quién será su autor.
1. "Como quiera que sea, ésta y semejantes distinciones han levantado otra barrera más insuperable entre los dos pueblos, que será eterna mientras la religión o la filosofía no venzan el desprecio de los que ofenden y el desvío de los ofendidos. Entre tanto, toda alianza, toda amistad, todo enlace están cortados entre unos y otros".
2. "Las demás causas que retardan el progreso de la industria son hijas de las antecedentes. La pereza, que no se mueve sino a la vista de grandes y evidentes estímulos; la preocupación, que grita contra todo lo nuevo porque no lo conoce, y que prefiere una ignorancia que la lisonjea a una ilustración que la acusa; la envidia, que nada deja crecer ni madurar y que lucha continuamente por sofocar en la cuna todos los establecimientos que pueden hacer la fortuna de su vecino, y sobre todo una cierta indolencia con que algunas gentes, que tienen aquí como en otras partes la primera influencia, minan todos los medios de hacer el bien que no están fiados a su mano, y sacrifican la felicidad común al interés de su clase, son sin duda causas muy ciertas, aunque parciales, de este atraso. Pero reflexione usted que la principal nace de la ignorancia, y por lo menos es incompatible con la verdadera ilustración".
Fin de las citas.
No, no, no se precipite, no tiene nada que ver ni con el Estatut ni con la alianza de civilizaciones ni con ninguna otra pendejada de las que nos entretienen estos sosos inviernos. Para nada.
Es Jovellanos el que escribe, don Gaspar Melchor de Jovellanos, ilustre gijonés ilustrado. El texto 1 se refiere a la discriminación que sufrían en Asturias los vaquieros de alzada, de los que había en concejos como los de Pravia, Salas, Tineo, Valdés o Navia. Se les consideraba pueblo maldito y no se les permitía ocupar en la iglesia el mismo lugar de los demás fieles ni recibir la comunión con ellos. Lo cuenta Jovellanos en su Carta sobre el origen y costumbres de los vaqueiros de alzada. Estamos hablando de fines del siglo XVIII.
El texto 2 está sacado de la Carta sobre la industria de Asturias, y es el retraso asturiano y sus causas lo que preocupa aquí a Jovellanos.
Está todo ello, y muchísimo más, en un precioso libro que hace el tomo IX de las Obras Completas de Jovellanos, editadas por el Ayuntamiento de Gijón, el Instituto Feijoo de Estudios del siglo XVIII y KRK Ediciones, en 2005.
Ay, si pudiéramos leer más, qué pequeñitos veríamos a esos politicastros de hoy que salen tan grandes y orondos en los panfletos diarios.
Gracias, Paco, por prestarme el libro.

2 comentarios:

IuRiSPRuDeNT dijo...

Pues habra que reenviar la carta septima a la diputacion de leon lo mismo aprueban la carta-mocion literalamente, puestos a aprobar.

Un amigo dijo...

Estimado Juan Antonio,

tu curiosidad cronológica tiene respuesta no demasiado difícil, aunque dependa del punto de referencia; la Guerra Civil terminó hace 687,06 embarazos de cangura (*), si cuentas el 1 de Abril de 1939, o 587,47 embarazos de cangura, respectivamente, si nos referimos al 5 de marzo de 1948, fecha hasta la que el estado de guerra fue mantenido.

La unidad en que hagamos las cuentas es irrelevante: los crímenes de guerra y de lesa humanidad no prescriben.

Y la hoja de sevicias, huy perdón, de servicios, de Carnicerito del Pardo y de sus infames secuaces corresponde a dicha definición, de acuerdo con los estándares comúnmente aceptados.

Un abrazo,


(*) Embarazo del Macropus giganteus (canguro gris oriental): 36 días