26 octubre, 2010

Leche, leyó una tesis Ibarretxe

Impagable aportación a la teoría política con kokotxas. Impagable. Me envía el resumen de la tesis de Ibarretxe un amigo, me pongo a leerlo, llego a la primera de las diez conclusiones, me da un apretón súbito y fulminante y, Mientras Tanto, decido que un día de estos voy a hacerme yo otra tesis doctoral, esta vez sobre mí mismo. Qué coño. Y sobre mi pueblo como pueblo sostenible con sostén. Con un par. Hala.
Después del apretón vuelvo y ya no puedo. Ya no puedo seguir leyendo más allá de la primera conclusión, digo. Porque quedan otras nueve y me las imagino todas así de profundas e innovadoras. Ya no estoy para esos esfuerzos intelectuales. Paso.
Pero me pongo a enredar en la red, como el doctorando, a ver si encuentro quién dirigió esa magna obra del pensamiento político contemporáneo. Mecagoenlaleche, y los encuentro. Son dos. A uno sí lo conozco, es de lo mío. La monda. A Ibarretxe lo dirigen la monda y uno de Puerto Rico. Y tan ricos. No, el de Borinkén no es Ricky Martin, es otro, no me acuerdo de cómo se llama.
La tesis fue defendida en la Facultad de Derecho. Dónde si no. Mañana creo que toca pilates y pasado una conferencia sobre el gusano de seda sostenible. Otro que va para lehendakari o presidente de algo.
Yo me quiero ir a mi casa. Paso de todo. Hasta aquí hemos llegado. Que investigue su reverenda mamá. Es un decir, no me refiero a la de nadie en concreto, de verdad. Pero este rollo no merece la pena. Te haces un par de gayolas y te ponen una toga y un birrete. Antes se lo pusieron con los mismos requisitos al que te dirige a ti. De oca en oca y lehendakari el último.
No sé, a lo mejor está bien y ando yo deprimiéndome porque hay luna menguante. Pero es que leí los párrafos del principio y la conclusión primera y me vinieron las mencionadas apreturas. Debe de ser que comí algo indigesto, tal vez periódicos.
Bueno, el enlace para ver el resumen de la teis doctoral de don Ibarretxe se lo dejo aquí. Para cotillear otros detalles que le acaben de poner los intestinos de aquella manera puede usted fisgar aquí. No se pierda el docto tribunal para el doctor: está Herrero de Miñón, que es padre de la Constitución y todo. Mi chiquitina, tan joven, tan inocente y haciendo la calle así. Por los malos padres. Me refiero a la Constitución.
¡Epa!, tampoco se pierdan esto otro, ya que hablamos de tribunal.
De nada. Sí, nos vemos esta noche en el botellón. A ver. Como para no darse a la mala vida. Total...
Apéndice (de los que se operan cuando se inflaman y se pudren): copio la conclusión primera de la tesis y el resto se las lee usted si quiere. Ya te digo.
Al acabar de leer, puede cantar aquí el himno de la universidad.
Conclusión primera:
"El “caso vasco”: un modelo integral basado en principios:
El “caso vasco” es el resultado de un modelo socio-político-jurídico-económico construido sobre tres principios: el principio ético, el principio democrático y el desarrollo humano sostenible. Se trata de tres principios inseparables e irrenunciables para la sociedad vasca. Sobre ellos se ha desarrollado una forma específica de entender el progreso. Frente al concepto del crecimiento económico que se olvida de las mujeres y los hombres se ha propiciado una forma de progreso en la que el sujeto y fin fundamental ha sido la persona y, desde un punto de vista colectivo, el Pueblo Vasco. Se trata de un Pueblo moderno, que a pesar de sus problemas, -conflicto político secular y violencia terrorista desde mediados del siglo XX-, avanza, no pierde la esperanza y realiza permanentemente esfuerzos por construir la Paz sobre la justicia social y la libertad individual y colectiva.
El desarrollo de los tres principios de manera inseparable es lo que ha convertido al “caso vasco” en un modelo integral de actuación social, política y económica. Y en este carácter integral, que ha conjugado racionalidad, convicción y capacidad de autogobierno, ha residido su principal fortaleza para ofrecer al mundo, a diferencia de lo preconizado por el pensamiento socio-político-económico neoliberal imperante en nuestros días, algo propio y diferenciado de su entorno, desde lo social, lo político y lo económico, reivindicando la persona, el Pueblo y la competitividad en solidaridad".

