19 julio, 2006

Humor juvenil

Lo viví de nuevo ayer mismo, en un aula de verano bien repleta de juveniles cazadores de créditos de pago, en medio del bochorno; me refiero al climatológico. Los jóvenes de hoy no se ríen con ironías, provocaciones o juegos de palabras más o menos ingeniosos. Sobran con ellos los alardes imaginativos o los guiños sutiles. Su actitud y su expresión son hieráticas, circunspectas, distantes. Cultivan una irrefrenable vocación de mobiliario, se complacen en ser adorno, adusta decoración de conferencias y clases. Molestar no molestan, no, ni se inquietan ni se impacientan aparentemente. Lo que les echen, pero no se pida más. Pasivos porque pasan, ajenos porque no se quieren de sí mismos.
Por lo que sé y lo que alguna vez he observado, sí saben reírse. Creo que con algunas series de televisión se tronchan, al compás de las risas de lata programadas para dar la señal. Sobre todo si, por ejemplo, sale un señor que dice un taco porque se le cayó la mesilla de noche encima del dedo gordo del pie. Te meas, hija. En el cine también los oigo carcajearse de vez en cuando, en las películas de terror o en las tragedias, cuando muere alguien y se queda con la boca abierta, o cuando la sangre le salpica la corbata al homicida de turno. Serán los tiempos, las modas o la alimentación, yo que sé. Pero bien claro dejan con su gesto impasible que están de más con ellos el humor político o la sátira o el guiño histórico o cultural. Para qué, sólo faltaba, este tío de qué irá, qué rollo más raro se gasta, de dónde habrá salido.
Me pregunto cómo reaccionaría uno de estos jóvenes estandarizados y pasados por la turbomix televisiva si se le hiciera leer un texto de aquellos de Julio Camba o de Tono, o ver entera una obra de Jardiel o Mihura. Alguno hasta mugiría, muy probablemente. Ni conocieron ni quieren saber nada del mundo anterior al petitsuisse. El tamiz de su agudeza tiene los agujeros muy gordos, su ingenio está virgen y su inteligencia asilvestrada. Les pasa con el humor igual que con la comida. Del mismo modo que prefieren un big mac o un hot dog chorreante de ketchup mucho mejor que una buena carne roja o un potaje de abuela, aprecian infinitamente más el chascarrillo chabacano o el eructo a destiempo que cualquier ironía sutil o envenenada o que una parodia certera.
Ellos no tienen la culpa, angelitos. Nadie les ha pasado la lija por las destrezas mentales. Al fin y al cabo, tampoco los jilgueros cantan igual de bien en su jaula que en los árboles, ni tienen los periquitos encerrados el plumaje tan lozano como los que vuelan libres. Los hemos hecho así entre todos, desde la cuna, los hemos castrado a base de cuidados, les hemos amputado las capacidades de tanto evitarles las fatigas, los hemos puesto miopes a base de indicarles que no miren nada que los canse o los alarme. Bien recogiditos en sus jaulas de oro, como los tenemos, no vaya a ser que sufran, se estresen o se paren a pensar. Pobrecillos. Criaturitas. Deberían poner a los más monos en las vitrinas y venderlos por lotes en los supermercados, para que nos realicemos dándoles toneladas de amor y comprensión en casa. Póngame aquel de allá, sí, el que masca chicle con la boca abierta; y también aquella otra, la de los michelines bajo la camiseta cortita. ¿En cuanto me los deja? Son para navidad, ¿sabe?

9 comentarios:

tumbaito dijo...

¡Oh! ¡Tengo una escena mejor! Cuando en Anibal le suena el telefonino al policia corrupto -¿redundante?- y, justo antes de aviscerarle de un tirón, el canibal le pregunta: ¿palpitaciones?

jajajajajajajajajajajajajajajajaja

Sabe lo que creo que pasa, la mayoría de los jóvenes no han tenido que comer basura ni protegerse los pies con abarcas hechas de neumáticos, por ende no les importa comer hamburguesas o llevar chanclas de esas.

Reconozco que la mayoría de los jóvenes son imbéciles, pero es una injusticia culpar a Cronos; sus padres en absoluto eran menos imbéciles ni lo fueron sus abuelos.

Además, por lo que parece, las nuevas generaciones no están en la labor de hacer sus congéneres tenga que comer basura ni usar neumáticos como calzado; avance considerable.

Creo que entre ellos y ustedes hay una diferencia increíble. Las generaciones que les precedieron disfrutaron haciendo real su sanguinario imaginario -por ejemplo, la Guerra Civil-. Sin embargo ellos prefieren hacerlo virtual.

O sea, no creo que quisieran ver arder vivo a Bush pero se lo pasarían bomba viendo esa animación incendiaria.

tumbaito dijo...

Justo después de que escribiese eso, un niño de esos preciosos que deberían estar en vitrina, me envió esto:

http://www.planetdan.net/pics/misc/georgie.htm

¡Es un niño más guapo!

