02 enero, 2006

Breve nota de algunas perplejidades

1. Me encuentro de tiendas, cómo no, a un buen amigo. Va con sus hijos y la visa en mano. Y con su mujer. Buena gente todos. Les digo que estamos mi pareja y yo comprando regalos de reyes. Ella me hace un gesto urgente y perentorio, entre sonrisas, y en un aparte me indica que no diga eso, pues su hijo de nueve años aún cree en los reyes, vamos, que no sabe que son los padres y tal. Nueve añitos de nada. Luego dicen que son precoces hoy los chavales, qué risa. Y que el muchacho está muy ilusionado y con la fantasía muy excitada por el inminente regreso de sus majestades. La miro fijamente y veo que habla en serio. Uno de los dos, su hijo o ella (y su marido), anda con problemas, está claro; o todos.
Así que no sé de qué me sorprendo cuando, con unos pocos años más, yo pillo al muchacho en clase y me mira así, como me miran tantos, con esa carita... Criaturas. Pasan del príncipe Aliatar al botellón y las pastillas sin transición, sin haberse parado nunca a pensar un poco. Nunca dejan de flipar. Su mundo no es de este mundo. Hay que joderse. Los cuatro espabilados que resten, si restan, se lo comerán todo.

2. Ha estado por aquí mi hijo unos días. Me cuenta cosas de la Universidad en Dinamarca y de sus experiencias. La que más me impresiona: cómo roban sistemáticamente los estudiantes españoles. Por esas tierras nórdicas la moral de la ciudadanía es bastante altruista y poco dada al choriceo. Se respeta bastante al prójimo y sus propiedades. Por eso hay poca vigilancia y bastante confianza en tiendas, comercios y comedores. Así que llegan los nuestros, con aroma de era y espíritu de campesino castellano de aquellos que dibujara magistralmente Machado, y se ponen a mangar. Si se les pregunta por qué lo hacen, la respuesta es que está fácil y que si éstos están tontos y no vigilan, pues que se jodan.
A lo mejor es que creen en una nueva versión de los reyes magos.
Voy a decir la primera cosa políticamente ultraincorrecta de este año nuevo: qué falta está haciendo que alguien les dé un par de hostias a más de cuatro mocosos. He dicho un par de hostias, sí. Y perdón si me quedo corto. Es que tampoco quiero pasarme así porque sí.

3. Una de política, aunque también puede parecer que va de nuevo sobre reyes magos. Vamos a ver, uno vive creyendo que tenemos un Estado más o menos montado, y una Constitución que regula lo básico de la cosa y, de resultas de todo ello, unas ciertas expectativas de futuro compartidas por la ciudadanía, una confianza en lo que puede ser y lo que no, en lo que nos espera mañana, en dónde estamos y adónde vamos. Bien, entonces cómo es posible que todo el ser de este jodido país, Estado o lo que sea, dependa de lo que se le antoje a ZP negociar mañana o dentro de un mes, en función de cómo le vaya en las encuestas, o de con qué pie se haya levantado, o de quién le haya comido la cabeza. Pero ¿puede un sujeto, por muy grouchopresidente que sea, disponer a su libre antojo del modelo de organización territorial del Estado, al grito de Constitución es consenso y consenso es lo que se acuerde negociando yo con cuatro retrógrados con barretina o cuatro asesinos cobardes que matan por la espalda? ¿Será posible que lo que vaya a ser del tipo de Estado en el que vivamos en el 2007 los extremeños o los asturianos tenga que depender de lo que le convenga al de la mala hostia sonriente para sacar más o menos votos? Pero ¿es que aquí nadie cree en nada? ¿Acaso ya no hay más política posible que la del permanente chalaneo?
Me da igual un Estado centralista, federal, confederal o de juegos reunidos geiper. Quiero saber dónde y cómo voy a vivir mañana y cuáles van a ser mis derechos y mis recursos. Quiero un Estado que, sea como sea, sea firme y duradero, sólido, no fluido y más falso que la sonrisa del condenado cazurro sin principios ni escrúpulos.
Esta España que se compra y se vende al mejor postor, que se acuesta hoy con unos y mañana con otros, que se pierde en dimes y diretes, que se contradice a cada instante sin el más mínimo sonrojo, que frivoliza y se va detrás del primero que le sonríe y le dice ven aquí cordera que te voy a poner bien, no es un país, ni una nación, ni un Estado, ni nada. Es una casa de putas. Y las casas de putas ya sabemos quién las gobierna. Pues ya está.
Pido a los reyes (magos, ojo) un Estado, el que sea. Un Estado.

