13 julio, 2006

Tratos preliminares.

Cada vez entiendo menos al Gobierno y a la oposición. ¿Será que me estoy centrando? Lo que me faltaba. Lo último, el ridículo rifirrafe sobre si el Gobierno negoció con ETA el modo de negociar con ETA. Me recuerda aquellas asambleas estudiantiles de mis tiempos -gloriosos tiempos de estudiantes inquietos y profesores activos-, cuando se acababa siempre votando si se votaba y estallaba la reunión por los efectos de la paradoja.
Francamente, no lo entiendo. No entiendo que alguien pueda pensar de buena fe que dos se van a poner a negociar por impulso espontáneo e irrefrenable, de sopetón, por puro apretón incontenible, si se me permite la expresión, que no está tan fuera de lugar, si bien se piensa. Supongo que en ocasiones anteriores también ocurriría así, poniéndose de acuerdo para reunirse y buscar algún entendimiento, o para sondear la firmeza y las convicciones del adversario, su moral de lucha o su moral en general (puede ser este último el caso de ahora). No que aparecieran los unos y los otros en Suiza o Argelia por arte de birlibirloque, hombre, ¿usted por aquí?, pues sí, soñé que usted vendría y aquí me tiene, qué casualidad, pues ya que estamos dialoguemos, y tal y tal.
Así que ni logro comprender por qué los rajoyanos se hacen cruces por causa de los preliminares ni cómo es que los zapaterianos no responden lo obvio, que a falta de iluminación súbita del Espíritu Santo, alguien habrá tenido que sondear si el otro estaba mínimamente por la labor de quedar y echar una parrafada. Esto parece un concurso de torpes, los unos haciéndose la vieja señorita ofendida y estrecha y los otros con más capas que una cebolla, pero antes muertos todos que sencillos para decirle al pan pan y al vino vino.
Esto de los tratos preliminares da problemas en cualquier ámbito de la vida. Me está recordando mucho los viejos debates familiares y eclesiásticos sobre las relaciones preliminares. ¿Se acuerdan? Los más jóvenes ni se lo imaginarán. Pues resulta que antes la norma era estricta y las relaciones de pareja sólo podían ser matrimoniales, tras el casorio en vicaría. Antes (r)ajo y agua. Y duchas frías. Y carabina. Advertencia para jovenzuelos ajenos a las delicias de la historia: llamábase carabina a la mujer, fuera amiga o pariente, que acompañaba a la niña de la casa en los románticos paseos por parques y jardines, para que no pasaran de preliminares sus tratos con el pretendiente, primero, o prometido, más tarde, si pintaban oros. Qué benemérita institución la de la carabina, cuántos daños colaterales se ocasionaron en triángulo tan morboso. Tiempos idos de ansias y contenido arrebato.
En lo conceptual el problema era similar a este otro de ahora, y parejas las discusiones. Pues, si estaban prohibidas las relaciones prematrimoniales, ¿qué relaciones cabían antes del matrimonio? Uno que se tomara al pie de la letra semejante veto podría creer, como parece que lo hace el PP en el otro asunto, que tenían vedado los novios el hablarse, mirarse tiernamente a los ojos, calcular el precio del pisito futuro y planear lo cuantioso de su prole mañana, si dios quiere. Si no hay relaciones, no hay relaciones. Pero no, la cosa iba de eufemismos. Lenguaje eclesiástico de antaño. Como el lenguaje político de hogaño, ni por azar hablan con propiedad y sin segundas.
La única relación perseguida era, hablemos en plata, el folleteo. En lo demás se iba abriendo la mano (vean qué hermosa ambigüedad) a medida que progresaba el noviazgo y se consolidaba el proyecto de ayuntamiento legal futuro. La familia dejaba a los prometidos sus buenos ratos a solas en la salita de estar, se licenciaba a la tía acompañante y se les permitía acudir sin apósito consanguíneo al cine de los domingos en sesión de tarde. Ahí se iba tentando el terreno (otra expresión afortunada), se ensayaban diversas tácticas de aproximación, se hacían más intensas las relaciones prematrimoniales que no eran relaciones prematrimoniales condenadas. De esos tiempos y maneras viene una de las más acrisoladas prácticas de nuestros ancestros, práctica que ha quedado grabada en nuestros genes, impregnada en las neuronas de generación en generación y que, por lo que se ve, sigue determinando nuestros esquemas y valores. Me refiero a la puntita nada más.
Porque no me digan que lo de Rajoy y Zapatero no es tal cual lo de la puntita nada más. El uno que sí, que es obvio, que se te nota en la mirada que vives enamorada, que yo a ti te conozco y eres ligera de cascos (¡?), que no te haces valer, que un día nos vas a dar un disgusto y nos avergonzarás a todos, que parece mentira, según te hemos criado y con lo que nos hemos sacrificado por ti, cómo puedes pagárnoslo de ese modo, mujer fatal siempre con problemas, qué hace una chica como tú con gente como esa. El otro, que no, que de verdad, que te lo juro, que me conservo íntegra y pura, que sólo fueron miraditas, que en serio que no es mal chico, pero ha llevado mala vida y te prometo que va a cambiar, que no me engaña, que ni tocamientos ha habido, ni un besito siquiera, no, ni en la mejilla, me puedes creer. Un horror, parece mentira que todavía sigamos así.
¿A quién le importa realmente si el gobierno ha tenido tocamientos con Josu o se ha dado algún magreo a oscuras con Arnaldo? Es la naturaleza, es impulso. A qué rasgarse las vestiduras. Lo dice el refrán: el hombre pone la mecha, la mujer la estopa, viene el diablo y sopla. Deberíamos concentrarnos en que la relación no acabe en embarazo indeseado, hacerles ver a estos chicos, unos y otros, que es mejor sincerarse y no andarse con hipocresías y ñoñeces. Y enseñarles a usar condón, que hasta en política tiene sus ventajas.

