20 octubre, 2010

Coherencia de género

Esta columnilla de abajo se publicará mañana en El Mundo de León. Pues miren, la envié ayer y hoy ya estoy arrepentido. A quién se le ocurre preocuparse porque no haya mujeres en los puestos primeros de las listas castellano-leonesas del PSOE. Eso son mariconadas, que diría un serbio. Porque en el Gobierno de la nación sí las ponen y miren, miren lo que acabo de ver yo. ¡Cielo santo, no puede ser!
Llego a Barajas la mar de relajado, me busco un bar con enchufe (quiero decir con conexión para el enchufe del ordenador y que me dure la batería para el avión, que el vuelo es largo y hay trabajo pendiente), me pido mi bocadillo de tortilla y el cafetín, abro El País en internet y me golpea la noticia en la parte que más duele. Ustedes ya lo habrán visto también. Parece que es real, pues otros periódicos también lo cuentan. Leire Pajín se hace ministra de Sanidad. Trinidad Jiménez de Exteriores. Jáuregui va a trabajar en las caballerizas para sostenerle aquello al penco. Y no sé qué más. Ni me importa.
Lo de Pajín no lo comento, al fin y al cabo nihil novum sub sole. También Cálígula hizo senador a Incitatus, que era su caballo. Zapatero es más generoso y seguro que no necesita ni montarlo para darle tamaña dignidad.
De Trinidad Jiménez me pregunto solamente una cosa, y es pregunta genuina, sin truco: ¿hablará inglés fluidamente o sólo francés? Me conformo con menos: ¿hablará algo de inglés?
Sobre Jáuregui y su ascenso a ministro, véase el post de aquí hace unos días. Con Ceaucescu también habría aceptado la cartera. La cartera, la mamadita y lo que haga falta. Hay gente que parece normal y bien, pero que pierde el culo y lo que sea por ser ministro. De lo que sea. Con quien sea, que es lo peor. Ministro con Zapatero ahora, hay que ver. Como decían las señoras de mi pueblo, ¡hace falta tener estómago!
Dan una grima espantosa.
He dejado la mitad de la tortilla y se me enfrió el café.
Bueno, ahí les copio la bobada que les anunciaba al principio. Se titula Coherencia de género.


He leído el estupendo reportaje que el lunes publicaba este periódico sobre la apertura de precampaña por Zapatero en Ponferrada. Me parece bien, está en su papel y lo raro sería que acabaran escondiéndolo debajo de la alfombra para que no quite (más) votos al partido. Un subtítulo decía que “El presidente arropa a los candidatos de Castilla y León”. No sé cuánto de abrigado quedará uno cuando este presidente lo arropa ahora, pero eso también es lógico y natural; quién los va a apoyar si no. Luego me puse a mirar las fotos de ocho calentitos candidatos a las alcaldías de las capitales de provincia, los ocho que presenta el PSOE, a los que hay que añadir el candidato a la alcaldía de León y el que lo es a la Junta. Total, diez.

¿Tiene usted a mano ese periódico del lunes? Hágame un favor, caramba, que quiero comprobar si ando con la sensibilidad desquiciada o si es que los demás no se enteran o se hacen los locos. Busque esas páginas que le digo, que eran la cuatro y la cinco, y vaya echando un vistazo. Lo mismo hice yo, fui viendo sus nombres y sus caras. Nada que objetar a ninguno. Con ninguno he tenido trato jamás, seguro que todos son personas competentes, a todos les reconozco el valor de dar la cara por un partido al que le está cayendo la que le está cayendo, gracias al líder que los animó en Ponferrada. Pero algo no me cuadraba y seguí un buen rato contemplando las fotos y preguntándome el porqué de mi inquietud o dónde se hallaba el misterio. Al fin caí en la cuenta. ¿Y usted?

Por si no tiene delante la noticia o para ponérselo más fácil, le recitaré los nombres de pila de esos diez candidatos principales: Óscar, Francisco, Pedro, Juan Antonio, Manuel, otro Óscar, Carlos, Enrique, Luis y Heliodoro. ¿Ya? ¿Todavía no lo pilla? Vale, se lo revelo yo: ni una mujer encabeza esas diez listas del PSOE. Ni una. Para que luego digan. Para que luego legislen y echen flores a las feministas y hagan requiebros a las damas jurándoles igualdad eterna. Ahí se ve. Una cosa es predicar y otra dar trigo. ¿Qué dirían si fueran los de otro partido? Pues hay que decir siempre lo mismo, aquí y en Sierra Morena, de todos, de quien haga falta. Para que no nos tomen el pelo mientras los arropamos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si te sirve de consuelo a la Pajín se la ha puesto ahí para quitarla de allí.Date cuenta que las competencias de sanidad y pol.soc están transferidas.Yo si veo a Trinidad en exteriores, la verdad que si le pega. Y con este gobierno desparece el ministerio de igualdad y la paridad.Nueve ministros, creo; frente a siete ministras.
Tu "coherencia de género" por qué va ser una tonteria, claro que no. Que te sea leve, el viajecito; digo.

Anónimo dijo...

Ya me notaba yo algo raro últimamente...

http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/PowerPoint/nos/hace/estupidos/elpepirtv/20101020elpepirtv_2/Tes

Anónimo dijo...

Al último anónimo. El enlace no se ve.No podemos reirte el chiste o lo que sea que hayas puesto

Lopera in the nest dijo...

Pruebe pinchando aquí .