7 comentarios:

Lorenia dijo...

Sobre el punto número dos... no sé si sea porque "ais, así de mal está la juventud, por dió por dió" o si sea el simple hecho de que la gente hace fuera de casa lo que jamás haría en casa. Los estadounidenses... sé que incluso en su propio país dejan mucho que desear (por así decirlo, jaja) pero por lo menos en EEUU se intentan comportar, y cuando vienen aquí, beben mientras conducen, beben en la calle, beben en la playa, beben incluso dormidos. Hacen un escándalo horrible, roban cosas, se comportan de la forma más vulgar, etc. Todo porque aquí "nadie los conoce" y piensan que las leyes son "más flexibles".

Ariadna dijo...

¿Y no serán los hijos los que mantienen engañados a los padres, sabedores de la ilusión que a los progenitores les hace que ellos sigan creyendo en los reyes (magos)? Es imposible que un niño de nueve años socializado -basta con que vaya al colegio- crea en los reyes magos. Lo que le pasa al hijo de sus amigos es que le da pena 'despertar' a sus padres. Si su madre no le hubiese llamado aparte, le habría llamado él: "no digas nada, anda, que mis padres todavía creen que yo todavía creo que existen los reyes magos. ¡Y les hace una ilusión lo de la cabalgata!"

Anónimo dijo...

Esto hay que contestarlo como una demanda , punto por punto para no liarlo.
1.- yo, saben Vds, prefiero creer en reyes (magos), en ángeles y en demonios, que al menos se me hace ver que existen, el niño del post con sus 9 años, ve sus expectativas colmadas, creo en algo que se realiza (los juguetes llegan, si me he portado bien, que esa es la clave) y luego cuando cesa el engaño y he visto que los reyes son los padres asimilo esa tradición , si quiero. La cara del alumno de la universidad, creo que es cándida por otro motivo, a saber, se le habla durante la carrera de temas como : libertad, igualdad, solidaridad, paz, derechos fundamentales, algún deber que otro y alguna carga que otra que luego, al contrario que los magos de la infancia, nunca llegan, con lo que la cara del universitario refleja una especie de vale, vale, yo a aprobar o a sacar matrícula y a ganar dinero, que con dinero en el bolso salgo más contento que un ocho con mis manos blancas y mi miedo a la muerte a gritar paz.
2.- el respeto a la propiedad por parte de un estudiante, debe matizarse, yo encuentro como excusa absolutoria que un alumno se lleve de donde sea : un libro de texto de unos 150 euros o de 30 , que ya está bien, no se puede pagar esos precios por estudiar, si un ricachuelo tiene una prenda de abrigo de la ostia y otras tres que voy viendo que las lleva a clase, con dos cojones vacilando de dandy o de Petronio, para cojones y necesidad los míos y se queda sin una de sus cuatro prendas pero fijo .
Juridicamente no hay por donde cogerlo, pero sí moralmente ,porque si el Estado (luego vamos con el) va a preocuparse de los más pobres, esto es un anticipo, además que dejen los políticos el 3% de Cataluña y los créditos impagados en los bancos y se dejarán de ver caras desquiciadas en algún aula. Lo de las dos ostias, es que es mejor razonar porque depende a quién se las des, si el agredido tiene cojones va a haber fiesta seguro y si es una oveja (como los judíos en el Holocausto) le vas a tener que indemnizar a la larga, por tanto, dejemos que Ostia siga siendo un puerto y no una manera de conducir al ganado.
3.- La idea del Estado ¿es que te proteja? ¿es que logre una paz perpetua? , el Estado ¿es una idea a proyectar en el planeta tierra?, ¿será certera la apreciación de Alfonso Ruiz Miguel : ...los actuales habitantes de los Estados del primer mundo, somos el equivalente al estamento medieval de la nobleza, correspondiendo a los estados del tercer mundo el correlato de la servidumbre de la gleba. Visto así, la utopía del estado mundial permite al menos cumplir una cierta función crítica del presente (Una filosofía del derecho en modelos históricos, pag 268 in fine)?