12 comentarios:

Pedro Terán dijo...

"Frente al concepto del crecimiento económico que se olvida de las mujeres y los hombres se ha propiciado una forma de progreso en la que el sujeto y fin fundamental ha sido la persona"

No sabe uno si descojonarse o pegarse un tiro.

Lopera in the nest dijo...

Querido amigo, ante todo mucha calma. ¿Se sabe ya la calificación obtenida?. Sí, ya sé que le importa una higa, a mi también. Era sólo por preguntar. Que está uno aquí muy aburrido de hacer el imbécil tratando de entender un puto problema que no consigo entender. Total para aportar algo al "desarrollo humano sostenible" cualquier cosa es adecuada.

Garciamado dijo...

Hombreeeee, querido Lopera, qué cosas pregunta usted. Ya, ya sé que será fina ironía la suya. Pero puede hacer que alguien crea que esas cosas son serias en casos así.
Qué calificación va a ser, la máxima posible: sobresaliente cum laude por unanimidad. Viene en El País, por ejemplo.
Verá como ahora hasta lo acreditan para que sea catedrático de vuelo con txapela o algo bien interesante.
¡Hay que salir de este maldito país ya! O prenderle fuego. Con mucha calma, sí; pero fuego.

Lopera in the nest dijo...

¿Pues sabe que le digo?. Que me diga donde me puedo apuntar para apoyar la candidatura de la Profesora Doctora Doña Florencia Rebollo como Presidenta del Tribunal Constitucional.
Vamos a la ruina, pero coño!, vamos a reirnos.

merlucillo dijo...

Desconcertante lo de que haya hecho la tesis en el tiempo que lleva alejado de la política. Yo no quiero contar la de ligas que vi ganar y perder a mi equipo mientras la preparaba.

Pero lo más desconcertante de todo es lo de la calificación, porque yo obtuve exactamente la misma... Igual escribí un bodrio y se me ha pasado inadvertido... Qué desasosiego!

Anónimo dijo...

El discurso local_global que indica al principio está a la orden del día en las aulas de sociología.Apunta un discurso sabido, que se maneja. No hay aportaciones. Y el nivel de expresión es el que corresponde a alguien que ha estudiado económicas o empresariales.Nunca se pueden expresar como ustedes, simplemente es así.Presentar una tesis en la universidad de derecho siendo la suya una disciplina tan diferente y recogiendo ese discurso "manido"... En fin, no sé qué es hacer una tesis y sé de gente que no la acaba porque sé bloquea. No sé si una tesis consiste en hacer una síntesis de lo que lees o sabes, o intuyes; o en aportaciones nuevas.Quizás algún día me atreva,puede que tb lo intenté. Y sí, esta tesis parece una "pseudotesis" a simple vista, pero claro eso percibido por alguien que jamás hizo una tesis...Pero tb es percibido por ustedes.

un amigo dijo...

No por defender lo indefendible, sino para poner los puntos sobre las íes, que Vds. son gentes del oficio - si estas o parecidas alegrías las leyésemos en la tesis del doctorando Zabala, pondríamos a parir sí al tal Zabala, pero diez veces más a su director y al tribunal, por dejárselas pasar.

Vamos en cambio a lo que considero bueno, lo diga quien lo diga, e incluso si lo dice Ibarretxe.

La denuncia de la política penitenciaria, que no hay quien sepa ponerla en relación con la "reeducación y reinserción social" que me parece haber vistos escritos por alguna parte, y de la Ley de Partidos, que confunde ideas con actos. Me adhiero.

La distinción entre violencia y política. Puedo tener las mismas ideas que un criminal, pero si no cometo crímenes, debo poder defenderlas en cualquier instancia. No existe la culpa por asociación, joder.

La para mí obviedad de que si se puede salir del agujero es a través del diálogo más amplio posible - mi disentimiento en este caso es al reduccionismo de afirmar que la salida vendrá sólo del diálogo. Pero por ahí hay que pasar. Puedo hablar de cualquier cosa con cualquiera - es una de las esencias de la condición humana. Y dialogar y conceder son dos actos separados, que no se implican necesariamente el uno al otro.

