14 abril, 2010

¿Injusticia o desorden?

Hace pocos días, creo que el sábado, mi amigo Paco Sosa me escribió un breve mensaje con un único motivo: recomendarme el libro Enemigos públicos, que recoge un intercambio epistolar reciente entre Michel Houellebeq y Bernard-Heri Lévy (¿se puede decir "epistolar" si lo que se cruzaron en realidad fueron correos electrónicos? ¿Y si hubieran sido mensajes de móvil?). Es de este año, frequito, y está en Anagrama. Ya lo había visto la semana pasada en una librería de Gijón y lo había tenido en mis manos, pero no me animé a comprarlo, temeroso de que fuera de una soberbia pesantez, al estilo de tantos escritores franceses; es decir, de una pesantez soberbia. Pero como el amigo Paco tiene muy buen ojo y muy buen gusto y lee los libros nuevos antes de que el resto de los mortales lo hayan visto siquiera reseñados en Babelia, el mismo domingo me lo agencié en la magífica librería del Fondo de Cultura Económica que hay al lado de mi hotel, en la parte baja del barrio de La Candelaria.
Ahora el libro me tiene obsesionado. Son dos locos hiperracionales, dos salvajes exquisitos, dos brutos sensibles frente a frente. Lo voy leyendo a saltos, en los pocos ratos libres. Y atiendan a lo que me acabo de encontrar.
Houellebecq ha citado la tan repetida frase de Goethe, "Más vale una injusticia que un desorden". Los de Derecho estamos acostumbrados a que se nos recuerde que la utilizó Radbruch cuando era positivista y que es una buena síntesis de la miseria moral de los iuspositivistas. Luego Radbruch se arrepintió, al parecer, aunque de una forma muy rara. Algo de eso he escrito en otro sitio y he colgado aquí una vez. Fue por culpa del nazismo. Buena gente Radbruch, aunque no lo que se dice un resistente, no; resistencia interior quizá; más no; de acuerdo, no era poco para aquellos tiempos, aunque otros hicieran más o se exiliaran para despotricar a tiempo. Pero ese es otro tema. En la versión que circula entre los juristas, la frase es "Prefiero la injusticia al desorden". Hay diferencias de matiz, pero importantísimas. Pendiente me dejo la tarea de buscar el original de Goethe y de la cita de Radbruch y ver quién hace trampa.
Pero lo que no sabía es lo que sobre el tema relata B-H. Lévy, indignado con su interlocutor (pp. 98-99):
"Le señalo, de entrada, que la frase exacta de Goethe (´Prefiero cometer una injusticia que tolerar un desorden` -miren, una tercera versión y nuevo matiz; razón de más para investigar en cuanto vuelva a casa. JAGA-) la dijo durante la Revolución Francesa, delante de la ciudad de Mayence reconquistada por los prusianos, pocos minutos después de que el escritor se hubiera interpuesto personalmente para impedir el linchamiento de un soldado francés evacuado por las tropas del ducado de Weimar; la ´injusticia`, en el contexto, consiste en salvar la vida de un soldado enemigo que es quizás un gran criminal; el ´desorden` es el populacho enloquecido, ávido de sangre, al que Goethe ve dispuesto a hacer picadillo al hombre; de modo que la frase, en sus labios, significa en realidad lo contrario, exactamente lo contrario de lo que usted le hace decir y de lo que siempre le han hecho decir desde Barrès"

3 comentarios:

Mar Fernández dijo...

Estimado profesor Garcia Amado. Hace tiempo que soy lectora de su blog, estupendo. Creo que le gustara este congreso que montan en Almería: incluye cosas que desde mi punto de vista son hallazgos importantes como "café dinámico", "grupos puzle" y "una aproximación a la problemática del trabajo fin de Grado".

http://www.iusinnova.com/

Espero que lo disfrute.

Rogelio dijo...

¿ Y se puede mantener mucho tiempo la injusticia sin provocar el desorden ?.

Carmen dijo...

...porque el desorden es causa de múltiples injusticias.¿O no era así como terminaba la frase?
¡Qué lío,oiga!

Un cordial saludo.