10 comentarios:

tumbaito dijo...

El problema es que el Gobierno está casado y se quiere beneficiar a la Eta que es su hermana, del gobierno -los dos tienes como padre al socialismo-. Y, claro, Don Mariano como es un remilgado no lo acaba de ver bien.

Pero todo es cuestión de que el positivismo jurídico diga que la poligamia y el incesto son legales.

IuRiSPRuDeNT dijo...

kikirki, ya estamos con el gallo, que manía le has cogido tumbadito.

PD:Un saludo.Con lo romantico que quedaba, vaya sale el incesto a relucir. Al final no hay boda verás.

AnteTodoMonomaniac dijo...

More Theoria Publicae Electionis
(o: De nuevo el rábano por las hojas).

Los líderes inestables (ZP, Rajoy) piensan en términos de plazos muy cortos (las próximas elecciones), y los que dominan el aparato del partido (González, Aznar) en términos más largos... pero también electorales. Por eso, estructuralmente PP y PSOE no persiguen objetivos distintos, sino el mismo: ganar. Las diferencias derivan de que su audiencia "target" es distinta.
El PP ha decidido invertir a largo plazo, modificando la demanda de los votantes (creando la necesidad en el mercado para luego satisfacerla). Era la apuesta de Aznar: no volver a ser los "votados por defecto", sino crear en la sociedad española una masa crítica basada en "values".
Llega la hora de rentabilizar. El PP hace el primer movimiento en clave de Kulturkampf: nuestros valores (los vuestros, auditorio) son atacados por ZP (ZP himself, no "Maragall", "Patxi López", etc.). No hay que hablar de objetivos políticos, de resultados en la gestión, de si la política del PSOE nos deja mejor, peor o igual. Si nos enrocamos en los principios ganaremos seguro, porque: a) los definimos nosotros; y b) los principios no admiten transacción. Así se legitima la radicalidad más brutal (teorías conspiranoicas en las que la Guardia Civil asesina a 192 personas el 11-M; identificación de PSOE y ETA, etc.) y el nulo ánimo de conciliación, pues saben que con la transacción se verían derrotados publicitariamente (resumiría Iurisprudent: "We are guided by a signal in the heaven"). Todo esto, contra la voluntad de Rajoy (sensato y cortoplacista -su liderazgo es inseguro-), que ya no manda. En el PP se manda desde fuera (FAES, COPE, etc.).
El PSOE sigue su estrategia suicida: da igual todo porque no perderá las siguientes elecciones. Ningún otro objetivo está a la vista. Gastemos poco para rentabilizar mucho (derechos civiles y políticos, que son baratos) pero no demos respuesta a lo que se está gestando desde la ultraderecha. Se está apoyando mucho en la propia estrategia del PP, porque a corto es útil y barato: con el tono AcebesZaplana, cualquier cosa que rechace el PP será apoyada por la mayoría de los españoles (¿quién quiere firmar con quienes llaman etarra al Gobierno de España?). Pero eso se va a acabar. Apoyarse en la coyuntura del rival es pan para hoy: Aznar lo supo ver bien ("sólo nos votarán hasta que el PSOE se limpie"), y por eso quiso crear una "demanda específica de PP" en la sociedad.
Para ganar ZP debe rehuír el debate de principios, porque le restaría votos. No puede debatir si se debe o no se debe transigir con precios políticos (tampoco puede cuestionar otras políticas candentes, como la política criminal, la penitenciaria o la de menores): sigue la pauta del PP porque le dañaría electoralmente reclamar una identidad política propia, "invirtiendo" en la sociedad para generar una demanda electoral PSOE.
POR ESO EL DEBATE SE PLANTEA EN EL TERRENO DE LOS HECHOS. Porque el debate en el terreno de los fundamentos predispondría al electorado en su contra. Como dice Chomsky, a la izquierda le cuesta mucho más explicar sus postulados que seguir el populismo derechista: decir en la TV USA "muera Saddam" cuesta 5 segundos y da millones de votantes; explicar una posición algo más compleja supera el umbral de atención del televidente y da impresión de debilidad; trasládese esto al tema ETA)
Por eso el PSOE quiere encauzar el debate por la vía de si yo estoy negociando o sólo entablando contactos, si antes negociaba o sólo buscaba el escenario previo para el contacto. Como mucho, en el terreno de los fundamentos irá a señalar la falta de autoridad moral del PP ("tú hacías en 1998, al año de morir M. Á. Blanco, lo mismo que yo hago ahora"; "no: a Suiza sólo fuimos en plan Gila, a decirle al enemigo si se rendía").
Este debate bizantino es consecuencia del recorte que ambos partidos pretenden darle al debate. El PP quiere denunciar que "atacas mis principios" ("sangre de los muertos", etc.); el PSOE no quiere llevar la contraria en principios, por lo que sólo puede negar los hechos ("no los estoy atacando"; o "no más que tú").
----------------------------------
Lamento la extensión
----------------------------------
Lamento no controlar mi monomanía. Dice la terapeuta que se me pasará. Debe tener razón, porque ahora pienso cada vez más insistentemente en la terapeuta.
----------------------------------