Anónimo dijo...

Se me olvidaba hacer una defensa de las casas de putas, son lugares en los que se pasa uno muy buenos ratos, escuchas música, ves señoras y señoritas muy majas fisicamente (hay de todo, según gustos) y satisfaces tus deseos sexuales a tu gusto.
Todo depende de como enfoque cada cual sus relaciones sexuales, si uno cree mucho en la utopía del amor no pinta nada en una casa de putas la verdad, porque si vas allí a enamorarte lo más fácil es que te quiten hasta el alma; pero si vas a divertirte o a follar, es el lugar perfecto poprque : 1º) Te cuesta menos que si sales con una amiga a la que la tengas que invitar por compromiso y luego te la tengas que llevar a una pensión; 2º) seguramente esté más buena que cualquiera que te puedas ligar en la discoteca (a no ser que seas un guapo varón, que no es el caso del 95% de los hombres); 3º) importantísimo, sabe follar y te hace la postura y te entrega el orificio que te apetezca y 4º) no hay que aguantarla, pagas y te vas o vuelves, sin ningún tipo de compromiso.
Benditas sean las casas de putas.

gpa dijo...

Comentario al anterior:
¿Las putas son personas o son maquinas para el placer? ¿Tienen dignidad como la tenemos los demás?
Me parece urgente un debate sobre la situación de estas mujeres, en su mayoría victimas de una sociedad sin oportunidades. Y, si tiene que existir, por lo menos no seamos hipócritas y que se reconozca como profesión y actividad económica. Como dice GarciAmado que el estado exista y que regule esa actividad como lo hace con otras, con controles de sanidad e impuestos. Los que lo utilicen que paguen el IVA. Quizás así se acabe o disminuya esa esa modalidad de esclavitud moderna.

Anónimo dijo...