Generalizaciones no, bitte dijo...

"Las generaciones que les precedieron disfrutaron haciendo real su sanguinario imaginario -por ejemplo, la Guerra Civil-."

Las generalizaciones siempre son peligrosas por inexactas. No sé si sus familiares disfrutaron mucho pero le puedo garantizar que los míos no disfrutaron nada. Que a mi bisabuelo, viudo en el momento del parto de su hijo, le llevaran todas las gallinas y la única vaca que tenía en el pueblo dejándole a él y a su bebe de un mes sin nada que comer no tiene nada de divertido. Si algunos se divirtieron otros muchos lo sufrieron. Evitemos frivolizar generalizando, por favor...

"Sin embargo ellos prefieren hacerlo virtual." ¿Como el comúnmente conocido asesino de la katana o más bien como el asesino del rol o las chicas de Cádiz que mataron a su amiga para "saber lo que se siente matando"?

Ni antes eran todos malos, ni ahora son todos estupendos. Y viceversa.

Lo que sí está claro es que hay un atontamiento alarmante de la juventud actual. Nunca habían tenido tantas oportunidades educativas y culturales a su alcance y sin embargo... la mayor parte de los alumnos de la Universidad de León salen de ella sin saber lo que es el Ateneo del Albéitar o la enseñanza no reglada de idiomas de la Universidad, zum Beispiel...

tumbaito dijo...

Sabe... tiene un fantástico criterio: sea A el cúmulo de conocimientos tales que cada una de sus ausencias sean un antontamiento. El único pero es que su cúmulo es una TONTERÍA y de una ARBITRARIEDAD que espanta.

Respecto de las oportunidades actuales de la juventud... Los jóvenes pre-universitarios tienen que padecer profesores que enseñan disciplinas desfasadas. Enseñar hoy historia de España es como enseñar doctrina mariana, considerada imprescindible en la edad media pero hoy claramente sobrera.

Me dirá: ¡No! ¡Estudiar historia de España es del todo imprescindible! Pues sí, tan imprescindible como la Doctrina Mariana para el católico. Bueno... Yo creo que menos.

Los profesores españoles no están preparados para dar clases ni de informáticas ni de idiomas. Por culpa de la estupidez del los sindicatos, profesores nativos no pueden dar clases de inglés. ¡Viva los progres! ¡Viva!

En relación con la Guerra Civil, mi familia la utilizó como todas las familias inteligentes: PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS DE HERENCIAS.

Le voy a explicar cual fue la pena de nuestra guerra -esta era la creencia de mi abuelo que tuvieron con agua hasta los tobillos durante meses en una cueva y tuvo que padecer una horrenda muerte por causa de un cáncer allí, pudiendo abandonarla una semana antes de su fallecimiento- tendrían que haberse alineado los dos bandos uno frente al otro y dispararse, matarse y los sanos habrían sido felices.

Y, como dicen las Sagradas Escrituras, BUENO SÓLO DIOS. Así que mejor no hablemos de las bondades de los combatientes porque saldrá escaldada hasta la cabra de la legión.

Atontamiento sí dijo...

Aplicando su razonamiento no habría ningún conocimiento humano digno de ser adquirido ya que ninguno es estrictamente necesario, más allá del conocimiento de las técnicas básicas de supervivencia. Si es así, y defiende esa conclusión, termina aquí nuestro intercambio ya que no puedo compartir esa opinión.

Hay pocos niños que disfruten aprendiendo. Hasta Hawkings ha reconocido haber odiado las matemáticas de niño... No he entendido bien a qué se refería con sus ejemplos, ¿es que aboga acaso por un modelo educativo en el que se pregunte a los alumnos qué quieren estudiar antes de que accedan al colegio?

En cualquier caso, y lamentándolo mucho, no me sirven sus ejemplos. Yo le he hablado de alumnos universitarios, siguiendo el tema iniciado por el profesor que nos acoge en su blog.

Por definición son alumnos que deciden libremente los estudios que quieren iniciar. Puede ser que unas asignaturas les apasionen más que otras, pero no entiendo que ninguna les guste en lo más mínimo. Y hay un porcentaje elevado de alumnos en esa situación.

¿Por qué no dejan entonces los estudios? ¿Desgana hasta para hacer el traslado de expediente? No veo lógico que en una asignatura de 150 alumnos en matrícula sólo vengan a clase 30 y se presenten unos 50 y casos así vemos todos los días en nuestras aulas, especialmente las de la Facultad de Derecho. Por cierto, no me cuente la milonga de que el profesor es muy malo y los "espanta" porque ni siquiera el primer día de clase se presentan los 150 así que los que faltan no tienen criterios propios para opinar.

Y por cierto, ¿a qué se debe el desconocimiento masivo del funcionamiento más básico y elemental de la institución en la que estudian, por ejemplo? Les da igual Decano, que Rector, que Secretaría, que delegación de alumnos...