La identificación como debilidad del Estado de la rigidez con la que se rechazó la propuesta de nuevo estatuto. Para mí es evidente que la cuestión se trató con una mezcla de simpleza intelectual y de modos desafortunados, en abierto conflicto con la gastada retórica de "somos todos miembros de la misma familia". No conozco ninguna familia sana donde se le calle la boca a hostia limpia al que viene a proponer algo, por muy descabellada que sea la propuesta.

El sencillo recordatorio de que el modelo de Estado hay que debatirlo, porque su definición actual hace agua por todas las junturas.

Reconozco además, en el terreno más pragmático, que aunque sus hilaciones sobre antecedentes sociológicos del bienestar económico sean más que discutibles, haberlo haylo. Aclararé qué alabo como bienestar económico. Con datos del 2001 (más recientes no he encontrado al vuelo) el País Vasco es la comunidad española cuya distribución de renta personal tiene menor índice de desigualdad de Gini (0,28 frente al casi 0,33 de la media española), seguido de cerca por La Rioja y Navarra. Esas cosas no ocurren por casualidad.

Volviendo al comienzo, aclararé que no tengo una alta estima de Ibarretxe. Su proyecto esencial, de construcción de una nueva nación-estado, me da risa. Su poca finura mental, evidenciada ya en las cuatro cosas que aquí saltaban a la crítica, pena. Lo que me parece sangrante es que le hayamos dejado el terreno, políticamente hablando, para que diga estas verdades que nadie, o casi nadie, está diciendo desde la escena política nacional.

Y así Ibarretxe sigue haciendo con esta tesis doctoral - política, entendida de la forma que es más "normal" para él y para tantos que lo critican. O sea, búsqueda de poder. Aviados estamos.

Salud,

un amigo dijo...

[Como siempre, en orden invertido]

A ver si propongo una lectura un poco diferente.

Sobre lo que es una tesis doctoral, qué voy a a contar en esta bitácora que no sepan Vds. mejor que yo. Desde hace muchos años, la etiqueta puede cubrir de todo, desde un pastiche infumable hasta un trabajo dignamente bueno.

Otro tanto se puede decir de la calificación cum laude - la inflación se la ha llevado por delante casi como al Reichsmark de los años veinte.

De este estado de cosas -triste, coincido- no me parece que sea responsable Ibarretxe.

En cambio, no me parece tan frecuente que un político se dedique a doctorarse -ahora entraré en el cómo- tras dejar un cargo importante. Qué decirles, es algo que prefiero francamente a rufianerías mucho más habituales, tipo consejerías en empresas privatizadas, presidencias de fundaciones agitadoras, asesorías que saben a tráfico de influencias y de sabercillos adquiridos durante el tiempo en el que teóricamente nos tenía que estar sirviendo a todos, como fiel empleado nuestro. Ojalá cundiera el ejemplo, y florecieran los neodoctores entre los ex-empleados soberbios.

Sobre la calidad. Si se me permite una cita evangélica con un puntito de malignidad, creo que hay un paralelo con el óbolo de la viuda. Siguiendo el mismo principio, hay que tener en cuenta, caramba, que un articulito escrito por un político de profesión puede tener el mismo mérito que una docena de monografías solventes compuestas por alguien habituado a pensar.

Así que si le tienen tirria Vds. a Ibarretxe -respetabilísimo sentimiento, pardiez- ¿por qué no prueban a expresarla directamente, argumentando el por qué, y pasan de construcciones tan indirectas y tan poco relacionadas con sus verdaderas responsabilidades?

Recorriendo en diagonal las conclusiones -no pienso ir más allá- pienso que hay ideas criticables, y otras respetables.

