08 noviembre, 2010

¿Laicismo feroz? Pues que saquen sus ceremonias de mi Universidad

Miren atentamente esa imagen de más abajo. Todos los profesores, estudiantes y miembros del personal de administración y servicios de la Universidad de León la hemos recibido esta mañana a primera hora, en un mensaje titulado "Información del Secretariado de Pastoral Universitaria" y cuyo remitente es ¡el Rectorado! El mensaje en cuestión sólo contiene este enlace, y, al acceder a la página correspondiente, aparece esto que al final de la entrada copio en formato de imagen.

Normalmente no reparo en estas cosas o no les presto mayor atención. Hoy sí, gracias al Papa. Porque el Papa ha dicho, con los matices que se quieran, que España anda embarcada en un laicismo agresivo que recuerda el de los años treinta. De eso ya hemos hablado aquí.

Pues bien, un servidor no tiene ganas de meterse en ismos y, por tanto, pasa de laicismo y de confesionalismo y de papanatismo y de muchas de esas cosas. Pero como, si estás a tu bola y si por tranquilo tragas, aún vienen y te llaman intolerante o te dicen que los están masacrando, ¡a ellos!, y que cuánto sufren y que aquí no se respeta nada y no hay más que energúmenos, yo, que soporté confesionalismo y bofetadas de curas, y mentiras de clérigos sobre la vida y el sexo e insultos con sotana para los que pensaban como mi padre y como luego pensé yo sobre muchas cosas, yo que padecí -y no fui de los que más, ni con mucho- el claricalismo agresivo de un Estado confesional bendecido por esta misma Iglesia que ahora dice que falta libertad y tolerancia en España, RECLAMO:

a) La separación efectiva y real de Iglesia y Estado en nuestro Estado constitucionalmente no confesional, lo que ha de significar dos cosas, entre otras: que el Estado no se meta en el gobierno de la Iglesia -ni en sus ceremonias ni en sus normas ni en nada de ella; y que no la financie, claro-, ni la Iglesia en el del Estado. Los ciudadanos, a título particular, podrán opinar y pugnar como mejor les parezca, no faltaba más. La Iglesia, como tal, a su casita y a su cosita. La Conferencia Episcopal no tiene pito que tocar -miedo da imaginar a los obispos tocando pitos otra vez- en la política de este país, igual que los políticos de este país no tienen nada que decir sobre lo que decida u organice la Conferencia Episcopal cuando obre como tal. Y lo mismo el Papado. Zapatero, a tus zapatos, y, Papa, a tus sandalias.

Lo que, llevado a términos más precisos, supone que (i) no tiene ningún obispo que andar enviando mensajes electrónicos en los que se comunique a los miembros de la Iglesia que va a haber una ceremonia civil no sé dónde; (ii) que no tiene ninguna autoridad civil que enviar mensajes electrónicos en los que se informe a quienes integran una institución pública de que va a haber una ceremonia de tal o cual religión tal día y en tal sitio.
¿Qué diríamos si del Rectorado hubiera venido un correo en el que se nos dijera que mañana va a tener lugar delante de la Biblioteca Universitaria una ceremonia del PP o del PCE o del partido que ustedes quieran? Pues es lo mismo, exactamente igual.

b) Que esta Universidad pública en la que trabajo, y todas las de su misma condición, se abstengan de organizar, favorecer o permitir actos propagandísticos o de proselitismo a cargo de cualesquiera grupos particulares, sean partidos políticos, confesiones religiosas u otras asociaciones o entidades que no representen el interés general o un fin académico. Y, ojo, esto lo digo en toda su radicalidad: sobran también otras "iglesias" y organizaciones, con o sin ánimo de lucro, que organizan en estos recintos sus apaños como Pedro en su casa. Pues no, aire, que aquí estamos a lo que estamos y para el proselitismo hay otros lugares.

Me ha ofendido el Papa. Lo siento mucho. Además, he recordado que es el que prefiere que los africanos se mueran de SIDA en lugar de permitir que se les repartan condones. Vale, muchacho, has perdido para una buena temporada a un ateo amable que hasta os defendía de vez en cuando.

Aquí les muestro la imagen en cuestión:

10 comentarios:

roland freisler dijo...

En el apartado b) solicita Vd que si no hay interés general no se permita la entrada en la universidad a tal y tal...,pero más interés general que los partidos políticos tiene la religión, en mi modesta opinión.

Lopera in the nest dijo...

No sé (¿se escribe todavía con tilde?) si has comentado o no esta noticia . Pero cuidado con llamar a nadie estafador por sacarle los cuartos a los incrédulos (?).

roland freisler dijo...

Hurgando más
y si es un grupo de misioneros franciscanos,por ejemplo, que están cuidando una leprosería y van a dar una charla a la Universidad ¿tampoco se les deja entrar? o ¿es que hay discriminación positiva entre unos curas y otros?
Porque, lo justo es que todos a la hoguera o ninguno, si ya empezamos con que en fin unos sí porque es innegable que ...bla,bla,bla.

Garciamado dijo...

A ver, don Rolando, ¿qué opinaría usted de que un profesor universitario de química orgánica pretendiera dar una de sus clases sobre moléculas y tal en un convento de franciscanos? Seguro que, educadamente, los monjes le dirían que si no había Facultad o qué. Pues lo mismo, y tranquilamente. Cada mochuelo a su olivo, y Dios en el de todos, si usted quiere.

Rafael B. dijo...

Me iba a meter a explicar cosas, pero para qué, si ni la gente supuestamente leída no percibe la diferencia entre un huevo y una castaña, no creo que consiga nada una torpe explicación mía.
Por si acaso:
1.- Una actividad de la pastoral universitaria puede equipararse a una actividad cultural extracurricular que presta un servicio a los universitarios que quieran asistir.
2.- Dado el fenómeno psicológico universalmente conocido como "de perdidos al río", ¿qué hace pensar que un africano católico que se salta el mandamiento de la castidad o fidelidad matrimonial luego va a cumplir escrupulosamente hacerlo sin condón con cualquiera que se encuentre? ¿Los católicos que van de putas lo hacen sin condón por ser católicos? ¿No hay algo absurdamente estúpido en ese análisis?
Creo que hemos perdido un poco la perspectiva y no es buena cosa.
En fin, un saludo.

roland freisler dijo...

Ok profesor, desde ese punto de vista tiene Vd razón.
Es que ya siempre uno está a la defensiva.
Y muy bueno lo del olivo al final.

Carmen dijo...

Como si no tuvieramos suficientes cruces que soportar, anda queee.
Propongo un manifiesto de esos que luego firman los intelectuales progres y para los universitarios un sms tipo: ¡Vaya crusss! ¡Pásalo! O algo similar.

Un ateo saludo.

Phoc dijo...

¿Y esto de verdad que lo manda el Rectorado?

En los campus de España andan de moda las pseudociencias, cátedras de homeopatía, conferencias de espiritismo... solo faltaban estos, veneración de cruces y vírgenes.

Espero que, en reciprocidad, organicen un seminario en la catedral de León sobre el bicentenario de Darwin y El Origen de las Especies, o algo así. Todo sea por el encuentro "entre fe y modernidad", como dijo Susan el otro día.

Anónimo dijo...

Anda,¿ pero la Universidad era suya?

Anónimo dijo...

Habrá que lleverlos a los tribunales uno por uno o nuestras autoridades cumplirán de una vez de motu proprio la ley?...

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Justicia/obliga/retirar/crucifijos/aulas/colegio/publico/extremeno/elpepusoc/20101109elpepusoc_6/Tes