No saben ni conocen la oferta no reglada, cultural, deportiva o de ocio que ofrece su propia Universidad. De hecho no conocen en la mayoría de los casos las reglas básicas aplicables a su paso por la Universidad hasta que ya la han fastidiado incumpliendo algún plazo o trámite (plazos de ampliación, trámites para salir en actas, funcionamiento de la secretaría virtual).

Existen becas y trabajos de tiempo parcial a disposición de los alumnos que no se cubren por falta de peticionarios. Y eso en una Universidad creo recordar que de unos 13.000 estudiantes.

¿Cómo puede ser si en el sobre reciben unos cuantos folletos informativos en los que los responsables de algunas de esas materias nos esforzamos cada año en dar a conocer todos estos extremos?

Me he preocupado de preguntar a esos alumnos que pasan por secretaría por qué no se han leído la información que viene en el sobre y todavía no he encontrado uno que diga "no la tenía en el sobre". En cambio todos contestan "porque eran muchos papeles y me parecía un rollo".

¿Y todavía defiende que no hay desinterés? No se puede llamar más que atontamiento al estado actual de no todos pero sí un número significativo de jóvenes que no leen un libro ni aunque les maten y por tanto no saben emplear correctamente las reglas gramaticales, ortográficas y de puntuación más elementales, por ponerle otro ejemplo.

Y ya para terminar... en una clase de tercero de carrera se pregunta a unos 120 alumnos cuántos han votado en su vida. Levantan la mano casi todos, se les pregunta qué es lo que han votado. Tras 10 minutos de debate y respuestas varias uno de ellos es capaz de contestar "diputados". ¿Va a seguir defendiendo lo indefendible frente a todos los estudios y encuestas que demuestran que la sociedad actual tiene un modelo educativo mal planteado y que la cultura audiovisual ha tomado el relevo de la escrita dando lugar al nacimiento de una masa acrítica y acomodaticia de jóvenes?

Si es así no cabe negar que el sistema ha hecho un buen trabajo con Usted.

Por cierto, erario se escribe sin "h". No lo tome como una ofensa, pero una cosa es la sátira o la ironía y otra cosa destilar superioridad. No olvide que todos somos siempre expertos en alguna materia, por mínima que sea esa parcela.

tumbaito dijo...

xv) Mea culpa, mea maxima culpa. erario. erario. erario. erario. erario... (sigo en un word, ¿mil veces?)

i) No he vinculado la dignidad de que A sea estudiado con que A sean necesario.

ii) No abogo por ningún sistema educativo. La verdad es que me importa un bledo; soy del parecer de Gauss: quien quiera aprehender que vaya a la biblioteca. (No se preocupe por carreras como medicinas, no dudé que como un chico se allegué a una biblioteca y coja un libro de biología se encenderá alguna luz roja es algún sitio).

iii) De esos polvos, estos lodos.

iv) ¡Es que no quieren estudiar! ¡NO-QUIEREN-ESTUDIAR! Pero... ¿Me dice como mantendrá contenta ZP a una de sus bolsas más importantes de votantes si el profesorado se queda en paro? (En menudas manos estamos, vaya a la auntónoma de barcelona, mi hermana gozó de dos aprobados generales por ir a una manifestación contra el malvado Anzar).

v) Porque una de las ventajas que el sistema educativo ha creado, es que cualquier agente racional antes de trabajar, estudia)

vi) ¡Uy! No me hable de esa gente, me pierdo.

vii) Hagan una asignatura con créditos de esas explicando como ganar créditos. Se puede llamar: saber ganar créditos da créditos.

viii) ¡Uy! ¡Los papas de la mayoría tienen dinero! En la puerta de derecho, al dia siguiente de reyes, hay una treintena larga de cochecitos pijos.

ix) Yo no lo abro; lo rompo sin más. Por cierto, aún no conozco a mi tutor.

xi) Verdaderamente son un coñazo, que se los lea la secretaria y nos de el resumen. (Es lo que hacen los decanos, ¿o se lee los papelajos? jajajajajajaja

xii) Hay un desinterés masivo. Nunca defendí lo contrario.

xiii) Lo mismo dicen mis amigos curas, es que desde luego..! ¡Dónde vamos a llegar! ¡La gente quiere vivir cómodamente! (Con el gustirrrinin que da el silicio)

xiv) A mí me educó mi yaya y las monjitas, el sistema educativo sólo me ha provocado terribles lloreras y creerme subnormal.

Enrique Gallud Jardiel dijo...

Muchas gracias por su comentario sobre mi abuelo.

Anónimo dijo...

Where did you find it? Interesting read Dell dimension 2350 video card drivers Zyrtec opis leku Valtrex blocker pop up micro bikinis model galleries granada hotels Wheelchairs children proactiv solution Fly fishing lesons gatlinburg tn Cincinnati bell online payment One night paris paris hilton

Anónimo dijo...

This is very interesting site... here