Lo más criticable para mí, la construcción insubstanciada, puramente fideística, del "pueblo vasco" (?) como sujeto (y contradictoria, puesto que en paralelo afirma la centralidad de la persona). En torno a ella, abundante farrapa conceptual recocida, sin gusto ni consistencia: "progreso", incluso "progreso integral", "libertad colectiva", "desarrollo humano sostenible", "normalización" ... No me gusta el velo de amenaza que introduce al hablar de "mayor virulencia" con la que se debatirá el modelo de Estado (Conclusión Séptima) - me parece indelicada, por decir poco, habida cuenta del contexto.
Muchos los silencios y omisiones, incluso para una sección de síntesis: se habla de diálogo (Conclusiones Tercera y Cuarta), pero no de sus reglas ni de sus fines; se calla que el desarrollo de la identidad, afirmada aprioristicamente (Conclusión Sexta) se ha llevado a cabo opositivamente, en la escuela como en la calle; no se menciona el respeto a la ley; se calla que el programa político propuesto (Conclusión Quinta); se habla del derecho a decidir pero no del objeto de la decisión ni de las necesarias garantías para decidentes y no decidentes (Conclusión Sexta).
Importantes los non sequitur, aunque para llevar esta crítica hasta el fondo habría que leer la tesis, para lo que no deben contar conmigo, como ya dije. Pero aún sin leerla me parece que lo tiene crudo para argumentar creíblemente que el cultivo de la identidad ha aparejado el desarrollo humano sostenible (Conclusión Octava), por muy generosos que seamos en interpretar esta indefinida expresión; para establecer una relación de ¡sinonimia! entre autogobierno y bienestar (Conclusión Novena); la lectura mágica del fantomático derecho de decisión como "llave de la solución" (Conclusión Sexta) ...
Chorrean, incluso cuando quiere mostrar su lado amable, las muestras de pensamiento absolutizante y reduccionista (como en la Conclusión Segunda, identificando "democracia" con "universalización de los derechos humanos"). Y así ...

un amigo dijo...

p.s. En cuanto al artículo de El Confidencial, deduzco que
(1) denuncia el conflicto de intereses que abunda en las tesis doctorales, y que este artículo sólo preludia una activa campaña dedicada a denunciar dichos conflictos allí donde se hayan producido, caiga quien caiga,
(2) denuncia el hecho de que los directores de tesis tengan un currículo que no sea perfectamente independiente de aquél del doctorando, y que de nuevo, este artículo sólo preludia una activa campaña ... bla bla ...
(3) denuncia que un Departamento de la Facultad X
pueda acoger en un programa doctoral a un candidato que no sea licenciado en la misma especialidad, y que por consiguiente harán campaña para denunciar semejantes aberraciones, allí donde se produzcan, para cambiar la ley que las permite, y para eliminar el nefando objetivo de "transdisciplinariedad" doquiera que las fuerzas del mal hayan tenido la perversa caradura de escribirlo.
(4) denuncia la elección de fechas por inmoral e improcedente, y hará campaña para privatizar las fechas del calendario, y conceder su gestión a la SGAE, que decidirá si permitirnos su uso privado para lectura de tesis doctorales, bautizos, bodas y funerales, pérdidas de la virginidad y mudanzas de casa, y en caso que así lo decida graciosamente, decidirá qué canon cobrarnos.

Vamos, que o El Confidencial defiende honesta y profesionalmente, como siempre hace, todas estas nobles ideas, ... o se trata de un ataque ad personam. No le veo otra.

Más salud,

Anónimo dijo...

"un amigo" me quedo con eso que dice del "óbolo de la viuda". Aporta cosas, sintetiza otras y ya tiene valor de presentar la tesis en derecho, que leches. Bueno, lo de que no sé como va una tesis, lo digo en sentido literal. Y lo de ver gente que lo deja y abandona y tira la toalla me hace valorar más a quienes la presentan, como quien ahora nos ocupa; independientemente de lo viciado que pueda estar el proceso.

maria dijo...

Coherencia de género y coherencia lingüstica

Dejando de lado minudencias (como convertir un ideario politico en ua tesis doctoral), dijo yo que tanto vascas y vascos, ciudadanas y ciudadanos, habrá tenído el Sr Ibarretxe la delicadeza de que figurara alguna mujer en el tribunal. Ah¡, que no, que lo importante es el fondo (e.d. el pretigio (¿?)de los miembros del tribunal sean del sexo que sean).

Y digo yo, que la habrá escrito en euskera o al menos en los dos idiomas oficiales del País.

Por último: Miren ustedes la conclusión de la tesis (conclusión, que no premisa): "Todos los Derechos Humanso para todas las personas", Sin comentarios.

Anónimo dijo...

Pero..., esta tesis, y otras parecidas, ¿valen igual que las de los que hemos pasado años con ella? Lo pregunto en serio, por si hay algún tipo de tesis "B" (como el dinero negro), para los que quieren ser doctores sin esfuerzo.