Un amigo dijo...

A la atención de Tumbaíto,

no entro en las genealogías que mencionas, porque me parecen más místicas que objetivas.

Pero quería recordarte que el positivismo jurídico ya dice que el incesto -contrariamente a la poligamia- es completamente legal. Entre hermana y hermano, o entre hermana y hermana, o entre hermano y hermano, con consentimiento efectivo, las relaciones sexuales son perfectamente legales.

tumbaito dijo...

Aunque no me guste hacerlo tendré que citarme: "Pero todo es cuestión de que el positivismo jurídico diga que la poligamia y el incesto son legales".

Gracias por darme la razón y que todo dependa dela voluntad del legislador; Hitler estaría encantado.

Anónimo dijo...

Antetodomonomaniac : Un razonamiento muy interesante y muy grato de leer.
Pero me gustaría saber su opinión acerca de ¿Estos dos líderes inestables qué hacen por los pobres? ¿qué objetivos políticos, qué gestión, la política del PP, PSOE a quién deja mejor , peor o igual?
Es todo tan absurdo y ese "todo" lo refiero a mis pensamientos.
Si yo fuera listo , dubidubi dubidaba dubidubi dubidá, si yo fuera listo dubidú, dubi dubidaba dubidú. Me afiliaría al PSOE arguyendo que en mi juventud el fascio traidor me había atrapado en mi inocencia, pero que yo de toda la puta vida rojo, presidiría una ONG y daría charlas interesantísimas de marginación y drogodependencias y superación, incluso Zerolo me presentaría en las conferencias como un ciudadano rescatado del averno o del Holocausto neonazi mejor, haciéndosele el ano gaseosa y sonriendo (eso sí, cuando me intentara dar dos besos me haría el longui y el me disculparía pensando que eran estigmas que con el tiempo se pasarían).
Pero como soy imbécil profundo sigo pensando en una sociedad donde todos seamos iguales, clones en lo material, en definitiva ciudadanos.
Es todo tan absurdo.

un amigo dijo...

Tumbaíto, muchacho,

no tengo ningún problema en darte la razón en este caso, incluso en dártela 'a priori' para casos futuros ... incluso, si me apuras, en reconocerte un derecho histórico a tener razón. La verdad es que si te hace feliz, adelante.

Ya puestos a dar, aunque no me lo hayas pedido, te daré un consejo. Las personas brillantes como tú necesitan, además, comunicar bien. Eso significa descender a un nivel aparentemente muy pedestre: usar las preposiciones correctamente, los tiempos y los modos verbales, las concordancias, etc. Más, por supuesto, la claridad y la sencillez de la redacción. Te parecerá aburrido, pero vale la pena.

Salud,

tumbaito dijo...

Más que darme consejos en abstractos, démelos en concreto. Me abrí este blog para obligarme a escribir porque se que lo hago horrorosamente mal.

Anónimo dijo...

A favor de Tumbaito, pero no del todo en contra de un amigo.
Dijo una vez un delincuente : "No me des consejos que se equivocarme solo".

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! questa allegra giovent mp3 Industrial+vacuum+cleaners