Las putas y los putos (yo hablo de putas porque mantengo relaciones sexuales exclusivamente con mujeres, pero hay hombres que se prostituyen sexualmente y no pocos)son personas, sin duda y con toda la dignidad del mundo, ahora bien, hay de todo y una generalización en éste ámbito no procede porque no tiene nada que ver una puta yonki de la carretera que da acceso al barrio de los Pajarillos de Valladolid con una puta estudiante universitaria , sus motivaciones, aspiraciones vitales y succiones varias no tienen nada que ver y son del todo incomparables.
Pero el ejemplo que ponía garciamado era la casa de putas, que yo identifico con el club de alterne de carretera moderno, los pisos de folleteo de la ciudad ya son pisos, no casas (interpretativo término, pero por algo hay que optar para no ser muy extenso).
La puta de club de víctima tiene poco, y ningún cliente duda de que es un trabajo y de que cuando entra en un club va a follar a cambio de un precio. El cliente va al club sabiendo esas condiciones y buscando algo (sexo) que no tiene (por las razones que sean : fealdad, vaguería para ligar, timidez, satisfacción de deseos fantasiosos ...)o no encuentra o es difícil de ponerse a hablar con su novia o esposa de que a él lo que le gusta según le viene el orgasmo es que le hagan X cosa que a su decente esposa, por ejemplo, le da mucho asco por Dios.
La puta va a ganar dinero, no a enamorarse, eso es lo primero que tiene que saber alguien que va a un club y tiende ante tus pies una red, como haría un gladiador retiario enfrentado a un tracio, lo que en lugar de un tridente , en la otra mano sólo tiene caricias, buen rollo y mucha experiencia, sólo hay que preocuparse de que no te enganche la red y aprovechar al máximo el placer.
Hay putas a las que los clientes las han retirado a un precio elevado, se de una nigeriana que ha llegado a sacar 47ooo euros a un cliente para retirarla y todos los meses la tiene que dar 2000 euros para ayudar a los suegros y parientes en Nigeria, bien , no pasa nada, cada uno con su dinero hace lo que quiere.
La pregunta absurda que suelen hacer a los que somos defensores de éste trabajo y estamos dispuestos a pagar IVA y lo que haga falta para que siga ejerciéndose esta actividad profesional es la siguiente : ¿y si tu hija te dijese, al llegar a la mayoría de edad que quiere ser puta?, respuesta : que haga lo que le de la gana, pero que lo haga bien.
Y no hagamos con la palabra exclavitud, como grouchoZP hace con patriotismo. Te hablaré de mí porque cada uno lleva un rollo diferente, llego al club (procuro no ir siempre al mismo ya que en la variedad no existe el encasillamiento neuronal)pido un refresco (nunca hay que ir borracho al club o la red te atrapará), escucho música, si me apetece y tienen pista bailo un poco; ya se acercan las señoritas y vas vacilando, hechando labia, pactando el precio , el servicio que tú requieres y el tiempo y hasta condiciones (Joder, parece el estudio de las Obligaciones)y por fin el sexo auténtico, el relax mental, has tenido a la mujer que has querido, por el precio y tiempo que te ha interesado y sin ninguna pega en cuanto a la satisfacción de tus deseos, ¿hay alguna mujer no prostituta que te de ésto?, haberlas las habrá.
En todo este tiempo, ninguna vejación a la prostituta, ningún mal rollo, ningún menosprecio. El trato igual a cualquier mujer.
El tabú de la limpieza, hoy cualquier club pasa con sobresaliente las condiciones de salubridad e higiene y la profesional tiene a disposición del cliente un abanico de preservativos, cremas, aceites, perfumes, etc..., es decir, mucho más limpias que muchas ¿honradas?, por lo menos se duchan antes y después , no como las discotequeras que van a hechar el polvo en el coche borrachas perdidas y empastilladas y luego de joder, sin lavarse se suben las bragas como unas fenómenas y a seguir dándolo (y el hombre igual de cerdo, pero como es amor). ¡Qué asco!
Por tanto me ratifico y sigo en mis trece de momento, hasta que quiera cambiar, y opino que el mejor polvo el pagao, siempre y cuando no te enamores ya que conozco primos a los que una putita hábil les ha comido el sahín, les han dejado más tiesos que si se hubiesen metido en la cocaína o en una ludopatía, ojo que no todo es placer como te descuides.

Anónimo dijo...

Noticia aparecida en la Nueva España miércoles 4-1-2006 : Muere un detenido en un cuartel de la Guardia Cvivil de Barcelona : Y dice, lo que va entre paréntesis es mío : La Guardia Civil investiga (pero poco) las circunstancias de la muerte de un detenido que falleció la pasada Nochevieja de un paro cardiaco (si murió de un paro cardiaco ¿qué hay que investigar?)en los calabozos del cuartel de San Andrés de la Barca-Barcelona, al parecer tras haber consumido drogas. El fallecido, un hombre de 37 años, fue hallado muerto el pasado 1 de enero en uno de los calabozos del cuartel, al que había sido trasladado la noche anterior tras ser detenido por participar en una pelea en un bar de Olesa de Montserrat. Basta de asesinatos sin castigo ... ya viene la asociación vigilando a los guardianes, que tendrá con los maderos la misma objetividad que ellos con sus víctimas.