24 mayo, 2010

¿Estamos en huelga de celo soterrada?

Ayer me encuentro a un par de antiguos compañeros y guardias civiles destinados en Tráfico en Asturias. Me dicen, muy serios, que puedo volver tranquilo en mi coche a León, que ya no hay multas, salvo las del radar. Añaden que en alguna provincia ya están consiguiendo pasar días enteros sin poner una sola sanción de tráfico. No caigo en la cuenta de la razón y me la explican: ¿nos bajan el sueldo? Pues también vamos a procurarles menos ingresos.
Conversación de hace un rato. Una persona cercana ha llevado a su madre al servicio de urgencias de un hospital público. Todo el día esperando, se acumula la gente en las salas, hay hasta ataques de ansiedad, pero los pacientes van pasando con cuentagotas y se dice que faltan médicos. ¿Azar o deliberación?
Tropiezo con un compañero en la Facultad y, de buenas a primeras, me asegura que ya ha decidido dar aprobado general. Que se descuenta a sí mismo el tiempo de corrección de los exámenes.
Caramba, caramba, cómo está el ambiente. No digo que ninguno de estos comportamientos sea loable, no. Afirmo nada más que cómo está el ambiente. Hay mucho funcionario cabreado con los comentarios de estos días. Otro éxito del eximio (¿o ex-simio?) Gobierno, dividir aún más a los ciudadanos, enfrentarlos. Imagino -que no justifico- lo que puede pasar por la cabeza de alguno de los médicos en cuestión: con que los funcionarios trabajamos poco y ganamos mucho y es muy justo que nos descuenten para tapar agujero, ¿verdad? ¿Y ahora viene usted a mi consulta con urgencia? ¿Dónde dice que le duele? Espérese, que voy a trabajara como dice usted que lo hacemos.
El día que salgamos de ésta alguien tendrá que coserle a la sociedad más de un costurón. Si salimos.
En realidad, deberíamos estar todos unidos y en la calle. Gritando lo obvio. Contra este Gobierno y esta oposición y contra el voto (f)útil.
Deberíamos ir pensando en refundar el sistema constitucional-político-democrático-social. Pero ahora en serio. Como adultos.

3 comentarios:

Rogelio dijo...

Comparto la alegría de la huerta de este amigo de otro espacio amigo:

http://www.marcvidal.cat/espanol/2010/05/cajasur-international.html#comment-6a00d8341ceea753ef01348181402a970c

El Tigre de León ha sido el cuarto y último de los 4 Jinetes del Apocalipsis de casa y como tal se ha esforzado y ha trabajado a conciencia para acelerar el proceso de degradación que arrastrábamos desde hace al menos 25 años.

Ya da todo igual, alea jacta est, tanto monta monta tanto, Asturias Patria querida, en mi pecho yo llevo una flor, o sí o sí:
Si en 2009, descontados los gastos de pensiones, el presupuesto de gastos alcanzó los 240.000 millones de leuros y hubo un déficit de unos 120.000 millonacos, si no me equivoco esto significa que para alcanzar el equilibrio presupuestario se debe recaudar un 50% más; que chiste más bueno; o reducir 1/3 el presupuesto de gastos, si uno u otro permaneciesen invariables.

Uno de cada 3 euros de gasto público deben desaparecer, porque lo de incrementar los ingresos a medio plazo es inviable.

A ver Ojo de Aguila donde por donde mete la tijera, pues como mantenga el nivel de aciertos actual empiezo a ahorrar para hacerme una corbata de cáñamo y localizo una rama sólida que soporte mis 110 kilos en canal o me constituyo en ONG que por ejemplo se dedique a estudiar la vida sexual de la lombriz roja californiana y ver si así pillo cacho a través de alguna de las copiosas gilipo..., perdón subvenciones que cuelgan de las otrora generosas ramas del árbol patrio.

Mariena Por el Cambio dijo...

No puedo defender una actitud así de trabajadores públicos, pero sí es cierto que ZP podría haber recortado el gasto en miles de cosas antes que en esa, y yo no soy funcionario. Autonomías, parlamentos por doquier, doble cámara, gastos reales, etc, etc.

Saludos.

Estudiante dijo...

¿aprobado general? eso me gusta, porque tengo una asignatura que no veo como aprobar y ya llevo tres convocatorias. No sé cuantas convocatorias son las máximas, es que no me gusta la asignatura nada pero está como obligatora en mi plan de estudios.Apoyo la huelga de celo de los docentes universitarios.¡Viva el aprobado general! pero hacedlo de verdad , que luego os rajais