15 noviembre, 2008

La lata de la lengua

Circula por la red el siguiente correo electrónico que muy recientemente envió a su comunidad universitaria el Vicerrector de Relaciones Institucionales de la Universidad de Santiago de Compostela:
“Diante das diversas peticións de explicacións pola remisión en castelán do anuncio “I Emporium Woman Emprende en la Universidad de Santiago de Compostela”, enviado o mércores 15 por USC-SANTIAGO DIFUSION, queremos indicar que a súa difusión foi debida a un erro que lamentamos e polo que pedimos desculpas. Aproveitamos para lembrar que dado o ámbito de recepción dos correos de USC-DIFUSION, todos os textos deben vir no idioma oficial da USC, e, de ser o caso en función dos posibles receptores, faríanse as traducións a outros idiomas. Cordialmente”.
Hechas las comprobaciones pertinentes, resulta que no es falso. Sólo difícil de creer. Narremos los antecedentes de tan sorprendente mensaje. Días antes dicho Vicerrectorado había distribuido información sobre el evento al que se refiere y la había escrito en castellano. Vade retro. Tremendísima falta. Ello en el supuesto de que se pueda llamar castellano a un título que lleva tales palabras: “I Emporium Woman Emprende en la Universidad de Santiago de Compostela”. ¿Qué nos faltará por ver?
Ya en muchas universidades extranjeras, como las danesas por ejemplo, cualquier clase se imparte obligatoriamente en inglés sólo con que haya matriculado en la asignatura correspondiente un estudiante extranjero. ¿No son nación los daneses? Aquí no se envían los mensajes en castellano por si hay algún infiltrado de Guadalajara, y se premia al que diserta en lenguas autóctonas. Aquí un vicerrector tiene que disculparse por el muy grave pecado de enviar información en una lengua que según el artículo 3 de la Constitución es “la lengua oficial del Estado”, a lo que el mismo precepto añade que “Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho de usarla”. Se ve que el Vicerrector compostelano no es español ni le afecta la Constitución mayormente, pues no debe de tener ese derecho si ha de pedir perdón. Además, ¿cómo es que habla de que el “idioma oficial” de la Universidad de Santiago es el gallego? ¿Es su único idioma oficial? ¿Esa Universidad no forma parte de este Estado? ¿Puede haber en ella una sola lengua oficial?
En este país el término “Universidad” ya no hace justicia a la correspondiente institución. Debería sustituirse por el de “Localidad” o el de “Parroquiedad”. La mirada de los gestores no va más allá de la punta de su nariz y la de los políticos que propician semejantes dislates alcanza solamente hasta el festón de su bolsillo.

1 comentario:

ATMC dijo...

"Diante das... todos os...".

Se van facelo así, que escriban noutra lingua. Chinés coránico. Swahili bíblico. Serbocroata SMS. O que queiran. Pero que non lle dean máis tormento ó galego. Que o deixen morrer no leito, de morte natural.
"Cordialmente".